The Adjustment Bureau (Destino Oculto). Erik Stengler


 


 
The Adjustment Bureau (Destino Oculto)




Una película para quien quiera ver algo distinto, poco habitual, en cuanto al argumento.  Claro que lo que se encontrará es, efectivamente, algo distinto de lo habitual, a no ser que sea fiel seguidor de las adaptaciones al cine de Phillip K. Dick, casi todas ellas variaciones sobre el mismo tema: el libre albedrío y sus posibles limitaciones. Desde Blade Runner hasta Next, pasando por Desafío Total, Impostor, Minority Report, Una mirada a la oscuridad (A Scanner Darkly) y Paycheck, todas ellas abordan de un modo u otro, distintos ángulos sobre la capacidad del ser humano de controlar su vida.
 

Sin embargo, quizás deliberadamente, o como resultado de un equivocado intento de explicarlo todo, en Destino Oculto no hay espacio para la interpretación o el debate posterior. Todo se explica y no queda resquicio para la especulación. Al menos no sobre este tema recurrente de la libertad, que en esta película sólo queda como un trasfondo sobre el cual transcurre una historia de superación personal y capacidad de sacrificio en pos de un ideal, encarnado, como no, en el amor de una mujer.

Las actuaciones son bastante planas, con un Matt Damon correcto, pero poco más y una Emily Blunt que tampoco parece haber encontrado el modo de sobresalir en este papel.

El resultado es una película entretenida, con elementos sorprendentes, pero a la que se le ve su limitación en cuanto adaptación de una historia que tenía un gran potencial como fuente de reflexión más allá del celuloide. Las anteriores adaptaciones de historias de Phillip K. Dick al menos lo intentaron, con resultados desiguales, y nunca al nivel de la mítica e inigualable Blade Runner. Por cierto, preparémonos para el primer remake de una de estas películas: se está rodando una nueva versión de Desafío Total.