Violeta Caldres en el TEA




Violeta Caldrés explora en TEA Tenerife Espacio de las Artes las relaciones de pareja entre árabes y occidentales  

‘Halal Love Haram’ es el título de este proyecto que, dentro de ‘Arterias visuales’, incluye el reparto de una medicina artística “que cura el alma contemporánea” 
 
 

  Con rojos, blancos y negros -colores que hablan de pasiones, de sentimientos, de vida y de mundos interiores-, Violeta Caldrés (Palencia, 1983) construye en TEA Tenerife Espacio de las Artes su discurso artístico, un alegato creativo que trata de llamar la atención sobre la idea de que otro mundo es posible a la vez que lanza una reflexión sobre las relaciones de pareja entre hombres y mujeres de países árabes y occidentales. “Halal Love Haram muestra la relación entre Oriente y Occidente desde un punto de vista que afecta a la parte más humana e íntima de dos culturas tan diferentes pero tan parecidas al miso tiempo”, explica la propia artista sobre este proyecto que forma parte de Arterias visuales, iniciativa que ha convertido una de las salas de exposiciones de este centro de arte del Cabildo de Tenerife en un lugar para el diálogo, para el trabajo y para la contemplación de la obra en proceso.  

 

Halal Love Haram, que puede verse de manera gratuita hasta el 10 de abril junto a otros con seis proyectos en TEA, ofrece “una visión diferente de como es la unión de estas dos culturas, entre sus hombres y sus mujeres, una mirada distinta a la que muchas veces se presenta en los medios de comunicación, en las películas o en las novelas en las que se cuentan las trágicas realidades de mujeres que se enamoran de musulmanes que les hacen la vida imposible”. Con este trabajo, la artista nacida en Palencia en 1983 pero criada en La Matanza, trata de dar “una visión positiva y sobre todo posible de las relaciones de pareja mixtas entre musulmanes y cristianos”. “Hay otra realidad”, sostiene Violeta Caldrés con esta obra cuya traducción del árabe significa “Permitido amor prohibido”. “El secreto de la unión entre Occidente y Oriente está en equilibrar los dos mundos”, agrega la artista. 
 

La base de este proyecto es componer, usando recortables que ella misma diseña, diferentes historias y mundos que acabarán encajando unos con otros “componiendo de este modo un puzzle social de la psicología humana”. “Es una obra cargada de mucho sentido del humor, que tiene muchos toques irónicos a la vez que mucha sensualidad”, explica Caldrés, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca quien apunta que sus dibujos “llevan a una reflexión íntima, más interna”. “Trabajar con recortables es como trabajar con piezas que van construyendo la personalidad de alguien. Así, en Halal Love Haram hay piezas ensambladas, que se pueden poner y quitar en otro sitio… Es como un juego, como la vida misma”, aclara. 
 

Halal Love Haram se completa con Amorflu, un trabajo que engloba casi toda su obra y que desde hace ya algunos años aparece en todos sus proyectos expositivos. “Es un continuo en mi obra”, señala Violeta Caldrés que intenta que con estas cápsulas vía alma, “el amor y los sentimientos lleguen a más gente”. “Amorflu es una medicina que utiliza para el tratamiento o la prevención de la infidelidad y la falta de amor. Es lo que todos necesitamos para curar los problemas de las almas contemporáneas”, explica.  

Amorflu es parte de un trabajo en proceso: La propia Violeta Caldrés regala a la gente una caja de de este medicamento especial y después de leer su original prospecto, todos aquellos que así lo deseen pueden escribir en su blog una historia a partir de lo sentido cuando leyeron el folleto de estas píldoras. A partir de ese relato, Violeta Caldrés hace una obra que lleva título del que la escribió y todas esas creaciones juntas darán origen a una gran pieza final. 
 

 “Quiero llevar Amorflu allá donde vaya”, sostiene la creadora que ya lo presentó en Italia y en Santander. “Es una obra muy empática, que conecta mucho con los sentimientos de la gente”, agrega al respecto Caldrés, responsable de las exposiciones Play (Galería Luis Gaspar de Madrid, 2009), Con-sentidos naturales (Galería ArteNocais de Oporto, 2009), Simbologia ed erotismo tra immaginario di una donna e sapere comune (Libertine Galerie de Bruselas, 2009) y Telepasiones Real Love (Galería Benito Esteban, de Salamanca, 2010). 
 

Violeta Caldrés ha participado además en una docena de exposiciones colectivas que han podido verse en Santander, Salamanca, Madrid, Bruselas y en las ciudades italianas de Salerno, Roma, Bolonia y Siena. Ha sido merecedora, entre otros, de los primeros premios de Dibujo de la Comunidad de Castilla y León, Diputación de Palencia; del Certamen de Dibujo y Pintura de la Fundación César Manrique y del Premio de Dibujo El cortafuegos de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza Ceneam Valsaín de Segovia.  
 

Arterias visuales es un proyecto artístico que permite a los visitantes sentir la obra desde el primer momento de su creación hasta su finalización, ofreciendo de este modo una relación lo más cercana posible entre artistas y público. Los creadores seleccionados trabajan directamente en la sala donde el público tiene la oportunidad de mostrarse activo con ellos, transformando durante este tiempo lo que es un lugar de contemplación en un terreno de realización. Además de Halal Love Haram, en Arterias visuales se están llevando a cabo otros seis proyectos: Natural Born Window, de José Cabrera Betancort; Basado en hechos reales, de Miguel Soler; La posibilidad de una isla, de Lars Behrendt; Entre miodesopsias y fotoxias, de Juana Fortuny; Theatrum Pictorium, de Rayco Márquez y Javier Corzo; y Colectivo Red, por Élida Dorta, Dea-Woon Kang y Rafael Pinillos.