Precio de la gasolina. Juan Jesus Bermudez




Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores

Precio de la gasolina


 

Juan Jesús Bermúdez

 

El precio del petróleo, la referencia obvia del precio de la gasolina, amen de la consabida imposición fiscal en cada país (en España es, pese a lo que se pudiera pensar, prácticamente la más baja de toda la Unión Europea) ha mantenido, durante los últimos meses, un ritmo de continua escalada que está acercando al crudo al record numérico del año 2008. Los diversos expertos han puesto sobre la mesa los elementos que están condicionando este incremento: el cambio dólar – euro, la incertidumbre en Medio Oriente, el sostenido crecimiento de los países emergentes y su demanda; la expectativa de recuperación económica que hace esperar un mayor consumo; el efecto Fukushima; la insuficiente inversión en exploración e investigación petrolera en las pasadas décadas; el anuncio de Rusia de reducir sus exportaciones de petróleo; la sospecha de que la capacidad excedente de Arabia Saudí se puede desvanecer con un repunte de la economía global; la deriva de fondos especulativos hacia las materias primas, que ha provocado inclusive la determinación del presidente Obama de perseguir a los manipuladores de precios; y un largo etcétera.

 

Simplificando, podemos decir que  todos los factores mencionados tienen tras sí como principal pivote el elemental juego de la oferta y la demanda, que se saben ajustadas desde hace unos años en el mercado petrolero. La oferta de petróleo global se ha ampliado casi exclusivamente del que proviene de aguas profundas y de las “arenas bituminosas” del Canadá; también se ha incrementado la producción de agrocombustibles. Toda esta nueva oferta alumbra los mercados a precios muy superiores que los del petróleo fácil del Medio Oriente. Por otro lado, la demanda mantiene su pugna con la incipiente, aunque muy desigual recuperación económica global, y las aún sorprendentes cifras del gigante asiático, que aún hoy crece con dos dígitos anuales en consumo de combustible.

 

El economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, ha calificado el momento actual de “zona de peligro” para la economía mundial. Diversos economistas han dibujado un panorama que vincula claramente un petróleo alcista con otra crisis económica, conocida la relación entre el incremento del precio del crudo, la inflación generalizada y la subida de tipos de interés, que frenaría las expectativas de mejora económica en muchas zonas del mundo desarrollado, más devoradoras de recursos energéticos. Se cuestionan estos estudiosos de la energía si no estaríamos ante un periodo de crisis cíclicas en las que la destrucción de la demanda y posterior crisis que provocaría un petróleo caro traería consigo un abaratamiento de éste hasta que un ulterior episodio de recuperación – como el que se vive en muchos países – provoque nuevos repuntes de precio del crudo, crisis económica, y así sucesivamente. La lógica de este planteamiento se encuentra en que el fin del petróleo barato largamente anunciado no ha sido reemplazado, por ahora, por un recurso energético de similares prestaciones a precio económico. Cómo será la transición energética y a qué coste está aún por ver.

 

Sí que parece imprescindible por lo tanto, y no sólo por motivos  macro y microeconómicos sino también climáticos, de salud pública, de precaución, etc., ir reduciendo el consumo compulsivo de gasolina, lo que incluirá importantes cambios en nuestros hábitos de consumo. No se tratará tanto de extrañarnos por ver un precio cada vez más espectacular del combustible sino de dar pasos decisivos para deshacernos del derroche que supone nuestro consumo energético actual, y dedicar mayores esfuerzos a reducir nuestra vulnerabilidad y dependencia extrema del petróleo, haciendo un acopio de “buenas prácticas” ya implantadas que deben formar parte de nuestra agenda para la transición energética, un  incierto periodo de cambios que parece haber empezado ya.







Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: