TENERIFE ACTIVADO. Elmar Wellencamp




TENERIFE ACTIVADO
 




http://s3.subirimagenes.com:81/fotos/previo/thump_61730911iter-alix-002.jpg    http://s3.subirimagenes.com:81/fotos/previo/thump_6173109oter-alix-015.jpg

Inauguración de la primer parte de ALIX, punto neutro de acceso (NAP) e intercambio de datos de la telecomunicación mundial



La innovación del año 2011 evita cada forma de protagonismo. De su aspecto exterior se presenta en forma de dos grandes cajones cerrados por puertas de ventanillas, colocados en una sala grañidísima de color blanca.
Forma y color dan al conjunto del mobiliario mencionado y de su entorno sobredimensionado la impresión de manchas negras perdidas en un mar de blancura.
De fuera de sencillez, el interior de los cajones compuestos de dos filas de armarios metálicos, separados por un pasillo estrecho,  alberga servidores de máxima potencia que pertenecen a la flor y nata de la tecnología en el ámbito de telecomunicación al nivel mundial.
Servidores de esta manera en varias salas forman el corazón del edificio D-ALIX en el terreno del Instituto de Tecnología y de las Energías Renovables (ITER) en el municipio de Granadilla.
Inaugurado el sábado pasado, el centro de datos en la edificación mencionada sirve como Terminal de cables y bandas anchas entre los continentes de Europa, África y América.
Fundamental para el funcionamiento del equipo técnico, sobre todo por el intercambio de datos entre las redes distintas de operadores diferentes, es la permanente constancia de la temperatura de sala.
Agregados e indicadores de alta tecnología de la última generación escondidos detrás azules puertas metálicas en las laterales supervisan este aspecto tan esencial.
Una fina tubería de color rojo en el techo y tubos de perímetro mucho más amplio debajo del revestimiento de suelo pertenecen también al sistema de refrigeración.
Instalaciones de precaución facilitan una función autónoma del centro de datos por un plazo suficiente en caso de fallo del suministro eléctrico.
La atarjea se encuentra a una altura de unos cuatro metros sobre los pasillos y las salas. Cables violetas de fibra óptica facilitan el transporte de datos, los verdes efectúan el suministro de las grandes cantidades del corriente generado en plantas ubicadas en el terreno de ITER.
Día y noche,  el complejo está supervisado desde los monitores de la sala de control. Para entrar en la zona central, todo el mundo tiene que pasar una estrecha esclusa de protección.
Toda la superficie del edificio está dividida en parámetros, cada segundo está protocolado. Fallos probables están detectados y localizados en seguida. El equipo humano está preparado y formado para tomar las medidas aptas con rapidez.
Metáforas muy utilizadas en el contexto del proyecto innovador en el terreno de ITER son las del “puerto” y del ”aeropuerto”.
El modelo de negocio en el marco de ALIX consiste en la prestación de servicios y espacios para facilitar las operaciones de las empresas colaboradoras que explotan las redes de telecomunicación que vinculan la isla tinerfeña estrechamente con países y continentes muy lejanos.
El beneficio tinerfeño consiste en una conexión muy eficaz de empresas, polígonos industriales y del sector de investigación y desarrollo a los redes de datos mundiales facilitado por el anillo insular de cables de fibra óptica.
La creación de empleo de alta calidad y mejoras para los usarios tinerfeños de los productos de telecomunicación respecto al servicio y precio también tendrán su origen en el centro de datos recientemente inaugurado.
El motivo, tanto inicial como principal, para arrancar un proyecto de estas dimensiones, era una investigación de la Unión Europea del año 2006 que culminó en la diagnosis que de la carencia de conectividad y competitividad de las islas ultraperféricas de Francia, Portugal y España empeoraría su futura situación económica extremamente y de forma irrevocable.
Después una fase preliminar para preparar las necesarias condiciones técnicas, económicas  y administrativas, el año pasado empezó la fase de construcción.
En este marco el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, destacó en su discurso inaugural la “flexibilidad” de un equipo “local,  joven, buen formado, trabajador y con mucho ilusión”, capaz de acabar un proyecto muy exigente en colaboración con socios al nivel de los multinacionales.
Estos “vientos favorables” sirvan también para la rápida realización de las fases siguientes en el contexto de “ALIX” y futuros proyectos.