Si hubiera pasado en España...Juan A. Velarde



 



Si hubiera pasado en España...

20110313014547-tsunami.jpg


¿Estaríamos preparados en España para poder afrontar una rebelión de la naturaleza como la que está sufriendo Japón? ¿Cuál sería la respuesta de nuestras autoridades ante un terremoto de prácticamente nueve grados en la escala de Ritcher y un posterior tsunami que han provocado, amén de varios centenares de muertos y miles de desaparecidos, fugas radioactivas en centrales nucleares? Aquí tendemos a reírnos (entiéndase la ironía) de cómo otros países más avanzados se las ven y se las desean para sacar adelante a la población ante una crisis de la naturaleza.

Poco más de un lustro habrá pasado desde el Katrina, que asoló a buena parte del centro de los Estados Unidos, y en nuestro santo país tenías que escuchar a supuestos expertos sobre lo mal que George Bush había gestionado todas las operaciones. Lo calificaron de inútil hacia arriba. Claro, es que en España las cosas se hacen que no veas…pero de mal a peor, por supuesto.

No nos tenemos que remontar mucho en el tiempo. Vayamos simplemente al fin de semana pasado. Autopista A-6, La Coruña-Madrid, fuertes nevadas en la Comunidad de Madrid y un atasco kilométrico y retenciones de varias horas entre los puntos 22 y 36. Conductores completamente atrapados y un sistema operativo de máquinas quitanieves que no dio avío, entre otras cosas porque, a pesar de estar avisado por los partes del tiempo, nadie del Gobierno, del Ministerio de Fomento concretamente, movió un solo dedo. Igual pensaban que el problema se solucionaría solo.

Año 2005, Canarias y Cataluña. Las Islas, pese a estar prevenidas de la llegada de los restos de la tormenta tropical Delta, sufren la ineptitud de sus autoridades y varios núcleos de Tenerife, el lugar más afectado por el fenómeno meteorológico, se quedan sin luz por espacio de más de una semana. Por su parte, en la comunidad catalana, exactamente en Barcelona, las obras de la ampliación de la red de Metro y del AVE se cargan parte del barrio del Carmel, así como provocar daños estructurales al monumento de La Sagrada Familia. Muchos estudios, muchas prospecciones, muchos planos, pero cero protocolos de evacuación.

Deseando que las autoridades japonesas puedan restablecer, con la inestimable colaboración de la comunidad internacional, el desastre que se ha cernido sobre su próspera nación, hoy tenemos que reconocer que en España, simplemente con la cuarta parte del mal que se ha cebado con los nipones hoy seríamos ya pura historia. Si cuatro copos de nieve, unos vientos o unas prospecciones perfectamente planificadas pueden provocar retenciones de horas, dejar sin luz a decenas de miles de familias durante varios días o cargarse sin mayor miramiento viviendas y negocios, ¿qué podemos esperar frente a una catástrofe de tamañas dimensiones como la vivida en Japón? La respuesta sólo hay que imaginarla. Mejor no la cristalicemos.