QUERELLAMEN JOE. Ángel Suárez. El zulo de la conciencia





Photobucket
 
"QUERELLAMEN JOE"


(*) Ángel Suárez

Desde hace ya algún tiempo pienso aquello de : "Querellante no hay camino, se hace camino al querellar". Y es que proliferan los que esgrimiendo argumentos judiciales, con más o menos rigor o fundamento, intentan tapar, ocultar, e incluso borrar, sus malas acciones.

Los profesionales de la comunicación vivimos esta circunstancia a diario; parece que si no tienes una notificación, casi casi, es síntoma de no hacer bien tu trabajo.

La verdad no tiene dueño y los hechos son como las palabras; dependen de aquellos  que los realizan. Una verdad puede convertirse en la antagonista de otra verdad, pero sólo la mentira se disfraza de verdades necesarias, o verdades útiles.

Inexorablemente la justicia es para todos por igual; para los denunciados y para los denunciantes, para las juristas y para los iletrados, para los buenos y para los malos.

El subfusil de asalto QM, también llamado "Querellamen Criminalus", es el arma preferida del especimen Qurellamen Joe, un ser que desearía eliminar del mapa, a los que contamos lo que molesta, o ponemos en peligro su comprada dignidad.
Seguramente seamos puntillosos, impertinentes, osados, deslenguados e incluso, algo puñeteros; pero queridos lectores, alguien ha de hacer este trabajo sucio.

La información es un bien social en sí misma, y es nuestra obligación acercarnos lo máximo posible a ella, aún y cuando sea a riesgo de nuestra propia tranquilidad, integridad y seguridad. Debemos aproximarnos al peligro para luego contárselo a ustedes, en un compromiso firme con la libertad y el derecho de todos a estar bien informados. Un derecho que todos debemos exigir.

Lo más interesante de vérselas cara a cara con los Querellamens Joe de este planeta, es esperar sus reacciones ante las evidencias que les presentaremos ante la justicia, a la que ellos mismos nos han llevado; porque seguramente culpables seremos, pero de haber  destapado a aquellos que sí que son dañinos para nuestras sociedades.  

Porque amigos, allí donde haya un Querellamen Joe, habrá un "Periodistus Tocapelotus".

Saludos fraternales desde mi zulo de la conciencia.

(*) Director de Tenerifeweek.com