PERSONAJES. Luis Suarez




 

Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores



PERSONAJES
 

 
Ahora ya me he relajado, pero cuando me sucedió, podía haber mordido a un perro. Cuento sin hacer evidencia lo que ha pasado. En una institución pública fui a preguntar una cosa importante y la señora que alli nos atendió, nos contestó de manera chulesca y burlesca a nuestras peticiones. No cansada con esto, tomó una actitud defensiva acusándonos a nosotros de falta de respeto y que se negaba a hacer lo que le habiamos pedido, ante su manera de actuar menospreciando a la persona mayor que me acompañaba. Pensé en ese momento en presentar una queja ante la dirección de esa institución que usan miles de personas a diario; pero luego con el frio de la tranquilidad me di cuenta que estas protestas no llegan a ningún lado, por la sencilla razón que nadie les hace caso.
Y yo creo que es precisamente ese el mal que nos aplasta. Muchas veces se nos recuerda que estamos en nuestro derecho de presentar reclamaciones ante las injusticias que se cometen en muchos ámbitos sociales, pero la verdad y dada mi experiencia, es que dichos trámites no llegan a nada o no interesa que lleguen a nada. En definitiva, son papel mojado.Intentar que un escrito de protesta llegue a algun lado es una quimera digna de inocentes.
Por eso, personajes, como el de esta mañana siguen manteniendo un trabajo que pagamos todos, y se siguen riendo en la cara de muchas personas.La sensación de hacer el tonto aflora cuando suceden estas cosas y la desesperación de ver que no hay ningún cauce efectivo, para que este tipo de trabajadores reciban al menos un toque de atención, y no sigan incurriendo en sus viejas formas de tratar al público, se adueña de mi persona. Cuando uno está en un sitio de cara a la gente no puede pretender que los demás le paguen los problemas que su trabajo le genera. Si no se está capacitado, se deja el trabajo y nos dedicamos a otra cosa que nos relaje más o en la que no estemos tan estresados, pero el resto del mundo no debe, ni tiene porqué ser objeto de unas actitudes nada acordes a ciertos puestos. Y lo peor es que nisiquiera puedo dar más detalles.

 


 





Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: