Tomar ibuprofeno podría reducir el riesgo de Parkinson



Tomar ibuprofeno podría reducir el riesgo de Parkinson
Si la dosis es de dos o tres veces por semana
 
medicamento, farmacia, ibuprofeno

Tomar ibuprofeno dos o tres veces por semana podría reducir hasta un 38 por ciento el riesgo de Parkinson, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Hospital de Brigham y las Mujeres en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Neurology'.


EP

La investigación sugiere que el ibuprofeno podría ofrecer protección contra el desarrollo de la enfermedad de Parkinson y constituye uno de los estudios más grandes realizado hasta la fecha que investiga los posibles efectos de este fármaco sobre la enfermedad. La enfermedad de Parkinson es un trastorno cerebral que produce temblores y dificultades en el movimiento y al caminar.

Según explica Xiang Gao, director del estudio, "nuestros resultados muestran que el ibuprofeno podría proteger al cerebro de una forma en la que otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos y analgésicos, como la aspirina o el acetaminofeno, no lo hacen".

En el estudio los investigadores analizaron datos tomados de 98.892 enfermeras y 37.305 hombres profesionales de la salud. Los participantes informaron sobre su consumo de ibuprofeno y otros AINE. Tomar ibuprofeno dos o más veces a la semana se consideraba un uso regular. Tras seis años, 291 participantes fueron diagnosticados con enfermedad de Parkinson.

Los científicos descubrieron que las personas que tomaban ibuprofeno de forma regular tenían un 38% menos de riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson en comparación con aquellos que no tomaban el fármaco. Después de un análisis más grande que combinó otros estudios sobre el uso de ibuprofeno y AINE, los investigadores descubrieron que los consumidores de ibuprofeno tenían un 27% menos de riesgo de desarrollar la enfermedad en comparación con quienes no los tomaban.

"Una posibilidad de por qué el ibuprofeno podría tener este efecto sobre la enfermedad de Parkinson es que se podría dirigir a ciertos receptores del cerebro llamados receptores y activados por proliferadores de peroxisoma (PPARy, según sus siglas en inglés)", concluye Gao