Nº54 Cine

 
 





Angelo Oliver www.TENERIFEWEEK.com


 

“¿CÓMOSABES SI…?”

El amor es mi salvador en horas bajas



Título original: “How Do You Know”1

Nacionalidad: EE. UU.

Año de producción: 2010

Fecha de estreno en España: 28 de enero de 2011

Género: comedia romántica

Duración: 2 horas y 1 minuto

Web oficial: http://www.howdoyouknow-movie.com

 

 

Ficha técnica

 

Dirección: James L. Brooks                                               

Guión: James L. Brooks      

Dirección de fotografía: Janusz Kaminski

Montaje: Richard Marks y Tracey Wadmore-Smith

Música original: Hans Zimmer

Dirección de arte: Joe DeMeo y Anthony Dunne

Productora: Columbia Pictures Corporation, Gracie Films (productora de Brooks) y Road Rebel

Diseño de producción: Jeannine Oppewall

Distribuidora: Columbia Pictures, en EE. UU.

Color o b/n: color

Sonido: Dolby Digital

Metraje: 3.312 m

 

 

FICHA ARTÍSTICA (por orden alfabético)

 

Jack Nicholson (como Charles Madison)

Kathryn Hahn (Annie)

Lenny Venito (Al)

Mark Linn-Baker (Ron)

Owen Wilson (Matty)

Paul Rudd (George)

Reese Witherspoon (Lisa)

Shelley Conn (Terry)

 

 

Sinopsis

 

Lisa Jorgenson (Reese Witherspoon) es una atleta de 31 años con una larga carrera de éxitos a sus espaldas pero que, de la noche a la mañana, es despedida de su equipo de sóftbol porque ya es “vieja” para la competición de élite. Aturdida por la nueva situación de “parada”, Lisa se refugia en cultivar su vida sentimental para lo cual inicia una aventura con Matty (Owen Wilson), un atractivo lanzador de la liga profesional de béisbol con un ego increíble gracias a sus conquistas dentro y fuera de los estadios, pero con una gracia desarmante.

 

Inesperadamente, Lisa se verá envuelta en un triángulo amoroso al conocer también a George (Paul Rudd), un ejecutivo que, al igual que ella, sufre un traumático giro en su acomodada vida de hombre de negocios triunfador al ser acusado de fraude fiscal, ser por ello despedido de su empresa y tener que enfrentarse a una posible pena de prisión…aunque posee también un algo especial que atrae a Lisa ¿Por cuál de los dos atípicos hombres se decidirá? ¿Cómo saber quién es su verdadero amor?

 

 

Frases del director para recordar en tiempos de crisis

 

“Todos pasamos por un momento en nuestras vidas en el que sentimos que ya no podemos contar con todo aquello que teníamos. Y cuando eso ocurre, lo único que nos queda es el amor.”

 

“Me encanta que la comedia refleje el mundo real… Tranquiliza.”

 

 

James L. Brooks, director de “¿Cómo sabes si…?”2

El septuagenario realizador James L. Brooks (9 de mayo de 1940, North Bergen, Nueva Jersey, EE. UU.), prolífico escritor, productor y director de comedias costumbristas y dramas para el cine y la televisión, con marcadas caracterizaciones dentro del conjunto del reparto, comenzó a trabajar en televisión junto con el productor de documentales, David L. Wolper, como aprendiz en el noticiero de la CBS.

Brooks ha logrado ser un gigante en la televisión y en el cine: ha ganado diecinueve premios Prime Time Emmy y es uno de los cinco directores que ha obtenido el Óscar a la Mejor Película, al Mejor Director y al Mejor Guión (original/adaptado) por la misma obra.

Entre sus primeros éxitos televisivos se encuentran “La chica de la tele” (1970-1973) y “Rhoda” (1974-1975), que establecieron sus credenciales como escritor televisivo y productor.

Sus primeros escarceos con el cine fueron vacilantes. Se estreno “Comenzar de nuevo” (1979), una película bien recibida pero de poco éxito. En cambio la lacrimógena “La fuerza del cariño” (1983), escrito, dirigida y producida por Brooks, consiguió el Óscar a la Mejor Película, además de sendas estatuillas para los actores Jack Nicholson y Shirley MacLaine, y para el propio Brooks por la dirección y el guión. Cuatro años después regresó a la gran pantalla con la popular “Al filo de la noticia” (1987), otro éxito de taquilla que obtuvo siete nominaciones a los Óscar.

Continuó trabajando como productor de éxitos televisivos como “Los Simpsons” (1989-2007) y largometrajes como “Big” (1988) mientras dirigía el musical “Aprendiendo a vivir” (1994), que fue un estrepitoso fracaso. Pero su desastrosa acogida fue olvidada gracias a los elogios que recibió por su siguiente proyecto fílmico: “Mejor… imposible” (1997), que contó de nuevo con Nicholson y obtuvo sendos premios Óscar para las interpretaciones de éste y de Helen Hunt.

Continuando con su irregular carrera, Brooks escribió y dirigió la comedia dramática “Spanglish” (2004), que obtuvo una acogida bastante mala, y escribió el guión de su siguiente producción: “Los Simpson: la película” (2007).

 

 

“¿Cómo sabes sí…?”: una comedia romántica más pero previsible e irregular

 

La fórmula no puede ser más sencilla ni trillada: “girl meets boy” (chica encuentra chico) en su variante “poor girl meets two boys” (y si la chica es pobre, ahora son dos los caballeros al rescate), por lo que el interés por esta película residía en la posibilidad de descansar nuestras torturadas mentes por la omnipresente situación de crisis que nos azota gracias a un “happy end” (¡oh, desenlace feliz!) que nos caldee el corazón y nos haga mostrar los níveos (o “cafeitosos”) dientes bajo la línea dura de los labios.

 

Pero la vida es más cruel cuando ni siquiera la ficción nos aligera sus cargas. Y Mr. Brooks no ha conseguido su propósito más allá de alguna escena risible o inusual y de las ocurrencias curiosas de un escritor curtido. Quizá este fracaso se deba también a que es un producto “made in USA”, ajeno por tanto a la realidad de las situaciones similares que podrían sucederle a cualquiera de nosotros, ciudadanos sureuropeos.

 

El juguete, por lo escrito hasta aquí, prometía todo lo que una mente correcta está dispuesta a aceptar para su solaz: la protagonista es una mujer luchadora, triunfadora, actual, pero que se enfrenta al paro forzoso y repentino (en EE. UU., por lo que nos muestra el filme,  no hay “colas” ante las oficinas de (des)empleo, sino un cambio de actividad ligeramente traumático), aunque lejos de buscar la ayuda de un psicólogo (al que acude, sí, pero no dura ni cinco minutos), se arroja en brazos de la aventura amorosa que su carrera deportiva había mantenido a raya.

 

La solución propuesta por el director para superar el desempleo con optimismo es así de clara: enamórese.

 

En el equipo masculino nos encontramos a dos campeones en liza por el corazón de Lisa: el rubio galán y deportista de élite, Matty, un donjuán profesional a medio camino entre Peter Pan y  Batman, con dos vidas y media por delante para madurar, y al destronado George, el ejecutivo con buen corazón y una fe ciega en el ser humano, al que su propio padre (Charles, interpretado por Nicholson) se la juega porque “business is business” (la pela es la pela, en castizo) y “no es nada personal”.

 

Terrible elección: la inmadurez atractiva o la inseguridad madura. No es de extrañar que la pobre Reese Witherspoon lo pase tan mal y vaya y venga sin saber a qué atenerse. Sin embargo, la solución, esperada y previsible vendrá de la mano de la rutina y gracias a la insistencia en el empleo del transporte público interurbano (la guagua/el autobús) que debe funcionar realmente bien en Washington y Filadelfia, aunque algún modelo de guagua/bus sea antediluviano.

 

Destacaremos una escena tan sólo: no se pierdan (si quieren) el momento en el que Brooks se ríe de los vídeos caseros (esos que tanto abundan en la Red) gracias a lo que sucede en una habitación del hospital donde una de las protagonistas secundarias recibe una proposición de matrimonio, recién nacido en brazos, delante de Lisa y George, que graba el momento con una videocámara…

 

Y, por cierto, hablando de cachivaches tecnológicos caseros: los ordenadores portátiles que aparecen en la película no son los omnipresentes Mac de Apple (los de la manzanita  mordida, algo muy, pero que muy inusual en la Meca de Hollywood), sino Sony: ¿tendrá algo que ver que ésta sea la compañía distribuidora del filme en muchos países? En jerga angloeconómica a esto lo llamamos “product placement” (emplazamiento publicitario, en este caso activo porque los personajes no mencionan la marca, pero interactúan con el producto), una técnica publicitaria surgida en EE. UU. a principios de los años 30 del siglo pasado, que pasa (casi) inadvertida para el espectador pero que se fija en su subconsciente y (se supone) que se activa cuando vayan de compras… Están/estáis avisados.

 

 

Nicholson et alia3

 

Que Jack haya trabajo anteriormente con el director se nota: hay complicidad y buen rollo entre estos dos viejos conocidos. Pero el papel de Nicholson no está a la altura de su talento.

 

Por otro lado, el resto del reparto trabaja con eficacia, pero no deslumbra. Witherspoon tiene momentos buenos (lacrimógenos), Owen Wilson se lo pasa genial y Paul Rudd demuestra, eso sí, que tiene una buena proyección como héroe inseguro, algo parecido a un Woody Allen atractivo.

Y, si no fuera por su exceso de histrionismo, la mejor figura de todo el reparto sería sin duda Kathryn Hahn, una actriz de extraño atractivo, irregular, pero típicamente anglosajón, imprescindible como la amiga de toda la vida, la compañera chismosa del trabajo o la chica que no encuentra novio hasta el final de la película, porque tiene buen corazón, además de generosa anatomía y una sonrisa de “niña buena” que te hace sentir paternalmente culpable.

 

 

Recomendación

 

Para mentes despistadillas que quieran olvidarse de todo y no les importe que se rían poco4 sino sólo que el amor triunfe y “punto pelota”.

 

 

 Otras críticas5

"'How Do You Know' es tan lánguida y tan ajena a la vida real o, siquiera a una interpretación en clave screwball de ella, que es difícil creer que el señor Brooks está detrás de esto" (Manohla Dargis: The New York Times)

"¿Cómo saber que la chispa ha desaparecido? Cuando tu última comedia romántica parece televisiva, tiene la poesía de una postal de felicitación y suena como un manual de autoayuda" (Peter Debruge: Variety)

"Un previsible triángulo amoroso, alimentado por metáforas evidentes, personajes unidimensionales y varias lecciones de manual de psicología elemental" (Manuel Yáñez Murillo: Fotogramas)

"Soliloquios mareantes. (...) Una especie de imitación grosera y barata de Woody Allen (...) Puntuación: * (sobre 5)" (José Manuel Cuéllar: Diario ABC)

"Irregularidad de sus tramas secundarias (...) los estimables diálogos y situaciones podrían ser estupendos con otros personajes (¿de otra edad, de otra época?), pero no con los inventados para la ocasión por Brooks" (Javier Ocaña: Diario El País)


NOTAS

1.     Gracias sean dadas a los ejecutivos de la distribuidora por la traducción del título a nuestra lengua. Sería también de agradecer que, en el futuro, todas las producciones “de calidad” también se exhibieran tituladas en castellano.

2.     Bibliografía: SCHNEIDER, S. J. “501 directores de cine”, Random House Mondadori (Grijalbo), Barcelona, 2008, p. 433.

3.     “Et alia”, locución latina que significa “y otros”. ¿Se nota que me encanta esa lengua “muerta” e inútil para la mayoría pero a la que le debemos estas letras?

4.     Un ejemplo: en medio de un partido Matty le pregunta a sus compañeros de equipo cómo saber si se está enamorado de una chica, a lo que un bateador le responde: “Cuando usas siempre el condón con las demás…”  

5.     Webgrafía: www.filmaffinity.com/es/





Trailer de Piratas del Caribe IV,
emitido en la SuperBowl



portada