Optimismo. Luis Suarez




 

Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores



Optimismo.



Me suelen llamar pesimista en todos los ámbitos de mi vida, pero es que uno dice lo que piensa y a veces eso cuesta que tengan una imagen asi de retorcida. No me quejo, pero cuando expreso mis opiniones, que le llamen pesimista a uno, no hace mucha gracia.
Y claro está me estoy refiriendo a nuestro querido Club Deportivo Tenerife, y a algún amigo que tenemos y que comparte pluma en esta revista nuestra. Yo de mayor quiero ser asi. Creer en imposibles y ver que todo se puede salvar.Llegué en un momento a creer en las posibilidades de lo que me decía el amigo Tony Sánchez, que nos deleita con sus artículos en este mismo periódico, pero ahora mismo no puedo más que volver a mi ya conocida faceta de falta de optimismo. No tengo argumentos en la mano ahora mismo para confiar en que el equipo sea capaz de sacar nada en Mestalla. ¿En qué me debo basar? Si lo hago en el bagaje del representativo fuera del estadio, voy reservando el abono de segunda ya; y si lo tengo que hacer en la fe, pues también lo voy preparando, porque la fe en algo se debe basar en argumentos, en algún atisbo de que hay posibilidades, pero dejarme llevar sólo por un fanatismo y creer que nos vamos a salvar por coraje o por vaya usted a saber qué; no va conmigo.
Evidentemente hablo desde un punto de vista pueblerino, como me han llegado a decir, de mero aficionado a este club al que tanto quiero. Ojalá dentro de una semana esté escribiendo que el año que viene espero un club batallando a mejor nivel contra los equipos de primera y no que preparo ya mi asiento en herradura para ver a equipos de segunda.
Quiero ser optimista, pero ahora no me sale.


 


 





Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: