Nº53 Opinion


 
 


 


HAY VIDA EN OTROS MUNDOS
(Apología del Respeto, 2ª entrega)

Me encuentro sentado en un avión y acaba de tomar forma una sensación que me ronda ya desde hace tiempo. Es una sensación de “el mundo al revés” y que justo ahora he encontrado el modo de expresar en palabras. Antes de ello, como introducción, compartiré con vds. una nota autobiográfica, que me permitirá explicarme.
Cuando acabé mis estudios en Alemania hace ya unos años abandoné el país con mucha rabia, contenida y no contenida, y con la seguridad de que jamás volvería a vivir en ese país, ni aunque me pagaran. Hoy lo expresaría diciendo que ni aunque me ofrecieran un trabajo allí. Y eso que unos años antes llegué allí tras crecer en España, con mucha admiración y mucha ilusión por poder vivir en lo que consideraba mi “otro” país (mi madre es alemana). Hoy diría que con muchas ganas de integrarme en aquella sociedad. ¿Por qué fracasé tan estrepitosamente? En aquel momento, cuando me iba hacia otro país más, Inglaterra, yo lo atribuía a que la sociedad alemana se había convertido en esclava de la organización hasta el punto de anteponer la sociedad al individuo, llegando a situaciones que percibí, con toda la intensidad posible, como inhumanas.
Pondré un ejemplo, quizás el más extremo de los que viví, aunque como no fue en carne propia, probablemente no es el que más me molestó. Un amigo español que vino a pasar una temporada tuvo un grave accidente de tráfico y estaba internado en el hospital. Vino a estar a su lado desde España su mujer, y me encargué de acompañarla como traductor y apoyo moral durante su estancia. Un día me pidió que le dijera qué ponía en una carta que habían recibido del ayuntamiento. La carta decía lo siguiente: como en el accidente estaba involucrado el vehículo de mi amigo, y ésta acabó atravesando la mediana de una avenida destrozando el seto que hacía de separador, le pedían el nº de su póliza de seguro para exigirle el pago de los costes de reparación del daño. Quedé indignado con la misiva, ya que estando el accidentado debatiéndose entre la vida y la muerte en el hospital, me parecía completamente fuera de lugar ocuparse ahora del seto y de quién paga el arreglo.
Por incidentes como este acabé harto de un país que me parecía haber sacrificado al individuo en aras del “funcionamiento” de la sociedad como una maquinaria bien organizada que pasaba por encima de las personas. Decía yo entonces que el funcionamiento de la sociedad debía estar al servicio de las personas y no al revés, que es a lo que se había llegado. Decía yo.
 Ahora estoy sentado en un avión, como decía, en un avión alemán, lleno de alemanes que vuelven a su país tras unas vacaciones. Y ¿saben qué? Se respira esa alegría de vivir y ese sosiego que yo echaba de menos de España cuando estaba hasta las narices de Alemania, y que sin embargo hoy en día no encuentro en nuestro país. El mundo al revés. Y me he preguntado qué puede estar ocurriendo para que se esté dando esta situación. ¿Han cambiado las sociedades de los países? ¿He cambiado yo? ¿Era falsa mi percepción?
Me fijo en las azafatas, y resulta que están haciendo su trabajo con una alegría, una simpatía y un desparpajo abosluta y totalmente genuinos. Recuerden el último viaje en un avión español que hayan hecho ¿les resulta difícil recordar algún episodio tenso entre un auxiliar de vuelo y un pasajero, alguna discusión, alguna queja subida de tono? A mí lo que me resulta difícil es recordar un vuelo en un avión español en el que no haya ocurrido eso. La amabilidad de quienes en España  atienden al público, especialmente al turísitico es –salvo en muchas excpeciones, claro— una pose detrás de la cual se esconde, a veces mal escondido, un mal humor, un desprecio por el trabajo que uno hace y por las personas a las que se tiene que atender, que tarde o temprano sale a relucir. Cuántas veces he presenciado en el mundo de la hostelería comentarios por parte del personal despreciando a los turistas, riéndose de ellos, siempre con una acitud de menosprecio y superioridad moral (¡hay que ver!). Del “Tenerife amable” no queda nada, ni Tenerife, porque las personas que son los turistas no son tontos y no volverán, ni amable, desde luego. Fue una broma pesada el elegir ese slogan.
La alegría serena que se respira en este avión, al igual que en el propio país –al que ahora no pretendo idealizar ignorando que, como cualquier otro, tiene sus problemas—  es muy distinta de la que pretendemos vender en España como un elemento tan atractivo de nuestra idiosincrasia. La “alegría” de España está íntimamente unida a la palabra fiesta. Fiestas por aquí, fiestas por allá, bailes, juergas, macrofiestas, macrobailes, macrojuergas. Somos un país en fiesta permanente. Desde el lunes por la mañana, estudiantes y trabajadores sólo piensan en el viernes por la noche, ahora ya incluso en el jueves, como horizonte de la semana. Se hace lo que se pueda por superar la semana esforzándose lo menos posible en el trabajo, no vaya a ser que lleguemos cansados para la fiesta. Las jornadas laborables no son más que el obstáculo a superar para llegar a la juerga. Y en la juerga, con muchos decibelios, mucho alcohol y otros estupefacientes, se “ahogan las penas” de la semana. Yo lo diría de otro modo: se barren debajo de la alfombra la mediocridad, la chapuza, el poco más o menos, el ir escapando, dicho en una palabra, la falta de respeto a los demás con que se han acometido los cinco días previos.  Así no soprende que nuestra sociedad sufra el cáncer de que la mayoría de escolares aspiren a ser funcionarios: de este modo, superar la semana de esa manera encima sale gratis, sin la amenaza de que peligre su puesto de trabajo.
A diferencia de todo esto, la fiesta del fin de semana es en Alemania y en otros países civilizados que sucede que tienen todos latitudes más altas que las nuestras, el premio al trabajo bien hecho; al servicio cumplido y considerado como lo que es, un servicio; a una semana aprovechada al máximo para trabajar cada vez mejor y así contribuir a una sociedad mejor. Seguro que hay alemanes, daneses, noruegos y demás, que no se plantean así la vida. Diría que cada vez más, desgraciadamente. Pero sigue siendo una actitud general, como la contraria lo es de España. Yo desde luego puedo decir hoy que prefiero disfrutar de una fiesta quizás no tan vívida, tan alborotada como las españolas, pero con la sensación de habérmela ganado, o de haberlo intentado al menos, a través de haber realizado mi trabajo, cualquiera que sea, como un servicio al prójimo, que emana del respeto por él.
Por eso puedo afirmar ahora, respondiendo a las preguntas que planteaba arriba, que a pesar de lo que sentí  y expresaba al irme de Alemania, el equivocado era yo. Una sociedad que funciona, aunque ello implique que desde el ayuntamiento se exija el pago por un seto, es la mejor garantía del respeto por el individuo. ¿O es que podemos considerar que una sociedad en la que los servicios se hacen sistemáticamente de modo chapucero, una sociedad donde no hay un solo acto que empiece a la hora y sea habitual poner que “es a las ocho, para empezar a las ocho y media”, una sociedad en la que una persona tenga que malgastar una fracción significativa de su tiempo y dinero en reclamar que se respeten sus derechos de ciudadano, de consumidor, etc…, es una sociedad que antepone correctamente al individuo a la sociedad? ¿Es eso respeto por las personas?
Prefiero una sociedad que se autoimpone una disciplina y una organización de manera que las personas que en ella viven se sientan verdaderamente respetadas. Efectivamente, la situación de mi amigo era grave y chocaba la reclamación del seto en tal situación. Pero incluso eso podemos verlo desde el prisma del respeto. ¿O no es señal de respeto a los contribuyentes evitar que con sus impuestos haya que sufragar gastos provocados por un conductor? (Quiero aclarar que aunque fue el coche de mi amigo el que destrozó el seto, el causante del accidente era otro coche que se pasó el semáforo en rojo.)
Se dice que Dinamarca es el país del mundo en el que sus habitantes se consideran más felices. Es también el que mayores ingresos per cápita tiene en salarios, y el menos corrupto del planeta. Y es el más pacífico. Hagan un pequeño ejercicio de relacionar estos diversos aspectos viendo cuál puede ser causa de cuál. Quizás se encuentren con alguna clave con que entender por qué  estamos en el polo opuesto en todos ellos.
Para terminar, y hablando de síntomas, en este avión hay muchas familias con niños de todas las edades, desde bebés hasta adolescentes. Pero lo sé porque los ví en la puerta de embarque, y porque a veces pasa alguno por el pasillo camino de los servicios. No porque haya oído un solo grito ni un solo lloro. Ni uno. En un  vuelo de más de cuatro horas. ¿Recuerdan su último vuelo en un avión español? ¿Recuerdan algún vuelo en España en que, habiendo niños pequeños, éstos no les hayan “dado” el viaje? ¿Tienen la culpa los niños? Claro que no. Pero no me digan que los niños “son así”. Los niños son como les permiten ser sus padres. Los españoles, sin pizca alguna de respeto por los demás. Los de este avión evidentemente son de otro mundo. Pero no se engañen. Ese otro mundo, es el mundo “real”. El nuestro, es un “mundo”, una “sociedad”, enferma.  Su principal afección es la falta de respeto. A través de ella se explican muchos síntomas.
Yo, así, me quiero ir “al otro mundo”.



 
RUIDO, TERCERMUNDISMO, Y LOS MALES QUE NOS AQUEJAN
 
Resulta que no es necesario recurrir a profundos análisis sociológicos o antropológicos para entender por qué nos va como nos va en política, economía, educación, cultura y demás ámbitos sobre los que siempre los ciudadanos nos quejamos pero en los que nadie hace nada para cambiar las cosas.
Basta pensar: ¿de qué tipo de países son típicos la corrupción, el amiguismo, el nepotismo, el tráfico de influencias, la arbitrariedad en la justicia, etc…? A todos se nos vienen a la cabeza países subdesarrollados, también conocidos como tercermundistas. Y la respuesta al interrogante inicial es inmediata: vivimos en un país tercermundista. Con fachada de país del primer mundo, hasta habiendo solicitado ser del G8 y del G20 en algún momento boyante de nuestra burbuja económica, no somos más que una sociedad subesarrollada.
Una clara señal de que los males atribuibles a los políticos son el fruto de la sociedad de la que surgen éstos está en otro síntoma de tercermundismo que tenemos mucho más cerca de nosotros, y que estaría en nuestras manos cambiar si nuestra mentalidad no fuera tan subdesarrollada. Hablo de la incapacidad de celebrar nada sin recurrir al ruido y al barullo. Desde las Fallas y los Carnavales hasta la más pequeña fiesta de barrio ha de revolver siempre en torno a petardos, voladores, música a todo volumen hasta altas horas de la madrugada, sin nunca tener en cuenta a los ciudadanos que no participan, que tienen derecho al descanso y ninguna obligación de tomar parte en la fiesta ni de tener que irse de sus casas para poder seguir con sus vidas.
Claro que para los Ayuntamientos es muy barato comprar las voluntades de sus votantes siendo “la alegría de todas las fiestas”, financiando y enviando técnicos de sonido para que pongan watios y watios de altavoces en las calles y a base de decibelios aturdan a los ciudadanos que cargados de alcohol ya llevan bastante del camino recorrido hacia el adocenamiento, que va muy unido a la mediocridad que reina en este país.  También se hacen cómplices accediendo a prohibir aparcar en zonas residenciales para que los cabezahuecas de las fiestas puedan campar a sus anchas montando chiringuitos delante de las ventanas de quienes quieren dormir o, estando despiertos, preferirían oir el sonido de su propio televisor.
El tema del ruido se enmarca en un frente más amplio que es el del respeto. Iba a decir que la sociedad española no estuvo el día que explicaron lo que es el respeto, pero creo que es más acertado decir que nunca se explicó esa lección en España. Porque sólo en base al respeto cabría esperar no ya que se acabara la cultura del ruido, sino la concepción de la política como medio de chupar del bote, la ineficiencia de la administración, la educación como campo de adoctrinamiento, o la cultura como cauce del amiguismo, por poner unos ejemplos.
Nos encontramos en puertas del verano y de que proliferen las fiestas del ruido. A Las Mercedes ya han llegado. Hubo quien dijo que la inteligencia busca el silencio. Eso no excluye que los que no seamos tan inteligentes tambien lo busquemos. Pero si implica que el barullo es poco compatible con la inteligencia.
Me dirán que si tan poco me gusta la sociedad en que vivo, me busque otra que no me parezca tan tercermundista. Yo les contesto: en ello estoy.

 


 
¿Qué pasa con las pensiones?
 
       Dentro de unos años, la crisis actual habrá pasado, nuestra renta por habitante será superior a la de 2007 y España será más rica que antes de la crisis. Sin embargo, habremos empeorado las pensiones públicas y habremos perdido derechos laborales y patrimonio público.
 
       Cuando miremos hacia atrás y veamos la crisis actual en perspectiva entenderemos que la crisis fue también una batalla política. Que fue una batalla librada por los grandes partidos políticos contra los derechos de la ciudadanía. Que agitaron los fantasmas del miedo y la globalización y, además, proclamaron falsamente la ausencia de alternativas. De modo que, a medio plazo, lograron algo sorprendente: empobrecer a la ciudadanía de un país que se enriquecía, más allá de los reveses de la coyuntura.
       Las pensiones públicas menguantes serán uno de los pilares del empobrecimiento impuesto a la ciudadanía. Se trata de aprovechar el miedo creado por la crisis para ir sustituyendo el gasto público en pensiones por gasto privado, aunque ello conlleve más desigualdades y una mayor tasa de pobreza entre jubilados. El objetivo es el aumento de las posibilidades de negocio de las entidades financieras, es decir, contratar más planes privados de pensiones gracias a la reducción de las pensiones públicas.
       Nos dicen que gastamos mucho en pensiones y, sin embargo, destinamos el 7.9% del PIB a tal capítulo de gasto, frente al 10.9% que dedican los estados de la Unión Europea (UE). Tenemos el 92.7% de la renta por persona de la Unión Europea de los Quince, pero nuestras pensiones contributivas suponen el 68% de las suyas y las no contributivas el 46%. No es casualidad que España sea el segundo estado de la UE con mayor tasa de pobreza entre jubilados.
       No nos dicen que el 10% más pobre de la población vive 10 años menos que el 10% más rico y que, por lo tanto, si se retrasa la edad de jubilación se discrimina a los que van a vivir menos años, con una pensión menor, en relación a los que vivirán más años, con una pensión mayor. Es más, como ha explicado Vicenç Navarro, vivir más años no implica envejecer más tarde. De hecho, sabemos que, por ejemplo, los estadounidenses que hoy tienen 20 años, aunque vivan más, envejecerán antes que quienes hace 10 años tenían la misma edad. Puesto que el envejecimiento no se retrasa, el alargamiento de la vida laboral muestra una profunda insensibilidad social.
       Tampoco nos dicen que la masa salarial cada vez supone un porcentaje más pequeño del PIB y, por lo tanto, el monto de las cotizaciones tiende a reducirse en términos relativos. Los bajos salarios y la baja tasa de actividad femenina restan potencial recaudatorio a las cotizaciones. La sostenibilidad de las pensiones públicas, si dependen exclusivamente de cotizaciones, se vería favorecida por mayores salarios, la universalización de las escuelas de 0 a 3 años y de los servicios a la dependencia que, conjuntamente, favorecerían la mayor participación laboral de las mujeres y con ello se generarían cotizaciones adicionales.
       Es más, nos ocultan que las pensiones se financian sólo con cotizaciones sociales en 8 de los 27 estados de la UE. Si algún día las cotizaciones fueran insuficientes para costear las pensiones públicas, se podrían complementar con recursos fiscales.
       En suma, el desarrollo del estado del bienestar es la solución. El problema se halla en la apuesta por la desigualdad que reflejan los bajos salarios, el deterioro de las pensiones, la insuficiente capacidad redistributiva de nuestro sistema fiscal, el escaso desarrollo de las escuelas públicas de infancia y de los servicios de dependencia y, en general, nuestro bajo gasto público social en relación a la UE.
 
 
 
La fiscalidad diferente de Canarias

       En noviembre de 2006, el entonces consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, José Carlos Mauricio, se jactaba de que “tenemos los impuestos más bajos de España”. Esto ejemplifica cómo nuestras peculiaridades fiscales van en el ADN de la canariedad y cómo su bondad es un dogma de fe que nadie pone en duda.
       Pero la Canarias fiscalmente cuasiparadisíaca no ha producido un paraíso social. Somos una comunidad autónoma que lidera en el Estado el desempleo y los bajos salarios, los niveles de insatisfacción ciudadana con la sanidad pública, las tasas de fracaso escolar, el escaso desarrollo de la atención a la dependencia y, asimismo, tenemos la segunda menor esperanza de vida del Estado y superamos ampliamente la tasa estatal de pobreza. Es obvio que, muchos de estos problemas, se afrontarían con el mayor gasto público que haría posible una mayor presión fiscal.
       Tengamos presente que cinco de los seis estados con mayor presión fiscal en la Unión Europea (Suecia, Francia, Dinamarca, Bélgica y Austria) tienen los mayores porcentajes del PIB destinados a gasto público social y que, cuatro de esos cinco estados, tienen menos desempleo que el promedio de la UE. Por el contrario, entre los seis estados con menos presión fiscal hay cuatro (Letonia, Estonia, Lituania y Eslovaquia) que poseen los menores porcentajes del PIB destinados a gasto público social y los mayores niveles de desempleo de la UE. La mayor presión fiscal está vinculada al mayor nivel de bienestar y al menor nivel de desempleo.
       Por eso, ya va siendo hora de revisar la idea de que la baja fiscalidad canaria es un activo y plantear que, más bien, se trata de un lastre. Estamos ante una probable ineficiencia económica derivada del escaso gasto público ocasionado por los descuentos fiscales. Es llamativo que, hace ya varios años, un vocero del neoliberalismo como The Economist admitiera, en un editorial, que “una primera lección que los gobiernos deberían aprender es que el gasto público tiene un impacto estimulante de la economía mucho mayor que la reducción de impuestos”.
       Un estudio sobre el Régimen Económico y Fiscal canario afirma que la economía del Archipiélago creció, durante el período 1994-2004, a una tasa acumulativa anual dos décimas superior al ritmo que habría tenido sin tales estímulos fiscales. Ahora bien, habría que estudiar cuánto habría crecido la economía regional dedicando la cuantía de tales estímulos a un gasto público sostenible.
       Y habría que considerar también qué efecto produciría la reducción de la economía sumergida canaria a niveles europeos, para así recaudar, según los técnicos de Hacienda agrupados en Gestha, 1.530 millones de euros anuales (los recortes del presupuesto canario, para 2011, rondan los 900 millones de euros). Se trata de recursos cuantiosos a los que se renuncia por falta de voluntad política.
       En 2007, se informó que el Estado dejaría de ingresar 6.000 millones de euros, hasta 2013, por un descuento fiscal denominado Reserva de Inversiones de Canarias (RIC). En tal caso, estaríamos renunciando a unos 850 millones de euros anuales, cuantía superior a todo el presupuesto del Cabildo de Tenerife.
       Nuevamente, estamos ante un dinero que el Estado decide no recaudar y dejarlo en manos empresariales. Sin embargo, hay datos que hacen pensar que el gasto público bien dirigido sería la mejor opción para esos 6.000 millones de euros. 
       Pues son los propios partidarios de la RIC quienes apuntan a sus disfunciones socioeconómicas. En 2005, el entonces delegado del Gobierno en Canarias atribuyó a la RIC “gran parte de culpa” por la subida del precio de la vivienda en el Archipiélago. Dos años después, el consejero de Hacienda declaraba que “hay 100.000 casas vacías porque les valía [la RIC]”, refiriéndose a la inversión especulativa en vivienda incentivada por este descuento fiscal.
       También dos portavoces de la patronal hotelera, Pedro Luis Cobiella y Fernando Fraile, explicaron que la RIC provocó la construcción de camas turísticas que el mercado no demandaba y que ello ocasionó un descenso de la rentabilidad y dañó al sector turístico. Como puede verse, no se trata sólo de pérdida de oportunidades de mejorar el gasto público sino que, además, la RIC dañó al sector turístico y encareció la vivienda.
       En suma, ante la posibilidad de recaudar más de 2.000 millones de euros anuales en Canarias, es hora de preguntarse qué efectos positivos han tenido nuestros descuentos fiscales, cuáles han sido sus efectos negativos, qué alternativas de gasto público pudo y puede haber y con qué recursos podríamos contar, para dar una salida a la crisis expandiendo el gasto público y generando equidad

 
 
Impuestos y desempleo

Existe la creencia de que mayores impuestos provocan mayor desempleo y empeoran las condiciones de vida. Tal creencia está implícita en la reciente respuesta del presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, Sebastián Grisaleña, a la propuesta sindical de incrementar la presión fiscal en Canarias. Grisaleña afirmó que los dirigentes sindicales “no están en la época que nos ha tocado vivir y no se han enterado de que hay un 30% de paro” en el Archipiélago.
       En realidad, si la baja presión fiscal fuera un motor de creación de empleo, España, en lugar de tener la mayor tasa de desempleo de la Unión Europea (UE), sería uno de los estados con menos paro. Según Eurostat, en 2008, los ingresos fiscales del Estado representaron el 33.9% del PIB, frente al 40.5% de media en la UE. Por su parte, la presión fiscal en Canarias representa unos nueve puntos menos en el PIB regional que la media estatal.
       Sin embargo, Canarias, con menos presión fiscal que el Estado, tiene mayor tasa de desempleo y España, con menos presión fiscal que la UE, soporta mayor nivel de paro. Paralelamente, si, por ejemplo, seleccionamos los seis estados de la UE con menor presión fiscal veremos que, asimismo, son los seis estados con mayor tasa de desempleo.
       Los datos de Eurostat, para 2008, muestran que los estados en que los ingresos fiscales representaron menor porcentaje del PIB son Letonia (29.3%), Eslovaquia (29.3%), Lituania (30.6%), Irlanda (30.8%), Estonia (32.3%) y España (33.9%). Pues bien, en septiembre de 2010, son esos seis estados los que encabezan las tasas de paro en la UE. Sólo que lo hacen siguiendo otro orden: España (20.8%), Letonia (19.4%), Estonia (18.6%), Lituania (18.2%), Eslovaquia (14.7%) e Irlanda (14.1%). Todos ellos superan ampliamente la tasa europea de desempleo del 9.6%.
       Por el contrario, de los seis estados de la UE con mayor presión fiscal, sólo uno supera la tasa europea de desempleo. Los estados con mayor presión fiscal son Dinamarca (49%), Suecia (47.9%), Bélgica (46.5%), Francia (44.6%), Austria (44.4%) y Finlandia (43.2%). Sus tasas de desempleo, en orden descendente, son las siguientes: Francia (10%), Bélgica (8.7%), Finlandia (8.3%), Suecia (8.2%), Dinamarca (7%) y Austria (4.5%).
       Asimismo, podemos señalar que cinco de los seis estados con mayor presión fiscal superan la media europea de población adulta que trabaja en sectores del estado del bienestar (sanidad, educación, apoyo a las familias). Y que cinco de los seis estados con menor presión fiscal no llegan a esa media. Es decir, los que tienen más presión fiscal tienen a más gente trabajando por el bienestar de sus conciudadanos y menos desempleo.
       Si los que más tienen pagan más impuestos, mejoran el bienestar y la cantidad de empleo público y, además, al incrementarse la demanda, aumenta el empleo privado. Repartir es más importante que crecer. Y crecer más repartiendo menos mejora la calidad de vida menos que crecer menos repartiendo más.
       En India, el estado de Kerala, con 32 millones de habitantes, ha sido gobernado por la izquierda desde 1957. En 1990, su PIB por habitante de 1.802 dólares era inferior a los 2.223 dólares de India. Pero su fiscalidad progresiva, su protección a los trabajadores y su gasto social han hecho que la tasa de mortalidad infantil de Kerala sea cinco veces inferior a la del resto del país, la esperanza de vida cinco años superior, la tasa de pobreza más de cinco veces menor que el promedio nacional y la alfabetización muy superior.
       La experiencia internacional muestra que quienes reparten mejor viven mejor. Y es que la redistribución de la riqueza es la mejor expresión de la justicia social. Y una fiscalidad más progresiva y más justa nos demostraría también a los canarios que podemos vivir con mucho menos desempleo, menos pobreza y bastante más calidad de vida.

 
 
El fracaso educativo de Canarias
      
       Seamos claros: quienes han gobernado Canarias son responsables de niveles espectaculares de fracaso escolar, de preocupantes retrocesos educativos y, en suma, de la peor calidad de vida derivada de la escasa formación que han recibido decenas de miles de personas.
       Quienes hablan de “defender lo nuestro”, quienes presumen de lo que consiguen en Madrid, ocultan con su discurso victimista que, a nuestro sistema educativo, hay que defenderlo, en primer lugar, de ellos, de esos gobernantes expertos en defender “lo nuestro”, es decir, lo suyo. Y es que, en Canarias, se incumple el derecho constitucional a la educación que, obviamente, no consiste sólo en estar en un centro educativo.
       El atraso educativo de Canarias va a más: en los últimos doce años, el gasto público educativo pasó de representar el 30.5% del presupuesto canario al 22.7%, es decir, se dejaron de invertir 2.757 millones de euros, a causa de la reducción del gasto en términos relativos. Más de la mitad de esa reducción ha sido provocada por el gobierno de Paulino Rivero.
      En los dos últimos años, Canarias ha pasado de tener 11 estudiantes por docente a 12.4, la proporción más elevada de España. Se refuerza así la escasez de profesorado que padece el Archipiélago, la cual, lógicamente, produce peores resultados educativos. Así, por ejemplo, Castilla La Mancha dispuso, durante el curso 2009-2010, de 33.319 profesores para 335.379 estudiantes no universitarios y el País Vasco contó con 33.109 docentes para 330.308 estudiantes. Canarias tenía 27.496 docentes para 338.012 alumnos. Es decir, en el Archipiélago faltan 6.000 profesores para que la materialización del derecho constitucional a la educación coincida con otras comunidades.
       Las comunidades autónomas con menos fracaso escolar en la ESO son Asturias (14.9% de fracaso), País Vasco (16.5%) y Navarra (18.5%), que gastan por alumno no universitario respectivamente 5.493, 6.070 y 5.614 euros anuales. Las comunidades con más fracaso escolar son Baleares (38.2%), Comunidad Valenciana (35.9%) y Canarias (35.2%), que gastan respectivamente 4.705, 4.259 y 4.592 euros por estudiante. Un estudio académico reciente afirma que, en España, “cuanto mayor es el gasto por alumno, menor es la incidencia del fracaso escolar”. Añádase a esto que Asturias, el País Vasco y Navarra son, por este orden, las comunidades con menor cantidad de alumnos por profesor de España.
       El sistema educativo canario va rezagado y, en algunos aspectos, ha retrocedido. En 1990, el 67.7% del alumnado se graduaba en ESO y, en 2006, el 64%. De 2002 a 2007, el porcentaje de jóvenes canarios, de 20 a 24 años, titulados en Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio, se redujo del 59.3% al 52.1% (la media europea era 77.8% y la española 61.1%). La esperanza de vida escolar a los seis años en Canarias pasó de 14 años, en 2001-2, a 13.5 años, en 2006-7 (frente a los promedios estatales de 14.5 y 14.4 respectivamente). El porcentaje de canarios con estudios superiores creció menos que el promedio estatal equivalente, entre 1991 y 2007.
       Canarias tiene 1.108 aulas de Infantil y Primaria que mezclan alumnado de diferentes niveles, no se sustituye a cientos de profesores enfermos, se reduce el número de profesores de apoyo y el de trabajadores sociales, se incrementa el número de alumnos por aula y se deterioran gravemente los servicios de comedor. Y, para 2011, todo esto empeorará porque el Gobierno canario recortará 170 millones de euros del presupuesto educativo. Esta situación convierte a decenas de miles de jóvenes en carne de cañón laboral.
       Hace unos meses el consejero canario de Empleo afirmó que nuestras mayores tasas de desempleo se explican, “fundamentalmente, por una carencia histórica de formación”. En su opinión, “el 80% de los nuevos puestos de trabajo serán para personas con cualificación”. Pues bien, en Canarias el 38.4% de los demandantes de empleo tienen estudios primarios incompletos, el 8.8% estudios primarios completos y el 43.7% cuenta con educación secundaria. En suma, vemos a un Gobierno canario que sabe cuál es el precio de la baja formación, que conoce la descualificación de tantos desempleados, pero que, sin embargo, daña gravemente a un sistema educativo en el que nunca creyó, sabiendo que la factura de tal daño la pagarán los sectores sociales más débiles.
       Y la poca formación se paga. En 2009, los trabajadores con menos nivel educativo tenían el triple de riesgo de desempleo que los titulados superiores. Un informe de la OCDE dice que cada año de estudio, a partir del Bachillerato o la Formación Profesional de Grado Medio, supone, al menos, un 4.9% de ventaja salarial. Los mayores niveles de formación reducen el riesgo de desempleo y mejoran las condiciones laborales y de vida.
       Es más, el éxito del sistema educativo presupone buenas políticas de apoyo a las familias. Esas políticas debieran evitar que, en España, el riesgo de abandono escolar sea 86% mayor en hogares que tienen un progenitor en vez de dos. Y debieran también permitir al sistema educativo no reproducir el clasismo que se desprende del hecho de que el 85.3% de los hijos e hijas de profesionales, de 16 a 17 años, estén matriculados en educación secundaria postobligatoria, frente al 27.5% de los descendientes de trabajadores manuales no cualificados.
       Las desigualdades son intensas, las políticas de apoyo a las familias son débiles, faltan miles de docentes, falta gasto público en educación, falta capacidad gestora para cubrir bajas, sobra confrontación del Gobierno canario con el profesorado, faltan trabajadores sociales y personal de comedor, falta apoyo al alumnado con dificultades y, en suma, se ha acumulado un imponente no saber hacer de los sucesivos gobiernos canarios. Por su parte, la consejera de Educación dice que el presidente Rivero “pone la educación como prioridad política”. No lo dudo: dañar más nuestro incompleto sistema educativo acrecienta la indefensión cultural y la efectividad de las chuletadas preelectorales. Y eso ayuda en la defensa de lo que ellos llaman “lo nuestro”, es decir, lo suyo.


 
La huelga más necesaria
de nuestra democracia


La huelga general convocada para el próximo día 29 es la más necesaria de la historia democrática reciente de España. Es la más necesaria y la más justa porque se hace contra el mayor recorte de derechos habido desde la posguerra civil del siglo XX.

Ante el proceso de recorte de derechos y de aumento de la desigualdad en que estamos inmersos, la huelga general es la respuesta adecuada. No olvidemos que hasta hoy hemos disfrutado de derechos conquistados gracias a huelgas y luchas sindicales. Que las huelgas de ayer nos ayudaron a parir los derechos de hoy. Y que las huelgas y el activismo sindical de hoy darán la medida de los derechos de mañana. Por eso, nuestros hijos e hijas no se merecen que no vayamos a la huelga del día 29. No se merecen que les dejemos menos derechos y menos calidad de vida.
Es más, si la huelga es un éxito, no tendremos los recortes en las pensiones públicas anunciados por el gobierno. Pero, sin embargo, no ir a la huelga, para no perder un día de salario, supondrá que, desde el día en que nos jubilemos, todos los meses cobraremos una pensión menor.
Nunca una huelga general fue tan cuestionada y nunca hubo tantos motivos para hacerla. La reforma laboral abarata y subvenciona el despido, reduce los casos en que puede ser declarado nulo, permite a las empresas desvincularse del convenio colectivo y amplía el papel de las empresas de trabajo temporal. En suma, todo esto reducirá el porcentaje que la masa salarial representa en la renta.
Si los españoles tenemos el 90% de la renta por habitante de los alemanes, nuestro salario no llega al 50% del de ellos. Padecemos más desempleo que los estados de la Unión Europea (UE) y duplicamos su tasa de temporalidad. Trabajamos más horas a la semana,  disfrutamos de menos días de vacaciones al año y nos
jubilamos después que nuestros vecinos de la eurozona.
Nuestro gasto público social es muy inferior a la media de la UE y, pese a que nos gastamos tres puntos menos de PIB en pensiones que ellos, el gobierno quiere recortarlas.
La crisis ha sido el pretexto perfecto para degradar nuestras condiciones laborales y perpetrar una nueva redistribución regresiva de la riqueza. Pues, en el lado perdedor, nos deja un millón más de pobres, más de dos millones de nuevos desempleados y, asimismo, unas 350.000 personas que perderán sus casas por no poder pagar sus hipotecas. Además, para obtener 15.000 millones de euros en dos años, el gobierno recorta los salarios de casi tres millones de empleados públicos, congela los ingresos de más de cinco millones de pensionistas, suprime la ayuda por nacimiento a medio millón de personas, recorta los fondos a la dependencia, la ayuda al desarrollo y la creación de empleo público.
Por el contrario, en el lado ganador, encontramos a 16.000 nuevos millonarios en España, en 2009. Y, según el propio gobierno, la banca que provocó la crisis acabará recibiendo 30.000 millones de euros de dinero público.
Además, se entregará al capital privado la mitad de las cajas de ahorros, se privatizarán parte de Aena y Renfe, se favorecerá la privatización gradual de las pensiones y no se descarta considerar el copago sanitario.
Los ganadores de la crisis han recibido un tratamiento fiscal que ha hecho a los perdedores aún más perdedores.
Por ejemplo, en 2009, el Impuesto de Sociedades sólo recaudó el 10% de los beneficios a que es aplicable (el tipo nominal oscila entre el 25 y el 30%). Si se hubiera recaudado un escaso 15%, se habrían obtenido en dos años 16.000 millones de euros, cuantía suficiente para evitar los recortes señalados. Tampoco se explica que la supresión
del Impuesto de Patrimonio permitiera dejar de tributar a 233 personas que poseían, cada una, un patrimonio medio de 64 millones de euros. Y, menos aún, se entiende que no se aplicara el plan propuesto por técnicos de Hacienda, agrupados en Gestha, para aproximar a promedios europeos el nivel de fraude fiscal y obtener así 25.000 millones de euros anuales.
Hay recursos y alternativas a la política económica
de extrema derecha aplicada por el gobierno del PSOE a la gestión de la crisis. Y hay que recordar que esta crisis hace estragos en los estados con menos gasto público, menos justicia fiscal y más desigualdad y que, por ello, es una locura afrontarla reduciendo el gasto público y efectuando un harakiri fiscal, como hace el gobierno del PSOE, o como proponen el PP, CC o cualquiera de las siglas que se disputan la gestión de la misma política económica aplicando sus matices respectivos.
Hay un proverbio chino que dice que, para salir de un pozo, hay que dejar de cavar. Nos vendría muy bien aplicárnoslo y optar por la expansión del gasto y el empleo públicos, la reducción sustancial del fraude fiscal, el incremento de la progresividad fiscal, la mejora salarial para activar la demanda y hacer crecer la economía y el empleo y la nacionalización de las cajas de ahorro para inyectar crédito en pymes y autónomos.
En cualquier caso, el primer paso para avanzar hacia una economía al servicio de toda la ciudadanía, será revertir la reforma laboral e impedir el recorte de las pensiones. Luego habrá que articular la respuesta política y sindical a todo lo demás. Por eso, es absolutamente necesaria una huelga general exitosa el próximo día 29.
 
 

 

 El futuro de las pensiones

       Los estados de la Unión Europea (UE) tratan a sus jubilados mejor que España. Los países que integran la Unión Europea de los Quince (UE-15) dedican el 10.9% de su PIB a las pensiones públicas, mientras que España dedica sólo el 7.9% del suyo. Pese a que tenemos el 92.7% de la renta por habitante de la UE-15, la cuantía de nuestras pensiones contributivas sólo representa el 68% de las europeas y las no contributivas el 46%. España es el segundo Estado de la UE con mayor porcentaje de jubilados en la pobreza.
       Pues bien, pese a estos datos, el debate sobre las pensiones públicas en España no se centra en cómo mejorarlas, sino en cómo empeorarlas. Nos dicen que habrá tanta gente jubilada que las cotizaciones no darán para pagar las pensiones y que, por lo tanto, hay que retrasar la edad de jubilación, alargar el período de cálculo para reducir su cuantía y favorecer las pensiones privadas.
       En los años noventa, varios expertos de fundaciones vinculadas a instituciones financieras anunciaron déficits crecientes en la Seguridad Social para 2000 y 2005. Esos déficits nunca se produjeron, pero los mismos agoreros vuelven a pronosticarlos para 2020, con la finalidad de asustar a la gente para que se hagan pensiones privadas. Y, además, ocultan que en la mayor parte de los países de la UE las pensiones públicas se financian con cotizaciones e impuestos. Es decir, si algún día España tuviera problemas con las cotizaciones, podría recurrir a los impuestos. Es sólo cuestión de voluntad política mejorar y mantener las pensiones públicas en el futuro.
       La razón por la que se quiere privatizar progresivamente las pensiones es muy simple: si el 8% del PIB destinado a pensiones públicas lo gestiona el Estado, de ahí no sale ni un euro para beneficios empresariales. Si lo gestionan entidades financieras y aseguradoras privadas, se posibilitará la obtención de beneficios privados multimillonarios. Sin embargo, el coste social de tal gestión privada será el aumento de los índices de pobreza entre jubilados, como ya ocurre en los estados de la OCDE que han desarrollado más sus sistemas privados de pensiones.
       Tras los salarios, las pensiones son la principal fuente de ingresos de los hogares y, por tal razón, son tan importantes para la calidad de vida de un país. En España se plantea deteriorar la calidad de nuestro sistema de pensiones, en un contexto de reducción del gasto público y de empeoramiento de las condiciones laborales. Todo esto implicará un serio deterioro de la calidad de vida.
       Por ello, es cada día más urgente que la ciudadanía tome conciencia de estas cuestiones. Es necesario que, no sólo los sindicatos y los partidos progresistas salgan a la calle a luchar por estos derechos sociales, sino, sobre todo, que los ciudadanos entren en esas organizaciones para fortalecerlas e impulsarlas.
       Los sindicatos progresistas y los partidos progresistas pueden ser complementados por otro tipo de organizaciones, pero no sustituidos por ellas. Si la ciudadanía no se involucra en tales sindicatos y partidos, acabará despertando cada mañana con menos derechos y con más rabia contra la política y, a partir de ahí, se autoexcluirá más y más de la política y perderá más poder, más derechos y más calidad de vida.
       Y hay mucho que hacer. Por ejemplo, en la cuestión de las pensiones, desde Izquierda Unida estamos recogiendo miles de firmas en apoyo de una propuesta legislativa, que llevaremos al Congreso de los Diputados, para evitar que la edad de jubilación supere los 65 años, que el número de años para obtener una pensión contributiva y para calcularla no sea superior a 15 años y que, al menos, aumenten lo mismo que el Índice de Precios al Consumo. A partir de ahí, nos queda el reto de converger con las pensiones de la UE-15.


 
¿Tren del norte o tren sin norte?

       La propuesta de construir un tren que recorra el norte de Tenerife debe evaluarse en el contexto de la política de movilidad. Y, si se trata de movilidad sostenible, habría que evaluar si la nueva infraestructura reduce el uso del coche, evita construir nuevo viario, preserva más el territorio y si es mejor opción de transporte público colectivo que la guagua.
       De 1997 a 2007, el parque móvil de Tenerife creció un 65.8%, lo que supuso 27.611 vehículos más al año. Se pasó de 630 vehículos por cada mil habitantes a 804 (frente a 648 de media estatal). Tal densidad de vehículos no es sostenible por su consumo energético, de territorio y de recursos económicos. Por ello, el Avance del Plan Territorial Especial de Ordenación del Transporte en Tenerife (PTEOTT) plantea afrontar la movilidad “mediante el fomento terminante de los modos públicos colectivos y la disuasión del uso del vehículo privado”.
       ¿Cómo reducir el uso del vehículo privado? Obviamente, la transición del transporte privado al público presupone un buen servicio público colectivo, evitar la expansión de infraestructuras inductoras del uso del coche (exceso de viario y aparcamientos) y una estrategia urbanística de creación de cercanía.
       Pues bien, las guaguas apenas compiten con el coche a causa de la escasez de frecuencias y rutas y por la ausencia de carriles exclusivos. De 2004 a 2007, el servicio público regular de guaguas en Tenerife perdió 4.8 millones de viajeros y el déficit por usuario pasó de 0.23 euros a 0.55. Entre 2008 y 2016, el PTEOTT prevé una disminución del consumo de combustible de las guaguas del 22.8%, o sea, se anuncia la reducción del servicio de guaguas. Y, en tal contexto, el tren del norte competiría con la guagua y dejaría al coche el 84% de los desplazamientos motorizados, frente al 83% actual. Es decir, el tren está concebido como elemento duplicador de la red de transportes y no como elemento de sustitución del vehículo privado.
       Sin expansión de las guaguas no habrá transición del transporte privado al público. Pero es que, además, el PTEOTT afirma que “las mejoras en las carreteras también favorecen que el número de vehículos siga incrementándose”. Y el Plan del tren del norte añade que Tenerife tiene “una de las más altas relaciones de kilómetros de viario por habitante del país”. Más aún, según el Plan de Ordenación del Área Metropolitana, “en cuanto a la dotación de carreteras, no existe escasez en el área metropolitana, ya que hay una alta densidad por superficie si se compara con otros territorios”. En suma, los documentos oficiales constatan que hay muchas carreteras y que ello incentiva el transporte privado.
       Ante tal realidad, la Ley de Directrices de Canarias propugna “la minimización de nuevas infraestructuras de vialidad” y el Plan Insular de Ordenación de Tenerife recomienda limitar “la ejecución de nuevas vías no urbanas”. Sin embargo, se van a construir la Vía Litoral, la Vía de Cornisa, la Vía Exterior, el cierre del Anillo Insular y otros viarios menores. Es decir, se hace exactamente lo contrario de lo que se dice que debe hacerse.
       En 1998, el Libro Blanco de los Transportes en Canarias señalaba que Berna había cerrado aparcamientos “por el tráfico que generan [...] las expectativas de aparcar”. El PTEOTT se refiere a un estudio que dice que, si hay aparcamientos en el lugar de trabajo, se usa el coche en más del 90% de los casos y, si no hay, en el 46%. Pues bien, Santa Cruz de Tenerife prevé 5.810 nuevos aparcamientos en su zona central y La Laguna 2.262. Así que, los nuevos aparcamientos, el nuevo viario y el deterioro del servicio de guaguas incentivarán el uso del coche.
       La movilidad sostenible implica el objetivo, incluido en la Ley de Directrices, de “reducción de las necesidades de movilidad”. Esto conllevaría cercanía entre la vivienda, el puesto de trabajo y los servicios. Sin embargo, cada vez son más los trabajadores que residen en un municipio y trabajan en otro (el 36.9%, en 1991, y el 42.4%, en 2001). Asimismo, la proliferación de centros comerciales “genera un incremento de los desplazamientos” e “incentiva el transporte privado”, según el Documento Verde del Gobierno de Canarias. Nuestra planificación territorial crea lejanía, en vez de cercanía, y provoca más desplazamientos. El PTEOTT plantea el objetivo de “promover en la medida de lo posible una reducción (número y longitud del recorrido) de los viajes motorizados”. Pero prevé incumplir tal objetivo: de 2008 a 2016, pasaremos de 1.8 viajes mecanizados por persona y día a 1.9.
       Tenerife tiene un proyecto de movilidad insostenible. La isla contará  con más carreteras, más aparcamientos, más coches, más derroche energético, más contaminación, más dispersión urbanística, más viajes diarios por persona y más ocupación del territorio. Y en este desarrollismo alocado cobra todo su sentido el tren del norte. En vez de gastar 386 millones de euros en un carril-bus, preferimos gastar 1.240 millones de euros en un tren con costos de explotación superiores a los de la guagua. Y que, además, supondrá expropiar casas, fincas y empresas a muchísimos ciudadanos.
       La construcción del tren del norte sólo tendría sentido si formara parte de un plan de movilidad sostenible, que expandiera el transporte público colectivo a costa del privado. Si se hiciera a cambio de una moratoria de carreteras y si se demostrara que es una opción mejor que la del carril-bus. Todo esto debería decidirse a partir de un debate ciudadano informado y plural, que implicaría la sociedad democrática que está por construir. Si no democratizamos Canarias, la crisis del fin del petróleo será la que nos muestre, de forma traumática, que nuestro modelo de movilidad es insostenible. Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida en Tenerife.  
 

 
La profecía del Apocalipsis del Jubilado

       Estamos muy preocupados por lo que ocurrirá dentro de cincuenta años y, dado que no somos muy buenos resolviendo los problemas del presente, preferimos resolver los problemas del futuro. Así que estamos muy inquietos con la profecía del Apocalipsis del Jubilado, que anuncia la quiebra de la Seguridad Social, o recortes inaceptables en otros capítulos de gasto, para 2060, cuando las pensiones supongan el 15.1% del PIB. El clero de la Iglesia de los Expertos insiste una y otra vez en la validez de su revelación profética. Sin embargo, cincuenta años antes del Apocalipsis del Jubilado, las cosas son muy distintas.
       Hoy España destaca por su insolidaridad con sus mayores y quiere acrecentar tal insolidaridad aduciendo que la solidaridad puede llevarla a la quiebra. Es el guión de la tragicomedia de la avaricia. Hoy España es el segundo estado de la Unión Europea (UE) con mayor porcentaje de jubilados viviendo en la pobreza. Hoy gastamos el 7.9% de nuestro PIB en pensiones, frente al promedio del 10.9% de la UE, es decir, 29.264 millones de euros menos de lo que nos correspondería para estar en la media. Hoy nos jubilamos a los 63.6 años, mientras que los alemanes lo hacen a los 61.7, los daneses a los 61,3, los finlandeses a los 61.6 y los franceses a los 59.3. Los europeos se jubilan casi un año antes que los españoles. De modo que no somos precoces a la hora de salir del mercado laboral, hacemos un esfuerzo económico por nuestros mayores menor que el de la UE y tenemos mayor porcentaje de jubilados en la pobreza.
       Sin embargo, no debatimos sobre cómo converger con nuestros vecinos europeos para tratar mejor a nuestros mayores, sino sobre cómo retrasar la edad de jubilación y sobre cómo reducir la cuantía de las pensiones públicas, asumiendo que el tren de vida de nuestros jubilados no podrá mantenerse cuando haya muchos más. Pero lo que está en juego es la calidad de vida de la ciudadanía, puesto que las pensiones son la segunda fuente de ingresos de los hogares, después de los salarios. Hay más de 8.5 millones de pensiones y, si queremos mantener y mejorar nuestra calidad de vida, debemos mantener y mejorar la calidad de las pensiones públicas.
       Las pensiones públicas están siendo atacadas porque mueven sumas multimillonarias que, si fueran gestionadas por el sector privado, proporcionarían sustanciosos beneficios a las entidades financieras. Por eso nos invitan una y otra vez a los funerales de la Seguridad Social. Un estudio encargado en los años noventa por el Círculo de Empresarios preveía la quiebra de la Seguridad Social para 2010, cuando acumularía un déficit del 10% del PIB. Otro estudio de La Caixa anunciaba un déficit del 1.8% del PIB en 2005. Sin embargo, en 2009, la Seguridad Social tuvo un superávit equivalente al 0.89% del PIB y el Fondo de Reserva representaba el 5.95% del PIB. Es obvio que los “expertos” son tan buenos pronosticando el futuro como Rappel. Y, al igual que los videntes de a pie, adonde apuntan bien es al bolsillo del prójimo, a quien engatusan para que trabaje más años, cobre menos y ponga su pensión en manos de San Mercado.
       Se ha logrado convertir en sabiduría convencional la idea de que las pensiones sólo se pueden pagar con las cotizaciones de los trabajadores y que, antes o después, habrá tantos mayores de 65 años que las pensiones serán difícilmente pagables. Pues bien, las pensiones se costean exclusivamente con cotizaciones sólo en ocho de los veintisiete estados de la UE. En los demás, se complementan con recursos fiscales y, por lo tanto, no hay razones para que España no pueda hacer lo mismo cuando quiera.
       En los comienzos del primer decenio del siglo XXI, el gobierno central calculó que el gasto en pensiones supondría el 13% del PIB de 2050. Un reportaje del diario El País indicaba que, para 2040, las pensiones públicas representarían el 12.6% del PIB, aunque “hay margen para evitar la bancarrota”. Pues bien, en 2005, Austria gastaba el 13.2% de su PIB en pensiones públicas, Francia el 11.1%, Suecia en 11.8% y Alemania el 12%. Ninguno de esos estados se hallaba en bancarrota y, además, destinaban entre el 27.8% y el 30.9% de sus respectivos PIBs a gasto público en protección social (frente al 20.3% de España) y todos ellos proporcionaban mayor calidad de vida a sus ciudadanías que España.
       Lo que sí es cierto es que, en el futuro, aumentará la proporción de personas jubiladas y ello conllevará cambios en el sistema de pensiones. Si hay apoyo político suficiente, se mejorarán las pensiones públicas y sus fuentes de financiación. Si no lo hay, se optará por retrasar la edad de jubilación, expandir las pensiones privadas e ir reduciendo la cuantía de las públicas. Todo esto deteriorará la calidad de vida de la gente anciana. En primer lugar, debido a que el retraso en la edad de jubilación es muy injusto porque, en España, el 10% más pobre de la ciudadanía vive diez años menos que el 10% más rico. Así que se haría trabajar más a quienes van a cobrar menos durante menos años, para sostener las pensiones de quienes van a cobrar más durante más años.
       Por lo que respecta a la privatización de las pensiones, hace algunos años Robin Blackburn escribió que “hay algo ilusorio en la constitución de fondos de pensiones, ya que, en definitiva, el coste de éstas tendrá que salir de la producción” de cada momento. Y se podrá reducir el total de dinero público destinado a las personas mayores, pero ello no reducirá la parte del PIB que consuman. El nivel total de recursos dedicado a pensiones es similar en países de similar riqueza, sea cual sea el reparto entre lo público y lo privado. Es decir, tal y como afirma el sociólogo Gosta Esping-Andersen, la combinación público-privado no modificará mucho los costos totales de las pensiones, “pero tendrá un efecto sobre el reparto de la protección social”. Así, los estados con sistemas de pensiones más privatizados (Irlanda, Australia, Estados Unidos) tienen tasas de pobreza en mayores de 65 años de más del 20%, mientras que los sistemas públicos más generosos tienen tasas inferiores al 5% (Suecia). Hay casos intermedios, con buenos resultados de la combinación público-privado, gracias a que las pensiones públicas son cuantiosas (Canadá, Dinamarca, Holanda).
       Es importante comprender que la privatización progresiva del sistema de pensiones no reduciría el porcentaje del PIB destinado a personas mayores, pero sí incrementaría las tasas de pobreza entre los ancianos y contribuiría a favorecer las desigualdades y la descohesión social. Asimismo, los reiterados pronósticos de quiebra de la Seguridad Social y las constantes y muy divulgadas reflexiones sobre la inviabilidad demográfica de las pensiones públicas, aunque han demostrado ser falsas una y otra vez, logran que muchas personas contraten pensiones privadas y que se reduzca el apoyo a las pensiones públicas. Y ese es su verdadero objetivo: provocar la desafección ciudadana hacia el sistema público de pensiones para ir dinamitándolo lentamente.
 

 
Colombia: el camino hacia la paz de los cementerios

       En muy pocas dictaduras y en ninguna democracia del mundo es tan peligroso hacer oposición como en Colombia. Quienes se han opuesto al modelo socioeconómico colombiano, a través de la política, del sindicalismo y de diversas expresiones de activismo cívico, han sido objeto sistemático de amenazas, secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones. A quienes han denunciado tales violaciones de los derechos humanos se les ha aplicado la misma terapia. El gremio de los profesionales de la barbarie es tan poderoso que está a punto de culminar la mayor contrarreforma agraria del mundo: han expulsado de sus casas y de sus tierras a casi cuatro millones de personas y se han apropiado de buena parte de tan inmenso patrimonio. Hoy Colombia es el segundo país del planeta con más desplazados internos.
       Estas son las realidades en que debía estar pensando quien escribió  que Colombia quizá sea el infierno de otros planetas. Durante los veintitrés años previos a agosto de 2009, cada tres días, fue asesinado un sindicalista hasta sumar 2.704 personas. El partido político de la izquierda Unión Patriótica desapareció, en 2002, después de haber sufrido los asesinatos de candidatos presidenciales, congresistas, senadores, alcaldes, concejales y militantes. En total, más de 4.000 integrantes de ese partido fueron exterminados. En el período 1993-2007, fueron asesinados, al menos, 125 periodistas. Sin embargo, Colombia sigue siendo considerada una democracia en la que hay libertad política, libertad sindical y libertad de expresión. Uno se pregunta cómo es que hay dictaduras tan torpes que no se autoproclaman democracias, que no instituyen todas las libertades en códigos legales ficticios, ya que el disfraz de demócrata ayuda a reprimir mejor, porque le facilita a la comunidad internacional la tarea de mirar para otro lado.
       La violencia tiene la virtud de irse haciendo a sí misma innecesaria. Si, en 1996, en Colombia fueron asesinados 274 sindicalistas, doce años después sólo fueron asesinados 49. El país seguía siendo la primera potencia mundial en asesinatos de sindicalistas, pero el gobierno de Álvaro Uribe podía presumir de una reducción espectacular de tales crímenes. En realidad, ya sólo quedaba alrededor de un 4% de trabajadores sindicalizados y no era necesario matar tanto como antes. Había llegado la paz de los cementerios, acompañada de un 95.6% de impunidad en los crímenes antisindicales, para dejar bien claro, si renace el activismo sindical, que la caza de sindicalistas es delito, pero no se castiga.
       El pasado mes de enero, viajé a Colombia como integrante de una misión de verificación de los derechos humanos. Escuché a los magistrados de la Corte Suprema quejarse del espionaje y el hostigamiento al que les somete el gobierno de Álvaro Uribe. Criticaron las maniobras del presidente, para liberar a los más de treinta diputados de su coalición política, encarcelados por su complicidad con un paramilitarismo que ha perpetrado miles de crímenes atroces.
       En Cali, escuché a los familiares de las víctimas de la política de “seguridad democrática”, una etiqueta que habría impresionado a Goebbels. El gobierno de Uribe ofreció a sus militares recompensas en dinero, días de vacaciones y ascensos por cada guerrillero muerto. Entonces ocurrió lo que tenía que ocurrir al dar esos incentivos a un ejército con un historial de derechos humanos horrendo. Por ejemplo, al padre de Marta Giraldo lo asesinaron y lo vistieron de guerrillero para obtener la recompensa. A su hermano le dispararon para que desistiera en la denuncia de lo ocurrido. Y Marta Giraldo volvió a ser amenazada el mes pasado para que se olvide de la denuncia contra los asesinos de su padre. Hay 2.981 casos como éste documentados.
       En Bogotá, escuché el testimonio de la madre de una muchacha de quince años asesinada cuando salió para los preparativos del primer aniversario del asesinato de su padre. Cuando la madre levantó la tapa del ataúd vio que le habían cortado los pechos y las manos. Por su denuncia de estos crímenes de los paramilitares fue golpeada y amenazada en Bogotá, en 2008.
       Los paramilitares se desmovilizaron oficialmente entre 2003 y 2006. Sin embargo, algunos prosiguieron con sus actividades, otros se hicieron con el control de instituciones locales, muchos se apropiaron de tierras arrebatadas a los campesinos y, asimismo, los militares que les dieron apoyo apenas fueron molestados. El presidente Uribe hizo una ley ineficaz para castigar levemente a los paramilitares e insertarlos luego en la vida civil. Pero la Corte Constitucional cambió la ley y estableció incentivos reales para que contaran la verdad. En febrero de 2008, las declaraciones de los jefes paramilitares permitieron abrir investigaciones al vicepresidente, a once senadores, ocho congresistas, cuatro gobernadores, veintisiete alcaldes, treinta y nueve militares y cincuenta y dos policías. A Uribe le entró el pánico y, en mayo, los extraditó a Estados Unidos por narcotráfico para que dejaran de hablar de sus vínculos con la política.
       Tal y como documenta un reciente informe de Human Rights Watch, el paramilitarismo pervive en Colombia y se está reforzando. Sin embargo, en enero tuve la sensación de estar en la Embajada de Colombia en Colombia, cuando escuché al embajador de España dudar de la existencia actual del paramilitarismo y asumir más o menos los logros de la “seguridad democrática” de Uribe. Cuando le pregunté a uno de los magistrados de la Corte Suprema si el paramilitarismo sigue existiendo, contestó que la desmovilización fue la entrega de “dos escobas y dos escopetas” y que, por supuesto, siguen actuando. El papel de la Embajada de España y del ministro de Exteriores, que recientemente elogió los logros de Uribe en derechos humanos, es absolutamente lamentable. Y anuncia el apoyo a un tratado comercial entre la Unión Europea y Colombia que debiera bloquearse hasta lograr verdaderos avances en la situación de los derechos humanos.
       ¿Por qué no condenamos al gobierno colombiano? ¿Por qué  el Estado que más viola los derechos humanos en América Latina no es el más denunciado? ¿Por qué se denuncian con tanta intensidad las violaciones de los derechos humanos en países que los violan muchísimo menos que Colombia? ¿Por qué no se denuncia más a quien los pisotea más? En mi opinión, un observador racional percibirá que las denuncias más constantes e intensas de las violaciones de los derechos humanos, en América Latina, se centran en aquellos estados que más restringen la inversión extranjera en su territorio. El derecho de los inversores a invertir sin trabas parece ser el derecho humano que realmente importa. Y ahí Colombia está a la vanguardia. Su invisible Constitución de facto empieza: “Nosotros, los inversores...”
 

La crisis como pretexto de retrocesos sociales

       La crisis económica está siendo utilizada para provocar un cambio socialmente regresivo en nuestro modelo económico. Tal cambio se apoya en una peculiar crisis fiscal y en un desmesurado aumento del desempleo. Esto da pie a plantear el adelgazamiento del sector público y retrocesos en derechos laborales y pensiones.
       Se nos está haciendo creer que la reducción de la actividad económica provocada por la crisis ha generado, a su vez, una importante caída de los ingresos fiscales que, antes o después, va a inducir el inevitable recorte del gasto público exigido por el creciente déficit del Estado. Tal recorte del gasto público repercutirá negativamente en los servicios del Estado del bienestar (sanidad, educación, dependencia...) y en la calidad y cantidad del empleo público.
       Y, aprovechando aún más las oportunidades que la crisis brinda a la derecha económica, se nos advierte que, si queremos crear empleo, hace falta una reforma laboral que debilite la negociación colectiva y los derechos de los trabajadores fijos. También convendría, según la vicepresidenta Elena Salgado, retrasar la edad de jubilación para así asegurar la sostenibilidad de las pensiones.
       En 2008, los treinta estados más ricos del mundo agrupados en la OCDE vieron una caída de sus ingresos fiscales equivalente al 0.6% del PIB. Por su parte, España experimentó la segunda mayor caída de ingresos fiscales en la OCDE, equivalente a más del 4% de su PIB. Y esto fue un harakiri fiscal porque el PIB español no disminuyó en 2008 (pasó de 1.050.595 millones de euros, en 2007, a 1.095.163 millones). Según Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, las rebajas fiscales de 2007 y 2008 redujeron los ingresos de las arcas públicas en 19.540 millones de euros, que se añadieron a otros 30.000 millones que debieron haberse recaudado. De hecho, Gestha ha formulado propuestas muy razonables para recuperar una parte de los más de 80.000 millones de euros, que se dejan de recaudar anualmente, a causa del fraude a Hacienda y a la Seguridad Social. Se trata de cantidades superiores a todo el déficit actual.
       En 2009, el PIB sí ha caído y se ha terminado el año con un déficit que ronda el 9.5% del PIB, ocasionado por los recortes fiscales y la debilidad de la lucha contra el fraude. Esto ha permitido al secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, cifrar entre 20.000 y 30.000 millones de euros el recorte del gasto público necesario, en los próximos tres años, para reducir el déficit al 3% exigido por la Unión Europea (UE). La jugada de la derecha económica es magistral: se ha provocado una crisis fiscal que reduce la capacidad redistributiva del Estado, consolida el atraso fiscal español en la UE y afianza uno de los gastos públicos sociales más bajos de la UE (20.8% del PIB español, frente a 27.2% en la UE).
       Una vez que nos han hecho creer que la mengua de los recursos del Estado se debe a la crisis -y no al modelo de política económica consensuado por PSOE y PP-, se nos alecciona para que asumamos un retroceso en los derechos laborales como requisito para reducir el desempleo. Así, la vicepresidenta Elena Salgado dispara contra la negociación colectiva proclamando que “los convenios deben ser capaces de realizar una adaptación en cada empresa a las condiciones económicas de cada momento”. “El ajuste”, añade Salgado, “no puede ser en términos de paro y más paro: debe incluir la posibilidad de variar las horas de trabajo” e incluso los salarios. Ya había advertido antes el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que “una reducción del salario real de los que trabajan”, ayudaría a solucionar el desempleo.
       En plena consonancia con lo anterior, la sabiduría convencional de los economistas nos enseña que no es sólo el Estado español el que vive por encima de sus posibilidades, sino que también viven por encima de sus posibilidades los trabajadores españoles. Y ello pese a que el salario medio de los españoles es un 34% inferior al de los europeos, nos jubilamos más tarde, tenemos menos vacaciones pagadas, más siniestralidad laboral y más horas de trabajo. Nuestra tasa de empleo temporal duplica la europea y produce un gran deterioro de las condiciones de vida. Pues el trabajo temporal supone menos salario, más riesgos laborales, menos capacidad reivindicativa, ausencia de formación continua e, incluso, menor número de hijos.
       La sabiduría convencional de los economistas explica el elevado desempleo español por los privilegios de los trabajadores fijos. De modo que, si queremos crear empleo, basta con mejorar un poco las condiciones de los trabajadores temporales y empeorar un poco más las de los fijos. Es decir, se trataría más de enfermar al sano que de curar al enfermo. Ante esto, uno se siente como el rey del cuento de Khalil Gibran, considerado loco por sus súbditos, después de que bebieron una pócima maldita diluida en el agua de la ciudad. Cuando el rey bebió de la misma agua también enloqueció y los súbditos se alegraron porque había recobrado la cordura.
       La pócima ideológica neoliberal, cocinada por PSOE, PP y los filántropos de los poderes económicos, pretende alistarnos en la cruzada neoliberal para adelgazar el Estado del bienestar, reducir los derechos laborales y las pensiones. Nos dicen que, en 2050, serán inasumibles unas pensiones públicas que representen el 15.7% del PIB (aunque hoy ya suponen el 13.2% del PIB en Austria y el 12.9% en Italia) y que hay que trabajar más años y reducir la cuantía de las pensiones para que sean sostenibles. Pero esta amenaza del Apocalipsis del Jubilado oculta que hoy nos gastamos un 7.9% del PIB en nuestros mayores, cuando la UE se gasta el 10.9%. Tenemos una incorregible propensión a ponerle a la insolidaridad social el disfraz de la responsabilidad económica.
       En suma, a medio plazo afrontaremos, por una parte, el éxito estadístico de la vuelta del PIB a la senda del crecimiento y, por otra, el fracaso social que supondrán los recortes laborales, el empeoramiento de las jubilaciones y la mengua en la capacidad redistributiva del Estado. Esto será lo que ocurra si seguimos sin cuestionar el profundo conservadurismo del modelo económico PSOE-PP y si seguimos considerando que las cosas, además de ser como son, también serán como son.



 


 

Vivo en Elgin, un suburbio de Chicago, en el estado de Illinois, EEUU. Pretendo contarte, desde aquí, esas pequeñas cosas que sorprenderían a cualquiera que se enfrente por primera vez con una cultura diferente a la suya. Espero que lo disfrutes.






SENCILLAMENTE COLOSAL

 
Photobucket

 
Colosal. Así, con todas las letras. Ese es el adjetivo más comúnmente utilizado por todas las estaciones meteorológicas del país, para definir a la tormenta con la que se ha presentado éste primer día del mes de Febrero. ¿Ha entrado fuerte, verdad? Ya llevábamos 24 horas de nieve sin parar. Pero nos decían que lo peor estaba por llegar. Como se sabía de antemano –¡milagros de la tecnología!- han decretado una alerta que ha durado desde las 15 horas del día 1 a la misma hora del día 2, esperándose el grueso del frente frío para las 9 de la noche del primero. Han soplado vientos de 120Km/h., han caído 22 pulgadas de nieve y empezó una ventisca de nieve y hielo de película. Como no teníamos bastante, el “efecto del lago” ha venido a añadir leña a la situación. He preguntado sobre lo que era esto, y me han respondido que el lago –Michigan, se entiende- regala agua a raudales, y un viento tan frío que la convierte en más nieve.
Ciertamente, cuando uno lo bordea por carretera, encuentra que aquéllas zonas en la que se deja sentir el “efecto del lago”, el manto de nieve es doble y el frío, también. Pero en estas fechas, nos han prometido que vamos a batir el récord de 1967, y tendremos temperaturas aún más bajas que entonces. Los colegios cerraron, los siete aeropuertos de Chicago están clausurados, con más de dieciséis mil vuelos cancelados. Los organismos públicos y oficiales no abrirán ni para sus empleados, aunque me han sorprendido las llamadas telefónicas a mi casa, con voces grabadas desde algunos de ellos, pidiéndome que no saliese a la calle, que mi vida podría verse amenazada y recordándome los números de teléfono de las distintas secciones de emergencias: apagón de luz, corte en la calefacción, demasiada nieve en la calle, grúas municipales, falta de comida, refugios, etc.
Podría ponerme nostálgica y empezar a pensar en el paraíso tropical con que vendemos mi tierra a los turistas. Pero un par de vistazos a los medios de comunicación y a los amigos han terminado por salpicarme la cara con el temporal de agua que está cayendo por allí también. El padre Teide –pico más alto de España- tiene una nieve tan blanca como ésta y las autoridades han decidido cortar todos los accesos por carretera al parque nacional en el que se halla. Y ya se sabe que cuando nieva, las temperaturas bajan de manera generalizada ¿a qué me recuerda esto?
El 2 de febrero se celebra la fiesta litúrgica de la patrona de mi tierra. Es la Candelaria, que ostenta un bebé en un brazo, y un velón de luz en el otro, iluminando en pleno invierno a quien se le acerca. Y en éste clima, es fácil ver quién trabaja. Cada media hora aproximadamente, un hombre conduciendo una camioneta quitanieves, pasa por delante de mi casa, limpiando lo inacabable una y otra vez, sin descanso, día y noche. Los vecinos fumadores nos hemos reunido varias veces en el portal del edificio –sí, esos que lo desafiamos todo- para asombrarnos y reírnos del temporal, sin fijarnos en los colores de la piel ni en el de los pulmones. Una pareja de recién casados se aventura a dar la vuelta al bloque, para experimentar la ventisca y tener algo que contar cuando sean abuelos. Y también sé que en mi país, hay unanimidad cuando se trata de enfrentar lo más duro que la naturaleza nos avienta. En medio de esto, soy consciente de que, en determinados momentos, sólo la palabra “humanos” es la que nos define y nos une. La que nos pone a todos en la misma línea de partida. La que nos identifica frente al medio y al miedo. La que nos impulsa a extender una mano y agarrar al otro para que no caiga. Y mientras observo, con los ojos inquietos de emigrante, lo que es diferente a mi alrededor, concluyo, igual que en la tele, que este tiempo es sencillamente colosal.
 




 

MÁS VALE PÁJARO EN MANO….. 




Parecía que nunca llegaría pero ya está aquí. Arribó el Año Nuevo cargado de renovadas promesas. Nos sentimos como si estrenásemos algo, aunque no sepamos bien qué. Queríamos quitarnos Diciembre ya de encima, y acabar con ésa sensación molesta de lo que no termina de finalizar. Pero sonaron las doce campanadas del 31 y voilá que no ha desaparecido la crisis, no nos podemos echar un cigarrito tranquilos en un café para olvidar, suben los gastos de casa, vienen los Reyes Magos y se van con la misma, espantados de lo que encontraron. Sería para reír si no fuese para llorar. Menos mal que por aquí llegó antes Santa Claus, el día 25, e hizo de las suyas bajo el abeto, finiquitando regalos y agujeros en los bolsillos. De cualquier forma, me he llevado un par de sorpresas. Por lo pronto, pensando que las “uvas de la suerte” eran una tradición exclusivamente española, me demoré más de lo debido en comprarlas y casi me quedo sin suerte y sin uvas. Las ganas de fiesta son contagiosas, y en los canales hispanos de televisión se ha repetido hasta la saciedad esa costumbre, conjuntamente con la de los colores en la ropa interior. Lo que se les olvidó fue la necesidad de tener unas campanadas también, porque la retransmisión de la caída de una enorme bola desde Nueva York para inaugurar el nuevo año no casa mucho con los doce meses que se mete uno en la boca a ritmo del segundero. Así y todo empieza Enero y esta es la fecha en la que me he encontrado con el roscón de Reyes en los supermercados hispanos. Casi no se ve en mi tierra –aunque se va introduciendo poco a poco- y aquí me lo tropecé.

Otra cosa son los pájaros. Lo último que uno imagina es ver caer pájaros del cielo como en una plaga bíblica, en lugar de ir traspasando la Epifanía del Señor, alegre y jubilosa, que es lo que corresponde por las fechas. Desde luego que ha habido quien pronostica el fin del mundo, o misteriosos experimentos en la atmósfera, pero aquí cabe decir que ya no es un fenómeno genuinamente norteamericano porque fastidiaríamos a los suecos y a algunos más. Al parecer los ornitólogos apuntan que no es un acontecimiento aislado, sino que con relativa frecuencia y por distintas razones, las aves se asustan, se desorientan y se estampan contra lo que tienen alrededor, cayendo muertas en bandada. Otra cosa es que, en ausencia de noticias significativas, el hecho adquiera una relevancia y una repercusión mediática desproporcionadas, cuando el cine y otras artes han estado sembrando de inquietud los corazones de muchos con las profecías del 2012 y la extinción del planeta Tierra.

2011 comienza con eventos alarmantes, en más de un sentido. Para el presidente de este país, el Congreso Nacional se redistribuye con una mayoría republicana. Es decir, que para sacar adelante sus iniciativas va a tener que pactar constantemente, y ceder también. Esa cualidad que tanto se destacó de él en un principio, es decir, la habilidad para trabajar con caracteres e ideales opuestos al suyo, va a tener que utilizarla con largueza. Me parece que, en más de una ocasión, vamos a escucharlo decir eso que ya le hemos oído: “no me gusta todo lo que se ha aprobado, pero esta iniciativa ha salido adelante”. No sé hasta qué punto eso refleja la verdadera voluntad del pueblo norteamericano. Por lo pronto lo que ha sucedido en Tucson, Arizona, no puede ser más espantoso. El disparo en la cabeza, a menos de un metro y medio, a Gabrielle Giffords, nos trae remembranzas de otros sucesos pasados que se han desarrollado exactamente igual. Parece haber una siniestra tradición aquí en relación a esos actos. Y por no se sabe qué razón, la mano que mata es la segunda que muere. Si no, revisen los casos de presidentes y líderes sociales o cantantes asesinados de ésa forma. Sus ejecutores desaparecieron a continuación. La policía investiga, pero jamás se llega a la conclusión pertinente sobre quienes andan detrás. La brillante Giffords  está sobreviviendo y dando signos positivos de recuperación, dentro de la gravedad, al escrito de éstas líneas. Pero el tiroteo produjo seis víctimas y catorce heridos. El acusado enfrenta la pena de muerte y en una semana el propio Obama se personará en Arizona para reclamar el resultado de las pesquisas al mismísimo director del FBI, responsable directo de la investigación. Como los pájaros, hay ocasiones en que las cosas caen, sin que nadie las espere. Sólo se necesita tener ojo avizor para que no nos paralice el choque. El presidente parece saber ya, desde hace tiempo, que más vale pájaro en mano….que ciento volando.

 



 

WHITE CHRISTMAS……

 

La verdad es que cada vez que he oído a Bing Crosby cantando “Navidades Blancas” me ha parecido más un tema clásico propio de mis padres o abuelos que mío. Además, el sonido de su voz debe salir de algún gramófono antiguo al que, por mor de la técnica le han borrado el crack apagado y continuo del disco de vinilo. ¿Qué es lo que la informática no es capaz de hacer hoy en día? Y no me refiero sólo a una canción…Lo cierto es que poco queda ya de esas emisoras de radio en donde el locutor dominaba cualquier técnica vocal y el micrófono no era más que un simple transmisor que recogía alineaciones perfectas de vocales y consonantes con su correspondiente modulación. La radio, ésa móvil e íntima compañera de vericuetos cotidianos se nos acerca más también en Navidad, llevándonos a todas partes por la carretera del tiempo en el espacio. 


Comenzó el asunto con cierta timidez, allá por el tercer jueves de Noviembre, día de Acción de Gracias. En más de una ocasión me sorprendieron los temas navideños ya por esas fechas. Pero la crisis es tan amplia y circular como el mundo, y se entiende fácilmente el empuje a las compras desde tan temprano. Cuando las tiendas se abarrotan sentimos que el país marcha adecuadamente aunque ni el comercio, ni el negocio ni el dinero sea nuestro. Mis muchos años de radio me enseñaron que al consumidor, hay que estimularlo poco a poco e inducirlo –a medida que las fechas grandes se acercan- a la compra. Habitualmente, a partir del veinte de Diciembre, se pone un tema musical navideño cada hora, porque también es cierto que todo cansa y estos días llevan aparejado un estrés inevitable. Pues bien, en éste país no es así. Desde el día 1 de Diciembre, una enorme cantidad de emisoras de radio no ponen otra cosa que villancicos navideños las veinticuatro horas del día. He tenido la oportunidad de recordar cantantes que ni siquiera había conocido antes, tal era su antigüedad. También he podido descubrir muchos otros –actuales- con versiones que desconocía y que nunca imaginé que hicieran. Al principio, ésa parte romántica que todos llevamos dentro me hizo suspirar “¡qué tiernos!”, pero tras ése bombardeo impío con la obligada repetición de cantantes y canciones, estoy empezando a murmurar otras cosas menos agradables. Algunos de los que escucho han sido tan inesperados que enseguida he podido oler el tufo a negocio, a sabiendas de que cantan textos, presumiblemente cristianos, cuando públicamente su religión es contraria a eso que tan hondamente emocionados recitan. Y no es que no tengan el derecho, sino que, a veces, el uso del derecho noquea. Nieva.

Obama sabe de esto como nadie. Es el único presidente que conozco y que se atreve a decir, tras un acuerdo con los contrarios, que no le gusta el resultado de lo obtenido, pero que es una consecuencia de la negociación que asume y que aplicará con todo rigor. Hay que aclarar que este mes ha sido muy activo en ese aspecto: la reforma sanitaria, la compensación por el desempleo, la bajada de impuestos, la reprobación de la Dream Act, la visita a las tropas en Afganistán, el Tratado de No proliferación nuclear con Rusia….y eso sólo en los últimos quince días. Sigue nevando.


Esta estación debería ser sólo para soñar y para hacer realidad eso que suena en todas partes. Pero muchos por aquí andan a la carrera para hacer su declaración de impuestos sobre la propiedad, que deben presentar antes de que acabe el año y es posible que se acerquen más a una pesadilla. A la par, es el momento anual con mayor índice de suicidios y depresiones. Debe ser que, de ver caminar juntos al Sueño y a la Muerte, aprendieron el Espíritu de la Navidad y la Soledad a entrelazarse justo cuando la Paz y el Amor intentaban entrar en las casas.

Es tiempo de reconsiderar muchas cosas que tocarán a su fin con el año. Las estadísticas con todos los delitos las veremos en los canales nacionales norteamericanos en estos días. En Nueva York se proyectarán los datos en pantallas gigantes y edificios, los momentos antes de que termine el año, en un intento por exorcizar el mal y abandonarlo definitivamente al final, no al principio de un tiempo nuevo. La festividad religiosa dará paso a las uvas de la suerte, una por cada mes próximo, al ritmo de las doce campanadas en mi patria. Y no puedo decir ni que la religión no tenga un punto de frenesí ni que el paganismo no contenga una reflexión serena.

Sólo hay un color que aparece cuando se funden todos los demás. Cae inevitablemente de los cielos y, como símbolo onírico, representa la pureza intacta. No estaría mal si no fuese porque este MedioOeste americano está completamente invadido por él. Por encima del verde de los abetos y del rojo del acebo está el enorme manto blanco de nieve con que la Tierra, a veces, obsequia a los hombres de buena voluntad, especialmente cuando éstos van a estrenar el tiempo níveo de un Año Nuevo, dejando atrás unas sonoras Navidades Blancas…..

 

P.D.: ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2011 A TODOS Y GRACIAS POR EL SEGUIMIENTO!.




 

SOBRE EL MOVIMIENTO QUE SE DEMUESTRA…ANDANDO 

Las calabazas han tomado posesión de las ciudades. Están por todas partes. Suaves anaranjados y púrpuras casi negros se ven por doquier: en el colorido de los árboles, en las hojas otoñales regadas por todas las calles, en las fachadas de casas y edificios, en jardines, en  toda clase de tiendas y supermercados entonando una sinfonía hermosa y estacional. A pesar del límpido cielo azul y el frío creciente parece como si la naturaleza apaciguase los ánimos más exaltados.

El undécimo mes no ha podido empezar de manera más abrupta. Aún colea Halloween –All Hollows Eve, Víspera de los Vacíos, de todos los Santos- mientras en México la muerte se pasea por la frontera norteamericana. Apenas recuperados, llegaron las elecciones. Y llegados a éste punto, hemos preferido este mes esperar a que se asienten las cenizas de los resultados y queden los rescoldos en éstos comicios probatorios para el presidente Obama, con el fin de escuchar las voces de la calle. Sobre todo cuando, quien lo hace, es alguien con claves culturales diferentes. 

Todos recordamos la enorme expectación que el afroamericano despertó en toda Europa desde antes de ganar las elecciones generales norteamericanas. El deseo de un cambio drástico en éste país recorrió el mundo, especialmente después de una política exterior plagada de controversias como la que protagonizó George Bush junior. Para los distintos periódicos y críticos europeos –y para muchos de los norteamericanos- parecía imposible desviarse más de los objetivos necesarios para el país que representaba.

 

La campaña de Obama fue cara –revelándole como a un inteligente recaudador de impuestos- pero supo apelar, entre otras cosas, a algo que el ciudadano medio tiene bien interiorizado: los conceptos de los padres fundadores de este país que son la libertad (de expresión, de culto y de mercado) y la justicia para todos. La preparación cultural de un intelectual le ganaba la partida a la improvisación y a los intereses económicos privados que representaba un partido republicano bastante desgastado.

Y hete aquí que llega con éste mes la reválida presidencial y da la impresión de que todo eso no ha hecho más que desmoronarse lentamente, casi al compás de una danza macabra e inesperada, como si la cruz del cementerio le esperase antes a Obama que a cualquier otro. ¿Qué habrá podido pasar por la mente de los votantes para que, en la mitad de una legislatura, castiguen a un presidente que parecía tocado por un carisma indestructible?¿sólo la crisis económica, el dinero, el hartazgo, el hastío?¿y qué fibra pueden haber tocado los republicanos para que el electorado se decante tan masivamente por ellos cuando hace dos días –en el devenir histórico- parecían haber perdido definitivamente la partida? Porque lo cierto es que el Congreso de Washington se ha teñido ampliamente del azul republicano y al presidente no le va a quedar otro remedio que poner en juego la enorme habilidad que tiene para negociar y trabajar con individuos que le son contrarios, ideológicamente hablando. Los necesita para aprobar sus iniciativas y poder cumplir con lo que prometió, que no es poco. 

En estos días y por desiguales razones, hemos recorrido algunos estados del Medio Oeste americano, y hemos tenido la oportunidad de preguntar a los ciudadanos de a pie qué ha pasado en las elecciones y por qué. Algunos de ésos estados tienen, tradicionalmente, signos políticos distintos que se reflejan en los resultados electorales y por diferentes razones. Y hemos observado que las respuestas se asemejan sorprendentemente en unos lugares y en otros. Tanto demócratas como republicanos asumen haber votado a Obama a la espera de un viraje clamoroso en la economía del país. En todos lados se entiende que lograrlo no sólo es difícil sino complejo por la presión de los grupos económicos disparejos y, a veces incomparables entre sí. Lo que el norteamericano medio no entiende es que el dinero público se use para salvar compañías privadas, por muy grandes que éstas sean. O que se utilice para pagar a los mismos ejecutivos que han arrastrado al país a una crisis que va perdiendo precedentes en su misma historia; y que, además, eso forme parte de un paquete de medidas para “revitalizar” supuestamente la economía interna. Absolutamente todos los interlocutores que hemos tenido han pronunciado la misma frase coincidente: “él –refiriéndose al presidente- debió dejar que quien lo hizo mal se estalle, porque aquí si un negocio no funciona cae y nace otro”. Es la manera americana de limpiar el mercado, determinada por la iniciativa individual y feroz en la lucha del hombre por el hombre ¿recuerdan ahora la definición de capitalismo? Sin ambages, y sin la intervención del estado. Es un principio genuinamente estadounidense, que no tiene partido político sino que pertenece a la misma constitución del país. Es un rasgo de identidad nacional arraigado en la convicción de que “quien quiere, puede” porque las libertades son las mismas para todos. Es, asimismo, la base ideológica y fundacional del “american dream”.

El “Tea Party” –nombre que usaron los pioneros coloniales del Este en la guerra de impuestos contra los británicos- lo sabe bien. Los republicanos -aprendiendo rápido de la última derrota-  que han abanderado el éxito electoral, hablaron como los primeros colonos. Recordaron sus libertades –específicamente la de mercado- y tocaron con ello la mano que se deposita en las urnas. O, mejor, el alma que agradece la posibilidad de elegir y recompensar con ello a quien lo permite.

Como si el tercer jueves de noviembre no supusiese la fiesta nacional que más personas desplaza a lo largo de todo el territorio U.S.A. Como si Thanksgiving Day no fuese ése momento mágico del año en donde juntos, sin distinciones de ningún tipo, celebran el Día de Acción de Gracias, en éste país tan nuevo de democracia tan vieja. Habrá que ver a quién le gratifica más. 



 

DE CONQUISTAS Y OTRAS VELEIDADES
 


Cuando llega octubre parece que cualquier eco del largo y cálido verano se haya agotado definitivamente. Pero lo cierto es que no es así. El famoso puente del Pilar suele encontrarnos a todos deseando que los cielos nos regalen un buen “veranillo de San Martín” para poder prolongar más, si cabe, el último regusto a vacaciones. Comercios y hoteles se afanan, presurosos, a lanzar sus últimas ofertas de sol apelando a nuestra nostalgia de un pasado casi inmediato. Y no somos los únicos. Los norteamericanos del Medio Oeste –léase en donde me encuentro- se están frotando las manos porque saben que tras la primera helada que se producirá en éste mes, vendrá el “Indian Summer” o “verano indio”. Una vez más, los aborígenes norteamericanos cargarán sobre sus hombros la responsabilidad de procurar un calor y una luz agradable a todos por igual. Sabemos de la decepción que padecerían si no fuese así.

Por aquí no hay Pilares, pero sí Colombos. No, no lo he escrito mal. Hablo de Cristophoro Colombo, ése italiano –festejado por los suyos- que trajo a América encontrada antes por los vikingos- una horda de hispanos deseosos de conquistar un Nuevo Mundo que estaba hallado y muy tranquilo hasta que llegaron ellos. Y esto es creencia colectiva. El doce de octubre es aquí una de ésas fiestas “intercambiables” en los distritos escolares. Es decir, que según la vocación multicultural del distrito, se declara el día festivo o no. Aun así, la parte de Chicago en la que se asentaron los italianos un poco antes de 1920 y que hoy se llama “Little Italy” –la Pequeña Italia-, tiene un aire de fiesta, algo sorprendida, con un pequeño desfile. Porque el tema es peliagudo. Las modernas teorías sobre la procedencia de Colón barajan distintas posibilidades en cuanto a su procedencia. Unos lo reafirman como navegante genovés, mientras que otros lo sitúan como a un judío converso español –probablemente aragonés-. Lo cierto es que el propio Colón jamás quiso desvelar con claridad su origen y ésa es una de las razones por las cuales la segunda opción anteriormente citada, es la más factible. Igualmente, la posesión de sus restos mortales se la siguen disputando la República Dominicana y la Catedral de Sevilla, en España, a la espera de que se cotejen las muestras genéticas con sus descendientes. O sea, que para un lado del Atlántico, Colón continúa siendo una figura misteriosa, y, para este, controvertida. Porque si es italiano, no me cabe duda de que algún día su efigie terminará plasmada en la famosa pizza de Chicago y se convertirá en el orgullo de su comunidad. Pero si es español, adiós a los desfiles, al negocio y al orgullo también porque el norteamericano medio afirma que no descubrió nada. Por eso no tiene manera alguna de ser un “ganador” se le mire por dónde se le mire.

Mientras tanto, los árboles se visten de colores, y parte del turismo interno del país, se dedica a viajar en coche hacia ésta zona aunque sea para sacar fotografías de los morados, púrpuras, verdes, amarillos y rojos que exhibe la naturaleza, mientras deja caer las hojas lánguidas del otoño. A pesar de eso, la estación se pinta de naranja y negro. Enormes calabazas anaranjadas se colocan en los porches de las casas o en las escaleras de entrada. Hay quien va más allá, y en un desafío a sus vecinos, llena el césped y los árboles frontales con fantasmas, gatos negros, vagabundos de paja mal vestidos en las esquinas del jardín, calaveras sonrientes, brujas y todo aquello que presagia la gran fiesta de final de mes: el Halloween. Es curioso el culto a la muerte que rinden las diferentes culturas que se encuentran aquí. Mientras la cultura predominante entre los latinos –es decir, los mejicanos- se preparan para el primer día del próximo mes y ya van pensando en convidar a los muertos a la vida, los norteamericanos convierten a la muerte en una fiesta infantil llena de dulces. Los niños van pensando en el disfraz con el que asustarán a los demás y ya planean las puertas en las que preguntarán, siniestros “¿trato o truco?” para recibir golosinas –en el caso de que haya trato- o para hacer una pintada o algo desagradable, si no se les satisface.
El calor ha sido generoso porque hacía 34 años que ésta zona del país no tenía temperaturas tan veraniegas en ésta época del año. Los árboles se siguen negando al cambio climático. Las calles se van llenando, poco a poco, de las hojas de los frioleros. Los supermercados venden calabazas incomestibles y decorativas, tan anaranjadas como su incierto origen mientras el color negro de la muerte, duda entre cerrar octubre o inaugurar noviembre en un alarde de conquista que muere o que nace. 
 
 

 

 
SOBRE LAS VUELTAS QUE DA…EL COLE

 
Es casi un rito en los medios periodísticos. Cuando llega septiembre parece obligado hablar de la vuelta al colegio de los más pequeños de la casa. Es como si el verano se hubiese acabado definitivamente, como si se hubiese dado un parón definitivo y anual, y tuviésemos encima el otoño de golpe, con su olor a mochila estudiantil, coletas y uniforme. Sin embargo, es en octubre cuando comienza el último ciclo académico de una persona, es decir, la universidad.

Ya empezamos con las divergencias. Millones de niños a ambos lados del gran charco azul abren sus mentes y sus cuadernos al nuevo aprendizaje, con la esperanza de la continuidad: un año más, un curso más, un escalón más hacia el futuro. Pero los pasitos no son iguales para todos ni tienen tampoco una frecuencia similar aunque el objetivo sea el mismo. En este país las diferencias se dan incluso entre distritos escolares. Para algunos las clases comenzaron a mediados de agosto, mientras que para otros, el día nueve de septiembre se convierte en el toque de queda en un estío ya moribundo. La llamada a las aulas tiene distintas fechas.
En el Medio Oeste americano, mientras los niños de Michigan no han comprado aún los materiales escolares, los de Illinois grandísimo foco de inmigración- andan discutiendo, en diversos foros, sobre la conveniencia de organizar el curso académico en torno a unas vacaciones de tres semanas cada no sé cuántos meses. Se trata de que los períodos de descanso no eliminen del todo los conocimientos adquiridos previamente por los cerebros infantiles. Así, en lugar de una semana “blanca” en febrero –como por aquí la llaman- la fiesta podría prolongarse durante veintiún días. Y así sucesivamente en Semana Santa –o Easter-, en verano y en Navidad. Meses de estudio y tres semanas de asueto, indefinidamente y durante todo el año, cuando coincida con las festividades de los adultos. Sin parar y en aras de la productividad, léase mejores resultados en las notas. O, dicho de otro modo, para evitar las pérdidas de la poca memoria que los niños de hoy deben utilizar.

Es curioso que tanto aquí como allá, no exista discusión pública alguna en cuanto a las materias que se imparten ni cómo se dan; no se habla de la cualificación del profesorado ni tampoco se plantea un sistema integral de educación en donde toda la sociedad se implique –como sucede en Finlandia, por ejemplo, primer bastión mundial en resultados educativos-. Se silencia el fondo de la cuestión porque priman las formas y ya no nos preocupa qué es lo que los niños aprenden sino cada cuánto lo hacen, y si se les olvida o no.
Mientras nuestros pequeños y mutuos desmemoriados crecen, hábiles todos ellos en lo que denominan “nuevas tecnologías”, el Día del Trabajo llega a los hogares norteamericanos. Y no, no me he confundido. Digo bien cuando afirmo que el nueve de septiembre se celebra en EEUU el Día del Trabajo, que marca un antes y un después en muchas cosas. Para algunos estados, se acaba oficialmente el calor, por lo que todos los barcos se retiran de los lagos y se guardan a la espera del invierno, aunque el termómetro roce los treinta grados centígrados aún. Las pistas de patinaje sobre hielo se abren porque empieza la temporada de hockey –y ese es un deporte nacional-. El hielo trae las competiciones de invierno con estilo artístico o con esquís, y hay que irse preparando. Llegando diciembre, se verán los logros obtenidos por haber empezado con prontitud y alevosía. Pero apenas se inicia el noveno mes del año, el mundo contiene la respiración el día 11.
Nos parece lejos la Diada Nacional Catalana, que tantas críticas suscitó durante años y que tanta polémica generó en sus celebraciones. Las acusaciones de ultra nacionalismo y de separatismo pululaban con absoluta cotidianeidad ante ese día no hace mucho.

Seguramente, no teníamos nada que nos pareciese más importante que eso ni otro referente que calmase las iras de algunos.
Hasta que llegó el 11-S. Dos aviones, dos torres, miles de muertos y la incredulidad se convertía en silencio respetuoso. El día 11 de septiembre ya nunca será ni aproximado a lo que conocíamos en el planeta Tierra, gracias a la audacia de unos fanáticos que sacudieron la tranquilidad del primer mundo. En Cataluña, la fiesta de la Merced, patrona de Barcelona, el 24 de septiembre, cubrirá de gozo y expectativas el mes, otorgando la fuerza necesaria para enfrentar el duro invierno. En Tenerife, como si los cielos escucharan, el segundo icono religioso de la isla tras la Candelaria, o sea, el Cristo Lagunero, abre sus brazos al fresco de su plaza y a la humedad transpirante de su tierra acomodando a quien quiera disfrutar de la Ciudad de los Adelantados. En Estados Unidos el trabajo primero y luego un silencio ensordecedor, aquieta un tiempo que se caracteriza por el colorido intenso, cambiante en las hojas de los arces y los robles como preludio de un temprano recogimiento.

Tendremos que tomar fotografías de todo ello y documentarlo. No sea que los olvidadizos niños de hoy y dirigentes del mañana no recuerden jamás qué es lo que sucede cuando llega septiembre.
 

 
SOBRE VICTORIAS E INDEPENDENCIAS

Todavía no me lo puedo creer. Lo anhelábamos tanto que se había convertido en el comentario último de nuestra conciencia –la individual y la colectiva- como un Pepito Grillo socarrón e insistente, siempre burlón y desolado. Pero ya se sabe eso de “tanto va el cántaro a la fuente…” que, al final, o mejor, en la final, el balón en lugar del cántaro se estrelló contra la red y el mundo cambió, avivándose el rojo como un estallido de alegría por lo inalcanzable en todas partes.
Y es que en este julio vacacional, hemos querido esperar a la resaca y luego a las aguas calmadas, para comprobar si de veras esto del fútbol o del soccer, como lo llaman por estos lares, llegaba más allá de España y de sus retransmisiones deportivas. Porque una cosa es que un país entero vibre de emoción y celebre por todo lo alto la consecución de un campeonato mundial, por parte de unos profesionales entregados e impecables, y otra muy distinta es que ese mismo hecho logre una trascendencia real y cotidiana fuera de nuestras propias fronteras. Es decir, cuan “mundial” puede ser verdaderamente ese.
Ahora sería muy fácil echar mano de estadísticas e hilar un artículo grandioso. Pero lo cierto es que he leído unos cuantos, de ese calibre, elaborados por los periodistas especializados y jamás me atrevería a competir con ellos. Tampoco pensé nunca que en esta sección hablaría o reflexionaría sobre el deporte rey, pero aquí estoy después de dejar atrás las hogueras de junio, y viajar por el Medio Oeste del país con diferentes intenciones, aunque una de ellas fuese comprobar “in situ” si aquí se oía algo del Habría que empezar diciendo que Chicago logró tener un cincuenta por ciento de población hispana allá por el año 2000. Diez años más tarde esa cifra ha aumentado considerablemente y mantiene a la City en el tercer puesto de las ciudades más grandes de EEUU, tras Nueva York y Los Ángeles. Por supuesto, hay hispanos en todos los deportes, incluso en los que están considerados más genuinamente estadounidenses, como el fútbol americano, el baloncesto, el jockey sobre hielo –hace menos de dos meses que el equipo representativo de Chicago, los BlackHawks, ganó la División Central y, además, la Conferencia Oeste, hecho que colapsó el centro urbano- o el béisbol, por mencionar los más representativos. Aun así, las audiencias masivas que lograron las cadenas de televisión hispanas en USA en sus retransmisiones del Mundial de Fútbol, a lo largo y ancho del país, confirman el seguimiento palpable del acontecimiento. Los datos aportados por los propios periodistas, en las distintas cadenas hispanas, reafirman iguales cifras en toda Hispanoamérica desde el cono Sur al Polo Norte. O sea, que haciendo la correspondiente salvedad de la misteriosa Asia –que tuvo también sus equipos en competición- y la menos conocida Oceanía, se enteraron del asunto en Europa, América y África sobradamente.
¿Y qué? ¿significa eso que “todo el mundo” se enteró de la noticia?¿le llegó al ciudadano de a pié? Porque los medios televisivos norteamericanos informaron religiosamente –no iban a perderse televidentes- aunque tampoco hicieron demasiado hincapié porque la selección norteamericana, que estaba llena de hispanos, no ganó el Como dije, en este julio veraniego tuve ocasión de acercarme a algunos lugares de “peregrinación vacacional”. Para un país que tiene una explotación turística del 0,01%, eso es mucho decir, porque es en esos lugares donde se nota la llegada masiva de personas desde otras zonas del país. Con la crisis y sin ella también, el norteamericano medio acostumbra a viajar muchísimo en coche y a desplazarse a aquéllos sitios, dentro de sus fronteras, que se convierten en populares por alguna razón. En el Medio Oeste destacamos Six Flags y Wisconsin Dells (¡atención, turismo!). El primero se halla en Illinois, a una hora y media de Chicago aproximadamente, y consiste en un inmenso parque de atracciones que se divide en dos: tierra y agua. La parte “terráquea” tiene alguna de las montañas rusas más altas del mundo, aunque no tiene el récord de ser la primera, que es la de Cedar Point –otro de los centros turísticos por excelencia veraniegos-, en la península de Sandusky, Ohio. La parte acuática de Six Flags tiene atracciones para toda la familia: desde pequeños ríos en los que deslizarse en flotador, individualmente o en grupo, hasta un gigantesco fonil en el que experimentar los giros concéntricos de un sumidero a bordo de una mini zodiac.
Wisconsin Dells está a dos horas y media de Chicago en coche, en el estado que lleva su nombre. Es un pequeño pueblo surcado por una carretera principal flanqueada, a ambos lados, por hoteles que compiten entre sí, al ofrecer la mayor cantidad y variedad temática de piscinas. Uno de los hoteles, de temática antigua, tiene un caballo de Troya de proporciones inmensas al pie de una piscina –el caballo se puede recorrer por dentro como un griego cualquiera- y, al mismo tiempo, otra piscina al lado de una reproducción –a tamaño natural- del Coliseo de Roma. Otro hotel ofrece seis piscinas con distintas formas tales como una tarta de cumpleaños, un merengue, un chupa chups, una tartaleta, un caramelo y una cascada. La nota ecológica la ponen otros reclamos que ofrecen viajes de 45 minutos, a través de la espesa vegetación del lugar, en vehículos de la segunda guerra mundial –que aquí llaman “ducks” o “patos”- capaces de recorrer un bosque y saltar indiscriminadamente sobre el río Wisconsin, sobre el que flotan, para mostrar las huellas del antiguo glaciar y la adaptación de las plantas a ese ecosistema.
Y ahora viene lo sorprendente. Porque esos lugares están repletos de pequeñas tiendas de souvenirs, como corresponde a los sitios de gran afluencia de gentes de aquí y de allá, y, en todos ellos, como en un salmo previamente acordado, ondeaba la camiseta de la selección española de fútbol, en medio de la artesanía local.
Los estados de Michigan, Indiana, Ohio, ostentaban también la misma camiseta con total naturalidad hasta en sus más pequeños negocios.
Al ciudadano medio de éste país le gusta presumir de estar a la última. Un mes no mide sino la vigencia y muerte de un producto reciente. Me congratulo de pensar que “el nuestro” va a durar un verano. Si no, pregunten a esa familia, de apellido Obama, que se pasea inesperadamente por la Costa del Sol española…
Julio comienza, en USA, con un prometedor olor a barbacoa en el aire. El cuarto día del séptimo mes, huele a carne a la brasa en el jardín trasero de cada casa, porque cada edificio, cada institución, cada rincón del país recuerda la lucha por su independencia y se reafirma contundentemente al ritmo del ondear de su bandera.
El once de agosto, la selección española de fútbol se mide, en un juego amistoso, a la selección nacional mejicana, vecinos americanos y apoyo indiscutible de La Roja a este lado del océano. La técnica y el corazón –en forma de Sol azteca- tienen una cita.
Veremos si los fuegos artificiales norteamericanos alcanzan hasta finales de agosto.
Y si quieres ver lo que pasó en Chicago, ese día tan especial, aquí tienes el link que te llevará al centro de la ciudad, frente al Café Ibérico, junto a otros compatriotas:


 


DE PADRES Y HOGUERAS 
 

He preguntado hasta el infinito y nadie lo sabe. Han puesto cara de extrañeza porque nadie los había puesto ante esa tesitura con anterioridad. Es más, que han dado un paso hacia delante y ellos se han excusado diciendo que no tienen por qué saberlo ni tampoco tiene mucho sentido enterarse porque, además ¿a quién le importa eso? “¡Disfrútalo!”, me han respondido.
Sé que parece una tontería, pero yo les explico, con mucha educación, que nosotros celebramos el día del Padre en marzo, porque el día  diecinueve es el día de San José. Y ya que en este país, todo el mundo tiene una religión, les recuerdo que San José era el padre putativo de Jesús –y no entro en lo de putativo para no complicar más las cosas-. O sea que celebramos el día del padre haciendo alusión al padre de todos los padres; es decir, al padre del Redentor, al carpintero original, al señor mayor que no le importó casarse con una joven virgen que quedó embarazada sin su propia intervención.
Todos nosotros conmemoramos esa gran paternidad en los padres individuales. Así, regalamos millones de corbatas –que nuestros padres reciben con sonrisa de hartazgo- y mil cosas más con la conciencia de que representan, para nosotros, al padre prístino y primerizo que acogió como suyo al Salvador. Da igual que no se llamen José, Pepe o Pepito, igualmente son padres y eso es lo relevante del asunto. Muchos tampoco son viejecitos ni se han casado con jóvenes vírgenes, pero con tal de que un retoño los mire con cara un poco admirativa y los llame “¡Papá!” ya tienen más que suficiente para sentir que han cumplido con la Humanidad.
Ésa es la razón por la que me gustaría saber por qué, si a un lado del océano Atlántico recuerdan a San José con ese regocijo, por estos lares el Día del Padre se celebra el veinte de junio.
El veinte no es el veintiuno. Si lo fuera, podríamos asociar la paternidad a una gran transformación en la vida de uno –que lo es- coincidiendo con el cambio del solsticio. Tendríamos razones siderales para hablar de ello. Incluso podríamos pensar en el polvo de las estrellas. Y quiero recordar, con esto, la famosa frase “de polvo eres y en polvo te convertirás”, que no es más que nuestra conexión biológica con la termodinámica y con el ciclo de la vida desde los orígenes del universo. No he querido decir nada más….(y aquí te hago el guiño). Pero nos podemos olvidar ya de los paralelismos entre el macrocosmos y el microcosmos, entre nosotros y el Big Bang de la Creación, entre nuestra vida y la del patriarca que huyó a Egipto. Aunque no hay nada nuevo bajo el sol, que alguien me explique por qué se celebra el día del Padre el veinte de junio en  U.S.A.
Con conocimiento o sin él, la fiesta ha estado ahí. Los colegios de Primaria acaban de terminar sus clases en su mayoría. La secundaria también y las universidades terminaron antes. No ha habido “trabajito para papá”, como lo hubo para mamá el primer domingo de mayo ¿o era el segundo? –entre unos y otros, ya no me aclaro-. Sin embargo, los anuncios publicitarios en la radio y en la televisión han sido masivos y variados, sin caracterizar, de ninguna manera, el Día o sus motivos, sin apelaciones a sentimientos profundos, con mucha suavidad.
Por tanto, he decido que es mejor pensar en las hogueras. Les expliqué a mis alumnos que la víspera de San Juan, los niños solían recoger, casa por casa, todo aquello que era inútil o inservible y que con eso formaban una pira, en algún lugar del barrio en el que no hubiese peligro de incendio. También les conté que, alrededor de las nueve de la noche –porque por esas fechas los días son más largos-, se le prendía fuego a todo, formando una hoguera enorme. Y que cuanto más grande fuese la hoguera, más felices estaban los vecinos, al ver que todo lo viejo o lo no deseado se consumía en el fuego irremediablemente. Les dije que en algunos barrios incluso se hacían barbacoas y que unos y otros, en comunidades pequeñas –como se estila por aquí- confraternizaban, arrojando a las llamas papelitos con las cosas negativas que la mitad del año les había deparado. Les ha encantado la idea.
En este país, San Juan pasa completamente desapercibido, y las barbacoas se asocian al verano con los amigos o al cuatro de julio –ese día es obligatorio hacer una en el jardín posterior de la casa- porque hay que ver los fuegos artificiales y conmemorar el Día de la Independencia de los EEUU.
Aun así, mis alumnos están seducidos por la idea del fuego y de quemar cosas en él. Me han propuesto invitar y carbonizar a algunas maestras y profesoras que no les gustan. Creo que este año –como dice el dicho-, me he salvado de la quema. Como ven, en todos lados “cuecen habas”. Y en algunos sitios, dicho cocido debe tener un sabor auténticamente “explosivo”. Me pregunto qué pasaría si les propongo quemar el veinte de junio y el Día del Padre. Por si acaso ustedes, ¡pónganse a cubierto!.

 
SOBRE LAS FIESTAS

Nos viene desde lejos y desde atrás, es decir, que es bien antiguo. Más que de las circunstancias, yo diría que es algo inherente al ser humano: el llorar y el reír nos pertenece incluso más de lo que nos gustaría demostrar a los demás. No sabemos si el llanto fue primero o si fue la tristeza quien tomó el mando. También desconocemos si primero brotó la alegría y luego la risa o si probamos la mueca y, a continuación, nos sorprendió el sentimiento. Como seres humanos ¿qué nació antes, qué ostenta la primogenitura? Quizá nunca lo sepamos, empeñados, como estamos, en conocer aspectos técnicos y primordiales, antes de hurgar en las manifestaciones externas de nuestros primeros ancestros.
Lo que sí es cierto es que hubo un instante mágico e irrepetible en el que unos ojos miraron a otros ojos y transmitieron sin palabras la alegría, la tristeza, la ira, el miedo o la serenidad. Y que desde el momento en el que más de uno lo sintió, se produjo una manifestación colectiva. ¿Verdad que ya no es tan difícil imaginar a  un grupo de homo sapiens sapiens, caminando alrededor de una fogata, riendo y bailando a pesar de su tiempo o quizás, precisamente por el?
Hacemos estas reflexiones porque parece muy obvio y muy directo relacionar los hechos profundos, agitados, en nuestro propio interior, con una determinada forma de expresión pública. O sea que a tal causa, tal consecuencia directa, siendo la consecuencia siempre igual y de la misma forma, y, por tanto, de idéntica exposición ante otros.
Pues bien, no es así. Como la chicharrera que soy, el inicio de mayo me trae el sabor de las vacaciones anticipadas, el olor de las flores desde el corazón de la capital, las cruces mil veces repetidas y otras tantas renovadas, el día del trabajo con otro ritmo, el sonido del timple envuelto en traje típico bajo una noche, todavía fresca, pero ya con promesas de una calidez próxima, los labios sedientos del todo de la tibieza del mar. Mayo esboza ya el azul oceánico y el cielo limpio en el calendario, y se queda, en su trigésimo recorrido mensual, con la verde humedad de la primavera, demasiado tímida para explosionar sola. Es tiempo de oler la tierra tras la lluvia y presentir el verano. Se adivina la languidez y el letargo de las más vívidas ilusiones que habrán de llegar rápidamente. Ya el sol calienta al pedirle al viento que aún sople con los últimos resquicios del frío.  El mayo tinerfeño se perla de una luz que estallará en verano, cuando en cualquiera de sus pueblecitos,  podamos asistir a la elección de una reina feliz y esperanzada.
Y yo debería ver todo esto, que he descrito, justamente aquí donde vivo. Porque se supone que nos mostramos, desde las honduras propias, hasta las alturas de los demás, de la misma manera: con una chispa inicial e iniciática.
El día Internacional del Trabajo con que empezó el mes pasó por aquí de puntillas, sin nada relevante que comentar. Un sábado más que escondido, bajo un día gris y desapacible, sin grupos de personas reuniéndose en las calles, ni banderas ni pancartas ni reivindicaciones ni gritos discretos. Ni un comentario de compañeros en el trabajo los días previos,  ni una observación sobre los logros obtenidos, ni una sugerencia sobre futuros objetivos ni una mínima crítica  al sistema ni una aventurada afirmación acerca de las mejoras posibles, entre otras cosas. Nada, absolutamente nada que enturbiase el ritmo habitual sabatino. Y nada colectivo sucederá en este mes hasta el día treinta. Entonces será cuando mayo luzca, doliente, su fresca y verde hierba por encima de las filas ordenadas de tumbas y recordatorios en Memorial Day. Olvidados ya del invernal Día de los Difuntos, que aquí no tiene, ni de lejos, la fuerza y el impacto que alcanza entre la enorme población mejicana residente en éste país, Memorial Day llega a las puertas del verano como si de una última advertencia se tratase; previniendo la falta de memoria ante los ausentes.
Antes del calor continuo y definitivo, habrá una postrera reflexión  sobre lo que estuvo y se fue. El ciclo del frío se cerrará completamente. La muerte clausurará el invierno y atraerá para sí las visitas masivas –esta vez sí- e indiscriminadas de gentes variopintas que presentarán sus respetos frente a las tumbas, y depositarán flores a los pies de diversos monumentos conmemorativos de los hijos de la tierra, fallecidos en combates lejanos o en actos de servicio a su pequeña comunidad. El Día de la Memoria los unirá a todos en un silencio común y sentido profundamente. Por lo que fue y por lo que es. Por el que da generosamente hasta la sangre por los demás, en ese arrebato decidido y misterioso que tiene a la vida como escalón final. En unos días, veré el tráfico silencioso, rodando en las carreteras norteamericanas, con una quietud desacostumbrada. Y, a pesar de los presagios de renacimiento con que el aire se irá llenando, las cabezas de los transeúntes estarán más bajas de lo habitual. Será la forma en la que este pueblo transmita públicamente su dolor y su condolencia por los que se perdieron en el camino de la historia cotidiana.
Mientras tanto, en unas islas lejanas desde aquí, se celebrará el Día de la Comunidad Autónoma con fiestas, risas, cantos y alegrías. La mirada estará puesta en el futuro como superación de un presente difícil. Y aunque sea sólo por un instante, parecerá que lo que ha de venir podrá hacernos olvidar lo que ya hemos vivido.
Entonces, y a la luz de la madurez, las preguntas serán obligadas. El sol nace para todos cada día. En su recorrido va iluminando hombres, bestias, plantas, mares y países. En ese mismo viaje, deja ennegrecidos y  oscuros otros tantos tras su paso. Al morir el día, surge la noche. Para que haya luz, tuvo que haber sombra. Sólo al partir hacemos más profunda nuestra presencia. Siendo el mismo día, con las mismas constantes ¿por qué nuestras expresiones públicas son tan diferentes? ¿es la memoria y la celebración sólo una anécdota o hay algo en nosotros mismos que nos impulsa hacia la diferencia? ¿es lo privado estrictamente personal o se impone lo colectivo hasta extremos insospechados?
En tanto que el océano sea capaz de unirnos y el sol nos separe, ¿habrá equilibrio? ¡Hasta la próxima!


 
DEL SALUDO
 
Ya aclaré en el artículo anterior que vivo en Elgin, una ciudad adlátere de Chicago, en EEUU. Y me he comprometido con ustedes a relatarles, aunque sea
someramente, las cosas que veo cada día. Aclarando, eso sí, los distintos significados que esas mismas cosas tienen aquí y allá. Me he propuesto hablarles del saludo porque es uno de los momentos primeros en los que uno repara cuando llega a un país que desconoce, aunque se haga una la sueca. Una entiende por saludo esas inocentes palabras que se intercambian con alguien a quien no se ha visto con anterioridad. A veces, ese alguien es conocido y otras veces es un desconocido.
Pero siempre se recuerda aquello que a una le inculcaron hace años: que es una muestra de respeto y de buena educación, que se da gratuitamente porque honra
a quien lo emite y lo agradece quien lo recibe. Sabemos que se convierte así, en un vínculo agradable entre dos o más personas.
Si diésemos un salto en el tiempo, hallaríamos uno de sus ejemplos más patentes y gloriosos en el barroco "¿quién va?¡vive Dios!" -para asegurarse de la inocuidad del  cristiano que viene- con la consiguiente mano derecha extendida, enseñando la ausencia de la espada y, por tanto, la buena intención del cristiano que va. Es el antecedente claro de lo que sucede en nuestros días.
Pero yo quiero hablarles del mero saludo verbal, porque hasta ese puede llegar a cambiar según los lugares. A estas alturas, todos llevamos implementado ya
que los correctísimos "Buenos días, buenas tardes o buenas noches" tienen la misma reverente respuesta en cualquiera de las lenguas en las que una las use. Pues bien, a veces no es así. Lo digo porque cuando me hallo fuera de mi edificio, fuera de mi trabajo o fuera de cualquier recinto, tengo esa costumbre. Y he podido observar sobradamente, que lo habitual es que nadie diga nada. Entran, salen, se tropiezan, comen, hablan solos por inalámbricos, abren puertas y demás, y todos parecen profundamente activos y preocupados en sus cosas hasta el punto de no decir ni pío. Aunque alguno ha habido que responde: “¡Hola!¿cómo te va?”. Es entonces cuando una cree que se va a iniciar la conversación. Pero si se decide a contestar con el fin de intercambiar algún punto de vista, una se da cuenta rápidamente de la cara de estupor y desconfianza que muestra el desconocido. Algo así como si la pillan a una en un traspiés. Naturalmente, nada más lejos de la realidad y, por tanto, una calla abruptamente no sea que le descerrajen un tiro en la cara por un “buenos días” de nada. Que tampoco sabe una a quien tiene enfrente estando en un lugar con trescientos millones de personas y tanta alegría para comprar armas. 
Otra costumbre sorprendente es la del ejercicio de los hábitos, sobre todo en lo que se refiere al tabaco. Aunque de esto ya habíamos oído algo, puesto que más de una vez, nos ha llamado la atención algún titular de periódico con iniciativas curiosas –como poco- en EEUU. No queremos entrar en discusiones ni en un sitio ni en otro, pero lo cierto es que si ya leyeron mi artículo anterior, ya saben ustedes la clase de temperaturas que tenemos. Valga decir que ayer tuvimos veintitrés grados centígrados y hoy disfrutamos de dos grados bajo cero y está nevando. Y todo ello en el transcurso de menos de veinticuatro horas.
Con estos antecedentes, es fácil entender que cuando se inicia cualquier charla se haga siempre hablando del tiempo meteorológico, se entiende. Y que un cigarrillo en las manos, lejos de darle a nadie un cierto calor, lo que puede provocar con rapidez es una neumonía ya que la ley de este estado obliga a los fumadores a ejercer su hábito en la calle. Y donde está formulado lo de “fuera del recinto” es literal, ya que el pedazo de acera por la que se accede a un lugar cerrado pertenece también al lugar. Con lo que no pueden guarecerse ni siquiera bajo el volado de los edificios porque es ilegal. Los fumadores están a la intemperie tanto bajo la nieve como bajo el sol abrasador del verano. No pasa lo mismo con el alcohol. Es una costumbre bastante más tolerada. Y resulta especialmente significativa en este estado, si rememoramos los tiempos de Al Capone –cuya casa está expuesta a la venta desde hace unos meses-. Por la frecuencia y cantidad de pubs cerveceros por metro cuadrado que me he venido encontrando, tal parece que estamos en Irlanda o Alemania y no en USA. Porque la gente los usa que da miedo –válgame el doblete-. Cada vez que he expresado mi incredulidad y he preguntado la razón de por qué unos vicios sí y otros no, la respuesta ciudadana ha sido siempre la misma: “con el alcohol tardas más en morir”. Y me he quedado sin palabras.
Volviendo al saludo, creo que es mejor sembrar si queremos recoger. Que en ocasiones, si no mostramos el camino a los demás, difícilmente éstos van a tener la oportunidad de descubrirlo por sí mismos, especialmente cuando la cultura, procedencia y bagaje es tan diferente. Por ello me propuse, desde el principio, dar los buenos días indiscriminadamente a cuanto individuo me tropezase en el edificio. Empezaron contestándome sólo algunos con su clásico “¡Hola! ¿cómo te va?”. Como ya sabía yo, por experiencias previas, que eso no era una invitación al diálogo, ni se me ocurrió contestar más. En algún momento, bajo un frío intenso, he tenido que abrir una puerta a algún vecino muy cargado, al tiempo que deseaba las buenas noches. Y poco a poco, subrepticiamente, todos los que se encuentran conmigo me saludan, y lo hacen con una sonrisa. Más de uno hasta se para a comentar alguna cosa ¿adivinan de qué?...¡eso es: el tiempo! Si es que en el fondo....no somos tan distintos. Un poco de amabilidad y pueden olvidarse de la resaca de San Patricio –tan celebrado aquí recientemente-, de la del Día de los Presidentes, de la del Día de ir al trabajo en pijama, de la del Día de los colores de la empresa, de la del Día de la Solidaridad con los Despedidos de las empresas, de la que es viernes, luego sábado y después domingo, al final e inicio de la semana...Y podría seguir así indefinidamente. Pero eso son otras historias que ya les contaré más adelante. Porque ustedes y yo vamos a tardar más tiempo en morir también, así que ya saben, échense una copa a mi salud. Que el último vecino al que saludé y le dije “buenas noches”, miró la nevada, se echó a reír y me contestó “¿buenas? Está bien, si usted así lo dice…”. Me consta que ustedes piensan igual ¿verdad? ¡Hasta la próxima!


 
 
De las temperaturas
 
 
 
Vivo en Elgin, un suburbio de Chicago, en el estado de Illinois, EEUU.Podría fácilmente iniciar un artículo hablando, como me he propuesto, del frío que hace. Pero desde que he puesto la palabra "suburbio" ya se me han erizado los pelos.
La palabreja suena al Bronx sin contemplaciones. Pero si me hago la loca y continúo, lo del frío es todavía peor porque ¿de qué frío estoy hablando, qué  clase de frío, con qué temperaturas, para quién es frío y para quién no? En fin, que estoy empezando a pensar que es todo tan relativo, que más vale que empecemos sin prisa pero sin pausa a ir aclarando cosas. O, por lo menos, a intentar ofrecer una perspectiva lo más cercana y neutral que se pueda acerca de lo que veo, oigo, huelo, siento, gusto y pienso todos los días en este inmenso país al que muchos llaman "el último de los imperios occidentales".Y que conste que en ese proceso de asimilar lo que no es natural en una, yo soy la primera que aprendo.
A la postre es lo que cualquier emigrante hace cuando se enfrenta a una cultura distinta a la suya y comienza a desgranar lo que le resulta ajeno. En deglutir se tarda más. Así que les invito a ustedes a que desmenucen y "coman despacio" conmigo esta nueva realidad que me ha tocado vivir a través de éste rincón digital y veamos qué pasa. Por cierto, si pueden, échense un vasito de buen vino canario a mi salud mientras tanto.

Expliquemos lo del suburbio primero. Decía que es un término evocador de lo urbano y casi de lo decadente. Se imagina una solares abandonados, graffittis, hierros retorcidos, canalizaciones de agua en desuso, casas lánguidas y desportilladas, algún gato famélico y vagabundo, pandilleros arrogantes, basuras sin recoger en cada esquina o alguna pequeña tienda maloliente llena de remaches -por decir alguna cosa-, pero la verdad es que lo que veo no tiene nada que ver con todo eso.
La ciudad de Chicago, que es la tercera más larga de todo Estados Unidos es un auténtico monstruo con corazón de estrella. Su centro, que radica en la ribera del lago Michigan, es cosmopolita, lleno de tiendas lujosas, abarrotada de gentes, luces y rascacielos.Hasta esta crisis en la que andamos inmersos todos, era la segunda ciudad del país más pujante, económicamente hablando. Ha atraído enormes movimientos de personas desde casi su fundación por ser un enclave fundamental en el transporte hacia el oeste, y continúa teniendo esa motricidad a tenor del incesante flujo humano que observamos transitando por sus calles.El esplendor de lo que en las islas llamamos "el casco urbano" es bien conocido, y al amparo del mismo, hace mucho que llegó el desarrollo.Hoy no podemos entender Chicago si no consideramos asimismo las ciudades que la rodean. Ampliamente independientes en aspectos como la configuración, la arquitectura, servicios públicos o negocios pero bajo el paraguas de la gran ciudad, -que es el gancho- territorialmente y en los mapas.

Eso le pasa a Elgin. Es la ciudad más grande de los alrededores y una de las hijas de la city.Está a cuarenta minutos en coche del centro -de su madre- y el aspecto es el de una postal navideña.Con la nieve incluida.Tiene calles espaciosas, de cuatro o más carriles orientados hacia los puntos cardinales y trazados como en una gran cuadrícula: calle de tal Este, calle de cual Oeste...y las más antiguas conservan aún su primer nombre designado por el número (calle primera o principal, la séptima, la tercera..) tal y como se encuentra todavía en algunos barrios de las islas.¿Ya no estamos tan lejos de lo que nos resulta familiar, verdad?A ambos lados de las calles  hay casas que parecen sacadas de un cuento, con tejados de pizarra, a varias aguas, con ojos de buey en la parte alta y de estilo victoriano en su mayoría. Algún edificio de los setenta algo perdido, y alfombras de césped verde y fresco en verano, y manto blanco en invierno. Llegamos al frío. La cuenta de Fahrenheit a Celsius nunca me sale exacta, así que me conformo con restar treinta y dividir entre dos para hacerme una idea aproximada de lo que hay. Digo lo que hay porque a veces los resultados me parecen increíbles. A lo tonto, hemos estado bastante tiempo oscilando entre catorce y diecinueve grados bajo cero (Celsius, aclaro) con dos días nevando ininterrumpidamente, diez grados bajo cero ¡qué mejoría!, carreteras despejadas, sol, ocho grados bajo cero, nieve tres días cayendo con alguna intermitencia, dieciocho grados bajo cero -parece que empeora, me digo- cuatro días grises con viento gélido y quince grados bajo cero -a ver si despeja, pienso- y,por fin, sol radiante con nueve grados bajo cero -¡llegó la primavera ya! creo-. Por tanto,como ya saben, las cosas son muy relativas tanto en la distancia -ciudad, suburbio o lo que se tercie- como en el tiempo -atmosférico o no-. Ahora bien, lo que no termina de subir, aparte de la crisis, es la temperatura, aunque seguimos
llevándonos un sobresalto de tanto a tanto.
 
Otro día les cuento más desde el imperio.

 
 


 
ZP HOOD.



Hace poco poco tiempo, vivía en el reino de España, un hombre llamado Zp Hood. Habitaba nuestro personaje en el bosque de moncloawood, ajeno a lo que pasaba en su entorno, y a sus gentes. Él seguía en su mundo de robar a los pobres para dárselo a los ricos y a fé que lo conseguía a base de firmar, ya que el tiro con arco no era lo suyo; dedicábase en cuerpo y alma a decretar y decretar, sin mirar.

Las gentes del lugar, le llamaban a él y sus cámaradas, "el clan de la ceja"; pués era nuestro personaje de marcada y prominente abundancia de pelo en esa zona del cuerpo. Dedicábanse nuestros anti héroes al noble arte de desarmar todo lo que se había construido con esfuerzo en muchos años en aquel reino; decretando y decretando, y sin mirar a quien dañaban.

Ocurriósele un dia a nuestro querido Zp Hood, decretar, robar las pensiones que recibian los plebeyos que no encontraban trabajo en el reíno y hurtarles así toda posibilidad de vivir; esperando que la mayoría de ellos se dedicaran a la delincuencia y así justificar aún más un estado policial, ideal en sus pretensiones. Nuestro amigo (o deberiamos llamarle, enemigo), hurdió un plan, y consiguió, de las más altas esferas la ayuda necesaria para que los parados quedaránse sin prestaciones y asi matar de hambre a ellos y sus familias.

Doy fé de que nuestro Zp Hood, era todo un personaje, ocurriéndosele en otro momento, aumentar la edad a la que los plebeyos, meros servidores suyos, tendrían que acudir a su retiro, para disfrutar de sus últimos años. Pensó Hood, que así moririan antes y no cobrarian pensiones durante largo tiempo, con lo cual las arcas de su "estado" y las de los ricos a los que adulaba, seguían engordando...

Hubo rebeliones en las calles, pero de nada sirvieron, porque en el bosque de moncloawood, había un buen aislamiento acústico y nada de esos clamores llegaban al Clan de la ceja, que siguieron cultivando el arte de desgraciar a toda una población....

Jurosles, que pasó mucho más...pero esa ya es otra historia.

AVISO A LOS LECTORES. TENERIFEWEEK.COM Y EL QUE ESCRIBE, LUIS SUÁREZ, JURAN QUE CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD NO ES MERA COINCIDENCIA.


 

LA APISONADORA.


Una vez más a vueltas con la educación, y ésta por culpa del informe PISA, que nos ha dado la bofetada en la cara de unos resultados lamentables, en cuanto al panorama educativo de España. Y claro a la cola del país, como siempre Canarias, dando la nota.
Esta vez se han centrado en las carencias de la comprensión lectora. Evidente es, que nuestros niños no leen, no les gusta y no les motiva, salvo a algunos, que son los menos. Los niños prefieren darle patadas a un balón o jugar con las máquinas. Si pueden no dedican ni un momento a leer, al menos un colorin. Por eso no se les puede pedir que tengan comprensión lectora. Por mucho que fomentemos desde las escuelas el gusto por la lectura, obligandolos a leer varios titulos al año, o haciéndoles regalos en forma de libros, en las fiestas navideñas, no hay forma. Nuestros niños/as viven en un ambiente multiestimulante, que les impide centrarse en la lectura. Son muchas las cosas a las que prestar atención para tener tiempo que dedicar a unos papeles con letras....
Ahora, viene lo peor. Para los que trabajamos en educación, se nos echará la culpa , como siempre, y se nos mandaran normas absurdas para motivar a la lectura y se propondran, por ciertos empleos dentro del mundo educativo; tareas motivantes para que los niños lean...Y que quieren que les diga,,,pues no creo en nada de eso. La falta de cultura de lectura en España, ya era acuciante cuando yo era niño, pero nuestras generaciones, desarrollaron el gusto por la lectura. La fórmula mágica, no se sabe, pero alguna forma debe de haber para que los niños/as, desarrollen el gusto por la lectura, que les permita, a su vez entender lo que lean. Sin el lenguaje, es imposible la comprensión de las otras materias que reciben nuestro alumnado.
El libro forma parte de nuestras vidas y es transmisor de una cultura y de una forma de vivir. Si no queremos que la apisonadora del Informe Pisa, nos vuelva a pasar por encima, debemos centrarnos en fomentar la lectura, incluyéndola en este mundo multiestimulante, en el que viven nuestros niños....
Ah, para culminar y como aviso a navegantes, osea a trabajadores de la enseñanza, se nos vienen encima una marea de decretos y de geniales ideas para mejorar nuestro querido y estimado fracaso escolar....Miedo me da!!!!


 
Guarderias.


Oyendo hoy las declaraciones de padres atribulados, por no saber qué hacer con sus hijos, por el suspenso de las clases en toda Canarias, por el fenómeno meteorológico que nos ha afectado;he llegado a comprobar la teoría que tenía desde hace tiempo, pero que no me atrevía a lanzar; por miedo a equivocarme.
Esta teoría tiene como premisa, que los colegios son vistos por los padres como Guarderias o como aparcamientos para niños.
Si señoras y señores, hoy en dia, los centros escolares no son vistos como lugares de enseñanza,sino como sitios donde aparcar a los hijos, el máximo número de horas posibles, con tal de que los progenitores puedan acudir a sus trabajos y hacer los mil y un recados pendientes.
No preocupa lo que los niños reciban o dejen de recibir entre las cuatro paredes de un centro escolar, sino que ese centro esté abierto para poder dejar a los niños.
Es evidente que un dia sin clase, de improviso, fastidia los planes de la familia, pero no hacer otra cosa que quejarse por esto, sin analizar la situación; me parece de toda índole absurdo, pues qué hacen con los niños los fines de semana entonces, o si los niños se les ponen enfermos.
Pensemos que si se toma una medida de éstas es por el bien de los pequeños y no por fastidiar a los padres, que tenían que acudir a la consulta del odontólogo,(Como he oido hoy en las noticias) por ejemplo....
Bueno no me extenderé más.Definitivamente, los colegios somos guarderias.


 
Filosofando, que es gerundio...

Vivimos cada dia nuestras vidas, llevados por nuestra conciencia y por nuestras preferencias y no nos paramos ni un instante en mirar el mundo que nos rodea...Lo grandioso, que es decirse vivo.Tener la suerte de despertar cada mañana, e iniciar un camino que no sabemos dónde acabara. Cada momento es un instante que deja huella en la vida. Somos espiritus, andando unos junto a otros. Sin duda, la mayoría, niegan esta parte suya; la parte espiritual. Su lado más humano por explicarlo de alguna manera. Es más fácil ponerse la máscara y disfraz, y salir al teatro de la calle a interpretar nuestro mejor papel.
Pero, ¿qué nos queda al final del dia? Un vacío. Es evidente, y cada vez soy más consciente, que eso que se ha dado en llamar la "felicidad"; no es más que una falacia, otro artículo para vender en el escaparate de nuestras vidas seguras y materialistas. No implica lo que pienso, que no viva en comodidad, pues es evidente que uno se desarrolla donde le ha tocado nacer. El sistema en el que estoy imbuido, como uno más del rebaño, me da este status "cómodo"; y no lo rechazo... Pero a la vez me sirve como medio de análisis, como catapulta para ver dónde y cómo vivo. Y cómo lo hacen todos mis semejantes, y hacia donde caminamos. Educo, o lo intento, más bien cada dia me convenzo más de que lo que hago es transmitir mensajes elaborados previamente...No voy a entrar a valorar ahora qué intenciones se tienen. No es el lugar. Veo a las nuevas generaciones y me digo, que el futuro que está en sus manos, no es el más adecuado ; o eso llego a pensar, pues el individualismo, y el egoismo propios de la edad infantil son potenciados al mil por cien...llevado hasta unos límites infinitos. Generaciones complentas de mentes preparadas para obedecer y no tener pensamientos de cambio, de autonomía humana y espiritual. Cada vez se ridiculiza más y más el lado espiritual, que todos tenemos desde que nacemos, yo diría que incluso antes.
Para una persona como yo, que en sus años más jovenes, pensaba que era mejor no creer en nada; ha sido todo un gran camino llegar hasta aqui, hasta este lugar, y con el bagaje que llevo; analizar y saber que mi lado espiritual, es una parte importante de lo que soy, o de lo que quiero ser y transmitir. Negar nuestro espiritu, es negarnos, y es lo que se está consiguiendo.
Les aseguro que no fumo sustancias extrañas ni me he pasado con el cazalla, pero un conocimiento de personas muy espirituales; y de personas que habiendo sufrido grandes problemas en sus vidas, traspies severos, golpes duros por todos lados (va por ti Alberto); se reponen y emprenden un camino de luz; que les lleva incluso a afrontar dificultades en lugares lejanos, para compartir con otros espiritus humanos; la grandeza de serlo y poder ayudarse mutuamente, a crecer....
Y de repente me tomo con las burlas y las mofas, porque hablamos de estos temas en nuestro programa de radio semanal. Cuando intentamos llevarles a todos ustedes el mensaje de amor espiritual que nos traslada una gran persona como es Marylin Rossner. La medium, a la que algunos no creen, y como siempre se ridiculiza; usando argucias del tipo del razonamiento lógico. ¡ Mayor mentira!. El miedo es el gran recurso para escondernos detrás de nuestras cálidas mascaras de mentiras, de personajes que interpretamos.
Al toparnos con alguien como Rossner, nos construimos un castillo e intentamos defender nuestros principios, basados en el lodo de lo supuestamente real. No hay motivo para el cuestionamiento.
Crecer espiritualmente, no debe ser una tarea de ir a misa, y rezar. Esa es una parte importante, pero también implica, saber quién se es. Mirarse hacia dentro. Pensar...Dedicarnos un tiempo a conocernos, a saber que espiritualmente somos personas con posibilidades y que podemos cambiar este mundo, para mejor, para que la humanidad, vuelva a ser eso, humana, y menos individual...
Abogo por una revolución espiritual ya....!


 
ADELANTANDO LOS TIEMPOS.

A vueltas con el tema de la educación, que sin duda es el que más me preocupa, traigo a estas lineas, un tema poco tratado y que a mi me trae de cabeza hace tiempo. No es otra cosa que la "gran decisión" que se tomó hace unos años, de pasar a los alumnos de 6º de Primaria, directamente a la ESO, en los institutos.Con esta idea se ha mandado a miles de niños, y repito, niños, de 11 años, a cursar sus estudios en los institutos. Antiguamente pasabamos a los centros de secundaria con 14 y algunos 15 años. Osea una diferencia de 4 años, con los actuales, que se notan en el desarrollo de cualquier persona y más en adolescentes. Se ha adelantado a la fuerza, la edad de entrada en la Secundaria, y se ha restado trabajo en los colegios, privandolos de aquella antigua tercera etapa, compuesta por 7º y 8º.
Se quejan los profesores de secundaria, no sin razón, que los niños llegan muy inmaduros; sin caer en la evidencia que es en realidad lo que son: Niños y niñas. Porque con 11 años, todavía, a pesar de lo que diga nuestra querida sociedad, siguen siendo niños; y el salto de edades de lo que se encuentran en los institutos es elevado. Conviven con alumnos de 17, 18 y más años, con lo que el salto generacional es enorme.
Plantear ahora una vuelta a los origenes supone que se me tache de retrogrado; argucia ésta muy usada por todos estos innovadores de la educación que pululan por nuestro territorio escolar; a los que cualquier argumento en contra de sus "innovaciones", supone un planteamiento facha y retrogrado. Se ha conseguido con esta medida que los colegios se queden sin dos cursos, que perfectamente pueden ser dados por maestros de Primaria, y así lograr un mayor grado, si es posible, de madurez en los alumnos.
Recuerdo lo pequeño que me sentí cuando entre al instituto, con 14 años; frente a todos aquellos tipos y tipas mayores. No quiero ni pensar qué sentiran estos niños que lanzamos a los centros de secundaria con 11 años. Además este tema trae aparejado, que en los centros de Primaria, los alumnos de 6º, se hayan granjeado el lema de ser los mayores del centro, cuando antes en 6º, aún te quedaban dos años para terminar el colegio. Vamos adelantando y quemando etapas antes de tiempo.
Este tema, evidentemente a la larga influye en el rendimiento del alumnado y por supuesto en los índices de abandono del sistema escolar. No es el mayor causante, pero si uno de sus detonantes.
En resumen, opino que en los colegios los alumnos deberian estar hasta los 13, 14 años y luego pasar a la secundaria. Pero esto es sólo una opinión como siempre....


 
Muerte de un Músico

Steve Lee from GOTTHARD live at Sweden rock Pictures, Images and Photos

Hoy día 6 de Octubre cuando escribo esto, no he visto reflejado en ningún medio local la muerte del rockero,lider de la banda Suiza, Gotthard, Steve Lee; y no puedo más que sorprenderme de que no se le dé ninguna trascendencia a este hecho. Sigo sin entender por qué por estas tierras el rock es tan denostado y si salen noticias cuando muere algún otro músico de otro género...
Steve Lee, ha dejado huella en el mundo de la música desde mitad de los noventa, desde un país en el que tampoco es que sea fácil ser rockero, como es Suiza. Ayer encontró la muerte cuando aparcó su moto, y un camión que perdió el control la arrojó encima de él.

Y hoy ni una mención....

Descanse en paz....


 
EL B.E.

Señoras y señores, en el colmo del despropósito nacional, leo atónito y absorto, como siempre dice el gran duensuárez, la noticia de que si la princesa del pueblo española, osease Belén Esteban, tubiese un partido político, sería la tercera fuerza más votada en las próximas elecciones. El B.E., deberían ser sus siglas identificativas, a lo que el chiste fácil, que ya he hecho en las redes sociales, es claro: El grito de guerra de sus seguidores es muy fácil de identificar onomatopéyicamente hablando: Beeee, Beee, beee....
Imagínense esos mítines de esta señora, y toda la platea gritando beee, beee, beeee, sería ideal para demostrar el grado de borreguismo que acosa a la mayoría de la población de este país. Pero el análisis de esta noticia debe ir más alla del simple chascarrillo que acabo de cometer, pues es evidente el descrédito que tiene nuestra clase política y que ellos solos con todo su esfuerzo y tesón se han ganado a pulso.
Que una señora de la prensa rosa, sea capaz de en las encuestas (bendita manera de falsear datos), ser la tercera persona más votada, dice muy a las claras, cuáles son las circunstancias políticas de nuestro entorno. Sería digno que fuera la próxima presidenta del país , porque lo que tiene que ser digno de no tener ni precio, sería un encuentro con Berlusconni. Dos estrellas de la televisión juntas.
Esto cada vez es más un circo y menos un tema social.  La política a estos niveles, ya es un esperpento y un reflejo de la falta de interes que causa el mensaje de nuestros políticos, entre la población, que prefieren a un producto del papel couché, que a uno de los candidatos que se supone presentarán los partidos.
Gritemos todos pues...BEEEEEE, BEEEE,BEEEEE....

 

Rock, ¿qué rock?


Se acerca el Campus Rock en la Laguna, y mi alma se cae al suelo cuando leo el cartel y lo ponen bajo el nombre de Rock. !Con qué ligereza se usa esta palabra por estos lares! Mirando los artistas que vienen, lo más cercano al rock son los hombres g, y tampoco los considero que sean rockeros.
Bebe, El efecto mariposa, y el otro grupo del que no recuerdo el nombre, no tienen nada de rockeros. Ni musicalmente ni actitudinalmente. Una pena que se manche el nombre de un festival de esta categoria trayendo grupos de segunda fila, y que no tienen nada que ver con el espiritú primigenio del mismo.
Una sugerencia para los organizadores. El año que viene, asesorarse mejor y traer grupos de autentico rock, tanto castellano como extranjero.Un buen festival de rock, rock duro por ejemplo, no estaría mal.
Entre tanto triunfito y viejas glorias, un poco de rock peludo no viene mal. Lo más cercano que hemos tenido ultimamente por aqui, son los Mojinos Escozios.
Una propuesta, un festival de grupos que imiten a otros.Hace unos años, en la Calle de la Noria, pudimos disfrutar de unos buenos imitadores de Kiss. Hay cientos de bandas tributo, como se les llama, por no decirles que evidentemente son imitadores.Pero eso si, son buenos, y encima tocan éxitos.
Sólo es una sugerencia,  para que el Campus vuelva a ser Rock y no Campus Pop...

 


DESPEGAMOS....


Arranca un nuevo curso escolar, y quiero compararlo con el vuelo de un avión, pues es algo similar. Antes de tomar el aparato, debemos preparar los equipaje y eso es lo que hacen los escolares, cuando compran sus materiales y preparan sus mochilas llenos de ilusiones con el viaje que emprenden. Aunque siempre,existe aquel pasajero molesto y que no tiene ningunas ganas de meterse en un "tubo con alas".
Nos reunimos todos en la sala de espera del aeropuerto para embarcar; siendo los patios de los colegios esta zona de embarque...Alli se reencuentran viejos amigos y se cuentan las esperanzas del viaje que van a empezar.Quieren a veces saber quien es el piloto que los va a guiar a traves de los cielos del aprendizaje (Sí, me ha quedado cursi, pero que gran definición para la labor de un maestro). Días antes de que esto suceda, los pilotos, osease, los maestros, preparan concienzudamente el plan de vuelo, para que nada falle durante el mismo. La mayoría de veces con prisas, pues cada vez, colocan la salida del vuelo antes de lo previsto....
Volvamos al día del despegue...Cada pasajero con su piloto se sube a su avión particular y toman asiento...Comienza la senda de 9 meses por el mundo del conocimiento...Durante este período los alumnos (o pasajeros) podrán correr por los pasillos del avión (educación física); hacer cálculos de cuánto tiempo de vuelo y que altura llevan (matemáticas); ver desde el aire la geografía de las regiones por las que pasen (conocimiento del medio); hablar otros idiomas (lenguas extranjeras),rezar para que no se caiga el avión (religión); aprender a permanecer sentados y comportarse bien (educación para la ciudadania); escribir y leer algún libro para pasar más amenamente el vuelo (lengua castellana), o pintar un dibujo de lo que ven sus ojos ávidos de aprender (plástica).
Durante el vuelo se atravesarán zonas de turbulencias, que causaran algún problema entre el pasaje, ya que algunos de los que vuelan, sufriran el síndrome de la calabaza; pero siempre podrán recuperarse y hacerse un potaje con ella...
Y por fin, alla por Junio, comenzará la maniobra de aterrizaje, y por fin la llegada a destino...Algunos cambiarán de avión en Septiembre y otros repetiran en el mismo vuelo, pero siempre con muchas ganas de disfrutar las fantásticas aventuras....
Por cierto, a pesar de todo esto....A mi volar, me da pánico....

 

¿Espectáculos Lamentables?

Asisto atónito y absorto, como decía una gran canción de Angel Suárez, a el espectáculo de la reproducción en radio de las conversaciones que mantuvo uno de los excursionistas de la cueva de Piedra de los Cochinos, en los Silos, en el Norte de Tenerife ,con el bombero del 112, que debía montar su rescate, durante el proceso que desencadenaría en tragedia y con la muerte de 6 de los excursionistas que pretendian pasar un buen día.  Y digo que estoy atónito y absorto, porque los mismos medios que reproducen esta conversación, abanderan la pelea contra la televisión que pretende emitir una serie de ficción basada en el accidente del avión de Barajas. Bueno, yo me pregunto, ¿En qué quedamos? ¿Dejamos de emitir ciertas cosas que pueden dañar a familiares y amigos cuando nos conviene o siempre?
Se me podrá decir que estas grabaciones que ahora se emiten y que se colgaron en la web de un periódico nacional, muestran la vergüenza y el horror de operativo que se montaron y que tubo como consecuencias la muerte de 6 jóvenes. Pero mi cuestión es ¿ Es necesario, emitir esta llamada? ¿Qué valor puede tener oir la desesperación? Evidentemente no soy periodista y no he estudidado ciencias de la información, pero como ciudadano, con posibilidad de expresar una opinión, me planteo, qué necesidad hay de emitir semejante documento. Evidentemente esto me lo puede rebatir cualquier profesional de los medios, pero a lo que voy es que; quienes han emitido estas conversaciones también han sacado a la luz la polémica con la cadena privada nacional, Telecinco, que en pocos dias, quiere emitir una mini-serie, sobre el accidente del avión de Spanair en Madrid, hace ahora, dos años.
Esto que pretenden me parece igual de demencial que lo otro. Es evidente que en ambos casos hay que investigar y sacar todo lo posible para que se esclarezcan las posibles negligencias que tantas vidas costaron.Pero lo que a mi no me entra en mi cabeza es la necesidad de hacer espectáculo de dos tragedias.Se podría hablar de estos temas sin necesidad de emitir ni miniseries ni grabaciones. Es como cada vez que ponen algo de las torres gemelas y las llamadas desde los aviones. ¿Qué necesidad tenemos de recrearnos en el sufrimiento de los demás?
No soy nadie para dar lecciones de ética ni de moral, pero a mi, como persona no me gustan nada estos espectáculos, que en nombre del periodismo se dan. Pero esto es sólo una opinión de alguien que ni es ni pretende ser periodista.



ILUSIONES.

Comienza una nueva temporada para el CD Tenerife y como aficionado y abonado estoy pletórico de ilusiones. Si miramos la raíz de esta palabra, nos lleva a otra muy cercana y que quizás entronque con lo que es ser aficionado a un equipo de fútbol.Me estoy refiriendo sin duda alguna a la palabra "iluso".
Sentir pasión por unos colores no deja de ser una ilusión y tiene por supuesto una carga enorme de la palabra antes mencionada, en el individuo que profesa esta fe ciega por un equipo.
Me declaro iluso, cada comienzo de temporada, y es que con el Tenerife no queda más que serlo. No sabemos cómo le irá el devenir de los partidos, ni cuál será el futuro de esta supuesta plantilla fabricada para el ascenso.Pero si puedo afirmar que como iluso seguidor, creo firmemente en este proyecto y que nos llevará a Primera, en menos de lo que pensamos (¿de qué me suena a mi esto?).No va a ser fácil, ni un camino de rosas el llegar a la meta final (vaya, también me suena); pero entre toda la  fuerza que hacemos los miles de ilusos que vamos al estadio o que lo seguimos por todos los medios habidos y por haber; seguro que se consigue el objetivo.
En un acto más que evidente de ilusión, me aboné nada más empezar la campaña de abonos; y miles más también lo han hecho....Es una comunión de ilusos plagados de un sueño común: La ilusión de retornar a donde debemos estar. En primera....Como dice el refrán: De ilusiones también se vive....

 


A VUELTAS CON LO MISMO.

Lo hablaba el otro dia en la radio.Comentaba en nuestro programa semanal cómo ha cambiado el panorama en nuestras calles, en cuanto a la educación y el civismo se refiere.Se ha perdido el respeto mutuo y las buenas formas y abunda la chulería y la mala educación.
Es muy fácil encontrarte con una panda de Niñatus panfilus, que no respetan las prioridades en las aceras y empujan a las personas mayores, y si estos dicen algo, fácilmente les espetan un insulto o una palabrota.
Otro género que nos invade es el Conductoris Violentus, o dícese de aquel conductor/a (para que la señora Aido no se me enfade), que no respeta ni una sola norma de tráfico y además se dedica a insultar a los que le recuerdan sus malas conductas; o a perseguirte como ha sido en mi caso , y produciéndose con extrema violencia. Hay casos recientes de asesinatos por discusiones de tráfico.
Ya comenté en un anterior artículo, otro especimen que es el Coladerus profesionalis, que es aquel elmento que es propenso a saltarse los turnos en las cajas de los supermercados o de otros lugares, dando un claro ejemplo de falta de educación y preocupación por el vecino.
Con este panorama tenemos una realidad social que dista mucho de aquellos tiempos en los que reinaba un cierto civismo y unas ciertas maneras de estar en sociedad que ya hoy no se estilan. Y no se me remonte el lector a las épocas del dictador, pues nada más lejos de mi intención. En tiempos cercanos aún se usaban las formas correctas y sociales de ser.
¿A qué es debido esto? Sin duda requiere un análisis profundo de la situación. La carencia de valores, es sin duda alguna uno de los factores principales, pues se prima el individualismo y para nada el sentido colectivo de lo que debe ser la parte social del ser humano. El hecho es que no vivimos solos en el mundo y que debemos convivir con el prójimo. Pero tal y como vamos hoy en dia, parece ser que es lo contrario lo que se prima. El yoismo nos ha invadido. Intentemos que esto cambie....



El polígono Costa Sur.

Señoras y señores, resulta que en la entrada de Santa Cruz tenemos una atracción de feria y no lo sabiamos bien, hasta que pasamos con nuestros coches por la zona. Al que tenga que entrar a la ciudad por esta zona, ya sabrá de lo que le hablo, pero al que no, le voy a contar más o menos la situación.
Cuando uno baja por la calle frente al cementerio se llega a la rotonda del merca, y luego puedes seguir al sur, o coger por el polígono costa sur, para entrar por la avenida que va a dar al Auditorio.Perdonen pero no me sé el nombre de todas las calles. Bueno pues en el tramo que baja desde las naves industriales al puente que sirve de enlace con esta via de entrada, hay unos grandes socabones, enormes, donde es muy muy fácil dejarse las ruedas y los amortiguadores de los coches.
Estos grandes huecos son provocados por el mal estado del pavimento y por el tráfico pesado que sufre la zona, camino de los muelles de la capital. Pero se vieron acentuados por las torrenciales lluvias de Febrero, y desde ese entonces siguen igual. No se les ha dado una manita de asfalto que aunque sea parchee la zona, y permita que los coches no acaben destrozados en su parte baja.
Para alguien que como yo, usa esta via, como entrada a la ciudad, la verdad que se convierte en un scalextric, entrar por esta zona, pues hay que invadir el carril contrario, cuando se puede, para evitar daños en los bajos del coche.
Pero mi queja se refiere al tiempo transcurrido desde que se produjeron estos socabones. ¿No ha habido tiempo todavía de repararlos?. Si bien toda la zona alta, desde la antigua fábrica record, hasta la rotonda que da acceso al polígono, están genialmente asfaltada, la zona que yo menciono, está en un estado deprorable.¿Por cuanto tiempo más estará así?.
Una capita de asfalto para esta zona porfavor, que a mi las atracciones de feria me gustan en los lugares destinados para ello.




 
EL PARKING DEL HOSPITAL.


Aprovechando que tengo un huequito en este fantástico lugar, voy a elevar una protesta como usuario que soy del Hospital Universitario de Canarias, por motivos que ahora no vienen al caso. Bien, tengo que acudir al centro más de 3 veces en semana, y me veo en muchas ocasiones obligado a dejar en el parking aledaño , mi coche, sangrándome el bolsillo cada vez que tengo que ir a sacarlo. Una media de 4 euros diarios, suman casi 15 euros a la semana y eso por 4 semanas al mes, suman 60 euros...más o menos.Perdonen pero soy de letras....
No hay donde aparcar en las cercanías del Hospital y nadie pone solución a esto. Incluso sé por los propios empleados que ellos pagan una cantidad diaria también por el uso de este parking.
Y yo pregunto....¿Es justo tener que pagar por usar un sitio para aparcar, cuando estas obligado a acudir al centro hospitalario por motivos de salud? La verdad que todos los comentarios que se oyen cuando se acerca uno al cajero de pago, son malos y de cabreo por ver que no hay otra solución a este problema.
¿Qué han hecho nuestros políticos para solucionar este problema? No se puede enfermar también al bolsillo de los pacientes y familiares que por obligación, que no por gusto acuden al Hospital...
También se da en la zona el caso de los gorrillas que usan el parking situado frente a las antiguas instalaciones de Las Afortunadas, como medio de recaudar...De la enfermedad se está sacando una rentabilidad que me parece vergonzosa. Reclamo ya, un parking libre para los que acuden al Hospital.Tanto pacientes como trabajadores.Alguien debería hacer algo...Ah y gracias por dejarme desahogarme....



"La amabilidad Canaria"

Desde que nací siempre le oí a mis mayores decir que los Canarios nos caracterizamos por nuestra amabilidad y manera afable de ser; y que éste es sin duda un signo claro de identidad. Siempre dando paso a los demás, siempre atentos y siempre amables.Bien si señor. Eso es lo que se nos decía, pero es que yo cuando salgo a la calle hoy en día, no veo nada de eso. Todo lo contrario. Veo gente cada vez más individualista y tendente a hacer su santa voluntad importándole un pimiento si se escacha al de al lado.
Ejemplos diarios de que nos hemos convertido en aquello que no queriamos, que temiamos copiar, seguro que ustedes si se sientan a pensar; encontraran miles.
Uno de los focos peores de falta de amabilidad es sin duda alguna el tráfico, dónde cada vez más; las carreteras de esta isla, se han convertido en un scalextrix, del que hay que intentar salir con vida. El típico elemento que se pega a tu coche sin respetar la distancia de seguridad; el que te adelanta por la derecha o el que no respeta las prioridades son cada vez más usuales. Los niñatos que llevan sus coches como si fueran fernando alonsos insulares, es otra plaga que nos afecta.
Otro lugar donde se ve la falta de amabilidad que estamos sufriendo es por ejemplo al caminar por las calles.Yo que llevo a mi hija en carro, porque aún no anda, veo como hay mucha gente que prioriza su paso al de la niña. En sitios estrechos, no ceden el paso, sino si pueden te empujan para pasar delante. No dan paso en los pasos de peatones...etc...
Y , ¿qué me dicen en las colas? Aquello de guardar el turno y respetar al que había llegado antes, desapareció del mapa, borrado por un viento huracanado de mala leche e individualismo. Lo importante  ahora es a ver si me puedo colar y le tomo el pelo a todos estos que llevan esperando mucho aquí. El colmo es el que echa carreras para llegar antes que nadie a la cola del supermercado....
Bueno que si sigo escribo un libro. Como tengo este huequito, pido porfavor que volvamos o intentemos volver a lo que eramos. Que no digo que se haya perdido del todo, que gente amable sigue habiendo, gracias a dios; pero porfavor que no dejemos que esa orda de gente que no quiere serlo, nos gane la batalla.
Hagamos de Tenerife una isla amable, como era antes



COMPARACIONES ODIOSAS

Leía estos días en algún medio, y según me comentan, en alguna rueda de prensa en la isla se dijo que según nuestros queridos y sesudos críticos musicales, durante el Rock in Rio, celebrado en la localidad madrileña de Arganda del Rey; se dió un concierto de Bon Jovi, que más que un concierto de rock era un concierto del grupo Parchis, frente a la gran actuación de un grupo como Calle 13. Al oir esto, sentí como una especie de sacudida, y de atontamiento, pues no podía encajar que esta gente que tanto sabe, haga semejante comparación tan despectiva. Y hablo así porque me parece una falta de respeto a dos grandes grupos: Bon Jovi y Parchis.
Antes de continuar, decir que no sé quién son calle 13, ni sé qué hacen. Sé que el otro día actuaron aqui en la isla de la mano de LM producciones. Mis mayores respetos para ellos. Pero lo que no se puede tolerar es semejante burrada cometida para con dos grupos importantes.
Intentar insultar la música de una gran banda como Bon Jovi, comparandola de mala manera, con Parchis, me parece de una carencia total de educación, hacia ambos conjuntos.No cabe en ninguna cabeza, mal usar el nombre de un grupo infantil tan importante para muchas generaciones de Españoles y latinoamericanos, como es Parchis, para criticar el concierto de una banda de rock como es Bon Jovi.Parchis siguen siendo recordados por miles de fans de todo el mundo, como un momento hermoso de su época infantil y puedo decir que aún hoy sus canciones y su música sigue vigente y sigue gustando a grandes y pequeños.Nunca tube la suerte de estar en un concierto suyo, porque no recuerdo si vinieron a la isla cuando yo era pequeño, pero estoy seguro por referencias que sus actuaciones eran muy dignas y trabajadas.
Ahora, tomar como partida, estos shows para arremeter contra Bon Jovi, dejando su concierto de Rock in Rio Madrid, como un concierto para niños; me parece de una ignorancia supina y de un mal gusto mayor.
Bon Jovi llevan casi 30 años en el panorama musical mundial, defendiendo mejor o peor un estilo, que les ha caracterizado y que les ha hecho ya, un hueco en la historia del rock mundial.Yo que pude ver televisado este concierto al que se refieren nuestros queridos críticos;puedo asegurar que sin duda alguna fueron dos horas de puro entretenimiento y buena música, ejecutada por grandes profesionales. A uno le puede gustar más o menos una música, o un grupo, pero despreciar a dos bandas para ensalzar a una, no tiene ninguna razón de ser.
Vivimos en España y se nota. La pena es que aquí se haya copiado semejante atrocidad.

 

 
EXPERIMENTOS.


Hoy he sido uno de los miles de perjudicados por el experimento que desde el Cabildo se ha hecho para saber cómo respondería a un cambio en la circulación en la autopista del norte. Para esta experiencia se han usado como cobayas a miles de tinerfeños que como yo, nos disponiamos a ir a nuestros puestos de trabajo o a hacer otros menesteres.

Es evidente que todos los dias, miles de residentes en el norte de la isla sufren los colapsos de entrada a la capital, y que sin duda desesperan al más tranquilo del mundo, pero evidentemente y usando una lógica sencilla, desvestir a un santo para vestir a otro no lo veo yo como solución.

Según oía esta mañana en radio el dia, al encargado de este área en el Cabildo , se piden disculpas a los miles de afectados , pero no queda más remedio que hacer estas probaturas de un carril de dos sentidos.

Cuando circulaba por la carretera me preguntaba , a la altura del parque de bomberos de la laguna, qué qué va a pasar con la mediana de hormigón que recorre toda la vía, cómo se la van a saltar para hacer este carril doble. Uno no entiende ciertas cosas la verdad, ni por qué se elige un día cualquiera sin previo aviso, para hacer este tipo de probaturas.

Por lo que yo sufrí esta mañana en esa autopista, no creo que esta sea la solución evidentemente, y no quiero pensar en cuanto empiecen las obras del tren las colas que se van a armar en esa autopista.

Hay que buscar soluciones es evidente, el tren lo es, pero el cargarse un carril en una via con dos sólo, no es la solución. Como decía anteriormente, arreglar un roto y montar un descosido no es la vía.

Dejo como pregunta si tendremos que seguir aguantando estos Experimentos o la prueba de hoy les ha servido para ver la evidencia.

Paciencia amigo conductor

 

 
Ser Canario.

Como cada año por estas fechas se ha celebrado el día de canarias en todos los colegios de las islas y con ello la fiesta de la tradición ha llegado a todos los escolares canarios.Esta es sin duda una fecha señalada en el calendario escolar porque los niños reviven y vivencian lo que es tradicional en nuestra tierra.Los padres se comprometen en los colegios y participan con actividades varias y por supuesto elaborando las comidas típicas de nuestras islas.Es un día de convivencia y como tal debe ser entendido, sin llevarlo más alla de lo que es.
Se me preguntaba por qué no llevaba el traje típico el otro día, en la fiesta, y contesté que porque no tengo y básicamente porque no creo que para ser canario haga falta llevar el traje típico ni hacer alarde de saber cantar nuestro folclore.Es sin duda éste un echo que molesta bastante a una persona como yo, pues se ha confundido el ser de un sitio con el seguir los patrones que se han establecido, no se sabe bien por quién, de lo que debe ser un perfecto canario.
No creo que por no llevar el traje de mago un dia o no oir folclore se deje de ser canario, ya que esta visión sin duda alguna reduccionista, podría llevarnos a inferir que entonces también por no disfrazarse en carnaval , es también uno un mal chicharrero; y el no asistir a los actos del dia de la virgen de candelaria, te convierten en un agnóstico. Vivimos en libertad, o al menos eso es lo que creo. Y esa libertad de la que disponemos nos permite decidir cómo vivimos nuestra pertenencia a nuestra comunidad autónoma.
Soy canario y estoy orgulloso de ello, pero ni enarbolo banderas, ni llevo traje típico, ni escucho música folclórica y por supuesto respeto mucho a todos los que disfrutan de esa forma de nuestra comunidad.Todos cabemos en estas islas.


 

Una sugerencia.


Todo el que me conoce sabe que soy un friki redomado y que entre mis cosas está la de coleccionar juguetes antiguos,entre ellos madelmanes, cosas geyper, airgamboys, coman boys, etc...La labor del coleccionista está muy mermada en la isla,porque es casi imposible conseguir cosas o saber dónde podrían estar. He visitado viejas tiendas de juguetes y es una pena que mucho género se quede en las estanterias olvidado, pudiendo estar en manos de gente que como yo valoramos los buenos juegos de antaño.
El título de mi pequeño artículo se refiere a intentar que algun ayuntamiento de la isla, estableciera los primeros domingos de mes algún tipo de mercadillo del juguete antiguo, donde aficionados y vendedores pudieramos encontrarnos para hablar, compartir y comprar y vender cosas. Esta actividad dinamizaria aún más la vida social y sería un atractivo como museo abierto para que nuestros niños puedan ver en directo viejos juegos y juguetes que ya es casi imposible encontrar en las estanterias de las jugueterias.Puedo asegurar que esta tradición existe por toda la geografía nacional y suele acudir muchisima gente atraida por lo novedoso y a la vez antiguo de la propuesta. Ver tenderetes como los del rastro repletos de recuerdos, sin duda es una alegria para mucha gente.
Pues ahi queda mi sugerencia...Esperemos que alguien recoja el guante que he lanzado. Si es asi estoy dispuesto a colaborar en lo que buenamente pueda.

 


5%

Sí,ésta ha sido una de las medidas de nuestro presidente Zapatero, para solucionar los graves problemas económicos del país.Reducir el sueldo al funcionariado un 5%, y congelarnos el sueldo a partir del año que viene. Si bien puedo entender lo de la congelación, pues todos debemos contribuir a que la situación mejore, no creo que reduciéndonos el sueldo mejore la economía de este país.
Normalmente la mayoría de personas piensa que todos los funcionarios cobramos unos sueldazos y que no trabajamos, pero quiero dejar constancia que trabajamos, y al fin y al cabo somos trabajadores,con la suerte de que tenemos un contrato fijo, como muchos otros trabajadores de empresas privadas. No se trata de una queja de un privilegiado, como muchos de ustedes podrán pensar, sino de un trabajador, que ha visto como su sueldo se mantenía igual por mucho tiempo. Y ahora se decide reducirlo como medida de mejora económica.
Evidentemente mi fuerte no es la economía, pero no creo que reduciendo la capacidad de consumo de las personas, se mejore el movimiento del dinero en un país. Entiendo como ya señalé con anterioridad, que quizás congelar el sueldo esté bien, pero quitar dinero de la nómina no creo que sea ni justo ni necesario. Piensen ustedes que hay muchas categorías de funcionarios y que hay muchos que no llegan ni a mil euristas, con lo cual una reducción de ese sueldo, puede causar graves problemas en las economías familiares.
Cada cual gestiona su economía familiar en función de lo que gana, y por eso una reducción de ingresos para cualquiera es un golpe severo que tambalea la estabilidad de un hogar.Y esto es lo que va a pasar.¿Así se mejora la economía?
Pues no sé, lo que sí sé es que ese 5% me va a fastidiar y mucho.
 
 

Optimismo
.

Me suelen llamar pesimista en todos los ámbitos de mi vida, pero es que uno dice lo que piensa y a veces eso cuesta que tengan una imagen asi de retorcida. No me quejo, pero cuando expreso mis opiniones, que le llamen pesimista a uno, no hace mucha gracia.
Y claro está me estoy refiriendo a nuestro querido Club Deportivo Tenerife, y a algún amigo que tenemos y que comparte pluma en esta revista nuestra. Yo de mayor quiero ser asi. Creer en imposibles y ver que todo se puede salvar.Llegué en un momento a creer en las posibilidades de lo que me decía el amigo Tony Sánchez, que nos deleita con sus artículos en este mismo periódico, pero ahora mismo no puedo más que volver a mi ya conocida faceta de falta de optimismo. No tengo argumentos en la mano ahora mismo para confiar en que el equipo sea capaz de sacar nada en Mestalla. ¿En qué me debo basar? Si lo hago en el bagaje del representativo fuera del estadio, voy reservando el abono de segunda ya; y si lo tengo que hacer en la fe, pues también lo voy preparando, porque la fe en algo se debe basar en argumentos, en algún atisbo de que hay posibilidades, pero dejarme llevar sólo por un fanatismo y creer que nos vamos a salvar por coraje o por vaya usted a saber qué; no va conmigo.
Evidentemente hablo desde un punto de vista pueblerino, como me han llegado a decir, de mero aficionado a este club al que tanto quiero. Ojalá dentro de una semana esté escribiendo que el año que viene espero un club batallando a mejor nivel contra los equipos de primera y no que preparo ya mi asiento en herradura para ver a equipos de segunda.
Quiero ser optimista, pero ahora no me sale.




 
PERSONAJES
 
Ahora ya me he relajado, pero cuando me sucedió, podía haber mordido a un perro. Cuento sin hacer evidencia lo que ha pasado. En una institución pública fui a preguntar una cosa importante y la señora que alli nos atendió, nos contestó de manera chulesca y burlesca a nuestras peticiones. No cansada con esto, tomó una actitud defensiva acusándonos a nosotros de falta de respeto y que se negaba a hacer lo que le habiamos pedido, ante su manera de actuar menospreciando a la persona mayor que me acompañaba. Pensé en ese momento en presentar una queja ante la dirección de esa institución que usan miles de personas a diario; pero luego con el frio de la tranquilidad me di cuenta que estas protestas no llegan a ningún lado, por la sencilla razón que nadie les hace caso.
Y yo creo que es precisamente ese el mal que nos aplasta. Muchas veces se nos recuerda que estamos en nuestro derecho de presentar reclamaciones ante las injusticias que se cometen en muchos ámbitos sociales, pero la verdad y dada mi experiencia, es que dichos trámites no llegan a nada o no interesa que lleguen a nada. En definitiva, son papel mojado.Intentar que un escrito de protesta llegue a algun lado es una quimera digna de inocentes.
Por eso, personajes, como el de esta mañana siguen manteniendo un trabajo que pagamos todos, y se siguen riendo en la cara de muchas personas.La sensación de hacer el tonto aflora cuando suceden estas cosas y la desesperación de ver que no hay ningún cauce efectivo, para que este tipo de trabajadores reciban al menos un toque de atención, y no sigan incurriendo en sus viejas formas de tratar al público, se adueña de mi persona. Cuando uno está en un sitio de cara a la gente no puede pretender que los demás le paguen los problemas que su trabajo le genera. Si no se está capacitado, se deja el trabajo y nos dedicamos a otra cosa que nos relaje más o en la que no estemos tan estresados, pero el resto del mundo no debe, ni tiene porqué ser objeto de unas actitudes nada acordes a ciertos puestos. Y lo peor es que nisiquiera puedo dar más detalles.
 
 
 
Creer o no creer.

Hoy en día reconocer que uno cree en Dios, está hasta mal mirado por la gran manada de bienpensantes y buenrrollistas que nos rodean.Creer, es la gran cuestión.Hace años cuando estudiaba en la Universidad tube la suerte de tener como profesor a un religioso que había estado muchos años de misiones y trabajando por el bien de los demás, como se supone que dice el mensaje Cristiano, y como bien sabemos todos, no es lo que se estila...
Este profesor, nos abrió los ojos, no dándonos doctrina sino haciéndonos pensar sobre lo que se supone se basa toda la teología conocida.Nos abrió los ojos hacia nuestras propias creencias y apartándonos de viejas restricciones que todos los que acudíamos a su aula, traíamos como bagaje personal. Una serie de miedos, de no hacer esto o lo otro por miedo al castigo...etc...que nos hizo replantearnos nuestra visión de Dios y de cómo creer en él y de si realmente creíamos en él o le teníamos miedo.
Cuando pasamos por momentos delicados en nuestra vida, tendemos a aferrarnos a nuestras creencias y depositamos nuestras esperanzas de mejora en que ese Dios nos ayude y nos saque del atolladero. He ahí la realidad humana, la realidad del creyente. Dios es el amigo al que acudir cuando estás en problemas y al que pedir porque nuestra humana condición sea lo menos dolorosa posible.
Creer en Dios desde aquellos años universitarios se ha convertido para mi, en un hombro de amigo al que acudir y depositar los anhelos de mejores tiempos y de solución de problemas. Llámenme si quieren iluso, o tonto directamente, pero abrir los ojos a mis creencias ciertas, me ha ayudado muchisimo. Les propongo que lo pongan en práctica.Creer en Dios, sin miedos, sin restricciones y sin fanatismos.Dios es un amigo no un castigador.Prueben y luego me dicen.
 

 
EFÍMEROS.

Pasamos por este mundo a veces sin darnos cuenta, muchos sin intención de hacernos notar, sin hacer daño o al menos no queriendo, otros todo lo contrario. Amanecemos cada mañana pensando en comernos el día, y seguir y seguir el camino. Trabajamos, luchamos, nos reimos y otras lloramos. Construimos sueños e ilusiones. Hacemos amistades y hasta nos granjeamos odios. Creemos que somos eternos, pero en el fondo no somos más que seres efímeros.

Cuando un amigo muere, no queda más remedio que pensar así. Estas son las reglas y este es el juego.

D.E.P. Miguel Angel.


 
El Buenrollismo.
 
Tendencia predominante en nuestra sociedad contempóranea, tendente a generar buen ambiente y aceptar todos los preceptos que desde las alturas gubernamentales nos vengan ( preferiblemente si vienen desde el gobierno socialista ), como únicos y verdaderos.
Tras la definición de este neologismo,debo comentar la opinión que bajo mi modesto punto de vista me genera esta tendencia tan en boga. Son los buenrollistas toda una fauna que pululula en nuestro entorno y que promulgan que todo está genial y que todo lo que nos digan zp and company, está bien.Eso sí, se caracteriza el buenrollista, por según ellos, ser muy tolerantes, hasta que llega el momento de confrontar opiniones contrarias a las suyas. Es en ese momento en el que se despliega el auténtico yo de estos seres. Un ego elevado que suele decirles que la persona que te opone la opinión, es un intolerante y un retrogrado que debería desaparecer de la faz de la tierra. Todo el argumentario se reduce entonces, en decirle al otro que su opinión no es válida y que es un intolerante, facha, anticuado que vive en un mundo ya superado y que sus ideas estaban bien hace cuarenta años.
El buenrollista con una sonrisa en la boca, no pretender dejar que el contrario diga nada más, y enseguida lo tacha de no estar a su altura, incluso intelectual, ya que su mente es superior y más abierta, a todo lo "nuevo" que nos plantea un gobierno;que según ellos, es el adalid de todo lo que merece este país.
Lo peor es que hay veces, que tienen el mando y son los otros, esos retrogrados, los que deben callarse...Y me pregunto yo: ¿No es ésta, un tipo de dictadura moral? Un momento totalitario donde el contrario a las opiniones generales, debe ser reducido a un amasijo de ideas preconcebidas y anticuadas.
Discutir con un buenrollista es una total perdida de tiempo, pues siempre sale triunfante (al menos así lo creen ellos).
Su extensa mano,cubre en nuestros días todos los ámbitos de esta nuestra sociedad....Si conoces a un buenrollista, ya sabes a lo que te enfrentas....Seguiré investigando y relatandoles los descubrimientos que haga.Mientras tanto, haya buen rollo hermanos.


 
Que viene el coco...

Llega a los centros escolares Canarios, la hora de las temidas evaluaciones, tanto para el alumnado como para el profesorado.Es uno de los momentos claves en la educación de los niños y también uno de los instantes en los que las administraciones se ponen más nerviosas, ya que planea en la sombra, el indicador del horrible y terrible Fracaso Escolar.
Preocupadas por este asunto, la mayoría de Consejerías y de administraciones Educativas, se han dedicado a buscar las fórmulas mágicas que reduzcan los altos índices de malos resultados escolares, aprobando para ello decretos y leyes educativas propensas a rebajar en demasía el esfuerzo y la calidad de lo que los alumnos deben aprender. La tendencia generalizada es a rebajar los conceptos trabajados y a centrarse en que el alumno se encuentre en un ambiente que conozca y que de ahi surjan los temas a tratar; intentando siempre que estos (los alumnos) desarrollen unas capacidades innatas para el aprendizaje que faciliten su desarrollo.
Como docente que soy, de un área tan poco querida como es el de Lenguas Extranjeras,puedo asegurar que los caminos del aprendizaje son inmensos y que no son estas recetas manidas las que ayudan a los chiquillos y chiquillas (para que la ministra no se me enfade) a conseguir los aprendizajes que necesitaran en un futuro. Y es ahí donde en realidad veo el problema.
Cuando me enfrento a la hoja con los criterios con los que tengo que valorar a mis alumnos se me viene el mundo abajo porque supuestamente, habiendo partido de la realidad de los mismos, hemos establecido unos indicadores para valorar lo que los niños deben adquirir como mínimo. Pero no es así , pues los criterios generales vienen dados desde el gobierno, desde la administración y desde ahi partimos los docentes que debemos concretar. ¿Es esto efectivo? Bajo mi punto de vista no y lo único que se busca es poder decir públicamente que se han rebajado los índices de fracaso escolar, para quedar bien.Ya que con esos indicadores se hace a veces hasta muy dificil poder manifestar las carencias que muchos alumnos manifiestan en las asignaturas.
No es la solución dejar que los niños aprueben las áreas sólo, como es en mi caso,y por ejemplo  por mostrar actitud de escucha, sino que lo hagan por su propio esfuerzo y trabajo.
Atrás quedarón aquellos libros llenos de gramatica y de esfuerzo para entender un idioma.
La realidad nos dice que el uso de los idiomas, es conocerlos y manejarlos, y no pasar una serie de criterios fuera de toda lógica para aprobar unas asignaturas y rebajar el índice de suspendidos.E igualmente pasa con el resto de materias. Hay que darles un matiz más cercano a los alumnos, hacerlas más útiles para su vida futura, pero no por ello quitarle la carga de trabajo que supone el lograr unos objetivos. La vida no es una hoja llena de indicadores que rebajan el esfuerzo, sino una continua lucha por conseguir objetivos y mejorar como personas.
Pero esto es sólo una opinión, nada más.Al final será lo que quieran los que toman las decisiones.
 

 
LOS SUPERPODERES.
 
Proliferan últimamente en nuestras televisiones,hermanos mayores y supernannies , que van desfaciendo grandes entuertos con nuestros pequeñajos con una facilidad pasmosa y que deja atónito a cualquiera que tenga que lidiar con la educación de las futuras generaciones.
A modo de recetas manidas, como no prestar atención, poner unas normas en una cartulina y mucho diálogo pre-escrito, se solucionan problemas severos de comportamientos en niños y adolescentes. ¿Qué fácil parece, no? Yo que me dedico a esto de la enseñanza y que a lo largo de los años que llevo en ello me he encontrado con serios problemas de comportamiento entre el alumnado, no creo que exista una receta mágica como la que en esos programas se presentan, para solucionarlos. No todo es, cuando se da una conducta disruptiva por parte de un niño, dejarlo que patalee y haga lo que quiera, que tire todo al suelo, que chille, porque así no arreglamos nada.
Sé perfectamente que la Psicología aboga por este tipo de metodologías para solucionar los problemas de conducta, pero no sé yo si es lo más adecuado para solventar las situaciones que se planteen.
Estos programas juegan con guiones bien determinados, que van presentando, la situación y van complicandola hasta que llega el momento salvador de sus presentadores. Con cuatro alaracas solucionan problemas severos , incluso de maltrato por parte de adolescentes a sus padres. Si para solucionar lo que tenemos hoy en dia con nuestra gente más joven, es tener que enfundarnos todos un traje de judoka y darnos de leches con un adolescente, no va a haber espacio para tanto combate. Tampoco creo que haya suficiente producción de cartulina en este país para poder escribir (con colorines, eso sí) todas las normas que deben respetar nuestros pequeñajos. En cierta manera la industria del mueble se ve favorecida, ya que los más pequeños con estas metodologías, puden destrozar todo el mobiliario que consideren oportuno....
Vamos que no me creo nada de lo que nos dicen.En educación, no hay recetas válidas ni duraderas, ni lo que funciona con un niño tiene porqué funcionar con otros. La realidad es que la educación de los niños y de los adultos es un algo global que implica algo más que una serie de normas a cumplir y que una serie de pautas manidas a respetar. Y por supuesto la educación no está sólo en la escuela sino en toda la sociedad. Parafraseando al gran Manolo Vieira: "Mi padre me miraba con aquella cara y yo lo entendía"...


 
VARIEDAD

Se anuncia para pronto, un concierto de la gran cantante estadounidense Whitney Houston en Tenerife, del que no me cabe duda, se convertirá en un éxito de público y será todo un acontecimiento en la isla, y tratándose como se trata del único concierto en España de la artista, lo más probable, es que venga gente de todo el país para disfrutar del espectáculo.Esto sin duda es algo que debemos celebrar, ya que en estos lares no se estila mucho el traer a artistas internacionales, salvo raras apuestas que hacen gente osada, trayendo a bandas como la de Joey Lynn Turner, que descargó hace casi un año en Santa Cruz y pasando totalmente desapercibido para una mayoría de gente.
Evidentemente, no soy yo quien discuta, la categoría artística de la cantante del Guardaespaldas, pero debo decir que es poco el riesgo que se toma a la hora de traer otro tipo de artistas a la isla, y por supuesto cuando se les trae, (caso anteriormente citado con Joey Lynn Turner), la repercusión en los medios es la mínima. Claro es que el tirón comercial del rock en la isla es nulo por no decir inexistente, como me comentaba en ese mismo concierto el cantante y lider de la banda alemana Helloween, que vive aqui y que con pena me decía que jamás podrá venir a tocar a la isla donde habita porque aqui simplemente esta música no tiene repercusión, no tiene un canal para ser escuchada.
Público si que tiene, alguno, pero claro, no tiene el poder adquisitivo para pagar grandes entradas. Adolece la isla de un gran festival de rock, que pudiese atraer a gentes de todo el pais a nuestra tierra y pasar unos dias de buena música y de convivencia pacifica. No sería ésta mala idea para potenciar un poco el lado turístico de Tenerife, programando para alguna fecha veraniega un gran festival rockero en alguna parte de la isla, al igual que se hace en varias partes de Europa, y donde se movilizan a cientos y miles de jovenes de todo el continente.
Algunos, como ya dije, arriesgados productores, han traido a gente como el antiguo bateria de Guns and Roses, Steven Adler, hace unos años y al ya citado Joey Lynn Turner; pero no se le hace la suficiente publicidad como seguro si tendrá la grande Whitney, sin dudarlo. Por eso desde este rinconcito que se me facilita, pido un poquito de rock and roll para la isla.


 
¿Hasta cuándo?

Esa es la pregunta que me hago en el día de hoy, tras otra tormenta sobre la isla y un nuevo corte de luz en toda la zona donde vivo. Recuerdo hace 30 años cuando era un niño y viviamos en el Cardonal, que lo más normal, es que en dias de tormenta, estubiesemos más con velas que con luz, pero ahora, hoy en día, no puedo entender cómo no se ha puesto solución a este tema...
Entiendo que una vez pueda pasar, pero ahora que se está haciendo costumbre que por estos lares nos caiga la de dios es cristo, cada dos por tres y se monte un guirigay de narices en todas partes de la isla, no puedo llegar a entender por qué no se toman medidas ya, para solucionar estos temas.
Comentaba el otro día una oyente gallega, en una radio de la isla (radio el dia creo que fue ), que si en Galicia, cada vez que hay una tormenta, se fuera la luz y cortaran las carreteras, no habría vida en esa comunidad autónoma. Al paso que vamos en la nuestra no habrá vida, por lo que parece ser que aqui está cambiando el ciclo de mal tiempo. En este mes de Febrero ya van dos tormentas, y supongo que no serán las últimas.
Las autoridades hacen lo que pueden advirtiendo a la población de que no salga a la calle y que esté atenta a los medios de comunicación, y suspendiendo las clases en todos los niveles educativos; pero bajo mi punto de vista , y como sufridor ciudadano que soy, con la oportunidad de escribir unas líneas en esta revista, me pregunto si no es hora ya de hacer algo más. Algo como preparar un plan de actuación severo ante casos de riesgo meteorológico, que eviten todas estas molestias que se causan, cada vez que esto sucede.
Alguna medida habrá que impida que se vaya la luz cada vez que suframos una tormenta... Vamos , digo yo. Por eso me pregunto hoy...¿Hasta cuándo?


 
NO ME GUSTA EL CARNAVAL.

Lo confieso, aunque sea pecado en esta isla decir semejante cosa y tan tajantemente.Respeto por supuesto a los miles de personas que disfrutan de las fiestas de don carnal, pero ya pasados unos años, la fiesta ha dejado de tener interes para mi.
Recuerdo hace muchos años asistir a una final de murgas en la plaza de toros, y ya empezar a aburrirme como una ostra, y hoy en dia, la verdad es que casi paso de largo de ver espectáculos relacionados con el carnaval.
No voy a negar que de más joven, "disfruté" algún carnaval en la calle, pero desde hace ya bastantes, ha dejado de interesarme el perder el sueño y pasar la noche en la calle oyendo una música que no me dice nada, oliendo a meados y a mil olores diferentes e imposibles de identificar, por las calles de la ciudad, aguantando la borrachera de algún desconocido (eso que llaman fraternidad carnavalera...), y supuestamente aportando mi parte de pueblo a la fiesta.
Sé perfectamente que me ganaré mil enemistades con esta opinión, pero ya que tengo una tribuna que me da libertad de expresarme, pues la uso para decir lo que siento...Es lo mismo que hacen los murgueros, ¿no?, lo que pasa que como yo no tengo ninguna gracia y desafino cantando, pues escribo, que es mi medio de expresarme...
Bueno a lo que iba. Parece que por decreto en esta isla, a uno le tiene que gustar el carnaval y las fiestas de mago y si no tu canariedad se pone en entredicho...Ay señor  señor, que cortedad de miras..
Conozco gente que gana dinero con el carnaval, pero eso no me es suficiente para decir, me gusta el carnaval...Es que no me nace.
La sola idea de ponerme un disfraz y tener que salir a la calle me aburre, y enseguida cambio de pensamiento. Entiendo que pueda ser una fiesta tan popular, y que disfruten miles pero yo desde este pequeño rincón reivindicó el derecho de muchos a decir eso de YO NO SOY CARNAVALERO...Ah y no veo los documentales de la dos...Que conste.



 
PROPUESTAS DE UPYD PARA LA EDUCACIÓN.

Hoy me ha llegado un correo de Unión Progreso y Democracia, con las propuestas que hace el partido para el ámbito de la educación y como educador, no puedo más que estar de acuerdo con las mismas y por eso quiero darles difusión en este nuestro medio. Como todo en esta vida es susceptible de discusión, pero en líneas generales creo que son propuestas reales, basadas en un estudio de lo que es la educación de nuestro pais..Juzguen ustedes mismos.

20 PROPUESTAS PARA UN PACTO DE ESTADO DE EDUCACIÓN
En Unión Progreso y Democracia estamos convencidos de que la mejora de nuestro sistema educativo y de investigación es una de las claves para superar los principales problemas que atraviesa España. También lo estamos de que el sistema educativo español atraviesa una grave crisis y de que somos la única fuerza política que defiende con coherencia y rigor las reformas educativas necesarias para avanzar hacia una España más próspera, igualitaria y cohesionada territorialmente.
La importancia estratégica de la Educación hace imprescindible un Pacto de Estado que garantice la permanencia de la norma, introduzca las reformas necesarias para corregir las deficiencias de nuestro sistema educativo y garantice los recursos necesarios. Éstas son nuestras propuestas para ese Pacto:
1. La recuperación de las competencias en Educación por el Estado para garantizar un sistema educativo común integrado en un espacio educativo europeo.
2. Una Ley de Financiación de la Enseñanza que garantice a largo plazo los medios humanos y materiales necesarios.
3. Un curriculum que inculque las virtudes democráticas (e incluya una asignatura específica basada en el estudio de la Constitución y los derechos y libertades fundamentales) y sea laico desde el punto de vista ideológico, identitario y religioso.
4. La apuesta por una enseñanza pública de calidad, ampliando la red pública, (incluida la de educación infantil), estableciendo un control riguroso de los criterios de admisión en todos los centros sostenidos con fondos públicos (que evite la segregación por sexo, extracción social, origen étnico o cualquier otra condición) y exigiendo la gratuidad real en
todos ellos.
5. La libertad de elección lingüística.
6. Una enseñanza que valore el esfuerzo, el aprendizaje, la excelencia y la responsabilidad, que parta del reconocimiento de los profesores como los verdaderos expertos en materia educativa y que supere los dogmas responsables del fracaso del sistema vigente.
7. El restablecimiento de la disciplina en los centros y el reconocimiento del profesorado como autoridad pública a fin de erradicar el acoso escolar, especialmente el padecido por el alumnado que por su orientación sexual, origen étnico, lengua materna o cualquier otra condición sea especialmente vulnerable.
8. La escolarización obligatoria hasta los 16 años, con una secundaria que incluya dos itinerarios: un bachillerato sólido y riguroso, más largo y unificado que el actual y comenzado a una edad más temprana, y una formación profesional de calidad que permita acceder a estudios superiores.
9. La reducción del número de asignaturas por curso y la implantación de un curriculum más realista que tome como base el trabajo global del alumno y no sólo las horas lectivas (a la manera del crédito europeo) y que rectifique la actual tendencia a relegar los objetivos de instrucción.
10. La diversificación como alternativa a la repetición de curso y el fracaso o abandono escolares, con programas de iniciación profesional, accesibles desde los 14 años, que permitan la obtención del título de Secundaria Obligatoria.
11. La dotación a los centros de los medios humanos y materiales que permitan la inclusión del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, siguiendo un modelo flexible que se adecue a las necesidades de cada alumno, con la integración en los mismos centros y grupos que el resto como opción preferente.
12. El impulso al aprendizaje de lenguas extranjeras, especialmente el inglés, fomentando la enseñanza bilingüe (o trilingüe en las CCAA con dos lenguas cooficiales).
13. La reducción de la brecha digital, facilitando el acceso en condiciones de igualdad a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.
14. Un nuevo sistema de formación del profesorado basado en la realización de prácticas remuneradas en los centros (similar al MIR) como alternativa al actual Master-CAP, un método de selección que respete los principios de igualdad, mérito y capacidad (suprimiendo los concursos restringidos o cuasirrestringidos y el recurso a la contratación interina como vía de acceso) y una carrera docente que valore la excelencia académica y la capacidad pedagógica por encima de la recepción de
cursillos.
15. La revisión y refuerzo de la figura del inspector, con funciones de apoyo y evaluación, y no sólo de fiscalización.
16. La integración de la Universidad española en el Espacio Europeo de Educación Superior, recuperando el espíritu original
de la Declaración de Bolonia frente a los intentos de extender a las Universidades reformas ya fracasadas en la Secundaria.
17. Un programa de becas y unas tasas fijadas para los estudios de postgrado similares a las de grado, a fin de garantizar la igualdad de oportunidades.
18. La movilidad de estudiantes y profesores, superando la endogamia por medio de una reforma del sistema de selección del profesorado y de la restitución a los funcionarios universitarios del derecho al traslado.
19. El fomento de la investigación, aumentando la inversión, desvinculando las plantillas universitarias de las necesidades docentes, potenciando programas como el Ramón y Cajal y estabilizando laboralmente al personal investigador contratado.
20. Una evaluación continua del sistema educativo, en todos sus niveles, basada en la realización de pruebas externas por parte de alumnos y titulados, como alternativa los métodos actuales, ineficaces e insufriblemente burocráticos.




 


Tocahuevos

Polémica, demasiado ruido mediático, parece haber causado un artículo mío, escrito ya hace unas semanas, en referencia a las sospechosas denuncias por presuntos abusos sexuales cometidos en la Casa Cuna de Santa Cruz de Tenerife hace ya muchas décadas. Y dejé bien claro, y entre interrogantes, que mantengo mis dudas sobre la limpieza de esas reclamaciones porque se hacen, qué curioso, al amparo de la Ley de la recuperación de la memoria histórica y, fíjense ustedes, también porque existe la posibilidad de que se lleven unas perritas, que en tiempos de crisis no le deben venir mal a más de un y una tocahuevos que se creen repartidores de credenciales periodísticas.
Resulta que esta panda de tocahuevos, porque no saben hacer otra cosa, se permiten el lujo de escribirme en un tonito bastante insultante, con amenazas veladas sobre posibles querellas y que, hete aquí el quid de la cuestión, deje de estar escribiendo u opinando sobre el asunto porque no tengo ni p…idea y les puedo jeringar la subvención que le quieren sacar al Cabildo de Tenerife, a la Diócesis Nivariense y hasta al ministro de la Gobernación si éste aún existiese.
Curiosamente, insisto, toda esta faramalla y tramoya viene desde hace pocos años, con la aprobación de esa ley sobre la memoria histórica. Hasta ahora, que yo sepa, nadie había mostrado mayor interés en el asunto y, en todo caso, quien había querido poner en su sitio a la monja, al cura o al educador que se hubiese propasado lo ha conseguido y sin necesidad de montar una matraquilla mediática donde, dicho sea de paso, se reparte la mierda a partes iguales e indiscriminadamente.
Repito que no soy nadie para dudar de que se hayan cometido tropelías en esta Casa Cuna y en otras, pero cuando menos me resulta chocante que se haya esperado tanto tiempo, que personas rozando ya los 60 y los 70 años salgan ahora, al amparo de una asociación catalana que busca adeptos por toda España, a denunciar a todo trapo. Además, otro aspecto significativo, se ataca por igual a la Iglesia o a los poderes políticos. Cuando una de estas tocahuevos se puso en contacto conmigo me contó que había importantes políticos en activo que tenían mucha responsabilidad en el asunto y que se les iban a caer los palos del sombrajo cuando salieran a la luz sus nombres, pero se negó a revelarme su identidad porque aún estaban con las comprobaciones. Es decir, acusando a priori, sin pruebas.
¿Ven lo que les digo? Esta clase de personas, camufladas en una asociación, disparan sin tino a todo lo que se mueva, les importa una higa cometer injusticias generalizando. Su objetivo no es esclarecer los hechos en sí o saber quiénes fueron sus verdaderos padres biológicos, que en muchos casos los han encontrado, sino que lo que les mueve son las cuantiosas indemnizaciones a las que se creen acreedoras por daños morales y, de paso, tocar un poco los huevos a quienes no consumimos al 100% su drama
Y es que, lamentablemente, siempre resulta sencillo demonizar a la Iglesia como una institución oscura, arcaica, llena de pederastas, de curas palilleros. Es el discurso que está de moda ahora y del cual se aprovecha algún y alguna que otra tocahuevos para sacar tajada del momento. Pero las cosas no son siempre así y, afortunadamente, tenemos en España una institución eclesiástica digna de encomio, no exenta de desertores del arado, pero como en cualquier ámbito de nuestra sociedad.


Terminators sobre monopatines

Hace ya más de un año tuve la oportunidad de escribir un artículo denominado Termitas en monopatín. El texto hacía referencia a toda la pibería de Santa Cruz de Tenerife que, tabla en mano (o en pie, mejor dicho) se dedicaba a ir destrozando el mobiliario urbano que con tanto esfuerzo pagamos los ciudadanos de nuestros impuestos. Pues bien, después de todo este tiempo la situación no solo permanece, sino que se ha agravado hasta extremos insospechados.
Esta legión de termitas, porque no merecen además otro nombre, no se conforma con la superficie habilitada al final de la prolongación de la calle Ramón y Cajal en confluencia con La Concordia o con haber usurpado al resto de personas la plaza que está entre dos centros comerciales, en plena avenida Tres de Mayo, sino que siguen campando a sus anchas por todas las vías capitalinas, en La Laguna, por la nueva vía del barranco de Santos, etcétera, etcétera.
Lo mejor de todo es que la Policía Local lo tiene bien fácil, colocar señales en las que se prohíbe esta especie de deporte ‘destroyer’. El Consistorio de Santa Cruz de Tenerife tuvo que hacerlo en la plaza Weyler, Ángel Guimerá y en la plaza Isla de La Madera, frente al Teatro Guimerá, porque el pavimento, recién remozadito, acabó siendo pasto de estos destrozones sobre ruedas y, como reza la sentencia popular, “dile algo”.
Los agentes de Hilario Rodríguez conocen el hartazgo de los vecinos de la plaza de Tomé Cano, llamada también de Los Sabandeños, con esta plaga de patinadores, pero no hacen absolutamente nada. Hay días que desde el mediodía hasta altas horas de la noche están estos pibes rompiendo no sólo el suelo y los bancos, sino que además, con el ruido continuo que hacen, revientan el descanso de los vecinos y, por si esto no fuese poco, también acaban trayéndose el equipo de música para ambientar su peculiar espectáculo.
Y claro, cuando a esta pandilla le permites y le das carta blanca para que siga rompiendo lo que es de todos, luego no nos podemos extrañar que en plena Rambla de Santa Cruz, con esculturas de artistas de raigambre internacional, como El Guerrero de Henry Moore, acaben destrozadas, golpeadas, abolladas y hasta pintorrojeadas por culpa ya no sólo de estas termitas, sino de una autoridad municipal a la que no le importan que le destrocen su patrimonio. Eso sí, Zerolo y los suyos se cuidan mucho de que estos alborotadores sobre ruedas vayan a la Casa de los Dragos a montar allí su escenografía.
 

Inda: El Papa del merenguismo

Eduardo Inda, a la sazón director de Marca, se cree el Papa del deporte, pero sobre todo en el supremo sanedrín del madridismo. Si aún no le ha quitado el puesto en el palco del Bernabéu al señor Florentino Pérez, es porque, o bien no ha podido o bien porque le profesa una admiración que excede todos los límites de la realidad. Eso sí, las exclusivas sobre lo que pase en los intramuros de la casa blanca, la de Chamartín, no en la que reside Obama (que además es negro), sólo las puede ofrecer su periódico (mira, en eso nos ha salido el navarrico igual que el dueño de El Mundo y VeoJota).
A Inda, un director con un ego demasiado subido en comparación con otros excelentes homólogos que ha tenido ese periódico, especialmente me gustó la época en la que lo dirigió Elías Israel, no le gusta para nada que otros medios intenten meter cizaña en la paz merengue. Las declaraciones realizadas por Mourinho el pasado miércoles en una rueda de prensa previa al partido de vuelta de Copa de Rey contra el Atlético de Madrid donde, a preguntas de una compañera para saber por qué estaba a disgusto en la comparecencia ante los medios, dijo que estaba así porque quería marcharse fue interpretada por algunos expertos como un mensaje claro de que no sólo quería darse el piro de la conferencia, sino que también tenía en la mente coger las maletas y largarse del Real Madrid.
Los primeros en hacer tal reflexión fueron Siro López e Iñaki Cano en Intereconomía, pero después fueron más medios los que hicieron suya también esa teoría de que había algo más en las palabras del preparador luso. Sin embargo, cómo no, arribó el director de Marca con su vídeoblog y puso los puntos no sobre la i, sino sobre todos aquellos que se apuntaron al carro de una marcha precipitada a final de temporada del locuaz Mourinho. De inocentada con 21 días de retaso la catalogó Inda, así como el resto de plumillas y radiomacutenses a sueldo de Unedisa y asociados.
Lo cierto es que el Marca, ya lo expresé una vez, ha entrado en el mismo juego que han hecho y hacen los diarios deportivos de Cataluña. Si estos no tienen otro universo que no sea el Barcelona, el periódico que dirige Inda sólo vive por y para el Real Madrid o, más en concreto, para ese ser superior, como lo calificó Butragueño, llamado Florentino Pérez. No sé cuántas páginas todos los días al Real Madrid, lo que sobra al Atlético, al que siempre da una página más que al Barcelona y al resto, directamente, que les zurzan, todos en una especie de tótem revolutum.
Pero bueno, a estas alturas de la película no me voy a extrañar. Inda ha convertido al Marca en el órgano oficial del florentinismo, que es el escalón supremo del madridismo, y todos los que opinen distinto al pensamiento único indanesco van en contra del Madrid y de, por supuesto, Florentino Pérez.
 


 
La crisis la traducen en despilfarro

La crisis que vive España no parece importarle una higa a determinados políticos. La astracanada a la que hemos asistido en el Senado, con traductores en gallego, vasco, valenciano y catalán, define a la perfección a nuestro país como una nación de pandereta, de folclore. Señores hechos y derechos, que 15 minutos antes del pleno estaban en comandita tomándose el cortado en la cafetería de la Cámara Alta y hablando en castellano, se han lanzado por el tobogán del disparate, del surrealismo de Valle-Inclán. Son como los espejos del Callejón del Gato, deforman la realidad a su conveniencia.
El problema no es que haya siete personas, los traductores, que han podido encontrar un empleo, sino que este servicio le cuesta o nos cuesta a los españoles la nada despreciable cantidad de 168 euros por minuto, 10.080 a la hora y piensen ustedes que hay plenos que se prolongan toda una mañana o una tarde, así que echen cuentas ustedes. Aquí se nos pueden ir más de 100.000 euros al mes a poco que las sesiones se prolonguen más de la cuenta.
Lo cierto es que tenemos un país plagado de 17 autonomías que, en mayor o menor intensidad, se han convertido en las garrapatas de las arcas públicas del Estado. Aquí todo el mundo quiere su competencia y no les extrañe que dentro de poco vengan los asturianos, los cántabros, los baleares, los aragoneses o los canarios a reclamar que ellos también precisan de traductor porque, aunque todos sepan hablar la lengua de Cervantes, resulta que uno se expresa en bable y el vecino en guanche (no confundir con el tamarán, que se nos enfada Don Pepito Rodríguez, el independentista editor-director de El Día).
Los grupos nacionalistas, animados por el éxito en el Senado, van a hacer lo mismo en el Congreso, intentar que les aprueben el mismo gasto para la Cámara Baja. Bono, que parece no estar por la labor, ha pronunciado lacónicamente un: “Ej que yo prefiero no pronunciarme, pero rejpeto mucho la labor del Jenado”.
Lo cierto es que si se dio vía libre a ese disparate en la Cámara Alta, no sería descartable que suceda lo mismo en la Carrera de San Jerónimo. El PSOE está más necesitado de apoyos que nunca y los nacionalistas vascos y catalanes, amén del apéndice coalicionero canario, apretarán hasta rebasar el tope de lo tolerable. Total, como la fiesta la pagamos todos los españoles, les da lo mismo poner siete, 14 o 100 traductores.



 
España, el país de lo grotesco

Dos hechos, dos noticias. La primera, una broma que no ha sentado bien. La segunda pudiera parecer también que es cachondeo, pero no, es verdad como la vida misma y encima con el amparo de la Justicia. Me refiero, por si alguien aún está despistado, a lo acontecido con la llamada que los compañeros de Cataluña Radio le hicieron al monarca, a Don Juan Carlos I, y a la autorización del juez Santiago Pedraz a la marcha pro abertzale por las calles de Bilbao y con el apoyo, no lo olvidemos, de ocho jugadores de la Real Sociedad, futbolistas a los que, tal vez, les gustaría golear con bombas-lapa en vez de con esféricos.
Yendo por partes, como Jack el Destripador, lo de la pillada a Su Majestad por parte del periodista Pere Mas ha indignado en el entorno de La Zarzuela. A pesar de la recomendación que me hizo un lector sobre mis excesos con la monarquía, lo cierto es que en palacio son todos unos sosomanes, unos aburridos de campeonato y, ¡qué curioso! parece que sólo les molestan las bromas. Si ya sucedió en su momento que la revista El Jueves tuvo que pagar un alto precio por aquella famosa portada de los Príncipes dándole al tema, ahora podría ser que la Fiscalía del Estado actuase de oficio para meterle mano a Cataluña Radio por el pitorreo con Don Juan Carlos I.
Lo cierto es que, insisto, en La Zarzuela faltan muchas dosis de humor y sí que les sobran las del temor a ciertos grupos de presión. Aún recuerdo como quedaron en libertad los impresentables que quemaron fotos del Rey y la propia bandera y como encima se presentaron en el juicio con unas camisetas donde, en un perfecto catalán, se leía ‘Yo también quemo la Corona’. Digo yo que será más grave y más peligroso que te amenacen abiertamente, como aquella declaración de Joan Tardá, de ERC, “muerte al Borbón” o que te digan que te van a quemar, que el hecho de una broma que, de mejor o peor gusto, no va más allá de una chanza. Pero está claro que no se lo han tomado en la Casa Real con la misma filosofía.
En cambio, resulta bastante curioso que una marcha proetarra, la de los abertzales más radicales que aún campan por la faz del País Vasco, cuente con el respaldo de la Justicia, concretamente del juez Pedraz, uno de los amiguetes de Garzón, magistrado que, como bien es sabido, es uno de los que ha intentado enmierdar todo lo relacionado con el caso Faisán y favoreciendo al Gobierno de Zapatero para que logre al precio que sea la llamada paz definitiva, un proceso que, obviamente, se romperá después del período electoral de turno.
Desde luego, así nos va. La Fiscalía perdiendo el tiempo con lo que escribe o dibuja El Jueves o las bromas que puede hacer Cataluña Radio y lo sustancial, lo grave, el apoyo a los asesinos de ETA, pasa de largo para un Fiscal General del Estado, el señor Conde Pumpido, el mismo que en el 2007 sólo anuló la mitad de las listas de ANV, pese a tener todas las pruebas sobre la mesa para inhabilitar todas las planchas. Así es España, una broma grotesca permanente, aunque lo que se sanciona reiteradamente es dejar en ridículo al monarca, no las amenazas de muerte al primero de los españoles o el apoyo a aquellos que aprietan el gatillo o pulsan el detonador. De vergüenza.



 
Chaves: El arte de mear fuera del tiesto

Conozco someramente a la señora María Luisa Arozarena, ex directora de Radio Nacional de España, comentarista actualmente en Mírame Tv, y, en nada, jefa de gabinete de Ricardo Melchior en sustitución de Eduardo Solís. ¿Es aceptable que alguien que ya percibe unos emolumentos por la jubilación anticipada de RNE vaya a cobrar ahora, de nuevo, de fondos públicos? Depende. No conozco los intríngulis de la operación y si la señora Arozarena tendrá que dejar de percibir parte de ese dinero procedente de lo que le toca de la radio mientras esté codo con codo con el presidente del Cabildo de Tenerife. Por mí, mientras no hay una doble percepción económica del erario público, me parece perfecto que el señor Melchior escoja a María Luisa o a qui
en así estime oportuno.
Lo que sí me ha dejado patidifuso es el ataque frontal del periodista Andrés Chaves contra una compañera del gremio (aunque nos jubilemos, siempre seguiremos siendo periodistas, como el militar retirado que jamás deja su condición de tal, así tenga 90 años). Argumenta el columnista de El Día que, y cito literalmente, “¿a qué coño viene ahora designar a una vieja para un cargo que probablemente necesita sangre nueva? Además, ¿qué leyes laborales tenemos que permiten a una jubilada compatibilizar su diezmo, que pagamos entre todos, con una nueva prebenda oficial? Esto tenía que estar prohibido”.
La última parte del razonamiento, insisto, puedo estar de acuerdo, no sería tolerable la doble financiación pública, por así llamarla. Pero, ¿qué es eso de llamar despectivamente ‘vieja’ a una colega? ¿Tal vez la rabia sea por el hecho de que a usted, señor Chaves, no le han llamado para el puesto? Encima es que usted mismo se descalifica porque señalar que, y vuelvo a la estricta literalidad, “yo, como estoy retirado en el Puerto, preocupado por la próstata y tirándome algún que otro cuesco al amanecer, no acabo de entender el nombramiento. ¡Pues no hay pocos periodistas por ahí, con mucha más valía profesional, que están sin trabajo!” ¡Pues qué bien! No sólo arremete contra la señora Arozarena, sino que encima demuestra usted que es un escatológico impenitente.
Encima, señor Chaves, usted sabe que no sólo defenderán a María Luisa sus amigos, sino todos aquellos que entendemos que sus formas de atacarla no son, precisamente, las más higiénicas. O acaso decir lo siguiente: “la labor de esta señora en el Cabildo será plana. Quiero decir que no aportará una sola idea -como ocurrió en Radio Nacional-. Ahora, panzadas en comidas oficiales sí que se va a dar porque no perdona ni una. Este es un hecho objetivo, no quiero desviarme un ápice de mi crítica a su incompetencia profesional, jamás a su actitud personal, que me la renflanflinfla. Los cuatro gilipollas que le bailan el agua se me echarán encima para ponerme de chupa de dómine, entre otros el godo del Opus y la corte de mentecatos que no dispara gongo y que siempre está a la que salta”, ¿es digno de alguien que ha llegado a ser director de un medio como La Gaceta de Canarias?
Y encima, señor Chaves, usted miente cuando dice que no acude a comidas con periodistas. Esto, lamentablemente, es demasiado pequeño y todos hemos coincidido en algún que otro ágape, incluso a cuerpo de rey en Bruselas y tonteando con alguna compañera de la profesión y en compañía de un consejero del Gobierno que hoy ejerce funciones portuarias. ¿Se le va refrescando la memoria, caballero?
Independientemente de que la señora Arozarena me pueda gusta más o menos como periodista, lo que sí es cierto es que ella es libre de escoger una oferta, de Melchior habérsela hecho y, en todo caso, habrá que ver si cobra por doble vía, que sería lo único indecoroso e inmoral. El resto, señor Chaves, son apreciaciones fuera de lugar, una meada fuera de tiesto y una pataleta increíble. Cuídese de escribir al lado del señor Rodríguez, no vaya a ser que el virus del insulto sea contagioso y le acabe llegando también alguna demanda a su domicilio.




 
Cabalgata de payasos

La cabalgata de los Reyes Magos en Santa Cruz de Tenerife va a tomar directamente la denominación de payasada o astracanada. Lo vivido en la tarde del miércoles 5 en el Heliodoro Rodríguez López y en el posterior paseo de sus majestades hasta el recinto de la plaza de La Candelaria resultó, sencillamente, un espectáculo indecoroso. Nada de motivos navideños, nada canciones para los verdaderos espectadores del evento, los niños, nada de personajes infantiles. No, música disco-ratonera, actores y bailarines de culebrones y una traca final de fuegos (o simulacro de los mismos) que hizo que más de unos padres tuviesen que salir corriendo del estadio ante la humareda que se había formado.
El Ayuntamiento capitalino, con su concejal de Fiestas al frente, Norberto Plasencia, se lució con el disparate montado en torno a una cita que no tenía nada de entrañable. Más bien, todo lo contrario. Muchos pequeños se aburrieron soberanamente ante el pésimo show previo antes del destape (porque estaban metidos en una especie de urna cubierta por una tela) de los Reyes Magos. Actuaron, por así decirlo, hasta los payasos de la tele y, de verdadero milagro, no pasó por ahí Torrente. Pero faltó muy poco.
El problema es que alguien ha querido recortar gastos en el día donde los críos albergan en su interior las mayores ilusiones. Ansían ver a sus tres Reyes Magos y pedirles todo aquello que han pensando durante las semanas previas. La excusa de quitar la llegada en helicóptero por cuestiones de seguridad me suena a argumento que no se sostiene ni a la de tres. Tenemos a un presidente de Gobierno que va en ese medio de transporte cada dos por tres y sabemos que la broma sale por un pico, unos 6.000 euros por viaje. ¿Acaso la corporación se va a arruinar por esa inversión y colmar las expectativas de los pequeños de la casa? Además, no lo olvidemos, ya son unos cuantos años en los que se cobra una pequeña entrada para acceder al recinto y a más dinero recaudado, la calidad de la gala es peor aun cada ejercicio venidero.
Pero, dejando a un lado el tema del helicóptero, ¿no les da vergüenza que durante la cabalgata por las calles de Santa Cruz no se tirasen caramelos? Salvo desde la carroza del cuerpo de Bomberos, de resto no había dulce que lanzar a los pequeños. Nada, confetti y Santas Pascuas. Si es que por recortar, lo han hecho hasta en el Nacimiento de la plaza de la Candelaria donde por dos ocasiones les han birlado al Niño Jesús. Y no por la noche, sino a plena luz del día porque en esa franja horaria el Consistorio no creía necesario tener que pagar un segurita para tal fin.
En definitiva, los niños santacruceros se han tenido que llevar, al menos los que ya hayan asistido a dos o tres cabalgatas, una decepción de campeonato. Aquello, lejos de ser navideño, parecía la final de murgas infantiles o una minimascletá por el espectáculo final. Ojalá y sus majestades de Oriente hagan magia para que hagan desaparecer en las urnas a determinados políticos que no sólo no saben gestionar el día a día de la corporación, sino que además matan las ilusiones de unos niños que no entendían de que iba aquel montaje pseudocarnavalero.




 
Rubiales, ocho sinvergüenzas y sus acólitos

Luis Rubiales, a la sazón presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, AFE, apoya sin ambages a esta gentuza: Mikel Aranburu, capitán de la Real Sociedad, junto a Imanol Agirretxe, Jon Ansotegi, Mikel Gonzalez, Mikel Labaka, Eñaut Zubikarai, Markel Bergara, David Zurutuza, todos jugadores de la primera plantilla del equipo vasco, que han mostrado su apoyo a los derechos de los presos etarras. Este es, señores, el máximo exponente de la representación de jugadores. Un tío jeta, que dice que no opina sobre estas cosas porque no hay que mezclar churras con merinas. No, si no hace falta que des tu punto de vista. Es que ya son otros los que lo hacen, y además con toda la tranquilidad del mundo.
Lo que resulta escandaloso de esta historia, amén de la tibieza del señor Rubiales, es que aún nadie de la Audiencia Nacional o la instancia judicial que corresponda se haya movido para proceder a la detención de estos ocho simpatizantes del terrorismo. Estos caballeros, si es que se les puede llamar así, son desvergonzados a carta cabal. Evidentemente, saben que cuentan con la protección de una sociedad vasca que, a pesar del cambio político, aún sigue bastante mediatizada por el entorno abertzale, especialmente en un nido de víboras como es Guipúzcoa, donde han salido muchas de esas ratas o serpientes rastreras que, también por suerte, han ido cayendo a manos de la Justicia.
Por supuesto, mi respeto para el resto de una plantilla que se ha mantenido, al menos, al margen de esta declaración de intenciones, pero no de su cúpula directiva que, de momento, con su silencio otorgador da carta de naturaleza a que estos ocho desalmados hagan de la Real Sociedad la sucursal deportiva de ETA. A estos futbolistas les deberían de retirar la licencia deportiva de por vida. No pueden seguir manchando el buen nombre de un equipo (lástima de Consejo de administración que es igual de culpable) y, sobre todo, mezclándose con personas que repudian todo apoyo activo o pasivo del terrorismo.
Para mí, el señor Rubiales ya se ha caído con todo el equipo, pero lo mismo puedo decir del presidente de la Federación Española, Ángel María Villar, y del mandatario de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, que además fue dirigente realista. Lo curioso es que ambos mandatarios son vascos y, aunque no quiero sembrar la sombra de la duda, lo cierto es que me choca bastante que este hecho no haya sido condenado como debiera ser por parte de unas instancias deportivas que abogan por el juego limpio. ¿O acaso es sancionable que le partan la pierna a un jugador por un lance del juego, pero se ‘premie’ el apoyo a unos asesinos y a sus acólitos?
Ni siquiera el ministro de Deportes ha salido a la palestra ni el ínclito doctor Bacterio, alias Rubalcaba o el de Justicia ‘camión’ Caamaño se han pronunciado sobre el particular. ¿Será que esto entra en las negociaciones de marras para el nuevo comunicado-trampa?




 
¿Cómo pagar una idea? Mejor compartirla

Mi amigo Gonzalo Castañeda, husmeador como nadie de la noticia, bueno en realidad es capaz de buscar la misma dentro de una información insulsa que nos sirven los poderes fácticos para que la consumamos como marca el prospecto, tuvo el acierto de traer a colación en su primer programa del año el blog de Alberto Palenzuela y, más en concreto, el último artículo publicado en Radio Hotel Guantánamo, titulado ‘Manzanas e ideas’. El texto es un palo soberano y muy sutil a estos jetas que pretenden que todo el mundo se rinda a la tiranía de una industria que pretende monopolizar para sí las ideas, que no lleguen gratis al común de los mortales.
Dice Palenzuela que “hasta ahora, la industria cultural estaba basada en un modelo de negocio donde una buena parte de las creaciones se transformaba en un producto físico de cuya distribución y venta se obtenía un beneficio económico. Es decir, para poder vender  las ideas era necesario convertirlas en manzanas, o en discos o en películas o en libros… El problema era que solo unos pocos podían transformar, distribuir y vender las ideas y, lo que es peor, solo trasformaban las ideas de otros pocos elegidos. Fue entonces cuando el progreso, en su imparable devenir, quiso que alguien averiguara como hacer todo lo contrario: volver a transformar las manzanas en ideas. Ideas que no necesitan ser editadas, empaquetadas, etiquetadas, distribuidas y publicitadas. Así que como es lógico, esto no gustó a los primeros porque que se quedaron sin negocio”.
Aclara este autor que “fue entonces cuando a alguien se le ocurre poner a Ángeles González Sinde, que hasta hace poco era de ese exclusivo grupo de privilegiados cuyas ideas eran convertidas en manzanas, a ser juez y parte en ese sumario por el supuesto intento de asesinato de una tal Cultura, que más que un drama parece un musical de Broadway y, como era de esperar, barre para casa montando una película de Hollywood en el congreso con un reparto de lujo. Y esta el patio como para montar más películas. Es lo que tiene poner a una directora de cine como ministra de Cultura. Yo me avergüenzo, por ejemplo, de la actitud española con el Sahara pero, por el amor de Dios, no quiero que Willy Toledo sea el jodido ministro de Exteriores”.
Como el propio Palenzuela constata, no se trata de regalar por regalar, pero no se puede ponerle puertas al campo y la creatividad no puede quedar en manos de unos pocos. Los monopolios no sólo son malos, sino que redundan directamente en una falta de libertad. Es buena y positiva la competencia. La música, el cine, la literatura son un arte al que todos tenemos derecho. No se nos puede privar de una cultura que incide en nuestro avance como personas, a tener mejor perspectiva de las cosas.
En definitiva, ¿cómo podemos ponerle precio a u¿Cna idea? Lo mejor es compartirla y, como bien dice Alberto en el inicio de su disquisición: “si tú tienes una manzana, yo tengo otra y las intercambiamos, entonces cada uno  seguimos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo otra e intercambiamos ideas, entonces ambos tenemos dos ideas”.




 
Menos humo, más vinagre



¡Viva el prohibicionismo sectario del Estado zapateril! Mal, muy mal lo pasarán los amigos fumadores con las restricciones cuasi hitlerianas, al estilo de los campos de concentración nazis, a la hora de poder encender un pitillo. El clásico cortado con cigarro que se lanzaba mi amigo Máximo Medina tendrá ya que limitarse al líquido elemento porque Don Antonio no le dejará fumar en su local, aunque siempre está la opción de llevarle el cafelito para que lo tome en su puesto de trabajo donde, de momento, podrá seguir haciendo uso y disfrute de la nicotina sin restricciones (al menos eso creo), ya que está solo y eso es como si fuese su casa.
Ya en serio, me hace gracia la ironía de un Gobierno socialista que prosigue con su machacona persecución a los fumadores, atizándoles por todos los lados, pero, al mismo tiempo, aprovechando la tesitura para llenar las arcas con cerca de 10.000 millones de euros por la vía impositiva de la venta de cajetillas. Es decir, el Ejecutivo reconoce que el tabaco es nefasto para nuestra salud, pero al mismo tiempo recibe una morterada nada despreciable de ese vicio, capital que, dicho sea de paso, no repercute en tratamientos para combatir el tabaquismo y evitar el incremento del cáncer de pulmón, de laringe y otra serie de patologías asociadas a este mal.
Uno, ya lo he expresado en varias oportunidades, no es fumador y se alegra de poder entrar en un restaurante o en una cafetería y no tener que estar soportando que en la mesa de al lado me estén ‘perfumando’ con un humo cargadito de sustancias insalubres, pero también es verdad que las ministras del ramo encargadas de pergeñar la ley y su correspondiente reforma han sido unas completas inútiles. Salvo Bernat Soria, que hizo de muñeco de madera, el resto se dedicó a estrujar la legalidad y a dejar descontenta a toda España. Primero la señora Salgado, con unas excepciones que daban pie a que toda ilegalidad campara a sus anchas; después la pierdeprimarias, Trini Jiménez, derogando cualquier posibilidad del fumeque y la señora Pajín, la del acontecimiento planetario, que remata el gol que le han servido en bandeja.
Hoy es el primer día laboral de la entrada en vigor de una ley que ayer domingo ya tenía plena validez. Esta mañana se verán escenas curiosas, dueños de bares que tendrán que pedir educadamente a sus clientes que apaguen su cigarrillo, sobre todo ante el riesgo de que algún inspector de Sanidad y Consumo trate de conseguir algún euro extraordinario para las capitidisminuidas arcas del Ministerio.
En el fondo, ¡qué quieren que les diga! me siento feliz por no ser un empresario de la restauración porque hoy tendría un doble problema. El primero, acordarme de todo el árbol genealógico de ZP y asociados por la chapuza de una ley que provocó que muchos dueños se gastasen sus buenos euros en unas reformas que ya no valen para nada y que el Ejecutivo no piensa pagar. El segundo, porque habrá más de una pelea entre camareros y consumidores a cuenta de que los primeros tendrán que rogarles a los segundos que prendan la cerilla o el mechero de la puerta para fuera.




Bebés-2500 euros=Menos natalidad




Televisión Española se chotea de la inteligencia de los ciudadanos. Hábil, muy hábiles han estado los editores de los informativos del 1 de enero para disimular y camuflar a la perfección una de las noticias que suele ser punto de referencia obligada en todos los inicios de año, el de los primeros bebés que han llegado al mundo en el recién estrenado calendario. Ni una palabra evidente, todo bien larvado para que no tener que soltar la coletilla evidente de que los niños nacidos después de las campanadas se habían quedado sin los 2.500 euros de rigor, esos que cercenó con su tijera antisocial el señor Zapatero.
Lo peor de todo es que esa televisión que pagamos los españoles con nuestros impuestos ya tuvo la santa caradura de reírse en nuestra jeta (que es la que tienen sus responsables, comenzando por el señor Oliart) poniendo poco después de las campanadas unas imágenes de bebés, de madres parturientas. Aquello no sólo es que fuese estrambótico, grotesco y surrealista, sino que era un torpedo en plena línea de flotación a aquellas familias que sabían que ya el parto no venía con la ayuda adicional, sino con el consabido ajo y agua.
De todas maneras, tal vez la gracieta del Gobierno de ZP le pueda salir rana (como la prueba de ídem). Ya se están realizando consultas pertinentes a abogados de prestigio sobre la medida en cuestión y si realmente se tenía que haber producido de facto el parto o vale simplemente con la acreditación de haberse quedado en estado antes de promulgada y entrada en vigor de la medida de marras. No es lógico, por ejemplo, que una mujer con siete meses de embarazo pierda la ayuda. Al fin y al cabo, aunque uno no es lego en aspectos jurídicos, sí que es verdad que ya existe una vida en el vientre materno y, por tanto, tendría que tener todo el derecho del mundo a percibir esos 2.500 euros.
Luego, aquí viene la gracia, se quejará el Ejecutivo (aunque esperemos que le quede año y dos meses de caducidad como tope) de que no hay quien sostenga el sistema de pensiones, que la pirámide poblacional está gruesa de los 65 para arriba y muy delgada entre los 0 y los 45, por ejemplo. Claro, ¿pero cómo quieren ustedes que alguien se arriesgue a tener descendencia si están coartando esa ilusión en las parejas? Quieran o no, el bebé no es una consola o una televisión que encendemos o apagamos a capricho. Tener un niño es una indudable alegría, pero también conlleva una serie de gastos, cuantiosos, por cierto.
Lo que pasa es que el concepto de familia debe sonarle como muy franquista-catolicista a la pijo-progresía y están consiguiendo cargarse el núcleo familiar por algo sumamente opuesto, por el carpe diem, por el egoísmo exacerbado, por el no pensar en el mañana, sino simplemente en el hoy y que las pensiones, después, te las abone el Estado vía Primitiva, Euromillones o Bonoloto y si no tienes suerte en la combinación te quedas sin pensión…campeón.




El placer de gozar el 1 de enero





¿Qué cosas podemos hacer el 1 de enero? Muchas, más de las que uno puede imaginar. Matarse en fiestas megacaras, con alcohol de garrafón, comida de dudosa calidad y llegar a casa con un gurruño estomacal rematado con ese chocolate aguachirri y unos churros que son un homenaje al colesterol provocan quedarte KO durante el primer día del año, amén de los efectos colaterales de una pantagruélica cena. Pero si usted es de los que tiene por norma enarbolar la bandera de la moderación, podrá gozar de maravillosas sensaciones desde que se levante hasta que se acueste.
Hace ya algún tiempo descubrí lo maravilloso que es levantarse un 1 de enero sobre las diez de la mañana y desayunar con el deleite que supone ver por televisión el concierto de Año Nuevo. Es una delicia para los sentidos, una obra de arte en todos los aspectos que vale mucho más que cualquier música ratonera que te puedan poner en el garito de turno al que acuden muchas personas porque, a cuenta de no sé que tradición, hay que estallarse 50 euros en una fiesta cutre, alquiler del chaqué o del esmoquin aparte.
Luego, aunque uno no es demasiado amante de los deportes de invierno, ya es tradicional asombrarse con las habilidades de los esquiadores que se aventuran a volar cuales Ícaros de hielo. Reconozco que jamás me pondría en su piel. Ya sólo ver la pista y la altura que les resta luego por salvar me pone taquicárdico, pero desde luego tiene un mérito impresionante el simple hecho de deslizarse cuesta abajo para llegar como auténticos campeones a la línea de meta.
Después, una vez cumplimentados los placeres músico-deportivos, un buen almuerzo para recibir en condiciones a 2011. Los que gustan de esas grandes cenas, a buen seguro, tendrán ración triple de Pepcid o de Eno, pero si en cambio ha abogado por las buenas costumbres, levantarse incluso de la cena de Nochevieja con un pelín de apetito, esa primera comida (también sin excesos) le sabrá de maravilla.
Y por la tarde, después de una merecida siesta, a recorrer las calles (ya algo más limpias y menos malolientes que a primera hora del día), a disfrutar de un terapéutico paseo que, de paso, le sirve para ayudar a rebajar esos pequeños excesos que, casi sin excepción, todos cometemos ante esos manjares que nos ponen delante.
En fin, que ante la tesitura de fiesta, 50 euros y perderme luego todo el 1 en la cama y con el estómago hecho un revoltijo o poder gozar de tantas actividades lúdicas sin negarme mi rato de ocio después de las campanadas, pero retirándome a una hora prudencial, me quedo con lo segundo, ¡qué duda cabe! sobre todo cuando habrá muchos locales donde la fumata puede ser impresionante para ‘celebrar’ que el infumable ZP quita uno de esos tantos derechos individuales y colectivos que tan amenazados están hoy en día por este Gobierno de progres de cartón y mucha trampa.




Mentirosos recalcitrantes

Obama es como Zapatero, un vendedor de humo, un mentiroso recalcitrante, un caradura impenitente, pero los norteamericanos ya le han cogido la matrícula desde hace ya varios meses. Por muchos sondeos de popularidad que, verbigracia, encargue el mismo, la situación no puede pintar peor. Son muchos los desencantados por la pésima gestión que está llevando a cabo y, sobre todo, por sus contradicciones pacifistas. Igualico, igualico que Rodríguez Zapatero, alias el embustero.
Obama, cuando accedió al cargo, prometió, entre otras cosas, cerrar la cárcel de Guantánamo en el plazo de un año. Teniendo en cuenta que su toma de posesión se produjo en enero de 2009, las cuentas indican que hace ya casi un año que debería de haber estado chapado este centro. Pero no, aún permanece abierto y, lo que es peor, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, ha reconocido que "todavía llevará un tiempo" cerrarla, dilatando aún más este plazo.
El portavoz añada que "ciertamente, no se va a cerrar el próximo mes. Llevará un tiempo", dijo Gibbs en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN, donde señaló que la clausura de esta prisión "dependerá en parte de la voluntad de los republicanos de trabajar con la Administración en este tema". O sea, igual que ZParo, que al final la culpa de todo la tiene el PP, ¡cómo no podía ser de otra manera con estos progres de trampa y cartón!
Lo bueno que tiene el señor Obama es su color de piel (y que nadie lo entienda por la vía del racismo y la xenofobia, que conozco a mis clásicos). Puede prometer hasta meter y después de metido, nada de lo prometido. En cualquier caso, nunca podrá ponerse rojo, ni mínimamente colorado porque su tez oscura repele ese tipo de tonalidad vergonzosa cuando sabes que estás timando a una nación que te ha votado para un proyecto concreto.
Es más, aún estoy esperando a que el presidente de los Estados Unidos tenga la decencia de devolver el Premio Nóbel de la Paz porque, sinceramente, ¿de qué paz nos está hablando un señor que sigue mandando tropas a Irak, Afganistán, mantiene abierto el presidio militar de Guantánamo y el derroche presupuestario en armamento sigue superando a muchos gastos sociales?
Obama no es más que un producto de un excelente marketing, una burra coja que han sabido vender como un excelente caballo, pero en cuanto se ha puesto a andar ha demostrado que lo que natura no da, Salamanca no presta (o en este caso Harvard, por hacer el paralelismo geográfico). No obstante, no me considero engañado porque a este personaje lo calé durante la precampaña y la campaña. Estos políticos de tres al cuarto, capaces de basar toda su estrategia en un slogan tan grandilocuente como vacío de contenido, se traicionan a sí mismos cuando tienen que tomar decisiones. Obama ya lo ha hecho en su país, como ZP en España.



Las vamos a pasar putas

La sociedad tiene que dar un cambio. Tal como vamos, la verdad, creo que esto puede acabar en un completo desastre, máxime cuando vemos como en Estados Unidos se va a dar carta de naturaleza a un programa en el que se buscan candidatas para ser prostitutas en un burdel de Nevada. Sí, así como lo leen. Y no se trata de una inocentada adelantada ni nada por el estilo. Es un hecho verídico y, salvo que a alguien con un par de neuronas se le ocurra para esta astracanada, en breve la ‘puritana’ población yanqui podrá observar las peleas y puñaladas traperas de las aspirantes para quedarse como el puesto de meretriz. Sin duda, la ganadora gozará de una reputada fama.
La cadena que llevará a efecto este esperpento es la HBO, que ha elegido como título del reality, Cathouse, algo así como Casa de gata. En España, por ejemplo, hubiésemos sido más radicales, más asilvestrados y hubiéramos bautizado al espacio como Casa de putas o Las vas a pasar ídem, presentado, por supuesto, por esa gran sacerdotisa de la casquería humana, Mercedes Milá.
Dicen que la intención de los responsables es la de ofrecer sexo, espectáculo y una visión humana sobre la prostitución. Un grupo de jóvenes féminas  tendrá que pasar una serie de pruebas físicas y psicológicas para obtener un puesto en la plantilla del burdel. El reality viene precedido por una tanda de reportajes que realizó la misma cadena hace dos años sobre el mencionado burdel y que se ganaron el éxito de la audiencia.
El propietario del prostíbulo, Dennis Hof, y una madame de nombre Suzette formarán parte del jurado que elegirá a la victoriosa ganadora. Según informa la web, en el programa se ofrecerá mucho sexo como reclamo, pero, como en cualquier otro reality show, también se verán los dramas humanos de sus protagonistas.
Desde luego, ojalá todo quede en una especie de broma macabra, de un esperpento mediático al que la audiencia le dé la espalda. No sólo estamos hablando de la dignidad humana, de unas mujeres que se merecen el máximo de los respetos, sino de que estamos dando vía libre a que se comercie directamente con nuestros medios para poder llegar a fin de mes, tener una vivienda, un trabajo, una familia.
¿Se imaginan ustedes, por ejemplo, a cinco millones de españoles luchando por un empleo con la presencia diaria de las cámaras? Hemos llegado al tope de la degradación de las personas. Si ahora una cadena televisiva va a poner en términos de legalidad una especie de oposiciones a prostituta, estamos abriendo la veda para que cualquier situación corra la misma suerte. Por ejemplo, no bastará con tener las habilidades intelectuales necesarias para ser profesor, sino que además habrá que hacer el pino puente, llevarle cortaditos al director, dejarse chantajear por el alumnado, ser un depravado sexual y rebajarse a cobrar por debajo del salario mínimo interprofesional.
Puede parecer un comentario desorbitado, pero insisto, estamos insertados en una sociedad que no paga, que no valora el esfuerzo, sino la vagancia, la extravagancia, ser un parásito en potencia y no disparar un cartucho. Ya nadie se come una rosca en este país por tener un máster en Harvard. Ahora luce más en el currículum tener la licenciatura en el Universidad Gran Hermano y dar conferencias sobre las propias miserias humanas. Lo que yo digo, las vamos a pasar putas.



Casa Cuna: ¿Denuncias subvencionadas?

Conozco a la compañera Belén Molina, excelente periodista y receptora de varios y merecidos premios a lo largo de su dilatada trayectoria profesional. Sin embargo, aun a riesgo de meterme en un jardín o en un berenjenal, tengo que admitir mis sospechas ante la información que viene ofreciendo en los últimos meses sobre abusos en la Casa Cuna y que habrían tenido lugar en los años de Maricastaña. Estamos hablando de personas que, supuestamente, habrían sido víctimas de vejaciones, violaciones, abusos diversos, pero que lo sacan ahora a la luz pública, no sé si buscando una especie de justicia divina (no hay que olvidar que algunos de los acusados ya están bajo tierra) o percibir un monto económico cuantioso por recrear una historia demasiado detallada y con muchas referencias para haber pasado tanto tiempo.
Los once denunciantes exponen en sus testimonios ante los abogados que, por ejemplo, “reconocen no haber padecido abusos de forma directa, pero sí haber presenciado escenas de tocamientos a otros menores, niños que salían de algún despacho llorando y con los calzoncillos bajados, un chófer que se encerraba con niñas de 11 y 12 años en los almacenes para comida”.
Hablan de lo habitual que eran los abusos sexuales, sobre todo en forma de tocamientos, tanto por parte de monjas y sacerdotes como de educadores laicos. Otros casos revelan abusos sufridos en persona, algunos brutales, como el que narra un hombre que fue abandonado en ese centro recién nacido y que padecía un problema de glotonería: “Una mujer con hábito blanco, joven, una tal Lala o Candelaria, se me bajaba las bragas delante de mis narices, me subía a un poyo de cocina o enfermería y me restregaba sus partes íntimas por mi cara. Esto se repetía habitualmente”.
Varios testimonios coinciden en apuntar al chófer de la institución, un tal Sergio, como agresor sexual de niñas. “Había un tal Sergio, el chófer de la guagua del centro, intentó agarrarme para meterme a un sótano con papas que había en la Casa Cuna, con intención de violarme, pero pude escapar. Lo sé porque le ha pasado a más niñas de las cuales también intentó abusar. Cree que este señor ha fallecido. Yo tendría en esa época 11-12 años”, afirma una mujer que entró en el centro con dos años y tres meses, en 1959.
Estos tres párrafos están extraídos de la historia que expone Belén Molina en Canarias Ahora. Desde luego, no lo voy a negar, se trata de relatos cruentos, descarnados y que ponen la piel de gallina, pero no olvidemos y no perdamos la perspectiva. Hay acusados que ya no se pueden defender porque están muertos y tampoco conocemos cuál es la versión de la otra parte. Además, ¿qué quieren que les diga? Parece haber un desorbitado interés por poner de vuelta y media a la Iglesia y se subraya en demasía la pertenencia al clero de los supuestos agresores.
Y no es que haya que dejar de investigar estos hechos, pero me resulta curioso que medio siglo después se desempolven unos sucesos tan truculentos y se dude de una institución tan seria a día de hoy como es la Casa Cuna. Puestos a ejercer paralelismos, también podríamos vincular entonces a socialistas y comunistas con las antiguas checas, por ejemplo. Evidentemente, la historia dejará a cada quien en su lugar, pero me parece que detrás de estas denuncias subyace una actitud pedigüeña y febrilmente subvencionada.

 

 
Sosomán regio


El discurso navideño del Rey ha llegado a un punto de cloroformizar a quienes lo escuchan. No sólo es cansino el tono en sí (bueno, en realidad así ha sido siempre), sino que además nos pinta una realidad que de todos es sabida, pero no se moja, no entra en el fondo de la cuestión. Digamos que Su Majestad practica una especie de buenismo a lo sosomán, de no entrar a degüello contra los dirigentes que nos han colocado en tan delicada situación. Sí, plantea escenarios idílicos, bucólicos, pero completamente irreales, sobre todo dicho por alguien que hace ya mucho tiempo que dejó de estar en contacto con la realidad cotidiana, con los problemas de los españoles.
A mí, ¿qué quieren que les diga? ¿Qué el Rey ha estado duro porque ha incidido mucho en la situación de crisis y de paro? Oiga, es que eso ya es algo sabido y asumido, desgraciadamente, por cinco millones de españoles (y el contador subiendo). Aquí, aun a riesgo de que me tilden de demagogo, los únicos que no sienten las estrecheces económicas son los miembros de la Casa Real. Sí, se han recortado (o, mejor dicho, les han cercenado) un pequeño porcentaje de la asignación anual, pero nunca mejor dicho ha sido el chocolate del loro (o los Friskies de los perritos).
Fíjense ustedes si tenemos a un monarca que está fuera de la realidad que, por ejemplo, no ha hecho ni una sola mención al estado de alarma que tenemos decretado en España por primera vez en toda la historia de la democracia. Ni cuando el golpe de Estado de 23 de febrero de 1981 ni cuando los atentados del 11 de marzo de 2004, el Gobierno de la época se atrevió a plantear esa situación tan excepcional. Ahora, por mor de la exacerbada desconsideración de los controladores, el Ejecutivo, con el respaldo del Congreso, ha ampliado este estado de alarma hasta enero. ¿Y qué opina el Rey? Nada, no dice ni media y creo que es, de largo, el acontecimiento más importante que ha tenido el país, al menos desde un triple punto de vista, económico, político y social.
Eso sí, ante la situación de crisis, de pérdida de valores y de estado de alarma, Don Juan Carlos I nos suministra sabiamente la aspirina del deporte, con foto de la Selección Española en Sudáfrica levantando la Copa Mundial. Sí, en eso hemos sido todos unos números 1, con el fútbol, el motociclismo, el ciclismo, la natación, etcétera, pero esto no resuelve la situación desesperada de millones de familias que esta noche no podrán cenar ni mañana llevarse siquiera medio mendrugo a la boca. En fin, tampoco vamos a sorprendernos porque Su Majestad ni pincha ni corta en estos discursos. La duda es saber si también Rubalcaba, el megapluriempleado de la Moncloa, también ha encontrado acomodo en La Zarzuela. No me extrañaría.


 

Sanz: Sinvergüenza y caradura


Soy fascista, lo reconozco. Desde luego si se entiende por tal condición la definición que realizó el cantante Alejandro Sanz, que se permitió el lujo de llamar así a los políticos y a los millones de españoles que estamos en contra de esa Ley Sinde y que lo único que persigue es cerrar webs por el real decreto del hago lo que me da la gana. Estos artistas del comunismo, de la igualdad, de la sopa de col y apio son, en realidad, una pléyade perfectamente organizada para vivir a todo tren a costa del dinero de los demás. La gratuidad que ellos predican acaba desde el mismo momento en que ven en peligro el más mísero céntimo de sus cuantiosas ganancias. Es entonces cuando el ‘Arriba parias de la tierra’ sigue con un ‘Viva la Mastercard (oro, ya puestos a ellos)’.

Determinados artistas, ya sean cantantes, actores del cine o del teatro, etcétera, siempre me han resultado una casta interesada, oportunista, capaces de apreciar un negocio a miles de kilómetros a la redonda. Entre un minúsculo grupúsculo fueron capaces de crear ese gran emporio de la usura llamada Sociedad General de Autores Españoles, la SGAE. Persiguen por aquí y por allá a quien se atreva a tener un aparato receptor en su local y no pague el correspondiente canon, se cuelan en representaciones teatrales, en bodas, bautizos y comuniones (a este paso también acabarán en los entierros, tiempo al tiempo) por si están interpretando música que por la que previamente no han abonado sus correspondientes derechos de autor.

Ahora, gracias a que Zapatero nombró ministra a una directora de cine (por supuesto del clan cejatero, ¡faltaría plus!), la inepta Ángeles González Sinde, los internautas están siendo objeto de duras persecuciones por una política que se sabe presionada por los suyos (no por el PSOE, sino por el resto de los artistas de la cuerda). La idea es acabar con cualquier foro de libertad, que todo el mundo pase obligatoriamente por el embudo de la caja única y Teddy Bautista, por ejemplo, ejerciendo de taquillero a las puertas de las webs.

Lo que sucede es que la piratería, el poder conseguir música o películas gratis o a bajo coste es algo tan viejo como el comer. Cuando no estábamos abducidos por las nuevas tecnologías, nos apañábamos perfectamente con los radio-casettes de doble pletina o los vídeos que permitían copiar una cinta original. Por supuesto, las compañías dejaban de ganar un porcentaje, pero se daba por hecho.

Nadie de los años 80, ni a nivel musical ni fílmico, montó la escandalera de estos señores y encima con el agravante de que tampoco eran requeridos para ser imagen de tantos y tan caros productos. Por ejemplo, cuando veo a gente como Alejandro Sanz anunciar una determinada marca de reloj (bien caro, por cierto) y soltar la frase “No es lo que tengo, es lo que soy” te dan ganas de replicarle y decirle que lo que no tienes es vergüenza y eres, dicho finamente, un caradura de marca mayor.


 

Tomé Cano: El nuevo Bronx santacrucero

 

Los vecinos de la plaza de Tomé Cano o de Los Sabandeños no pueden más. Están hasta el mismísimo gorro de ser sujetos pacientes de una especie de experimento nuclear sui géneris. Pese a estar ubicada en un lugar privilegiado de Santa Cruz de Tenerife, el pasotismo del Ayuntamiento para resolver los problemas que se generan en este entorno supera cualquier cota de desesperación imaginable e inimaginable. Es, directamente, un desastre encima de otro. Los dos últimos concejales que han pasado por el distrito Salud-La Salle, la nacionalista Begoña Ortiz y el popular Juan Manuel Brito, han sido catastróficos, pésimos en su atención a quienes habitan en esta zona. Les importa una higa lo que suceda en un lugar al que ya se le conoce como el nuevo Bronx.
Las navidades, como tal fecha, no existen en esta plaza. Cierto es que este año el Ayuntamiento se acoge a la manida crisis para recortar la decoración e iluminación en las calles, pero es que ni una triste flor de Pascua se ha colocado en la zona. Otros barrios cuentan con sus adornos florales, puestos por la concejalía de turno. ¿Motivos de la discriminación? Pueden ser muchos, aunque mantengo la teoría de que la inutilidad y la pasividad de la señora Ortiz y del señor Brito son argumentos más que suficientes para entender las razones por las que este entorno sufre el más vil de los abandonos.
Y ya no sólo es el tema de la decoración floral, de la carencia de iluminación y adornos navideños. No, el problema va más allá. La plaza de Tomé Cano se ha convertido en un nido de pseudodelincuencia consentida y permitida por la propia Policía Local. La llamas 30 veces y sólo acude, con un poco de suerte, una vez. Se han quemados bancos, contenedores, se ha destrozado el pavimento, se tronchan árboles, algunos dueños de sus mascotas dejan sus ‘pasteles’ en medio de la vía, se consiente la apertura y puesta en funcionamiento de puestos de castañas tan tercermundistas que nos los habría ni en el barrio más inmundo de Nairobi, ruidos a altas horas de la noche, trapicheos varios, robos en comercios y en quioscos, coches en doble fila, obstrucción de la salida de los garajes y aquí nadie le pone remedio. Eso sí, como juegue el Tenerife, de repente, aparecen los agentes locales como setas.
Los vecinos ya están hasta los mismísimos (lo que ustedes se pueden imaginar) de la tomadura de pelo constante del actual concejal de zona, el ex árbitro Brito Arceo. Se ha creído, nunca mejor dicho, que puede tomar por el pito del sereno a las personas que viven o mantienen sus negocios en la zona. Sus criterios de gestión, nunca mejor dicho, son totalmente discriminatorios y arbitrarios. Pero claro, qué podemos esperar de un personaje que, sin ir más lejos, abandonó sus responsabilidades como concejal en la pasada legislatura para ir a hacer el cafre a Gran Hermano. Iba a preguntarme que en manos de quién estamos, pero no es necesario. Si pésimo era en el terreno de juego impartiendo justicia deportiva, peor aún es en las lindes de la gestión municipal. A ver si los vecinos le sacan la tarjeta roja el 22 de mayo. Le estaría bien empleado por gandul y descuidado.

 

 
Astracanada y ciudadanía adormilada


Lo han conseguido. Sí señor, los políticos de Santa Cruz de Tenerife han logrado que los ciudadanos, que los vecinos de la capital tinerfeña pasen tres kilos de los problemas, incluso aquellos que les afectan como puede ser, por caso, que su vivienda quede fuera de ordenación con la aprobación del nuevo Plan General. La astracanada que se ha vivido en la mañana del martes en el salón de plenos tuvo su continuidad en los exteriores de la Casa de los Dragos. Si dentro no hubo unanimidad (aunque sí mayoría, que parece lo mismo, pero no lo es) para seguir adelante con la aprobación del PGO, fuera las cosas eran como una película de Buñuel. Unos hablando de que esto no pasaría en Cuba o que también de que la culpa era de que Canarias no tenía la independencia de España (y no estaba por allí Don Pepito, el de El Día).

Y claro, cuando nuestros representantes se enredan en tecnicismos que, dicho sea de paso, ni ellos mismos entienden, porque se trata de informes que les elaboran y les dan masticados sus asesores, y los que están extramuros del Ayuntamiento confunden el culo con las témporas, pues al final acaba pasando lo que nadie desearía, que el avance de un documento tan trascendental como es el Plan General de Ordenación sigue su curso sin que haya habido tiempo suficiente para ser revisado tras los múltiples reparos del Gobierno canario.

Pero, miren ustedes, a mí lo que verdaderamente me preocupa es que los ciudadanos no estén pendientes de este tema. No digo yo que en la mañana de martes 21 de diciembre hubiesen tenido que estar los 100.000 afectados, pero es que apenas se alcanzaba la cifra de 200, sin contásemos entre ellos a dos caniches, algún bebé y agregados que pasaban por ahí pensando que en cualquier momento iban a repartir croquetas.

Luego, escarbas un poco en el tema y te das cuenta de que la lucha contra el PGO la ha asumido como propia el Centro de la Cultura Popular Canaria, con su altavoz mediático, Radio San Borondón, y sus soflamas entre lo independentista y lo comunista. Y, digo yo, ¿qué demontres tiene que ver eso con las viviendas fuera de ordenación? Eso, en buena lógica, se llama desviar el mensaje de forma bastante torticera, no sé si hecho a propósito o es que los encargados de esta especie de estrategia del caracol no son más torpes porque no se entrenan.

Al final, toda la seriedad que le reviste a su trabajo en los juzgados el abogado Felipe Campos para intentar que ese documento del PGO se elabore como Dios manda se queda diluido ante actitudes tan indecorosas como la de la ‘coja manteca’, una señora que llevaba hoy la voz cantante y que, curiosamente, sólo permitió escuchar íntegramente la versión del PSOE y en parte la de Ciudadanos de Santa Cruz. Al resto, ni agua.

Es curioso que estos que hablan de democracia se la apliquen únicamente para ellos. Podemos estar o no de acuerdo con el PGO, pero me gusta que se pueda expresar libremente la disparidad de criterios y esta señora, por ejemplo, se puso al nivel de José Alberto Díaz Estébanez, al que no le gustan las manifestaciones que van en contra de los deseos municipales. La libertad de expresión es lo que nos hace avanzar, aunque unos y otros, radicalizados en sus atalayas políticos-mediáticas, quisieran que esto fuese un régimen dictatorial.
 
 
 
Periodista bernardesco y zapateril

“Les voy a hablar de la crisis de los controladores. Sí, esos militares sin uniforme, galanes sin galones, que sólo ganan una media de doscientos cuarenta mil euros al año. Una "mierdecilla", como quien dice. Esos a los que un virus mutante les entró el viernes por la tarde -a todos a la vez- y terminó con una cagalera -con perdón- general en el mismo momento en el que se decretó el estado de alarma”.
“Estos señoritos y señoritas, tan gallitos ellos hasta que les pusieron las pilas, están ganando esa inmundicia por un máximo de 1.670 horas al año, es decir, unos 140 euros a la hora. Realmente vergonzoso. Y este blindaje procede del convenio firmado en 1999, con Aznar a la cabeza del Partido Popular. Ese que no se sabe bien qué es lo que apoya ni al lado de quién está. Ni en esto ni en nada. El gobierno de Zapatero no ha querido persistir en el chantaje, aun a costa de tener todos los ojos del mundo vueltos hacia nosotros”.
“Y se ha querido poner orden en lo que era un poderoso lobby en el control aeroportuario. Ha preferido gobernar a largo plazo y en beneficio de los ciudadanos y no mirando a las próximas elecciones. Si los desorbitados sueldos y sus correspondientes cuotas de seguros disminuyen considerablemente, la traducción inmediata será la reducción definitiva del coste de los vuelos o al menos su no incremento, lo que indiscutiblemente redunda en beneficio de los viajeros. La lectura es fácil y los goterones no se arreglan sin levantar el tejado”.
“El papelón a que nos tiene acostumbrados el Partido Popular, con su líder más deteriorado que una alpargata, no ha causado grandes sorpresas. Ya lo expresó Eduardo Madina al pedir al PP que si no piensa arrimar el hombro, al menos que no moleste o lo haga lo menos posible. Ese es el concepto que se tiene en general del principal partido de la oposición, aprovechar el más mínimo resquicio para pedir elecciones, como un disco rayado y sin tener en el horizonte para nada ni el bienestar de los ciudadanos ni lo que se debe hacer en cada momento”.
Y ahora, como hizo Rajoy en el Congreso, diré firmemente que estas palabras no son mías, no me gusta la escatología y eso es lo que sí ha hecho Alejandro de Bernardo, columnista de El Día , que normalmente nos enriquece con sus panegíricos en contra de la derecha que es, por supuesto, la que tiene la culpa de todo. Hasta de lo que hicieron los controladores el pasado 3 de diciembre. ¡Qué pena, tener tanta cara, y enseñarla tan poco! (controladores y el susodicho columnista.
Este caballerete tuvo la ocurrencia hace unos días que estaba hasta los mismísimos de leer mis columnas, que ya estaba bien de estar escribiendo con el carné del PP en la boca. Pues mire, dos cosas, primero que yo no me meto cosas incomestibles por la cavidad bucal y, en segundo lugar, puesto a hablar de sustancias poco recomendables, el documento de afiliado socialista me resultaría de todo punto indigesto.
Por supuesto, a estas alturas de la película no voy a negar que tengo unos ideales políticos, pero incluso con esa premisa (puede usted preguntarle a su vecina de tribuna de opinión, la conservadora Cristina Tavío) tampoco me callo cuando los que entiendo que son la opción mejor para Santa Cruz, para la isla, para Canarias y para el resto de España empiezan a hacer disparates. Sin embargo, ¡qué curioso! para usted no hay nada que criticar a la izquierda. Si lo del conflicto de los controladores es culpa de Aznar y de Rajoy, sinceramente, no me extrañaría que cualquier día también se ponga en la línea del editor independentista de El Día y afirme que los españoles también arrasaron a los guanches y que usted no tendría que llamarse Alejandro de Bernardo, sino Bencomo Echedey.
 

 
Insolidarios con pantalón corto

Lamentable y real como la vida misma. Nuestros futbolistas (al menos los de Primera División), estos mismos que ganan un pastizal al año, se niegan resueltamente a jugar en la jornada del 2 de enero. Dicen que no les toca, que por convenio se supone que es una fecha de descanso, pero que, claro está, si se mejorasen determinados aspectos económicos…pues entonces no les importaría ponerse a correr detrás del balón. Es decir, al final se les ve el rejo pedigüeño y plañidero.
Nuestro balompié, desgraciadamente, no está montado ya para el gran público, sino que una élite o una casta mediática es la que hace y deshace a su pleno antojo. Ahora coloco partidos aquí, los quito de allá, me guardo el derecho de dar en abierto el partido del siglo y así un largo rosario de argumentos que han conseguido algo muy sencillo, que los espectadores acaben por no acudir, al menos en campos visitantes, a animar a su equipos. No hay planificación posible y todos los viajes que antes se cerraban con meses de antelación no se pueden certificar hasta una semana antes.
Y digo que ya este deporte no está pensado para las masas como antaño porque es justo en Navidades cuando más jornadas futboleras debería haber. Voy al modelo clásico, la Premier League y su famoso Boxing Day, con grandes enfrentamientos durante las fechas vacacionales. Pero vayamos también a la NBA, donde la competición sigue su ritmo durante las Navidades. Show must go on, el espectáculo debe continuar, pero nuestro fútbol se ha puesto la coraza sindicalista desde hace ya algunos años. Quieren ganar más y jugar menos.
Posiblemente, más de uno me acuse de demagogo, pero es que, digo yo, ¿acaso no trabajan muchísimas personas el 2 de enero? Millones, amén de los que también lo harán el día 1, el 31 de diciembre, etcétera, etcétera. Y encima, añado, el fútbol no es una profesión, por lo menos en esos niveles competitivos, donde se tenga a los deportistas como esclavos. Viven de maravilla, ganando millones a espuertas por pocas horas a la semana de entrenamientos, 90 minutos de partido (que a lo sumo tienen dos a la semana) y se creen que más privilegios que quien está ocho horas diarias sobre el andamio y, por supuesto, cobrando más que nadie.
Aquí hay que dar ya un golpe sobre la mesa y poner orden en este gallinero. No es ético ni decoroso que estos privilegiados de pantalón corto salgan con argumentos de este tipo. Estoy convencido de que los dependientes de El Corte Inglés, Carrefour, Media Markt o de cualquiera de las tropecientas tiendas que abrirán el 2 de enero también querrían quedarse echados a la bartola, pero tendrán que cumplir con su cometido, ¿por qué entonces los futbolistas no?
 

 
El caso Falcón: Parole, parole

Noticias frescas. El País, y su altavoz en las Islas, Canarias Ahora, se hace eco de un hecho que sucedió hace ya casi dos años y medio que tuvo como protagonista a Sergio Falcón, al que acusaron juntos a unos familiares de intentar extorsionar a otros parientes. ¿Y por qué esta riqueza tipográfica? Muy sencillo, porque el señor Falcón es el presidente de las Nuevas Generaciones en Canarias o, dicho de otra manera, el líder de los jóvenes del PP. Lo cierto es que toda la noticia se basa en las acusaciones de la Fiscalía, pero para nada se dice que ha habido intento alguno de contactar con el acusado para que diese su versión.
Miren, tengo por norma respetar siempre el principio de presunción de inocencia y cualquier acusado tiene todo el derecho del mundo a una defensa en condiciones. Evidentemente, para el digital de Carlos Sosa, que curiosamente dejó el enlace de la noticia en mi muro de Facebook, lo importante del hecho es que la Fiscalía esté pidiendo dos años de talego para Sergio Falcón (e imagino que también la devolución de las perras). Para la pareja de la magistrada Rosell, esto sería como un ‘caso salmón’, interpone la denuncia y luego machaco día sí y día también con la noticia de que a Soria se le puede caer el pelo, que el fiscal pide equis millones…y así hasta que el juez te desmonta el chiringuito porque, o bien pierdes la vista oral o bien te desestiman la causa en el Tribunal Superior de Justicia.
Tampoco tengo el gusto de conocer en toda su dimensión a José Manuel Soria o a la organización del Partido Popular, pero estoy convencido de que jamás nadie hubiese votado por este caballero, Sergio Falcón, como presidente de las Nuevas Generaciones meses después de estos hechos tan escabrosos que comenta El País y que airea alegremente Canarias Ahora. No hay organización que pueda ir por la vida dando lecciones de democracia y de honestidad política y luego, en cambio, tuviese a un líder con nulos escrúpulos. Dudo bastante de que la historia acabe con final feliz para los creadores de la crispación mediática, pero ya tienen petardos hasta que la causa se vea en los juzgados.
Ahora, al igual que ha hecho el líder del PP a lo largo de todos estos años, toca revestirse con el armazón de la paciencia, de dejar que todo siga su curso y de que sea la Justicia la que ponga a cada quien en su lugar. La precipitación es mala y si no que se lo digan a los que celebraban alborozados que a Soria le habían pescado con el salmón en la mano. Se creyeron a pies juntillas las informaciones de Sosa y al final pasó lo que pasó. Por eso, querido Sergio, la receta es esa, paciencia. Y frente al ruido mediático sólo caben dos opciones, ver ciertas noticias contando hasta 100 o pasando de teclear ciertos vertederos malolientes.
 

 
La mujer del César..

¿Qué está sucediendo en el mundo de la judicatura? Bien, de acuerdo, son casos excepcionales, no es, afortunadamente, la norma general, pero estamos hablando de situaciones surrealistas kafkianas y ante las que se debe dar no sólo una explicación en toda regla, sino también depurar las responsabilidades pertinentes. Lo que no es de recibo es que un magistrado trate de saltarse la propia Ley que él debe administrar con criterio. Cree conocerse los atajos para evadir culpabilidades, pero por suerte el sistema acaba poniendo a cada quien en su lugar, alguno, incluso, con posibilidades más que reales de tener que dejar de ejercer su carrera como juez.
Aún recuerdo, por ejemplo, como la señora del juez Bermúdez (el del 11-M), doña Elisa Beni, lanzó a la calle un libro sobre su esposo y donde se contaban verdaderos secretos que, visto lo visto, ojalá hubiesen sido solamente de alcoba. Pero no, en su obra, donde luego tuvo que rectificar varios pasajes porque eran producto de la sentencia que debía dictaminar su cónyuge, había información que se entendía de alto secreto, que podía afectar claramente a las decisiones judiciales, amén de las investigaciones que siguen realizándose para esclarecer la verdad del mayor y más sangriento atentado que ha sufrido España en toda su historia.
Este ejemplo, a menor escala, lo tenemos en las Islas, aunque con los roles cambiado. En este caso hablamos de una jueza y de un periodista. Este último, Carlos Sosa, director del Canarias Ahora, interpone una denuncia contra el líder del PP, José Manuel Soria, a cuenta de supuestos choriceos y trato de favor en el llamado caso salmón. Todo, qué duda cabe, de acuerdo al sistema de garantías que tenemos todos los ciudadanos españoles de recurrir a la Justicia ante situaciones que consideramos agravantes y que cercenan nuestros derechos como ciudadanos. El problema es que su pareja, en este caso la señora jueza María Victoria Rosell, accede a redactar la querella o, en el mejor de los casos, a prestarle a su santo el portátil para que se ponga manos a la obra.
Y es que aquí está el quid de la cuestión. Asegura la magistrada Rosell que ella nada ha tenido que ver con esta historia, que le han mangoneado en su disco duro y que alguien puso allí ese archivo. Sosa, por su parte, habla de que esa denuncia es, qué curioso, una similar a la que presentó un grupo de ecologistas (o de ecolojetas) exactamente por la misma razón, por el caso salmón que, dicho sea de paso, se quedó en nada…a excepción de que los demandantes tuvieron que pagar las costas del juicio. La pregunta que yo me hago y que, a buen seguro, se hacen cientos de miles de ciudadanos de estas benditas Islas, ¿qué hacía un archivo de esa trascendencia en el ordenador de la magistrada? ¿Creen de verdad que alguien se lo coló cuando ya había sido un caso desestimado en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias?
Sinceramente, son demasiadas casualidades como para creer a pies juntillas a Sosa y a Rosell. Demasiados nervios en el periodista cuando tiene que tildar en su blog de mentiroso y de indeseable a quien hasta hace pocas semanas era el vicepresidente de los canarios. Cuando a uno le asiste la razón y el derecho, créanme, no precisa recurrir a una batería de insultos e improperios varios. Simplemente, acude a las instancias pertinentes y espera tranquilamente la acción de la Justicia.
Y en cuanto a la jueza, bien está que reclame el amparo por los insultos y vejaciones del editor independentista, don José Rodríguez Ramírez (el de los apellidos guanches), pero cuando hay un caso tan grave como el de la aparición de una demanda en su ordenador, lo menos que se puede esperar es que también permita que la investigación siga su curso, ¿o tal vez teme acabar como el juez Garzón y que el juzgador sea al final quien ocupe el banquillo de los acusados? Hay que aplicarse esa máxima de que la mujer del César no sólo debe ser honrada, sino parecerlo.
 

 
El vodevil de Miralles

Los divismos en el periodismo son ineludibles. Conozco a muchas personas, profesionales con una más que acreditada trayectoria, auténticos todoterrenos de la información, que jamás sacarán los pies del tiesto porque entienden que lo importante es la noticia y no el informador. Sin embargo, siempre existen verdadero desertores del arado, gente con unas ínfulas que no hay forma de rebajar y encima, a las primeras de cambio, se permiten el lujo de meterte una querella o una demanda por revelar, ésta es buena, la verdad. Y esto es lo que ha sucedido con el ínclito Melchor Miralles, al que despidieron de Veo7 (o VeoJota) con una cuantiosa indemnización, pero se siente molesto porque un medio, Periodista Digital, ha hecho público un dato que para nada interfiere en el honor personal de este caballero.
Lo patético de todo este asunto es que al final rascas un poco y sale a la superficie el carácter reivindicador y pedigüeño del tal Miralles, un señor que las últimas semanas antes de dejar su mullido sillón como director general de la cadena de PedroJota se dedicó al sano arte de estar ‘twiteando’ su situación laboral, que no sabía a qué se iba a dedicar en el futuro, pero a sabiendas de que se iba a llevar una morterada por sus años de servicio a El Mundo y empresas asociadas.
Y claro, como el millón largo de euros que se ha embolsado en concepto de indemnización debía parecerle escaso, ahora se descuelga con una demanda en la que reclama a Periodista Digital 50.000 euros en concepto de daños morales. Pero, ¿se puede tener más cara y además tan dura? Evidentemente, lo que busca el señor Miralles es una popularidad que ya hace unos meses perdió y que quiere recuperar a base de una estrategia demasiado manida, la de personarse en los juzgados.
Por supuesto, cuando hay asuntos que llegan a las instancias judiciales no se puede aseverar con rotundidad que algo se tiene o no ganado de antemano. Ahí, lamentablemente, nos damos de bruces con magistrados que ante un mismo asunto pueden dictaminar de manera muy dispar y, por ejemplo, en el affaire que tenemos con el constructor-panadero, el socio de PedroJota en Canarias, ha habido juicios donde salió airoso el moroso en primera instancia, aunque luego le han ido trincando en los posteriores recursos. En el caso concreto de Miralles, todo apunta a una clara derrota judicial, aunque con el exacerbado protagonismo del personaje en cuestión, mucho me temo que el proceso de puede prolongar en el tiempo. Y es que este señor está muy aburrido y, desgraciadamente, en vez de aprovechar el dinero en otros fines, parece que quiere invertir en mejorar los números económicos de la Justicia.
 


 
Curiosa detención

Voy a ser irreverente. Bueno, la verdad es que casi siempre lo he sido en mis artículos y a estas alturas no parece que nadie sea capaz de cambiarme. ¿No les parece a ustedes, cuando menos, curiosa la operación Galgo en la que han sido detenidas varias personas vinculadas al mundo del deporte, entre ellas la campeona del Mundo de los 3.000 metros obstáculos, Marta Domínguez? Justo en medio de la intervención parlamentaria de Zapatero en el Congreso a cuenta del caos aéreo y cuando se exime a Otegi de un delito de exaltación del terrorismo, llega la Guardia Civil y empieza a practicar detenciones a troche y moche, una vez más, además, dejando por los suelos el principio de presunción de inocencia?
Por supuesto, siempre estaré a favor del juego limpio y de que nadie haga trampas en el deporte (como tampoco me gusta que nadie las haga en el resto de ámbitos). Dicen que a la atleta palentina se la detiene no por haber consumido sustancias que le hubiesen mejorado el rendimiento, sino que se dedicaba a suministrar ese doping a otros atletas. No lo sé, lo desconozco y es menester que la Justicia actué implacablemente contra esta deportista o contra cualquiera que haya traspasado los límites de la legalidad.
Sin embargo, me gusta ir más allá de las cosas y creo que hay un trasfondo en toda esta historia. Desprende un olor peor que el del túmulo más putrefacto. No entiendo que se haga toda una parafernalia para determinados colectivos y, en cambio, haya tanto silencio mediático con la detención de los terroristas o de aquellos menores que han causado la muerte de una joven cuyo cuerpo, dicho sea de paso, no ha sido hallado aún después de casi dos años. De vergüenza.
En el caso de la atleta palentina concurren dos hechos ineludibles. El primero, que es una más que afamada atleta, y el segundo, casi más importante de cara al aspecto mediático, que ha ejercido funciones de concejal en el PP de Palencia. Ya saldrá la progresía a vincular un aspecto con el otro, como siempre, insisto, saltándose el principio de presunción de inocencia.
Y es que ya está muy visto el Gobierno de ZP y sus tentáculos de la seguridad policial. En cuanto hay algún follón que perjudica en demasía a los intereses del PSOE, rápidamente se aceleran determinadas operaciones. Es mucha la coincidencia que la intervención de Zapatero en el Congreso de los Diputados y la liberación de Otegi queden en un segundo plano con estas detenciones deportivas. Independientemente de que puedan tener su motivación, cuando menos sorprende que alguien se haya sacado este conejo de la chistera.
 

 
SCE: Sexo como empleo

¿Quieren unas dotes de surrealismo mágico o sexual? Uno las ha encontrado leyendo a los compañeros de El Digital de Canarias, el rotativo on line de Félix Rojas, con la noticia de una mujer que rechazó la asistencia a un curso del Servicio Canario de Empleo porque, entre sus labores, amén de los niños, hacer determinadas domésticas, etcétera, tenía que, pásmense ustedes, hacerle el sexo oral a su esposo. Sí, puede parecer broma, pero nada de eso. Sólo le faltó a los entrevistadores del SCE que entendieron sus motivos decirle a la susodicha que “con tu pan te lo comas (o te la comas)”.
Las excusas que suelen proporcionarse por parte de personas desempleadas para evitar la realización de algunos cursos de formación suelen ser ilimitadas, pero siempre dentro de unos parámetros que entran en los márgenes de la normalidad. Desde los que no tienen con quién dejar a los chiquillos, al que tiene un familiar al borde de la tumba, el que precisamente ese día tiene un examen o el recurrente gripazo. Todos son motivos que, de mejor o peor manera, cuelan ante una administración que no está para ulteriores comprobaciones. A no ser que cobres, claro. Entonces, con percepción de por medio, el sentido arácnido de los responsables de Empleo suele activarse automáticamente.
Pero volviendo al caso de esta señora, me sorprende la tranquilidad con la que se dirigió a sus interlocutores. Desde luego, es para nota o para premio porque entre las miles de excusas que a mí se me ocurrirían para escaquearme de un curso aburrido, no estaría precisamente el que le tuviera que hacer el sexo oral a mi pareja. Vamos, no entiendo mucho de horarios y de cuándo el asunto se pone más o menos interesante, aunque algunos sexólogos dicen que por la mañana la cosa, después del relajo nocturno, está en posición de firmes y a punto de caramelo, pero el caso es que hay que echarle mucho valor o no tener un gramo de vergüenza social o de pudor para poner como pretexto que lo primero es lo primero y que antes que nada al marido le tiene que pasar el plumero.
De todas maneras, poniéndole un carácter serio al hecho, es verdad que no es de recibo que ese motivo, por muy sorprendente e hilarante que sea, suponga una exención a la obligación que tiene una persona con su progreso laboral. Quizá, qué quieren que les diga, habría que ver si estamos ante un caso de malos tratos porque, realmente, no se me pasa por la cabeza que alguien responda así a la hora de rechazar un curso formativo. A no ser que esta persona sea una verdadera desvergonzada y encima consiga que los del SCE también se chupen otra cosa…el dedo.
 
 
 
Cabezonada blanquiazul

 
La cabezonada o cabezonería del CD Tenerife le ha llevado ahora (cuando se están escribiendo estas líneas) a la situación de tener que llegar a un acuerdo imposible con el Granada para la disputa del partido aplazado por la deserción masiva de los controladores aéreos. Cierto es, según cuenta el jefe de Deportes de Cope Tenerife, Guillermo García, que el vuelo que debía haber trasladado a los andaluces hasta la isla llegó con un ligero retraso, pero con tiempo más que de sobra para que el rival descansara y jugar sin problemas a las cinco del domingo. Pero claro, tal y como estaba el panorama (y que el Granada no podía meterse en una patera), lo lógico era su suspensión para esa fecha.
Lo que ya no se entiende, en cambio, es que desde el Callejón del Combate se negasen en redondo a que el encuentro se disputase el día 6 o el 8, ambos festivos. Posiblemente, estábamos ante las dos mejores fechas para no alterar en demasía los planes de unos y de otros. Ahora, en cambio, los granadinos no quieren jugar en determinado miércoles de enero para no tener que afrontar tres salidas consecutivas y a los blanquiazules les viene mal la fecha del 5 de enero, por mor del acto de la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente al Heliodoro y porque dos miércoles después se estaría hablando de la cita previa ante la UD Las Palmas, el gran clásico.
Es evidente que, de no haber entendimiento entre las partes, serán los entes pertinentes los que tomen la decisión final, pero en ningún aficionado blanquiazul con dos dedos de frente cabe en su cerebro que el Tenerife haya dejado escapar una oportunidad como dos festivos seguidos para haber celebrado el choque ante los granadinos y, de paso, haber podido llegar al fin de semana próximo con la nada desdeñable perspectiva de estar fuera de los puestos de descenso.
Aquí, desde luego, han fallado demasiadas cosas. Es verdad que el sábado, al menos hasta el mediodía, la probabilidad de que partiera un avión en España era tan reducida como encontrar a Bin Laden haciendo macramé, pero no menos cierto es que el conflicto se fue medio solventando y no hubiese estado de más una intentona por parte del rival del CD Tenerife de poder tomar el vuelo que ya tenían reservado a la isla. Evidentemente, al final entre la Liga de Fútbol Profesional y la Real Federación Española se encargaron de formar el taco y dejarlo todo patas arriba.
Eso sí, resulta cuando menos curioso que en un deporte tan profesionalizado, al menos en las dos primeras divisiones, no haya activado un protocolo para solventar sobre la marcha situaciones de este calado. Y es que no sólo hay que fijarse en lo que respecta a los equipos, sino también a unos aficionados a los que se les ha faltado el respeto, primero desde los organismos deportivos y luego, por una cabezonada de Concepción, desde la propia entidad blanquiazul.
 

 
Zarrías y Rubalcaba, los 'Zetapetados'

Imagínense por un momento que ustedes son cualquiera de los integrantes del Consejo de Ministros y están reunidos de urgencia el viernes en la noche o el sábado en la mañana para tratar el tema de los controladores. Cuando se encuentran en el fragor de la discusión entra por la puerta el mentalista Anthony Blake y en un abrir y cerrar de ojos encuentran la solución. ¿Y cuál? Dirán ustedes. Fácil, que la culpa de todo la tiene el contubernio judeo-masónico del PP que sabía lo que iba a pasar y por eso Rajoy se fue a Lanzarote a tumbarse en la hamaca para disfrutar del desaguisado.
De hecho, hay datos fidedignos que así lo acreditan. El nivel de zumbamiento con el que salieron respectivamente los señores Rubalcaba y Gaspar Zarrías en sus ruedas de prensa sólo es equiparable a que alguien, una especie de parapsicólogo les hiciese una sorbida de seso tan brutal que, por supuesto, tuvieron que comparecer ante la opinión pública en un estado de shock profundo, pero dejando claro que toda la responsabilidad era de un PP que tenía datos de primera mano.
Aparte, la persona que estuvo dentro de ese Consejo de Ministros y ejecutó la terapia también logró otro efecto contundente, el de la amnesia. Este Gobierno pareció olvidar por arte de birlibirloque que hace apenas unos meses la capital de España, Madrid, vivió unas jornadas surrealistas con la brutal huelga del Metro. Por aquel entonces salía la ViceVogue para echar balones fuera y decir que la crisis la tenía que solucionar Esperanza Aguirre y, por supuesto, riéndose a mandíbula batiente el ministro del Conceto, digo de Fomento, Pepiño Blanco.
Y es que el doble rasero del PSOE no precisa de mentalistas (ni creo que haya habido ninguno en el Consejo de Ministros extraordinario). Los socialistas lo llevan perfectamente implantado en su genoma. Para Zapatero era más divertido estar en la oposición porque podía tirarse a la calle detrás de la pancarta o promover algaradas propagandísticas como las del 13 de marzo de 2004, fechas en las que aún no nos habíamos recuperado del mayor atentado terrorista y el gran conspirador del Estado, Alfredo Pérez Rubalcaba, el hoy ministro del Interior (la zorra cuidando del gallinero), dedicándose al envío masivo de mensajes y hablando de que nos merecíamos un gobierno que no dijera mentiras. Es verdad, el Ejecutivo de ZP no dice mentiras, se las inventa directamente y en cantidades industriales.
Esperemos que este episodio de los controladores le pase factura definitivamente a un Ejecutivo inepto, inútil, improvisador, mentiroso y que no respeta los derechos sociales más elementales. Y fíjense que estoy casi convencido de que a los jetaduras de los controladores tampoco les va a pasar nada a pesar de haber puesto España patas arriba con la anuencia de un Gobierno que tuvo la ‘habilidad’ de recortarles derechos salariales en el inicio del puente. ZP ya ha demostrado que tiene una capacidad para arrugarse digna del mejor acordeón (y encima siempre dando la nota).
 

 
La papanatas carrillense

Génova 13, es decir la cúpula del Partido Popular, debería no sólo de sancionar disciplinariamente, sino echar de la formación a la portavoz que tienen en el Ayuntamiento de Gijón, a doña Pilar Fernández Pardo (y a todos sus concejales), por apoyar la moción en la que se considera a Santiago Carrillo, el asesino convicto de Paracuellos, hijo predilecto de la ciudad asturiana. No este enclave podía llegar a menos ni el comunista de las manos ensangrentadas a más, pero lo que menos podíamos esperar los demócratas convencidos es que los populares secundasen esta medida. Demencial y espero que el sosainas de Mariano Rajoy dé un sonoro puñetazo sobre la mesa. Esto, bajo ningún concepto, se puede tolerar.
Carrillo es el criminal con más fortuna del planeta. A pesar de los crímenes reconocidos, el matarife paracuellense goza de un estatus privilegiado. La progresía de este país, políticos y artistas de medio pelo y subvención completa, le ha dado mil y un homenajes, se han retirado estatuas ecuestres de Franco para que este comunista se corriese de gusto, le han otorgado reconocimientos Honoris Causa, le permiten que se cisque una y otra vez en la mitad democrática de España sin que nadie le llame al orden y encima va la tonta del haba del PP gijonés y apoya que le den el título de hijo predilecto. Es para miccionar y, ya saben, no echar gota.
Uno pensaba que la tontería de pastelear con gente chunga y nada recomendable se limitaba a Fraga y sus devaneos con los Castro de toda la vida. Las relaciones entre la dictadura habanera y el canciller gallego tampoco eran nada recomendables. Cierto es que casi se circunscribían a modo de anécdota porque que el dirigente histórico de la derecha española está más para allá que para acá, pero desde luego no era una imagen nada edificante. Ahora, en cambio, que una persona de la vitalidad de la señora Fernández se preste a un juego como el de dar carta de naturaleza a ese nombramiento al asesino de Carrillo (a cambio de concederle a Rodrigo Rato el título de hijo adoptivo) es, cuando menos, para hacérselo mirar en profundidad.
De siempre, tanto el malogrado Antonio Herrero, como Federico Jiménez Losantos, han mantenido una teoría que es perfectamente válida, la del maricomplejines. La derecha, al menos la que representa el Partido Popular, no logra quitarse de encima ciertos complejos, ciertas trabas mentales y ya es hora de que los conservadores se pongan a la altura de sus compañeros europeos. No es de recibo que se mantengan estas actitudes tan serviles. Queda muy bien como cuento almibarado y bíblico lo de poner la otra mejilla, pero es que el PP tendría que tener una fábrica ilimitada de esa área anatómica porque, desde luego, es que se la parten continuamente. A veces, incluso, ellos mismos se flagelan sin necesidad de ataques externos. Desde luego, que en Gijón vaya pensando el PP en seguir cuatro años más haciendo oposición.
 
 
FIFA business y ZP

España no aprende. De nuevo, en apenas un año, revés de los buenos para los grandes vividores federativos que pensaron que iban a llevarse un pedazo de gloria y vieron como el máximo órgano de turno, en este caso la santa madre FIFA, concedía los mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y a Qatar (en breve Catar, según las modificaciones de los negociantes de la RAE). Y no es que la candidatura hispano-portuguesa careciera de infraestructuras deportivas, alojativas y de medios de transporte. Nada de eso, pero precisamente esa es una de las grandes desventajas de tenerlo todo, que ya no hay posibilidad de que nadie se llene los bolsillos (lo digo así para que determinados burócratas entiendan y comprendan las decisiones de esos papas deportivos que conceden esas bulas).
Las ilusiones de España y Portugal no quedaron rotas cuando Blatter sacó los susodichos sobres donde salieron los nombres de los rusos y de los qataríes. El cáncamo se había cocinado mucho antes entre bastidores. Inglaterra, que podía haber sido una de las favoritas, se quedó eliminada por los incidentes acaecidos un día antes en un partido de copa entre el Birmingham y el Aston Villa, con bengalas e invasión de campo. Holanda y Bélgica, que recientemente había organizado una Eurocopa, no eran tampoco negocio para la FIFA y por razones más obvias la candidatura ibérica. Por tanto, quedaba lo que quedaba, lugares donde nunca se había organizado un Mundial y además, casualidades de la vida, enclaves donde los poderosos aprovechan los billetes de 500 euros para sonarse las narices.
Lo que no sé si también influyó en la decisión de los fifos fue la intervención deplorable de un Zapatero que, teniendo el país como lo tiene, garantizó que mañana mismo estamos preparados para albergar la gran cita. El problema real, sobre todo si seguía este inquilino para 2018, era si España estaría entonces en condiciones de acoger tan magno acontecimiento. Está claro que, al margen de las ineptitudes zapateriles, la FIFA ya lo tenía muy claro, pero vamos que el granito de arena de ZP siempre se deja notar en estos ambientes.
De todas formas, tal y como estamos, económicamente hablando, un Mundial o unas Olimpiadas no nos interesan. Todo supone un gasto elevadísimo del cual no siempre una nación consigue resarcirse o si no que se lo digan a los griegos con los Juegos de 2004, donde con contabilidades más trucadas que la baraja de Juan Tamariz se logró la organización de un evento que a día de hoy aún están pagando con creces los helenos.
Otra cosa es que el cabreo de los Villar y compañía venga por lo que muchos ya sospechamos, pero eso es harina de otro costal y el presidente del ‘fúrbol’ español ya debería saber cómo funcionan la diplomacia deportiva y si no, por ejemplo, que le eche la culpa a ZP. Significativo fue, una vez más, que Estados Unidos apoyase a cualquier otra candidatura que no fuese la de España.
 
 

 
Este Atleti...

Este Atleti…Esa fue la frase que nuevamente se pudo escuchar anoche en los aledaños del estadio Vicente Calderón y en muchas casas rojiblancas tras presenciar la derrota de los de Quique Sánchez Flores ante uno de los equipos más débiles del continente europeo. Los fantasmas, los viejos males que aquejaban a la entidad de la ribera del Manzanares, han vuelto a aparecer por los cuatro costados del terreno de juego para recordar a quienes pensaban que la entidad había dejado de ser la Pupas de turno que estaban muy equivocados. El Atlético, qué duda cabe, es así.
Desde luego, en tiempos del malogrado Jesús Gil, un batacazo como el del miércoles frente al Aris de Salónica hubiese supuesto una catarsis. El puesto del entrenador estaría en entredicho y el choque sabatino contra el Levante sería un ultimátum. Afortunadamente, las cosas han cambiado diametralmente, de lo cual también hay que alegrarse, aunque conviene no olvidar que el Atlético de Madrid es el actual campeón de la Europa League y ha sido prácticamente apeado de la competición por un equipo de medio pelo. Los milagros existen, pero no parece que el Rosenborg vaya, siquiera, a empatar en terreno griego, amén de que los rojiblancos han de ganar en Alemania al Bayer Leverkusen.
También es verdad que el Atlético de Madrid entra en la historia, aunque sea por un aspecto negativo, dado que nunca una formación helena había conseguido arañar un triunfo en terreno español. Incluso hasta un seguro en la meta como David De Gea estuvo anoche con más fallos de lo normal, quizá porque tampoco el conjunto había conseguido olvidarse del varapalo del pasado sábado ante el Español. Sea como fuere, el caso es que el club tiene que ir olvidándose de seguir sellando el pasaporte europeo por esta temporada, pero sí centrarse en lo que queda (que no es poco).
Ahora, qué duda cabe, la entidad del Manzanares tiene ante sí la ocasión de centrarse en la Liga, luchar como mínimo por esa tercera plaza en el campeonato y de intentar superar más rondas en la Copa del Rey. Cierto es que este año el camino no es de rosas y que, en caso de superar la eliminatoria contra los periquitos, en cuartos le esperaría el Real Madrid, al que se da por hecho que superará al Levante. La afición se merece seguir con la fiesta de mayo de 2010, aunque después de quince años de sequía ya nos dimos por satisfechos. Pero el ser humano es insaciable por naturaleza.
 

 
Derrota 'aL uso'

Me alegro. La prepotencia tiene un precio y el Real Madrid la ha pagado con creces en el Nou Camp. Las proféticas palabras de Cristiano Ronaldo hablando de que a ellos no les meterían ocho fue como un acicate para un Barcelona que en quince minutos ya había puesto muy de cara el partido y que nada más salir del tiempo de descanso acabó por rematar la faena. La guinda fue esa manita, ese 5-0, que deja muy tocada a la plantilla merengue, sobre todo de un Mourinho que ahora ya conoce el sabor de la derrota en la competición española (¡y además de qué manera!).
Los grandes popes del madridismo, comenzando por el sanedrín Inda, no parecían cansarse de las comparaciones, de que si el Barcelona no tenía rivales, que si todos los equipos a los que se medía la escuadra blaugrana acababan por incomparecer en la cancha y así una larga retahíla de excusas baratas, argumentos de saldo y esquina que sólo servían para el consumo de los más forofos. Pero la realidad es muy tozuda y hace apenas unas horas se ha visto sobre el césped culé que los rivales no le duran al Barça porque éste es muy bueno. Si ganó 0-8 en Almería, sinceramente, fue por algo, no porque los andaluces quisieran salir goleados y encima delante de su afición.
También el Marca recurrió a los consejos y apreciaciones de un experto en lenguaje no verbal para demostrar al mundo mundial de que Guardiola aparentaba estar muy nervioso, a pesar de sus respuestas amables, mientras que el técnico luso del Real Madrid era poco menos que un ejemplo de quinto de carrera de Protocolo. Bobadas, paparruchadas y ganas de sacar manteca donde no la hay.
Guste o no, los azulgranas están por encima de los madridistas y sólo la duración de la Liga es lo que permite un halo de esperanza en la acera de Chamartín. Siempre puede haber fallos inesperados, aunque los catalanes no están muy acostumbrados a persistir en errores y, por lo que parece, el cupo se pudo haber cerrado por mucho tiempo tras el resbalón frente al Hércules y el empate cosechado en la visita del Mallorca.
Lo peor para la entidad de Florentino Pérez no ha sido en sí el resultado, puesto que la derrota podía y debía entrar en los cálculos, sino la imagen que se ha ofrecido. Este 5-0 retrotrae a viejos fantasmas como la famosa manita del hat-trick de Rosario y su cola de vaca a Alkorta (temporada 1993/1994). Aquel Real Madrid, cierto es, estaba en período de descomposición y poco tiempo después su entrenador, Benito Floro, vería la puerta de salida. Aquí, en cambio, estamos ante un equipo blanco en solidificación, pero está claro que el edificio está situado encima de una sima llamada Barcelona y el terremoto puede haber causado graves daños estructurales.
De todas maneras, al igual que el NO-DO hacía con Franco y sus enfermedades, el parte médico de Inda hablará mañana de un leve catarrillo, de una mínima alergia culé, pero que el enfermo merengue está más vivo que nunca. Vamos, nunca mejor dicho, tendremos una justificación ‘aL uso’.
 

 
'Mas' hundimiento para el PSOE
y el triunfo del PP


Se acabó la fiesta de Montilla y asociados en Cataluña y, lo que es peor para el PSOE, es el preludio de lo que le va a pasar en el año y medio que queda por delante, con comicios municipales, autonómicos y generales (si es que estos últimos no sufren una anticipación, que tampoco sería desdeñable dado el estado de las cosas). El triunfo de los convergentes, nada extraño por otra parte, dado que habían ganado también en 2003 y 2006, ha sido arrollador, pero no suficiente para tener las manos libres.
Por cuestión ideológica, es el PP quien tiene la posibilidad de reforzar o echar por tierra las propuestas del notarial Mas. Sí, ese mismo que no dudó en ir a un notario a firmar un documento en el que se comprometía a no establecer acuerdos con los populares. Por eso, ahora el pseudoindependentista de CiU se ha metido en un jardín del que es muy complicado salir, a no ser que busque otra serie de acuerdos.
Hay quien mantiene una hipótesis arriesgada, electoralmente hablando, pero nada descabellada. Tal vez, con esos acuerdos que ha habido a nivel nacional entre la Convergencia y el socialismo, igual Mas pudiera rescatar del desastre a un Montilla que, a esta hora, aún debe estar recuperándose del soponcio de verse fuera de la Generalitat. Sin embargo, los suyos no perdonarían un posible pacto con el PSOE, sobre todo porque en las dos últimas convocatorias el tripartito arrebató el poder a los nacionalistas en los pactos post electorales.
Por supuesto, personajes como el candidato de CiU, con una cara de cemento y de hormigón armado, son capaces de retroceder en sus planteamientos y, con tal de rascar poder, tal vez rompa ese documento notarial y se eche en los brazos del PP. Es consciente Mas de que determinadas acciones necesitan un respaldo mayoritario y, dejando al margen a los socialistas, a la izquierda verde, a la radical independentista y al vodevil de Laporta (que encima ha sacado cuatro escaños), sólo le queda una opción válida, la del PP. Ciudadanos, con tres actas, no le sirve al líder de CiU.
En la otra acera ganadora, la del PP, porque así se ha de ver a tenor de la comparativa entre 2006 (14 escaños, por los 37 del PSOE) y 2010 (18 escaños, por los 28 del otro partido estatal), la situación es de tranquilidad, de saber que tiene la llave de la gobernabilidad en Cataluña y de que ya es hora de que se acaben las derivas secesionistas. Es lógico pensar que los populares piensen a largo plazo, en el año y medio inicial para las elecciones generales.
No se quieren repetir patinazos históricos como el de 1995, cuando un genial resultado de Vidal Quadras fue sacrificado por José María Aznar para garantizarse el apoyo convergente en Madrid. Ahora, con las encuestas en la mano, es más que probable que en Génova 13 no precisen ayuda en 2012. Por eso, la consigna es paciencia y que se muevan los hombres de Mas. Los conservadores no tienen que salir al ataque, al menos en terreno catalán. Basta con aguantar y defender bien las contras convergentes.
 

 
Foto..síntesis de una crisis

La foto. A nuestro presidente del desgobierno de España sólo le interesa el álbum de imágenes para, digo yo, recrearse en las noches y repasar con detenimiento con cuanta gente se ha logrado retratar. Zapatero no busca arreglar los problemas, sino que su política de fuegos de artificio sea suficiente como para poder mantener amansada a una ciudadanía que ya no tolera este vodevil en el que se ha convertido nuestra economía. Tenemos cinco millones (o más) reales de parados, recortes a los funcionarios y congelación de las pensiones y todo lo que se le ocurre al hombre de los 600 asesores es reclamar el consejo de los grandes empresarios, a esos mismos a los que no hace mucho tiempo tildaba despectivamente de ‘poderosos’ y de que sus políticas no se iban a subordinar al capricho de los grandes holdings. Los hechos hablan por sí solos.
Lo cierto es que a ZP no todos los empresarios le han bailado el agua. Un empresario que bajo mi óptica es modélico, Juan Roig, responsable de Mercadona, una cadena de supermercados que emplea a más de 60.000 personas en España y además todas ellas con un contrato fijo, ha sido de los que ha declinado asistir a la encerrona en Moncloa. Demasiadas preocupaciones tiene este buen señor, máxime con la campaña navideña en pleno apogeo, como para perder cuatro horas en las que sólo podía hablar tres minutos. Aquí las dificultades no se arreglan con una tertulia al olor del café y de los bollitos, sino con medidas serias que, dicho sea de paso, conoce el presidente, pero que nunca quiso aplicar. Si hasta el ‘tuerto’ de Solbes vio el problema y se puso de los nervios con lo de los 400 euros (aunque tuviese que negar la mayor, es decir la crisis, frente a Manuel Pizarro).
La imagen de esos 37 empresarios con Zapatero, Rubalcaba y Salgado sólo es una muestra más de la inutilidad de un jefe del Ejecutivo español que hace mucho tiempo que perdió el oremus. ZP ha conseguido en un tiempo récord lo que Felipe González (el auténtico Míster X, no el que anuncian Paco González y Pepe Domingo Castaño) tardó en lograr casi tres lustros, que todos tomasen por el pito del sereno al inquilino monclovita y que los llamados nacionalistas abusaran de la debilidad parlamentaria del PSOE. Al final, entre unos y otros, dejaron a España hecha unos zorros, pero es que con el hombre del talante tenemos la zorrería hasta los topes. Más bajo ya casi es imposible caer, a no ser que queramos aparecer en las Antípodas.
Lo de las elecciones anticipadas no deja de ser un arcano cada vez más próximo, difícil de encajar por los comicios municipales y autonómicos, pero que nadie descarte algún encaje de bolillos. Rasputín Rubalcaba ya ha consultado su bola de cristal y más negra no puede estar. Medio en broma, medio en serio, más de uno en el PSOE le aplicaría ahora mismo de su propia medicina al iluminado de Zapatero. ¿Y cuál es ese remedio de fierabrás? Pues la muerte digna…políticamente hablando, claro.
 

 
Patrañas con rúbrica

Coalición Canaria se ha convertido en la central de las patrañas indigestas, de los dobles mensajes y de la mendicidad más preocupante. Lo que ha sucedido en los últimos días respecto al conflicto saharaui deja en un pésimo lugar a un partido que es capaz de decir en las Islas una cosa y luego, cuando hay que defender la misma tesis en Madrid, se arredra frente a Zapatero y prefiere dar la callada por respuesta. Las bravuconadas de Paulino Rivero asegurando que él no se hubiese bajado los pantalones ante Marruecos no tienen luego el hilo argumental en el Congreso. CC imitó al PNV y pasó de comprometer al Gobierno de España para que se posicionase en contra de Mohamed VI. Nunca mejor dicho, echando arena sobre el asunto del Sahara.
Pero más aún. No sólo se nos trata de engañar con esa panoplia de pretender hacer ver a los ciudadanos de que Coalición está con los saharauis, sino que también se recurren a los fuegos de artificio con cuestiones como la de las aguas canarias. Vamos a ver, ¿de qué mares está hablando el señor Rivero? ¿De ese plato de lentejas de 43.000 kilómetros cuadrados? Pero, hombre de Dios, léase usted la legislación vigente y verá como el Derecho Internacional le prohíbe tal consideración jurídica. Para consumo interno, creerse que sus dominios van hasta el horizonte puede, está bien, se jalea a las masas y muchos saldrán de la sede de Galcerán creyendo que son los más grandes. Pero la realidad es muy distinta. Las aguas son las que son y mientras Canarias sea una comunidad autónoma, nasti de plasta, aquí no hay aguas regionales que valgan (por mucho que Don Pepito Lomo de Ternera siga con sus diatribas dominicales).
CC también engaña con las pensiones. Cuando Oramas y Perestelo se creen que nadie les ve, votan en Madrid por la congelación de las mismas y, en cambio, sus diputados autonómicos apoyan una PNL para conseguir su revalorización de esas partidas. ¿A qué juegan? Posiblemente creen que el común de los ciudadanos no está al cabo de la calle, no ve sino lo que le ponen en La Nuestra y los partes de La 1, y claro, se traga cualquier cosa. Pero no, los hechos son los que son y CC, al igual que con el IVA o la reforma laboral, ha hecho alquimismo con la paga de nuestros mayores y el 1 de enero tendrán menos poder adquisitivo.
La muerte de la Coalición Canaria que conocemos hoy va a ser, precisamente, la mala praxis llevada a cabo por Zapatero. Un presidente que no tiene (ni tendrá) una clara idea de lo que es el Estado hace y deshace a su antojo. Por eso, le da lo mismo romper la caja única, la hucha o el cepillo. Mientras pueda seguir al calorcito de la Moncloa, el resto de los partidos con estrechez de miras seguirá sacándole el cuero o, peor aun, creyendo que pueden hacerlo. A las Islas no sólo se les han engañado con el tema de las aguas, sino con el Plan Canarias o con la financiación en los PGE y toda esa estafa lleva una rúbrica clara y meridiana, la de CC, con Paulino Rivero en primera línea.
 

 
La guerra de las ondas

Se lía, y de las gordas, en el panorama radiofónico español. La Ser, posiblemente moscatel con el EGM que se publicará el jueves que viene, ha arremetido contra la Cope, concretamente contra el Tiempo de Juego, para pedir no sólo que le indemnicen económicamente, sino que además se pare la emisión del programa, al menos cautelarmente, además en vísperas de la madre de todas las batallas futbolísticas que hay todas las temporadas. Tiene pocos visos de prosperar la propuesta, pero también es verdad que el medio centenar de profesionales que se pasaron de Gran Vía a la calle Alfonso XII han hecho una imitación demasiado parecida al Carrusel Deportivo de la Cadena Ser.
Bien es cierto que quienes hemos sido afines al programa deportivo de la Cope, al menos en mi caso desde el traslado de José María García desde Antena 3, hemos asistido asombrados a un calco excesivamente original a lo que se hacía en la plataforma prisaica. Demasiadas coincidencias, formato muy similar, gracietas que, únicamente cambiándole el apellido de la Ser por la cadena episcopal, eran las mismas que antes se hacían delante del micro amarillo y ahora desde el azul.
Desconozco hasta qué punto había derechos de imagen que pertenecieran a la Ser y los que fuesen propiedad de Paco González y Pepe Domingo Castaño, pero a nadie se le engaña que el estilo que están aplicando presentador y animador es una réplica de lo que se hacía en la competencia y hasta cierto punto es normal que haya un cierto resquemor en la sede de Prisa por vender el mismo producto, pero con otra etiqueta. Evidentemente, si el dueño primigenio tenía la patente en exclusiva, resulta lógico de todo punto que haya demandas a la vista.
Eso sí, tampoco vayamos a creer ahora que los de la Ser son santitos de estampita o de peana. Nada más lejos de la realidad. Todavía colea el gran favor hecho por Felipe González Márquez cuando se permitió, saltándose cualquier ley, la expropiación de Antena 3 por parte del grupo Prisa. La joven cadena, con profesionales de la talla de José María García, Luis Herrero, Federico Jiménez Losantos o el malogrado Antonio Herrero, tenía contra las cuerdas al imperio de Polanco y, lo más grave aún, sacaba diariamente a paseo las corruptelas felipistas. Desde Moncloa se dio carta de naturalez a una operación irregular a todas luces, pero sólo años después sería la Justicia la que obligaría a la devolución de unas antenas que, a estas alturas, ya no valen de nada porque Antena 3 Radio desapareció tras una eutanasia perfectamente aplicada.
La Ser está sufriendo en sus carnes la jugarreta que hizo en 1992, pero con una diferencia más que sustancial. La Cope, que desahució a gran parte del excelente equipo que comandaban José Antonio Abellán y Rafael Sánchez, ha realizado estos fichajes sin la mediación ni el chantaje de un presidente de Gobierno. Aquí sólo ha funcionado una máxima, la de a más dinero ganar (aunque ahora los Castaño, González y Alcalá quieran hablar de la libertad que tienen en la emisora de los curas). Estará interesante saber qué pasará en las próximas fechas y si, de repente, el lunes aparece en el Nou Camp Manolo Lama con un micro azul.
 

 
Orgasmo zejatero subvencionado

Clin, clin, caja. Esto sí que deben ser orgamos y no los de la joven del anuncio electoral del PSOE catalán o los de la errante Nebrera. Me refiero, por supuesto, a lo que nos ha costado a los españoles la emisión por Televisión Española de dos películas de directores del clan de la ceja (o de la zeja). Volver y Mar Adentro, de Pedro Almodóvar y Alejando Amenábar, respectivamente. Más de 1,2 millones del ala, repartidos casi equitativamente. La diferencia es de unos miles de euros más para el creativo manchego, pero las cantidades no dejan de resultar escandalosas, más aún en tiempo de crisis. Pero está claro que ZParo sabe pagar muy bien los favores y los de la plataforma, dicho sea de paso, los cobran a precio prohibitivo.
Independientemente de criterios artísticos, porque es cierto que ambas cintas han logrado cuantiosos premios nacionales e internacionales, la verdad de las cosas es que nadie pone control en ese laberinto cretense que es la Televisión Española. Los criterios que el PSOE traía bajo el brazo a la hora de racionalizar el gasto, de acabar con el déficit o con el sectarismo sólo han sido promesas baldías, proyectos que duermen el sueño de los injustos en la gaveta del algún despacho. ZP ha sabido poner a su servicio esta Televisión Española, amén de los otros peajes que paga a cadenas amigas como La Sexta y todo el imperio mediático de Jaume Roures.
Lo hilarante de este gasto, y que estoy convencido de que saldrán muchos más favores a golpe de talonario indiscriminado, es que el propio ente procedió a cargarse la principal vía de ingresos, la publicitaria, y nos dejó a los ciudadanos soportando toda la carga. De acuerdo que, entendiendo las razones de las televisiones privadas, no vale la doble financiación, vía impositiva y la de los anunciantes, pero es que ese criterio no se aplica en las televisiones autonómicas, y lo único que se está haciendo con nuestro dinero en TVE es despilfarrarlo alegremente en series de medio pelo, en contrataciones absurdas y en despidos menos comprensibles aun. Total, que al final el agujero financiero de la cosa que ¿preside? el señor Oliart compite de tú a tú con el de la capa de ozono, pero nadie en Moncloa se preocupa porque se siguen al pie de la letra los dictados impuestos.
En definitiva, tampoco ya es cuestión de sorprendernos ante las dádivas generosas de un Zapatero que, tal vez, acabe pagando con dinero del Monopoly a sus amigos. Si hace unas fechas Periodista Digital sacaba a la luz pública el generosísimo contrato de la señora Cayetana Guillén Cuervo, a la que por cada programa facturaba 15.000 euros de vellón, 60.000 al mes y 720.000 al año, no es de extrañar que a directores, cantantes y artistas variopintos también reclamen su parte del pastel, a costa, por supuesto, de cercenar espacios de calidad y ‘liquidar’ a profesionales que han vuelto a la nada recomendable institución del pasillo, a la espera de la baja del ‘comisario’ de turno o de que cambie el color político del Gobierno.
 

 
Torquemada xenófobo

Dicen que de bien nacidos es ser agradecidos y, en primer lugar, quiero darle las gracias a María José Cámara, Olga Enciso, Enrique Cabrera y Guillem Castellano, así como a los realizadores de sus programas, entre ellos el todoterreno Jonay Díaz, por las cerca de dos temporadas como tertualiano en sus respectivos programas, Peces de ciudad y Queremos hablar de Tenerife. Han sido unos años de agradables encuentros, de tardes-noches que más de una vez se prolongaban tras el tiempo de emisión al aroma de un barraquito o de un sandwich vegetal. Sin embargo, todo lo bueno (y lo malo) toca a su fin y ya no podremos seguir en esa tribuna radiofónica porque alguien entiende la libertad de expresión como medio para vejar él, pero no los demás.
El caso es que el jefe supremo de la cosa, don José Rodríguez Ramírez, el de los editoriales insultantes, xenófobos y cargados de grandes dosis de veneno, ha decidido que quien suscribe este artículo no vuelva más a las tertulias por la única y simple razón de ejercer desde mi tribuna, Periodista Digital, el sano ejercicio de la réplica, de la libertad de expresión en toda su extensión, para denunciar esas diatribas que están llenas de despectivos ‘negros’, godos, canariones y así un largo etcétera. No le gusta a don Pepito, alias Torquemada, que le enmienden la plana y, lastimosamente, hay alguien que también le ha ido con el cuento, algún pelotillero con ganas de incrementar algunos cientos de euros su nómina, porque, simple y llanamente, el señor Rodríguez hace tiempo que no sabe ni lo que escribe, pero tampoco se cosca de lo que pasa en otros lares, salvo que le informen puntualmente.
Sinceramente, este columnista, cuando trabajaba en La Gaceta de Canarias, fue bastante crítico con la decisión del Parlamento de reprobar las editoriales de El Día, pero solamente por una cuestión de lógica. Eso fue darle más publicidad al personaje y, en realidad, nada ganaban los canarios con esa medida. El paro, las listas de espera en sanidad o el fracaso escolar en nada iban a mejorar con una postura unánime en contra de las pastorales de Rodríguez Ramírez. Es más, sirvió para que el editor agriase más su lengua viperina y le arrease a María del Mar Julios, lectora de la declaración institucional del Parlamento contra esos editoriales, o le diese en el carné de identidad a la presidenta del PP de Tenerife, Cristina Tavío, aunque ésta, al cabo del tiempo, volvió a tener su espacio en las páginas de opinión.
Afortunadamente, tampoco cobraba un solo euro de mi presencia semanal en Radio El Día. Alguien podrá pensar que Velarde critica ahora porque ha dejado de percibir una fuente de ingresos. En absoluto. Quienes me conocen en el panorama mediático de las Islas, especialmente en Tenerife, saben que me encanta colaborar con mis amigos y que, por supuesto, si de repente te cae equis cantidad de euros por verter una opinión, miel sobre hojuelas, no voy a decir que no, evidentemente. Pero a mí me divierte este oficio, trabajo con Periodista Digital y ello me ha permitido abrirme puertas en otros escenarios comunicativos y consolidarme en otros, como mi columna semanal en las páginas de ABC Canarias, con el sensacional Bernardo Sagastume a la cabeza. Por tanto, mi crítica parte desde la base de que estoy en contra se coarte la libertad de expresión y menos aún que, ante los insultos variados del señor Rodríguez, uno no pueda hacer una justa réplica. ¡Hasta ahí podíamos llegar!
Por supuesto, tampoco voy a perder mi tiempo en absurdas querellas contra el editor-directo de El Día por sus ataques contra los españoles, los ‘negros’ o los canariones. Allá él con lo que escribe o, mejor dicho, con lo que dicta. Hay instancias competentes para enjuiciar a este personaje y coincido con muchas personas en que la Justicia ya tiene demasiado trabajo como para encima sobrecargarla con chinchorrerías. La vida suele ser muy justa y pone a cada quien en su lugar. Las gracietas diarias y dominicales de Don Pepito no se van a quedar en el limbo. Tendrán su justa respuesta y, de paso, la gran mayoría de los trabajadores de esa empresa podrán empezar a expresarse con más tranquilidad o dejar de realizar entrevistas de encargo, como la que suelen hacerle cada fin de semana al típico colgado de turno que se pasa por la redacción diciendo que es un independentista de pro y así asegurarse la efímera gloria de la paginita con foto incluida.
 

 
Melchior descarrila

Hace apenas unos días tenía la oportunidad de escribir sobre el gamberrismo y la pasividad de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife. Pues bien, hoy les traigo a colación una muestra más de lo que pueden conseguir los vándalos con sus acciones. Sea usted un ciudadano modélico, ejemplar, pague su impuestos, vaya siempre respetando las normas y le tomarán por el pito del sereno, sobre todo si corporaciones serias como el Cabildo de Tenerife y un político aún más formal y trabajador por el señor Ricardo Melchior Navarro deciden que, para que no les rompan su juguete más preciado, el tranvía, durante los días de mayor confluencia de carnavaleros en la calle no se prestará el servicio durante la noche.
Esto es un símil de muerto el perro, se acabó la rabia, pero lo previsible era, en todo caso, que se le diese cera y una buena multa a quienes no sólo destrozan la infraestructura tranviaria, sino también a esos que van molestando al resto de viajeros que sólo busca llegar a su destino y divertirse sanamente.
No me esperaba yo una salida de este calibre del líder de CC en la máxima institución insular. Hasta la fecha, de verdad, uno tenía la creencia de que el servidor público estaba, precisamente, para atender a todos los ciudadanos, para que los servicios esenciales no presentaran carencias importantes y, por lo menos hasta ahora, el transporte es una cuestión prioritaria. Estamos a veces hasta saturados de los mensajes paternalistas que invitan a que cojamos los medios colectivos para desplazarnos a las romerías, a la fiesta de Fin de Año o a los propios carnavales para que ahora, por la dictadura de cuatro elementos inadaptados, llegue don Ricardo Melchior y suspenda el servicio del tranvía. Pues no, eso es un error de bulto y que le da crédito a los malhechores.
Estoy convencido de que usted, señor presidente del Cabildo de Tenerife, tendrá que rectificar, retractarse de sus afirmaciones. No puede usted dejar sin este servicio a decenas de miles de ciudadanos que optan por un medio como el tranvía para llegar cómodamente al cogollo del carnaval callejero y, lo más importante, regresar con más tranquilidad aun a sus hogares. Desertores del arado, gente incapacitada que no se integra con el resto, siempre los ha habido y los habrá, pero no se pueden adoptar decisiones en función de esos pocos. Si dejamos que el gamberrismo de ese grupúsculo afecte al normal funcionamiento de las cosas, mal vamos, señor Melchior.
Aquí, en todo caso, se trataría de, o bien contratar más seguridad o de que la propia Policía esté más pendiente de esos descerebrados que se dedican a cruzar las vías cuando va a pasar el tranvía o que colocan objetos para entorpecer su marcha. Pero eso de suspender el servicio, sinceramente, no tiene razón de ser. Por la misma regla de tres, mejor entonces que corten la recién inaugurada vía del barranco, la que va desde Bravo Murillo a la avenida de Venezuela porque, simple y llanamente, los actos de barbarismo que se cometen a diario aconsejan que nada ni nadie, ni vehículos ni personas, transiten por ahí.
 

 
Inda: El merenguismo vomitivo

Eduardo Inda, a la sazón director de Marca, está llegando a unas cotas de criterios paranoicos y esquizofrénicos que podrían superar de largo los famosos 8.000 que ha subido a lo largo de subida el gran Juanito Oyarzábal. Nadie le niega al responsable del diario deportivo más vendido en España que tenga unas filiaciones tan claras como las de ser merengón hasta la extenuación. Pero el periódico que más leen los españoles (y no sólo en Madrid) no tiene necesariamente que inclinarse de manera tan descarada y forofista hacia la acera del Santiago Bernabéu.

Es una lástima, porque uno ha sido lector de toda la vida (gorroneándolo en muchas ocasiones en el estanco de mi amigo Lewis Rogers) de este medio de comunicación y la deriva que ha alcanzado con el señor Inda llama poderosamente la atención. Uno de los mejores directores, al menos en el tratamiento equilibrado de la información, fue Elías Israel, al que defenestraron, precisamente, por darle pábulo a otros equipos, pero muy especialmente al Barcelona. Es más, durante esa época se consiguió que los éxitos de otras formaciones que no fuesen el Real Madrid tuvieran su preponderancia en la portada y en la paginación interior. Pero nada, alguien creyó que eso de poner a los merengues a la altura del resto no era digno y buscaron y rebuscaron hasta colocar al señor Inda

Pues bien, una de las últimas hazañas de este director con camiseta madridista ha sido la de reproducir el cuadro goyesco de los Fusilamientos del 2 de mayo, pero poniendo la cara de Mourinho a colación de lo ‘mal’ que se está portando todo el mundo con el que en Inglaterra llamaban pomposamente The Special One. Hay algo que resulta evidente e irrebatible, que es el historial conseguido por el luso, pero fuera de los títulos conseguidos por este técnico, lo cierto es que donde cojea es en su educación, en su excesivo protagonismo y el creerse la última Coca Cola del desierto.

Ya no sólo es que se permita el descaro de mandar bien lejos a un colegiado, sino que en el affaire con Preciado, el entrenador del Sporting de Gijón, el primero en encender la mecha fue él. Sus palabras sobre que el cuadro astur había reservado a jugadores frente al Barcelona no sólo indican un aire de soberbia, sino que además se cree que aquí ha venido a impartir magisterio al resto. Él no es quien para dar lecciones de táctica o de alineación a los demás y normal entonces que, aunque con un tono tabernario, Manuel Preciado le contestase.

Por supuesto, el gran Inda se ha postulado a favor de Mourinho y encima se cree que ningún comité tiene potestad para sancionarle. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Le ha faltado espetar al director de Marca. Pues nada, siga usted con su exacerbado y subjetivo madridismo, pero le aseguro que, lamentablemente, ha colocado al prestigioso periódico al nivel panfletario del Sport y del Mundo Deportivo.


 
Gamberrismo consentido

Gamberrismo adolescente y Policía Local vaga hasta la extenuación, un cocktail ideal para que los amigos del destrozo libre campen a sus anchas sin que nadie actúe. Cientos de vecinos observan en la plaza de Los Sabandeños a cuatro mozalbetes como vuelcan papeleras, llenan toda una plaza de papeles y basura variada y luego, cuando ya se han aburrido de romper pedazos de propaganda y periódicos, reúnen un montoncito para quemarlos y hacer una hoguera que ríanse ustedes de las de San Juan. Eso sí, llamas al 092 y te sale siempre la misma voz de tío impasible que te larga el rollo de “ahora mismo le mandamos una unidad”. Sí, el concepto de “ahora mismo” para la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, la de Hilario Rodríguez, son 40 minutos de reloj.
Y claro, con tardanzas de este estilo, que además suelen ser la norma habitual, al menos por estos lares, cualquiera puede cometer fechorías a su gusto. Una vez, ya hace algunos años, un concejal de zona, de Coalición Canaria, para más señas, tuvo el desagradable gesto de espetarle a los vecinos que aquí no se hacían mejoras ostensibles o se decoraba con adornos navideños la zona de Tomé Cano porque, sencillamente, los vecinos eran en su mayoría “godos” y, claro está, no votaban al nacionalismo. Obviamente, alguien, con muy buen criterio le dijo que sólo cabían dos posibilidades, o bien este servidor público estaba aplicando criterios racistas a la hora de favorecer a unos barrios en detrimento de otros o bien es que tenía poderes para saber lo que había votado o dejado de votar cada vecino. Cualquiera de las dos opciones le dejaban en mal lugar, obviamente.
Lamentablemente, la delincuencia juvenil y adolescente es un denominador común en todos los barrios, pero la actuación policial nada tiene que ver en según qué lugares. Zonas como Ofra, Las Delicias, Los Gladiolos etcétera, parecen contar con las prebendas del concejal de Seguridad, el ‘purista’ Hilario, en perjuicio de zonas en las que, pese a estar la comisaría a 300 metros, no parece haber nunca unidades libres. Y encima, tras el descacharrante capítulo de las motos estropeadas, más cachondeo aún.
Los vecinos, vivan donde vivan, se merecen un respeto máximo por parte de sus dirigentes. Aquí no vale con venir una vez cada cuatro años, hacerse la foto y desaparecer durante toda una legislatura. Aunque, claro está, tampoco toda la culpa la tiene el político de turno, sino esa especie de mafia politizada revestida con el nombre de asociación de vecinos que, curiosamente, en el caso de la AA.VV de El Chapatal, que es la que ¿vela? por los intereses de esta zona, Tomé Cano, no desea un enfrentamiento con CC. Y es que, al fin y al cabo, los nacionalistas saben poner muy bien los huevos en varias cestas y saben de sobra que un trabajo arduo se realiza en esos locales, donde se amasa a la perfección la voluntad en las urnas de los hombres y mujeres de los barrios chicharreros.
 

 
Cría 'Cuervo' y te sacará los euros

“Un tío honesto”. Así, sin adornos ni retoques lingüísticos define Miss Millonaria (digo Cayetana) Guillén Cuervo a José Luis Rodríguez Zapatero. Uno puede pensar que siente un profundo amor y respeto a la gestión del presidente del talante, que cree fervientemente en su obra. Pero nada de eso, por favor, no seamos tan tortolines. A esta señora lo que realmente le motiva es el acudir al 4B o al Servired cada 1 de mes y ver como le han ingresado en su cuenta bancaria algo más de 60.000 euros por el programa semana Versión Española. A final de año, la pija-progre, la que desdeña ahora a la plataforma de la zeja por ‘millones’ de razones, se embolsa la nada despreciable cantidad de 720.000 euros, céntimo arriba, céntimo abajo.
Hay que reconocer que lo de esta presentadora es espectacular. Su querencia al dinero está muy por encima de sus creencias políticas. Es una auténtica funambulista para conseguir sacar manteca de unos y otros porque, para que a nadie se le olvide, esta persona tan progresita, tan de pañuelo palestino, ha presentado su espacio en tiempos de la tan denostada y deplorable derecha española. Nadie nunca en el PP lo quitó una sola coma o le añadió un guión. Pero claro, desde 2004 está ZP en la poltrona y había que buscarse el guiso. Muy provechoso, por cierto, como se puede comprobar ahora.
Y miren ustedes, si esta pija-pogre estuviese en una cadena privada, como el caso de Belén Esteban, y se levanta mensual y anualmente todo ese pastizal, allá cada gestor con lo que hace en su casa. Sin embargo, queridos amigos, este dinero se lo está llevando del ente público, de la Televisión Española, de esa que pagamos todos los contribuyentes para que, curiosamente, se recorten los derechos salariales de muchos trabajadores y, en cambio, se favorezca a los ‘amijetas’ de turno, como la señora Guillén Cuervo (cría idems y te sacarán los ojos, en este caso los euros).
Luego, llega el Valeriano Gómez de turno y pedirá comprensión a los pensionistas, nos reclamará un esfuerzo a todos los contribuyentes ante la crisis tan galopante, pero me queda la duda de saber si realmente los sacrificios que acometemos todos los españoles es para sanear las maltrechas arcas públicas o para que la señorita pijo-pogre de Guillén Cuervo pueda cobrar sin demora los 60.000 euros de vellón. Y luego dirán que TVE arrastra una deuda del copón. Pero, ¡cómo no va a tener pellas con todos estos desmanes económicos! Dicho sea de paso, también se gastaron una pasta gansa con una pariente del Generalísimo, la empalagosísima Carmen Martínez Bordiú en un bodrio-concurso de baile donde siempre ganaba ella. Vamos, ni Franco lo hubiese mejorado (o empeorado).
 

 
Seguritas sui géneris

Terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, 17.40 horas. Los mostradores de facturación prácticamente vacíos de pasajeros. Barra libre para escoger donde recoger la tarjeta de embarque. Curioso. Uno hace el trámite en cuestión de segundos. Empleado amable, 1.000 y una indicaciones sobre la puerta a la que ir y el camino más corto. Todo va bien hasta que…se da uno de bruces con el pegajoso, pesado e intolerable control de seguridad. No es que uno esté en contra de que pasemos bajo el arco y que nuestro equipaje de mano tenga que ir por la máquina de los rayos X. Nada de eso. Parece que los seguritas del chiringuito han iniciado una competición para evitar que un solo pasajero se escape de hacerlo todo correctamente. Siempre te pillan en algo.
Da lo mismo que te quites el reloj, el cinturón, la chaqueta, que lleves el portátil fuera de su funda. No, no es suficiente. En mi caso, después de todo el proceso, te hacen abrir el aparato y, pásmense ustedes, que le dé a las teclas. Sí, al igual que hago ahora mismo para colgar este artículo, pero al azar. ¿Qué creen que hay? ¿una bomba, tal vez droga, algún microchip oculto en uno de los puntos de la tecla de interrogación como nos mostraba Hitchcock en Topaz? Pues sí. Así funcionan los seguritas con ínfulas de tenientes generales en esta terminal y, a buen seguro, que se repiten los casos en otros aeropuertos españoles.
Alguien, en su perfecto derecho, podrá replicarme. ¡Oiga, es que es por nuestra seguridad! Bien, perfecto, pero ¿acaso no pasa todo por una máquina de rayos X para ver si el ordenador lleva o no cosas añadidas? Una de las prácticas más habituales es, por ejemplo, hacerle quitar los zapatos a quien ha conseguido eludir cualquier instrucción extraordinaria. Le pasó a un pasajero que iba delante de mí. Todo perfecto, pero cuando pasó por el arco la vigilante allí impertérrita le obligó a descalzarse y pasar de nuevo por el aro.
Y miren, bien está que se mire por la seguridad de todos nosotros, que después de lo acontecido en los Estados Unidos toda precaución es poca. Pero ya se ha demostrado en más de una ocasión que los que vigilan estos cacharros no siempre están atentos a la jugada, que les han colado elementos punzantes y que, sinceramente, no dan abasto con toda la gente que llega a juntarse en determinadas franjas horarias. Encima, no les pidas responsabilidades si alguien te birla un objeto depositado en la máquina de Rayos X. Aquello parece la operación retorno y quienes tienen prisa porque van pegados de tiempo al embarque pueden acabar cogiendo lo que no es suyo, pero que se le parece. Las explicaciones, como me dice un amigo, al maestro Armero. Ellos, estos vigilantes poco vigilados, sólo están prestos a fastidiar y a fulminar la paciencia de los sufridos viajeros.
 

 
Sinde...cencia

¿Somos una España Sinde? ¿Sinde dice usted? Sí, hombre, sinde…mocracia, sinde…cencia y sinde…ontología. ¿O acaso es que no se ha enterado, mi querido amigo, de las revolucionarias declaraciones de la señora ministra de Cultura, la sinpar Ángeles González Sinde, la que ha resuelto tajantemente que los artistas (incluidos los cejateros) no tienen derecho a opinar del conflicto del Sahara porque no tienen ni idea de lo que allí pasa (y además hubo muertos de los dos lados, grita desde el Senado MiniTrini, no vaya a ser que se mosquee el vecino marroquí).
Pues sí, esta es la España con la que nos despertamos diariamente, una pléyade de ministros incapaces, ineptos y que sólo tienen a Rugalcaba para estar en todos los frentes, pero claro, aún no han logrado clonar al químico y las tonterías siguen campando a sus anchas, a razón de 10 resbalones diarios por metro cuadrado. Especialmente, seguiremos escuchando sandeces y tontileneces en aquellos departamentos que no tengan un mayor interés para el Gobierno y Cultura, claro está, no es de las prioridades de este Ejecutivo. Por eso funciona como funciona y hasta se atreve a enmendarle la plana al lobby pancartero del Nunca Mais y del No a la Guerra.
Por supuesto, no voy a realizar una defensa a ultranza de estos artistoides-pegamoides, pero sí que siempre apostaré por la libertad de expresión y nadie, se apellide Sinde o Sandez, está en el derecho de capitalizar las opiniones que vierten los demás. Todas, como esta misma que ustedes pueden leer, corre el riesgo de estar errada, de que no estén de acuerdo con ella, pero lo que importa es que tengo un espacio de libertad para plasmar mis ideas, mis pensamientos, lo que sea.
Lo curioso del caso es que cuando el clan de los Bardem, reconvertidos luego en el club de la chapa-pegatina, para refundirse finalmente en la plataforma cejatera, salían a la calle para protestar contra la guerra de Irak o contra Israel nadie, ni siquiera la propia Sinde, que salía en animada caminata pancartera, se atrevió a decir ni media sobre el vasto o nulo conocimiento de la realidad iraquí o la judía. Nada, todo eran risas viendo los insultos que se proferían contra el gobierno de Aznar y los improperios contra el pueblo israelí por lo que estaba pasando con Palestina.
Ahora, en cambio, parece que a los artistas les ha venido un brote de amnesia con respecto a Marruecos. Ellos han opinado, pero Sinde, perfecta distribuidora de los conocimientos geopolíticos mundiales, ha dictaminado que no, que ese tema no lo han dado los pegamoides y que mejor no hablen de lo que no saben, no vaya a ser que en materia de subvenciones les ponga un cero Zapatero.
 

 
Ley del menor y del cachondeo mayor

¿Qué estamos haciendo mal en esta sociedad para que en las últimas semanas hayamos tenido constancia de las agresiones perpetradas por menores? Los modelos de conducta que se observan en esas deleznables series de televisión y lo que acontece en la vida real, con hechos delictivos que acaban en aguas de borrajas en los tribunales, están contribuyendo de manera decisiva a que nuestros jóvenes lleven a cabo acciones violentas a sabiendas de que no van a tener un severo correctivo. Ha pasado con el Rafita, el asesino confeso de Sandra Palo, o Miguel Carcaño, el supuesto autor de la muerte de Marta del Castillo y que aún sigue mofándose de los agentes cada vez que le preguntan dónde está el cuerpo de la joven sevillana.
Todos estos ejemplos son los que están provocando que cada día en las redacciones nos encontremos con sucesos tales como el del menor que apuñala a otro por el simple hecho de llamarle la atención por estar masturbándose en una calle de La Laguna o el joven que agredió a otro en el Intercambiador de Santa Cruz de Tenerife con un cuchillo de 15 centímetros de hoja. Lo peor de todo es que la detención de estos niños (porque en realidad no pasan de ser eso, unos meros pibitos) acabará como siempre, con su puesta en libertad y la citación a un juicio que, cuando se celebre (que ésa es otra), puede ser que tengan acumuladas unas decenas de delitos más.
Los progres que nos gobiernan en este país llamado España han sido los responsables de que la llamada Ley del Menor esté como esté, hecha unos zorros. Aquí pueden abortar las jóvenes con 16 años, acceder a la píldora del día después cualquiera que se lo proponga, pero en cambio esa supuesta madurez que nos quieren vender se topa con la realidad de la fecha de nacimiento que consta en el DNI cuando hay que aplicar la legislación. Entonces sí, para ser juzgados por el apuñalamiento y la muerte de una persona sí que son menores y, por tanto, no se les puede aplicar el castigo pertinente, tan sólo unos meses en el reformatorio y luego, cual Rafita, a seguir en la barra libre de la delincuencia.
Es deseable que el próximo Gobierno que tengamos en España aborde esta cuestión como una de las prioritarias. No podemos quedarnos impasibles ante hechos delictivos de tal calado. No se trata de copiar lo que sucede en ciertos estados de los EE.UU, donde incluso está contemplada la pena de muerte para los jóvenes que cometen asesinatos, pero sí que hay que conseguir que el que delinca no crea que tiene manga ancha o carta blanca para seguir cometiendo fechorías. Reformatorio mientras sea menor de edad y después, por supuesto, cárcel.
Por supuesto, hay que incidir también en el aspecto reeducativo y conseguir su integración normal en la sociedad, pero ante todo hay que darle la primacía necesaria a la severidad en la privación de libertad. En definitiva, que el que la haga, que la pague (aunque nunca se podrá restituir de ninguna manera la pérdida de una vida) y que realice trabajos en beneficio de la comunidad, que no se repitan los modelos del Rafita o de Miguel Carcaño.
 

 
Copas, trapos y bombones

Reza el buen precepto político que hay que mantenerse alejado de los despilfarros, que con el dinero público no se puede jugar y que los empleados al servicio de cualquier administración no están para el capricho del concejal, alcalde, consejero o ministro de turno. Es una manía y una costumbre demasiado manida la de creerse que el Bautista de marras es una especie de chico para todo y a veces se confunde el interés general con el particular, primando el último por encima del primero. Y claro, el trabajador calla y aguanta porque en ello le va el sueldo, pero cuando encima sus jefes (o jefas, en este caso) abusan de ellos, pues ya la paciencia como que tiene un límite y estallan.
Y esto mismo es lo que ha acontecido con el trío de la cordialidad, Elena Salgado, Bibiana Aído y María Teresa Fernández de la Vega, a las que sus chóferes han puesto de chúpate dómine con las instrucciones nada profesionales que han estado recibiendo durante mucho tiempo. Tenían que cumplimentar misiones para las que no estaban adscritos, cuestiones de índole personal de las señoras que, encima, ponían reparos cuando el encargo no estaba a gusto de consumidora.
La déspota ministra de Economía obligaba a su chófer (aunque éste lo haya querido desmentir) a una famosa pastelería de Madrid a por bombones. Los propietarios del local han reconocido que siempre venía un conductor del ministerio en nombre de la señora Salgado a recoger el dulce encargo. Y no es la única tarea que se le encomendaba. También fueron obligados a llevarle hasta la sede ministerial todo un probador de vestidos para la jefa del comando anticomida basura porque iba a salir entrevistada en Vanity Fair. En ese caso, hubo una negativa de todos los conductores.
Otra amante de tener a los chóferes a su libre disposición es Bibiana Aído. Esta jovencita, al igual que todos los de su generación, desea expandir su espíritu en medio de noches locas y bebidas espirituosas. Hasta ahí bien. Sin embargo, a la hora de volver a casa no hace como el resto de los mortales, coger un taxi o esperar pacientemente al famoso búho (líneas de buses nocturnos que conectan La Cibeles con todos los barrios de Madrid). No, no. La señora Aído se cuelga del teléfono móvil y hace venir (el nombre es una suposición) a Sebastián para que la lleve hasta su casa. No sé si también le pedirá que le haga masajes en sus cansados pies.
Y la tercera pata la conforma la ‘Fernando Alonso’, la ministra y vicepresidenta saliente, Mari Tere para los amigachos. Aquí la elementa, con un claro problema de puntualidad, obligaba a sus conductores a meterle caña al acelerador. Como si el vehículo fuese un Fórmula 1, al chófer que le tocase llevar a la señora De la Vega temblaba con sólo oír su nombre. Y es que las multas que más de uno se ha llevado por conducir a altas velocidades no han sido abonadas por quien encima dio la orden, sino por ellos mismos. Además, en este caso, la ministra se quedaba tan ancha en su asiento y después de la multa tenía la santa jeta de seguir exigiendo al conductor que le diese más gas al asunto.
 

 
¡Qué error del Frente Polisario!

¿Qué necesidad tenía el Frente Polisario de enviar a los medios de comunicación una foto falsa sobre los incidentes acaecidos en El Aaiún? Este hecho va a dar mucha munición a Marruecos para dar un sonoro puñetazo sobre la mesa y, con su habilidad propagandística, convertir a los saharauis en elementos sospechosos de prácticas terroristas. Insisto, ha resultado un error garrafal por parte de quienes pretendían ahondar más en la brecha del conflicto, pero que encima han arrastrado con ellos a muchos lectores que se han sentido estafados. Exonero del error a quienes dieron por auténtica la imagen, entre ellos la propia agencia Efe, ABC, El Mundo, El País o la Vanguardia, porque en principio, en una época donde podemos manejar billones de fotografías al día, no podemos tener retentiva sobre si el detalle de ese niño con la cabeza vendada era o no de otra guerra anterior.
Ya habrá, porque además han servido el argumento en bandeja de plata, quienes salgan a mortificar a todos los defensores de la causa saharaui, a poner el dedo en la llaga sobre que no todo es trigo limpio. Vendrá a ser algo así como la generalización que se hace de la Santa Madre Iglesia cuando aparece un caso de pederastia. Entonces, la liturgia (nunca mejor dicho) es la de hacernos creer que desde su máxima autoridad, el Santo Padre, hasta el último de los seminaristas son todos unos viciosos del copón. Con el tema de la imagen del conflicto en Gaza, pero ‘vendida’ como fresca y del Sáhara, va a pasar algo similar.
Nadie puede poner en tela de juicio las atrocidades cometidas por Marruecos, una nación gobernada por un tirano revestido de una falsaria túnica democrática, que hace y deshace a su antojo, que tiene muchas vinculaciones con los franceses, pero encima en el territorio de Mohamed VI se ha desarrollado un fuerte espíritu hipócrita a la par que cínico. España, sobre todo con Zapatero a la cabeza, se ha postrado y humillado ante este régimen, ha dado de lado a los saharauis y estoy convencido de que en cualquier momento va a salir la ministra fracasada y perdedora, la señorita Trinidad Jiménez, a vendernos moralina y a ponerse la medalla de que no todo en el pueblo saharaui es nobleza y que por eso no había que posicionarse a favor de una postura, sino mantener esa irreverente y pornográfica neutralidad.
Lo cierto, ya concluyendo, es que flaco favor se ha hecho a sí mismo el Frente Polisario con la foto de marras. Recalco, no había necesidad y no me creo lo del error involuntario. La imagen está perfectamente escogida, es impactante y, de no ser por la memoria visual de los lectores, hubiese colado la mentira durante mucho más tiempo. Desde luego, en este caso, los del Polisario han quedado retratados, y no para bien, precisamente. Sólo espero que no hayan causado un daño excesivo al pueblo saharaui. Es relativamente sencillo luchar cuando el enemigo lo tienes en frente, pero resulta hasta surrealista que te la cuelen los tuyos.
 

 
Políticos caras y asesores caros

Una verdad como un templo. Esta mañana, después de salir de una tertulia radiofónica, me enchufé como oyente a la que mantiene los jueves mi amigo Gonzalo Castañeda con representantes del mundo de la política, gente menos conocida, pero no por ello con carencia de ideas, al contrario. Precisamente estamos hablando de personas que le ponen sentido común a lo que otros pretenden enredarlo de tal manera que parezca difícil. Pero la política sería sencilla con esas dosis de coherencia y de preparación. El mal de nuestras instituciones, coincido plenamente con lo que allí se dijo, es que sobran asesores. Mucho dinero para aconsejar y hasta decidir en el lugar de esa cara bonita del cartel electoral.
El ejemplo que ponía uno de los contertulios era fantástico. Imagínense en una empresa que a usted le dan un puesto de responsabilidad, tiene unas competencias atribuidas y con ellas debe manejarse. Pues bien, suponga ahora que le surge un problema y que, en vez de devanarse los sesos, se cuelga usted del teléfono y le pide ayuda a su superior. Éste, en un planteamiento lógico, le dirá: “Yo le estoy pagando para que busque soluciones, así que resuelva usted”.
Esto, trasladado al mundo de la política, es tan sencillo como el de ese concejal de Economía y Hacienda de un Ayuntamiento capitalino que no tiene ni papa de número y le ponen a 20 asesores para que le ayuden. Vamos a ver, ¿por qué se elige para un puesto a un iletrado, a un semi analfabeto funcional, al que se le paga una morterada, pero otra tanta debe ir a quien en realidad le saca el trabajo adelante?
Evidentemente, el problema se genera cuando el dinero es público y hay determinados políticos que no quieren entender que hay que cuidar hasta el último céntimo. En mi empresa no pondría a personas que no sepan ejecutar por su cuenta. Alguien que precise en todo momento mi ayuda para absolutamente todo no tendría más de cinco minutos de permanencia en el sillón.
El ciudadano tiene que saber que en más ocasiones de las deseadas se está pagando el doble o el triple por un servicio. Político inepto que ha sido puesto ahí por llevar el carné del partido en la boca y que, al no tener ni idea de lo que gestiona, tiene que tener un asesor que le resuelva las cuentas y, seguramente, un escriba que le detalle o le dé las pautas precisas para soltar el rollo en un pleno o en una rueda de prensa.
Como se exponía perfectamente también, es como ir a un hotel de cinco estrellas y que te atienda, con todos los respetos, un botones en prácticas. Pues mire usted, forme usted a esa persona, pero yo he pagado un fin de semana a razón de 1.500 euros y quiero que me presten un servicio adecuado. Si eso no pasa en el sector privado (al menos si se tiene cabeza), ¿por qué entonces sí pasa en la cosa pública? Obvio, porque lo segundo lo pagamos entre todos.


 
Dejadez internacional de ZP

El Gobierno de España lo ha hecho una vez más. De nuevo, ante un conflicto internacional en el que, además, tenemos mucho que decir, Zapatero pone pies en polvorosa y quien tendría que dar la cara, en sustitución de ZP, para defender nuestros intereses, la pierde-primarias Jiménez, se marchó de ronda a Bolivia y a Ecuador, naciones que, como cualquier experto en geopolítica puede llegar a comprender, son claves en nuestras relaciones planetarias. Y mientras tanto, que les vayan dando a los saharauis en el Aaiún, que lo resuelva la comunidad internacional, espetó la ministra del pufo de las vacunas de la gripe A.
Los lazos de España con el Sáhara van más allá de lo puramente histórico. Hay unas uniones fraternales con ese pueblo, pero el gabinete de Exteriores, dirigido primero por el “perfecto mierda” (Reverte dixit) de Moratinos y ahora por la ignorante Jiménez (tiene menos nivel de inglés que mis periquitos), ha apostado claramente por aliarse de forma directa o indirecta con el régimen marroquí, no vaya a ser que los pingues negocios que tiene nuestro Gobierno con el régimen dictatorial de Mohamed VI se puedan ir al garete por un quítame allá esos campamentos de la Solidaridad.
Lo peor de todo es que España (mejor dicho Zapatero) ha demostrado que le importa una higa la suerte que corran los saharauis. Estoy convencido de que si se hubiese tratado de la invasión de cualquier nación por parte de los Estados Unidos, tendríamos a toda la progresía unida tras una pancarta hablando de poder imperialista, de masacre humanitaria, etc, etc. Pasó con Irak, donde ZP y los suyos, junto con el aún en ciernes clan o plataforma de la ceja, no dudaron en situarse en primera línea de la manifestación para tirar contra Bush y contra Aznar. Blair también salió en la famosa foto de las Azores, pero como era más afín a la izquierda, sólo recibió aquel famoso tirón verbal de orejas del lavandero Bono (“es un imbécil integral”).
De todas maneras, tenemos lo que nos merecemos. Desde el segundo engaño masivo (400 euros a cambio de hacer la vista gorda con la crisis), Zapatero no ha hecho sino gobernar a golpe de improvisación. Se le ocurría una idea y cualquiera de los 666 asesores era incapaz de rebatirle una sola coma a los planes del presidente. Adelante con los bulos y con los faroles. Total, a fin de cuentas, ¿quiénes pagan el festín desmedido de este Gobierno progresista? Los ciudadanos, por supuesto. Lo que sucede es que los desmanes de este presidente por accidente (o por atentados) están traspasando nuestras fronteras. Todos se han dado cuenta de las debilidades de un ZP que, después de muchas veleidades, ahora ve que nadie le hace caso y esos ‘amigos’ internacionales, Castro, Chávez, Morales o Mohamed VI le ponen la zancadilla a cada momento.
 

 
Los 'pecados' de Don Gonzalo

No suelo hacerlo, no es práctica habitual en mí, pero no tengo más remedio que replicar a aquellas personas que, bajo la capa del anonimato, han puesto a caldo pota a un amigo y compañero de profesión. No aguantan el éxito de Gonzalo Castañeda y tiran del manual del insulto, del improperio y del descrédito más rancio para justificar sus argumentos. Me reprochan que desconozco muchas facetas de la trayectoria profesional de este comunicador. Claro, no me jacto de ser su biógrafo ni creo que él me lo haya pedido. ¿Qué me importa lo que haya hecho o dejado de hacer en el 2001 o en el 2005, por ejemplo? Mi relación con él comienza desde hace un año y yo me circunscribo a ese período de tiempo. Guste o no a quienes nos leen y nos escuchan, que visto lo visto deben ser legión.
Anteponen estos anónimos demasiado conocidos (porque encima dejan rastro de las IPs desde dónde mandan sus correos, amén de dar detalles que sólo conocen muy pocas personas) que Gonzalo se quedó un día dormido en una retransmisión o que no llegó a tiempo a un partido de fútbol. Eso debe ser un hecho tan decisivo que ni tan siquiera merece la salvaguardia de la Convención de La Haya. Nada, que lo fusilen a primera hora del día de mañana.
Lo es que gracioso es que esos mismos que tiran toneladas de mierda sobre determinados compañeros, saben también arrojar la misma cantidad de arena para tapar los disparates de sus amigos. Por mi trayectoria de años en diferentes medios de comunicación he conocido mil y una excusas para escaquearse de una dura jornada de trabajo tras una noche de alcohol, sustancias raras y desenfreno. Desde ese compañero al que se le murieron (literal) tres abuelas en menos de un año, al otro que fue capaz de perderse uno de los acontecimientos más importantes porque había vomitado de todos los colores después de recorrerse todos los bares de Santa Cruz y la mitad de los de La Laguna.
Conozco a muchos compañeros que hoy están en puestos importantes y que, como todos, se han corrido sus buenas jaranas y han tenido deslices profesionales un día concreto. ¿Es motivo para dejar de contar con ellos? Pues no y máxime cuando los hechos que le imputan a Gonzalo se refieren a cuando apenas era un imberbe, un adolescente que en vez de perder el tiempo en el Parque de La Granja se dedicaba a aprender un oficio, de periodista, el de comunicador.
Y bueno, ya tanto que saben de la vida y milagros del señor Castañera, estos amigos del insulto y del anonimato barato parecen que olvidan que estamos ante el primer locutor que se puso al frente de las operaciones radiofónicas en Tenerife el día de la riada en la capital, el 31 de marzo de 2002. Fue la primera persona en llegar a Radio El Día y ponerse al habla con el alcalde, con Miguel Zerolo, para que los ciudadanos supieran cuál era el estado de las cosas en aquellos momentos trágicos y llenos de incertidumbre.
Desde luego, como amante de la libertad y de la crítica, es bueno que haya contraste de pareceres, pero es curioso que la gente que tiene algo en contra de otra recurra al manido sistema del anonimato, de no dejar sus datos, de dar, en definitiva, la cara. Gonzalo está tan curado de espanto que le da lo mismo lo que digan de él, pero sí que hay cosas por las que no transige, como nos pasaría al común de los mortales, y quien crea que antepuso el apellido Castañeda al de Duboy porque quería crear confusión con otro Castañera, Juan Carlos, es que no conocen ni media a este comunicador. Posiblemente, todos los males vengan por su espíritu crítico y de querer buscar la verdad de las cosas. Y eso, mi querido amigo, tiene un precio, el de la envidia cochina. Pero, ya sabes, ladran, luego cabalgamos, querido Sancho.
 

 
Comunicador sin cortapisas

Dicen que en la variedad está el gusto y que hay que probar de todo para hacerse una idea meridiana de lo que está aconteciendo a nuestro alrededor. Esto, traducido a nuestro panorama radiofónico en Tenerife, sería como escuchar los informativos de las grandes cadenas, Ser, Cope, Onda Cero, Canarias Radio La Autonómica, Radio Nacional, Radio El Día y complementarlo con las noticias y opiniones que no tienen cabida ahí por distintos intereses (normalmente comerciales) todos muy respetables. Por eso, como oyente, cuando uno ha pasado por el arco diario de todos esos diales, agradece encontrar ese soplo de aire fresco, esa novedad arrolladora, en la voz de Gonzalo Castañeda en A todo Tenerife, en Es Radio Pulso Tenerife.
Les hablo de una raza de periodista que, al igual que otro común amigo, Ángel Suárez, se atreve con todo y con todos. No es que busque dejar títere sin cabeza, sino que va a degüello contra lo que considera que es una injusticia de tomo y lomo. No tiene pelos en la lengua, no se corta a la hora de llamar a las cosas por su nombre y tiene la fortuna de contar con un respaldo empresarial que, de momento, no le ha puesto palos en las ruedas.
El problema que tenemos en este santo país, llamado España, es que la envidia es una cosa mala. Muchos critican a Gonzalo Castañeda por su estilo irreverente, por creerse que está delante de un púlpito impartiendo doctrina y discursos doctrinarios. Nada de eso. Para mí, como para muchísimas otras personas, este comunicador es un auténtico descubrimiento. Desde la pasada temporada lo empecé a escuchar con cierta asiduidad y, siempre que mis labores me lo permiten, también suelo tomar parte activa en sus animadas tertulias económicas (y eso que de números saben más mis compañeros Fran Concepción y Jorge Merlos).
Por supuesto, que a nadie le quede duda de que estoy más que a gusto en los otros medios en los que también tengo la oportunidad de participar y para mí siempre será un honor tomar parte en ellos, pero desde esta modesta tribuna no puedo dejar de agradecer y admirar, a partes iguales, el trabajo que desempeña un genio de la radio que, quizá sin los medios de los enormes trasatlánticos, sabe bucear hasta el fondo de las cosas y que no tiene miedo a la hora de llamar a las cosas por lo que son, aunque algunas veces le cueste reprobaciones públicas, como las de la señora Odalys Padrón (que rima con follón) por desvelar con medio año de antelación su pase al PSOE de Santa Cruz donde, qué curioso, igual se queda sin rascar bola.
 

 
Sinvergüenza desmemoriado

Siempre lo he dicho y lo mantengo. El socialismo, al menos el representado en las últimas décadas, hiede a sinvergonzonería, caradurismo, hipocresía y amoralidad. Las manifestaciones de Felipe González al periódico El País dejan bien a las claras que estamos frente a un personaje que considera que los españoles, perdón por la expresión, somos imbéciles. El inventor de la cultura del pelotazo, el míster X del GAL, el hombre que corrompió toda la vida pública de la nación, se presenta ahora como alguien al que los acontecimientos le superaron, que nunca supo que sus más fieles colaboradores le habían traicionado y lamenta, pásmense ustedes, no tener los ahorros suficientes como para comprarse un terreno. ¡Hay que echarle bemoles al asunto!
No nos puede extrañar, sin embargo, que FG, al que ya se le llamaba popularmente Albal, porque era quien mejor envolvía a los chorizos, haga este ejercicio de amnesia, de poner cara de yo no he sido, que pregunten al de al lado. Este caballero, con el oficiante Iñaki Gabilondo, tuvo la santa caradura de decir a los telespectadores que él no tenía nada que ver con la guerra sucia de los GAL y que estaba poniendo los medios para atajar una corrupción a la que él era ajeno. Claro, los Fondos Reservados, como es bien sabido, son de libre acceso para todos los españoles. Por eso, este fin de semana tomé prestados un par de miles de euros para hacerme un viaje a Barcelona e irme a la Clínica Corachán a hacerme un chequeo con la inexistente doctora Bacallado y en Navidades me iré al Caribe, también a cuenta de esa partida. De verdad, es que es para miccionar y no echar gota.
Pero esperen, que aún hay más, dice nuestro ex presidente socialista que él, ahora mismo, sólo anhela tener algunos ahorros para poder comprarse un pisito o tener un terrenito. Hay que tener unas tragaderas de campeonato para que el papel no se rasgue o que la página web no se bloquee ante tal demostración de mentiras. Es que lo de González es una perla tras otra. Sin estar en las grandes listas oficiales, la fortuna del ex jefe del Ejecutivo español es una de las más relevantes, desde luego nada que ver con las apreturas de cualquier mileurista. Sus aficiones como gemólogo le han reportado suculentos beneficios y sus negocios con personajes tan poco recomendables como Carlos Slim y otros afines a las dictaduras caribeñas le han proporcionado una jubilación doradísima.
González, ya en el colmo del despropósito, niega cualquier posibilidad de acercarse al mundo de las tertulias y para ello recurre al manido ejemplo de Manuel Azaña, que decía que cada ciudadano debía limitarse a hablar de lo que sabe. Posiblemente, si Míster X hablase solamente de los conocimientos adquiridos en 14 años de estancia en la Moncloa daría de sobra para hacer varias tesis doctorales sobre la corrupción, los crímenes de Estado, la chapucería a la hora de acabar con ETA o los espionajes a todos los españoles, labor ésta que prosigue a la perfección el ministro que te la clava, el señor RuGalcaba, curiosamente hombre fuerte del felipismo en sus últimos estertores.
 

 
Barra libre de insultos

Nos insultan. Hemos llegado a un punto de nulo respeto internacional que ya vienen a ponernos de vuelta y media en nuestra propia casa y nadie del Gobierno de España es capaz de salir en defensa de nuestros intereses. Nada, aquí viene cualquiera y puede hablar de nuestro país o de nuestras gentes como mejor le venga en gana, normalmente además para soltar improperios a mansalva. Esto me recuerda a esas insoportables visitas que vienen a tu casa y, sin decoro alguno, se permiten el lujo de ponerte a caldo. Es decir, las reglas mínimas de urbanidad y de educación no existen cuando vienen el embajador de turno y el ministro de Exteriores a llamarnos extorsionadores o de que falseamos las informaciones. Y, desgraciadamente, esto ha sucedido en la semana que recién acabamos de finalizar.
Dos episodios muy concretos han decorado adecuadamente nuestra fortaleza diplomática como nación. Para empezar, la recién nombrada ministra de Exteriores, la señora Trinidad Jiménez, puso cara de póker cuando su homólogo marroquí, Taieb Fassi-Fihri, soltó la perla de que la prensa española está ofreciendo una información sesgada y falsa sobre el conflicto del Sáhara, de la muerte del menor y de las tácticas que usan ciertos periodistas españoles para poder introducirse en los campamentos saharauis. Ante estos ataques, ni media protesta de la señora perdedora de las primarias madrileñas, en una demostración palpable de que la estrategia del Gobierno de España sigue siendo la de plegarse a los mandatos de Mohamed VI.
Pero no nos hemos recuperado de las andanadas del señor Farsi-Fihri cuando se produce otro altercado, el del embajador venezolano en España, Isaías Rodríguez. El amigo de hacerse fotos y compartir chiquitos con el entorno de los etarras dice ahora que la policía española le vejó y le retuvo 15 minutos el pasaporte en la terminal 1 de Barajas. Claro, por supuesto, ya me veo a la señorita Jiménez descolgando el teléfono y llamando al camarada Chávez para pedir una y mil disculpas por el desdén de los agentes policiales a su querido representante en España.
Lo cierto es que los que conocemos como se las gasta el régimen del Gorila Rojo y sus secuaces no nos sorprende en absoluto estos montajes tan mediáticos como absurdos. Resulta hilarante escuchar a Isaías Rodríguez hablar sobre las faltas de respeto de nuestra Policía y de sabe Dios qué otros problemas pueden tener los venezolanos cuando llegan a nuestra fronteras. Esto lo dice el tío de un país que mangonea los intereses de nuestros ciudadanos, donde el presidente expropia empresas como si no costara, donde miles de hacendados canarios o descendientes de ellos lo han perdido todo porque el régimen chapista se ha chalaneado las propiedades y Zapatero, cómo no, tranquilo en su sillón.
 

 
Sinvergonzonería zapateril

El presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, ha vuelto a sorprendernos con una nueva lección magistral de caradurismo, sinvergonzonería y amoralidad por arrobas. Este personaje que nos ha tocado en las urnas, como al que le toca la muñeca chochona en la tómbola, es una auténtica estafa, un loco peligroso al que conviene poner a buen recaudo en cuanto sea posible. Semejante individuo no puede estar más tiempo al frente del país. Debe creerse que los ciudadanos somos tontos de nacimiento o que nos chupamos el dedo. El gesto de vil desprecio que ha tenido con el Papa Benedicto XVI va mucho más allá del clásico consejo del galeno amigo del “hágaselo mirar”.
Cuando uno gobierna una nación lo hace para todo el mundo, no sólo para contentar a esas minorías para que, según los hechos, le sigan votando en un futuro. Sabemos de la nula creencia religiosa de Zapatero, aunque luego es capaz de renunciar a sus principios morales y pierde el culo (la vergüenza la perdió horas después del 11 de marzo de 2004) para ir donde su amigo Obama y querer participar en aquel desayuno de oración. Por supuesto, a él los versos sagrados se la traen verdaderamente floja, la idea era hacerse la foto con el nuevo amo de la Casa Blanca al precio que fuese, aunque fuese negándose a sí mismo.
Por eso, sinceramente, no es de recibo el comportamiento de ZP en el día de hoy con la visita de Benedicto XVI. El jefe del Ejecutivo no puede dar la espantada por respuesta, pero está claro que a este zoquete que tenemos por mandatario le da lo mismo Juana que la hermana. Es más, aprovechando que el Papa estaba por Santiago ha cogido, ni corto ni perezoso, ha descolgado el teléfono para llamar a Televisión Española para que, sin decir ni media a nadie, un equipo viajase de incógnito con él hasta Afganistán. De hecho, en un lapsus de la presentadora del Telediario 1, María Casado, ésta anunció que la presencia del presidente del Gobierno por aquellos lares había sido por sorpresa. ¡Qué curioso!
Los verdaderos motivos de ZP para no acudir a Santiago no son otros que el temor a la gran pitada, al Zapatero dimisión. Teme la presencia en público porque sabe como se las gasta la ciudadanía, esas personas que eran, a su juicio, tan demócratas e inteligentes cuando abucheaban y hasta agredían a los políticos del PP, pero que ahora ya no le hacen gracia al presidente cuando los improperios se vuelven a él con la misma virulencia con la que él los lanzó contra la vertiente ideológica contraria.
Este es el verdadero adalid y paladín de la alianza de las civilizaciones, de esas naciones donde el respeto a los derechos humanos y a la vida no valen absolutamente nada. Cualquier insecto tendría más privilegios en esos ámbitos que cualquier mujer. Pero nada, la pijoprogresía seguirá prefiriendo ponerse el disfraz de talibán y denunciar únicamente los casos de pederastia de la Iglesia. Deleznable, desde luego, que la Santa Sede no termine de dar un puntapié en salva sea la parte a monstruos de esa calaña, pero más demencial me parece que aquí haya quienes le rindan pleitesía a esos países donde matan por nada a decenas de féminas (y aquí, por supuesto, sin enterarnos).
 

 
Vía Crucis rojiblanco

Vía Crucis atlético este domingo en el Santiago Bernabéu. Guste o no a los que somos seguidores rojiblancos, el 1 está cantado en la quiniela. No queda de otra. No hay lugar a la sorpresa, siquiera a un inquietante 2-1, 3-2…Nada de eso. Llevamos más de una década sin mojarle la oreja a los merengues ni dentro ni fuera de casa y en esta ocasión, más que nunca además, tenemos menos posibilidades que sacarnos el megabote de la Euromillones en combinación con el Gordo de la Lotería de Navidad. Vamos, en definitiva, que yo iría pensando más en el partido del sábado que viene frente al Osasuna y evitarme sanciones o lesiones bobas en el coliseo madridista.
Siempre habrá quien replique esta columna, colchoneros exacerbados que crean en un milagro. Pero es que ya de por sí es una cita prácticamente imposible desde que se sortea el calendario y encima te ves que llegas a la cita sin Godín y Perea en defensa, con problemas serios para Domínguez y Reyes, amén de un Forlán en horas bajas y obsesionado por su falta de gol. Suficientes argumentos (por si acaso al Madrid le faltaba alguno) como para salir ya con el estigma del perdedor desde que la expedición haga su entrada por Concha Espina.
Lo que me hace gracia son estos periodistas sabelotodo que critican que el Atlético se dé por contento con entrar en la Champions. Pues oigan, señores expertos, es que es lo que hay. A día de hoy, competir con Real Madrid y Barcelona es un sueño imposible. Fíjense, haciendo las cuentas del gran capitán, ya firmaría yo como buen rojiblanco perder todos los años ante los dos grandes (fuera y en casa), tener tropiezos ante alguno de los equipos de la zona noble (léase Sevilla, Valencia, Villarreal o Ath.Bilbao) y ganar absolutamente todo lo demás. Prácticamente sería garantizarse un promedio de 70-80 puntos que, incluso, alcanzarían en algún supuesto hasta para ganar alguna Liga.
Por eso, de verdad, no me volvería loco en un derbi de estas características cuando tienes todo en tu contra, plantilla, nivel de juego, estadística y que juegas en terreno ajeno. Sé que hay rojiblancos que cambiarían un título el domingo a las 21 horas por vencer en el Santiago Bernabéu. Yo, después de lo visto hace unos meses, me quedo con esa Liga Europa y la Supercopa Europea. Sí, perdimos los dos partidos ante el eterno rival, pero al final nosotros tuvimos dos títulos más una final perdida y los merengues se quedaron a verlas venir. Pero claro, hay que tener una mentalidad de equipo grande y algunos colchoneros siguen pensando en pequeño, en esas batallitas de ganarle un derbi al Madrid, aunque luego quedemos a 40 puntos en la clasificación.
 


 
La culpa es de Juana Patricia

La culpa de la violencia de género la tuvo Juana Patricia que, boba ella, se dejó meter tremendo cachetón por el tarambana de Luis Alberto quien, a su vez, se lo montaba con la Ángeles del Rosario y sus amigas todas las noches en la barra del bar y acababa llegando a su casa borracho, maloliente y con más deudas que las empresas de Gerardo Díaz Ferrán o Fernando Peña Suárez. Y claro, como millones de féminas están enganchadas al culebrón del momento y asumen el mensaje de violencia del galán macho y machista, entonces es normal que en España no se pueda erradicar el maltrato sobre la mujer. Muy elocuente la investigación de la señora Ángela Mena. Lo que no sé si eso lo dijo antes o después de tomarse su tila diaria en Jalea de Menta.
Lo cierto es que la señora esposa del presidente del Gobierno de Canarias ha encarado un tema tan delicado como la violencia de género de la forma más superficial posible que pueda existir. Convengo en que los diálogos de estas telenovelas no es el más indicado para fomentar unos cánones de respeto, pero de ahí a deducir que su lenguaje contribuye a que aumente la violencia de género, sinceramente, va un trecho demasiado largo y es intentar coger el rábano por las hojas.
La erradicación de la violencia de género no empieza ni termina porque las acciones o los guiones de los culebrones sean más almibarados. Es más, antes que meterse a arreglar los mundos de ficción, comencemos por meternos en nuestra propia realidad, en esos realities de Telecinco, por ejemplo, donde el macho de la cabra se siente como el sultán del harem frente a una camada de docenas de señoritas deseando fervientemente montárselo con el interfecto a cambio de luego ganar unos miles de euros contando las aventuras bajo las sábanas o como el gigoló de saldo y esquina las maltrataba y les hacía someterse a sus oscuros y delictivos caprichos sexuales.
La violencia de género, señora Mena, es algo demasiado serio como para tomárselo a la ligera, para hablar de ella superficialmente. Todo empieza desde abajo, desde la escuela, desde el hogar familiar. A quien no se le enseñe valores, téngalo por descontado, acabará siendo un auténtico animal capaz de creer que la mujer es de su propiedad y a la que podrá maltratar a su antojo.
Ya puestos, señora Mena, dígale a su señor esposo, Paulino Rivero, en la parte de competencia autonómica que le corresponda en materia de Justicia, que mejore los mecanismos de protección a las víctimas de la violencia de género. A veces la denuncia sólo sirve para precipitar el fatal desenlace porque una Administración sorda, ciega y deshumanizada sólo hace las cosas por protocolos, no por urgencias del momento. Y, finalmente, siga usted encaprichada con los culebrones y no mire usted hacia Oriente, como hacen muchos de estos progres de cartón. ¿O es que la lapidación de mujeres en ese infernal mundo islámico no supone una lacra, señora Mena?
 

 
Idiotez apellidada
 
Noticia de última hora, José Luis Zapatero Rodríguez crea el Ministerio del Apellido. Oiga, que diría mi amigo Sabina Padrón (consio, ya me alteró el orden de la procedencia paterno-matena), que le ha desordenado al presidente lo que viene después de su nombre. Pues sí, pero es que ZP es muy amante de la igualdad y, mire usted, resulta que ahora prioriza el Zapatero por encima del Rodríguez. No es que sea madrero, es que es muy feminista, ¿o no se acuerda usted del ista, ista, ista, Zapatero feminista? Pues eso, que así se las gastan aquí determinados politicastros, carape.
Pero bueno, a estas alturas de la película legislativa, ¿nos vamos a sorprender por el nuevo invento monclovita? La verdad es que no. Esto es una de las tantas cortinas de humo que gestan a la perfección desde la churrería socialista. Se trata de naderías, como la porra, muy grande, pero rellena de aire. Sólo es una masa grasienta, pero cuando uno investiga un poco y se encuentra con el vacío más absoluto. Esas son las propuestas e ideas del PSOE zapateril, cantos de sirena, gestos de cara a la galería, pero que no tienen ni fuste ni fundamento.
A mí, qué quieren que les diga, esta soplapollez del orden de los apellidos o de que haya que priorizar el orden alfabético supone una pérdida de tiempo y crear polémicas donde no las hay. ZP está por la labor de cargarse una tradición que, discutible o no, es como hemos funcionado durante las últimas décadas. Es tan simple como que yo me apellido Alonso Velarde, pero es un detalle nimio. No voy a querer más a mi padre o a mi madre por tener un apellido delante del otro. Es más, mis columnas siempre están coronadas por Juan Velarde (el nombre de él y el apellido de ella y así todos tan contentos), pero perfectamente podrían haber sido suscritas con Juan Alonso, Antonio Velarde o lo que ustedes quieran.
Eso sí, pónganle el cuño de que con esta medida vamos a asistir a una nueva fuente de ingresos para los abogados y a más carga de trabajo en los juzgados. Es lisa y llanamente buscar problemas donde no los hay. ¿Se imaginan ustedes a esa pareja que tiene la fortuna de ser padres, pero empiecen a litigiar por los apellidos? Ella, que primero el suyo, Bacallado (por ejemplo) y él que no, que debe ser el suyo, Gómez (también a modo de ejemplo). Total, que ni jugándoselo a los chinos ni el criterio de la prioridad alfabética (ahí ganaría ella), esto acabaría irremisiblemente en manos de un juez o de un jurado popular. Como vaya todo tan rápido como el resto de asuntos, igual el niño llega a la mayoría de edad únicamente con el nombre. Oiga, ¿y los apellidos? me interpela mi tocayo. Fácil, Pendiente de Confirmación (y encima eso, un de que revela origen aristocrático).
 

 
Anónimos muy conocidos

Los anónimos están a la orden del día, sobre todo en internet, aunque también hay especialistas en darte el coñazo con números ocultos a través del móvil. ¡Menudos son esos amigos de bancos y seguros que utilizan los teléfonos no visibles para darte el coñazo! Pero no, no es mi intención hablar hoy de los que usan la vía hablada para colocarte su rollo o para intentar saber quién está detrás de la línea sin que tú sepas quién es tu comunicante. Hoy quiero hablar de esas personas que juegan a ser otras en la red y que, cuando hay dinero de por medio, intentan aparentar una cierta bondad, pero buscan información complementaria, que metas la pata y, finalmente, intentar revertir una situación en la que estaban metidos hasta el fango, con claro riesgo de ahogamiento económico-financiero.
Para ser claro y que me entienda el que o los que me quieran entender. Alguien, revestido del espíritu del anonimato, lleva molestando varios días con una serie de informaciones que han llegado hasta mi poder a raíz del juicio en el que está implicado Fernando Peña Suárez (Salatín, Paybo, La Gaceta de Canarias) por sus desmanes, disparates y lamentable ingeniería contable de su fracasado proyecto periodístico. Al parecer, no le gusta al personaje que se vayan filtrando datos sobre todos los pufos que ha podido dejar tras de sí y ahora, al verse despojado de argumentos, utiliza un arma tan previsible como infantil, la del anonimato.
En el fondo, qué quieren que les diga, que hasta da pena que tenga que utilizar a caballos de Troya para hacerme llegar una serie de datos tan personales que, por respeto y consideración, no pienso sacar a la luz pública, pero que merecen, cuando menos, un comentario. Y es que, de verdad, ¿qué demonios me importa a mí si C engañó a B y que a su vez éste le estafó a A? Yo soy, en esta película, la última letra del abecedario, el paria, el estafado, el esquirol, lo que ustedes mejor les venga en gana poner o considerarme.
A mí, como al resto de compañeros esquilmados, lo que nos interesa es ver hasta el último céntimo de las cantidades adeudadas, que este caballero pague hasta la última raspadura de euro y que luego, en todo caso, él se entienda con los que le metieron la puñalada trapera. De todas maneras, esa no es mi guerra y tampoco me importan las peleas entre los machos de la cabra.
Así que, querido (o querida) ser anónimo/a, vete obviando esas estrategias tan burdas como poco efectivas. Bien es cierto que me lo he pasado en grande y hasta he conseguido saber de donde proceden ciertos documentos, pero ya no estoy para perder el tiempo y te puedo asegurar que yo soy un mindundi, un cero a la izquierda y hasta un desautorizado moral para ciertas cuestiones, pero sé de más de uno que no es tan dialogante (y menos con hipotecas y colegio de los niños por pagar) y que podría pasar de las palabras a los hechos. Y si las primeras son gruesas....los segundos...ni te lo imaginas.
 

 
Pecados mortales en la red social

Las redes sociales han supuesto una verdadera revolución en el mundo de la comunicación social. No estamos hablando del clásico portal del ligoteo o de poder hallar sexo fácil, rápido y gratos. Nada de eso. Me refiero a los famosos Facebook o Twitter, que te permiten ponerte en contacto con tus amigos, jefes o poder entrablar relaciones más allá de lo puramente amistoso. Prácticamente, son como un mundo paralelo al nuestro, aunque virtual, claro está.
Eso sí, me ha chocado una información que ofrece el periódico The Huffington Post sobre las cosas que no deberías de publicar en tu perfil y, siendo algunas lógicas, me resulta increíble que haya gente que proporcione esos detalles. Pero parece que la gente, tan remisa a dar ciertas informaciones a un desconocido en plena vía pública, las ponga a disposición de millones de potenciales visitantes en la red de redes.
La primera de las informaciones que parecen ser tabú, a juicio de la noticia aparecida en este diario es la fecha y lugar de nacimiento. Dice que en algunos países puede permitir que ladrones descubran tu DNI. La verdad es que ese dato lo desconocía, al igual que millones de usuarios de estas dos redes sociales.
El segundo aspecto es que se previene sobre el empleo del segundo apellido, el de la madre. Apunta el rotativo que suele ser habitual como contraseña para muchas cuentas de correo. La verdad es que habría que ser tornillo para colocar como password un dato así, aunque un estudio reveló hace tiempo que muchas claves de acceso tienen como denominador común el 1234. Alentador...para los hackers.
Esta información alerta sobre los riesgos de dar los nombres de los hijos. Supongo que debe ser para evitar posibles secuestros o extorsiones, amén de para proteger la propia integridad del menor, aunque también es habitual que se cuelguen fotos de los niños. De hecho, tengo muchos amigos que las tienen hasta en su muro.
La astracanada viene en las cinco siguientes recomendaciones, pero cuando se dan debe ser porque ahí individuos que actúan así y que dan la dirección de casa y el plano de la misma, los largos viajes y las horas que están fuera de casa o los días que les restan para irse de vacaciones. Bueno, la verdad es que si yo fuese amigo de lo ajeno y experto en entrar en domicilios a robar, es que me lo ponen a huevo. Esta clase de personas deben ser como aquel tipo de Sevilla que puso su domicilio en unas octavillas en las que hacía descuentos a los compradores de su droga. ¡Angelito él!
También es cierto que es para correr a gorrazos a aquel que expone confesiones delicadas o fotos inadecuadas a la vista ya no del mundo mundial, sino de tu propio jefe. Eso es algo que a mí me maravilla. Hay quienes a su superior no le tragan en persona y, en cambio, se lo echan de amigo en la red social. Luego se quejan de despidos y represalias en los trabajos. Vamos, es que entre que coloques las fotos de las borracheras (justo el día en que habías pedido permiso por enfermedad) o que se te ocurre llamarle tonto de los c...a tu jefe y colocar la perla en el muro...es para que te fundan.
Otro detalle es el número de teléfono. Bueno, hasta cierto punto, siempre que sea un móvil y lo tengas por motivos profesionales, tampoco lo veo tan descabellado. Otra cosa sería dar el fijo o el teléfono de tu domicilio. El celular, al menos, puedes desconectarlo si ves que te dan el coñazo. El fijo tienes que descolgarlo y ya es una alteración de tu intimidad.
  
Como puntos finales, se desaconseja relatar las experiencias más extremas (como saltar en paracaídas) ya que hay compañías de seguros que rastrean las redes sociales antes de dar un seguro. También es verdad que los departamentos de recursos humanos de determinadas empresas han recurrido a esta fórmula para seleccionar o descartar a posibles candidatos.
Por último, si uno quiere mantener cierta intimidad, que su perfil no salga en los buscadores, google verbigracia, es mejor que no sea abierto. De hecho, si uno quiere localizar a una persona y desea saber si está en una determinada red social, basta con meterse en Google, poner nombre y apellidos entre comillas y, magia potagia, allí que aparece el susodicho. Si, desde luego, eres alguien con problemas delictivos...mejor tápate o, más conveniente aún, no te hagas un perfil.
 

 
Carmona: The star system


Hoy voy a jugar a ser pitoniso. Sí, aún no me he acostado, pero es que he tenido una revelación y no quiero que los dioses o el maléfico Morfeo me pueda borrar de mi más que limitado disco duro (que hace juego con esta mollera que se sostiene entre los hombros). Por eso la quiero exponer en este espacio antes de que pueda desaparecer de mi espectro mental. Apuesten conmigo lo que quieran a que dentro de un tiempo (no sé cuánto) el señor Antonio Miguel Carmona acabará ostentando un puesto de privilegio en la política nacional, siempre y cuando el PSOE siga mandando que, tal y como están las cosas, esperemos que tenga vacaciones gubernativas por unos cuantos lustros. Pero esa es harina de otro costal.
El señor Carmona está revelándose como el star system del panorama tertuliano español. Igual va a Intereconomía, que a Tele 5 o a Veo 7. Le da lo mismo el carácter más o menos politizado, más o menos inclinado hacia la izquierda o la derecha del espacio al que acude. La estrategia de este señor (no sé si por propia iniciativa o por órdenes de Ferraz) es la de estar en todos las salsas y, a ser posible, quedar por encima de todas.
Sin duda, hay que atribuir al señor Carmona un mérito innegable, el de saber manejar con tremenda habilidad sus tiempos para no soltar el hilo. Es capaz de unir un argumento con otro de tal manera que siempre tiene en su boca la manida frasecita de “déjenme terminar, por favor”. Y claro, ahí radica la trampa, en que el ovillo dialéctico de este socialista no termina nunca y, en cuanto puede, trata de enredarse en las aportaciones del resto de contertulios.
Desde luego, tampoco hay que negarle otro gran recurso, el de conocer al dedillo los escándalos de corrupción del principal partido de la oposición, el PP, y el de hallar siempre los argumentos necesarios para defender a los suyos. Aún no ha dicho ni medio sobre los mangoneos de Bono (Don José), de la hija de Chaves (Don Manuel), de los conchabeos de Benidorm o de las artimañas del señor Barreda. No, todos esos casos no existen, al igual que muchos otros donde, curiosamente, está metido hasta las cejas (o Zejas) el PSOE.
Me imagino (o quiero suponer al menos) que el señor Carmona no está ejerciendo esta defensa de forma desinteresada, en absoluto. Debe ser consciente que cuando hace esas defensas a ultranza de los suyos, a sabiendas de la que está cayendo en este santo país llamado España, al final tendrá su recompensa. Y es que Antonio Miguel no es bobo. Sabe perfectamente lo que se trae entre manos. Aprovecha sus minutos de una manera espectacular y consigue meter siempre la cuña que le interesa. Otra cosa es que los espectadores consuman o no su producto (normalmente lo dejan caducar), pero esa salida en tromba para proteger a los suyos tendrá su premio tarde o temprano. Ya lo verán.


 
¿Y por qué el lunes no?

¿Por qué todos los medios de comunicación han salido a defender la tesis de Real Madrid y de Barcelona de que jugar el partido de la máxima rivalidad en lunes es cargarse el espectáculo del balompié en España? ¿Acaso, con perdón, miccionan colonia los componentes de ambas plantillas? ¿Quizá su carácter de señoritos les prohíbe currar los lunes como a los otros 18 equipos, que sí tienen que hacerlo alguna que otra vez a lo largo del campeonato liguero? ¿Su ADN no contempla un día de la semana como ése, cuando todo el mundo (salvo cinco millones de españoles) comienza a currar?
Lo cierto es que se está faltando al respeto a la mayoría de los clubes que conforman la competición liguera porque a falta de un mes para el clásico ya se está hablando del partido y de la fecha en la que se debería de jugar. Las elecciones catalanas, que serán el domingo 28 de noviembre, son el quid de la cuestión. Por motivos de seguridad, no se quiere hacer coincidir el choque con la jornada electoral. Habría que hacer un desdoblamiento policial tremendo y eso podría provocar ciertos problemas de seguridad. De hecho, tradicionalmente, cuando hay procesos electorales en España se procura pasar el grueso de la jornada al día anterior.
Lo que sucede es que la Liga de Fútbol Profesional, en connivencia con los operadores televisivos que tienen los derechos de los equipos, dio carta de naturaleza a la reedición experimental de los encuentros del lunes. Ya el año pasado tuvieron que pasar por el aro prácticamente todos los equipos a excepción de merengues y culés, amén del Atlético de Madrid. Catalanes y rojiblancos tenían la justificación de estar inmersos en competición europea, pero los blancos, eliminados de Champions y Copa, fueron excluidos como rival para los lunes, en un claro alarde de favoritismo.
Y eso ha quedado acreditado ahora cuando ninguno de los dos quiere jugar ese día. El sábado ya ha quedado descartado porque Roures (Gol TV) ya ha dicho que no contempla llevar el duelo al primer día del fin de semana porque no le sale rentable y que también sabe que el domingo, con los comicios de por medio, como que tampoco parece lo más conveniente. En definitiva, blanco y en botella…Y además quien paga, es quien manda.
Aquí, lo que no es de recibo, es que se constituyan clases o estratos a la hora del tratamiento. Nadie pone en duda el potencial del Real Madrid o del Barcelona, pero sus millones no pueden ser el salvoconducto para imponer las normas. El lunes se creó para todos y si les toca jugar ahí…pues a tomar el trago de ricino como lo han hecho todos los demás. De hecho, cuando el invento de los partidos de los lunes en Antena 3, hace ya casi tres lustros, nadie dijo ni media y ahí acabaron jugando más de un partido tanto los merengues como los blaugrana. Por tanto, ahora no veo nada diferente. Y si no, que no hubiesen vendido su alma (sus derechos) al diablo (Roures).
 

 
Sindicalista de los de verdad

La muerte de Marcelino Camacho, fundador de Comisiones Obreras, deja desamparado al sindicalismo español. Posiblemente, se ha marchado la figura más señera de un representante auténtico de los trabajadores, alguien que supo vivir como ellos y luchar por sus derechos. Se podría estar o no de acuerdo con sus postulados, pero al menos en algo todo el mundo está de acuerdo, que era un líder dialogante, capaz de sentarse las veces que hiciera falta en una mesa de negociación e incapaz de traicionar por la espalda a los de su gremio, es decir, a toda la clase obrera.
Actualmente, estamos acostumbrados a ver a representantes sindicales que sólo buscan su propio beneficio, que se pegan la vidorra padre en restaurantes de súper lujo o en cruceros reservados para la beatiful people, como ha quedado acreditado con los indecentes señores Candido Méndez y Fernández Toxo. El sindicalismo de antaño, quizá hasta el de hace dos décadas, era verdadero, noble, leal, duro, áspero, pero sin plegarse al poder establecido como se está viendo en la actualidad con dos centrales históricas como UGT y CC.OO, pero que en nada se parecen a la ideología con la que fueron concebidas.
Nadie niega que en tiempos de crisis todos tengamos que arrimar el hombro, que haya que realizar ciertas concesiones, que el empresario, en líneas generales (salvo engendros como Gerardo Díaz Ferrán, a nivel nacional, o Fernando Peña Suárez, a escala más local) también sufre lo indecible por mantener abierta una empresa, poder pagar la nómina de sus empleados y mantenerse al corriente de pagos con la Seguridad Social y Hacienda. Por supuesto, no es que esté animando a la bajada generalizada de sueldos, y menos aún con carácter perpetuo (porque los hay que les das la mano y se cogen la anatomía entera), pero también hay que llegar a un pacto expreso en el que tanto dueño como trabajador acuerden ligeros retoques al alza o a la baja en función de la situación del momento.
 
Lo que sucede es que ya no tenemos a esa clase de dirigentes sindicales, al menos en un estrato nacional. Estoy convencido de que a alguien como Marcelino Camacho se asustaría al ver como se programa una huelga general con seis meses de antelación o como se anuncia otra protesta con casi dos meses de plazo (encima un sábado, cámbate lorito). Los Méndez y Toxo actuales son capaces de meterle una puñalada trapera a más de cinco millones de españoles con tal de seguir en el machito. Nunca estos sindicatos habían disfrutado de unas subvenciones tan cuantiosas y eso, precisamente, es lo que ha provocado la corrupción de la lucha obrera verdadera.
¿Quién se cree ya a un Méndez comiendo a dos carrilos en los restaurantes más prestigiosos de la Villa y Corte o a Toxo cogiendo bronce en la cubierta de un extracarísimo crucero con dos daiquiris a las doce de la mañana? Esa es la gran diferencia con los líderes de antes. Mientras Camacho no se quitaba el jersey de lana y jamás ha renunciado a marcharse de su modesto piso de un Carabanchel obrero, los sucesores se han comportado como verdaderos Robin Hoods, pero al revés que el pepino, robar a los pobres (y también a los ricos) para mamárselo ellos mismos.
 

 
Dos años después

Hace dos años, aproximadamente, algunos compañeros que tenía en La Gaceta de Canarias obsequiaban a la gerente de la empresa cada vez que entraba o salía de su despacho, Elena Rodríguez Darias, con dos bandas sonoras, 'Había una vez un circo' y 'La gallina turuleta'. Y el tiempo les ha venido a dar la razón porque el show continúa. Lo que pasa es que la payasada está yendo muy lejos y le está costando un sufrimiento económico a muchos de los trabajadores que llevan esos más de 720 días sin ver un solo euro. Gente que ha tenido que recurrir a la ayuda familiar para pagar una hipoteca, el colegio de los niños, poder comprar aunque fuera la marca blanca del súper del barrio.
Pero claro, ¿quién es Elena Darias? Pues en realidad, una don nadie, alguien sin la preparación suficiente como para llevar la empresa, al igual que quien estaba en la cúpula, Fernando Peña Suárez. Y mira que no será porque no se lo advirtieron los más viejos del lugar, personas con experiencia suficiente como para saber qué hacía falta para sacar la empresa adelante. Pero no. Se empeñaron en sobredimensionar la plantilla, en poner sueldos galácticos y crear disensiones por las diferencias salariales entre trabajadores que, siendo jefes, cobraban menos que redactores rasos.
Lo cierto es que ayer martes pudimos presenciar en el Juzgado Número 1 de lo Mercantil una muestra de la astracanada en la que se ha convertido todo lo relativo a La Gaceta de Canarias. Dicen que ante un juez no se puede (o no se debe) mentir. Pues falsedades escuché por un tubo, por una y otra parte, porque tampoco se pueden ir de rositas los responsables de El Mundo. Ellos no nos tenían que pagar la nómina, por supuesto, pero quedaba especificado en el contrato que no podía haber deudas con los empleados y en Unedisa estaban al tanto de nuestros problemas mensuales en el pago de los salarios porque, entre otras razones, había fuentes dentro de La Gaceta que les hacían llegar fielmente los días o semanas de retraso que llevábamos en la percepción de la nómina.
Luego, por parte del empresario local, del señor Peña, escucharle decir que era imposible imprimir por sí sola La Gaceta porque no había "impresoras" (sic) era como para miccionar y no echar gota. Se refería a que no le hubiesen dejado sacar su producto en otra rotativa porque, alegaba, que todas pertenecían a una empresa periodística determinada. Falso, más que nada porque en Tenerife se hacía en Tenerife Print, donde también se sacaba el ABC, La Opinión, algunas veces del Diario de Avisos, los deportivos catalanes y en Gran Canaria se hacía en AGA Print, donde se tiraba El País y La Provincia. El problema era que no había dinero. Lisa y llanamente.
Una amiga, la voz de la conciencia la llamo yo, me dice que no escriba de esto, que igual me llevan al juzgado. Pues mira, de verdad, a estas alturas de la película me da lo mismo Juana que la hermana. Si después de todo el disparate que se ha montado en torno al fin y a la destrucción de un periódico que era negocio, importa más lo que escriba o deje de escribir un plumilla del montón como soy yo (e incluso esquirol, busquen ustedes en internet Juan Velarde, 29 de octubre, La Gaceta de Canarias) pues aviados vamos.
Sinceramente. Ni busco protagonismo, ni nada por el estilo. A esa persona en concreto y que, estoy seguro que en breves minutos leerá mi artículo, sólo quiero decirle algo sencillo. No soy vengativo ni tengo nada personal contra esas personas. Y recalco lo de no tener algo personal contra ellas. En mi vida privada, ni Elena ni Fernando se han metido jamás, pero sí que profesionalmente ha habido un pleito y sólo busco que esto acabe de una vez por todas, donde se pague a cada uno lo que corresponde en buena lid. Ni más, ni menos.
 

 
Una vida salvada, pero...

Se llama Pilar y tiene 64 años. Afortunadamente, una noticia sobre malos tratos no empieza con el famoso se llamaba tal, tenía tantos años y era madre de equis hijos porque eso indicaba que la víctima había fallecido a manos de su agresor. Me alegra saber que esta persona, natural de Tafalla, haya escapado del infierno del maltrato. 44 años de convivencia y cinco hijos en común no sirvieron a quien había sido su esposo para ser feliz. Precisaba de ser un gañán con pintas, un hombre de modales tabernarios, de tasca de mala muerte y que, en un arrebato de rabia de su esposa, acabó en la morgue.
Lo que sucede, y aquí viene el contrapunto a la algarabía por el hecho de que se haya salvado la vida de un mujer, es que tampoco podemos convertirnos en los ejecutores de la Ley del Talión. El ojo por ojo no es deseable en una sociedad occidental que tiene que seguir progresando, rompiendo barreras y tabúes de la mejor manera posible, por la vía del diálogo. Y es que, entiéndame ustedes, no he leído en ninguna de las noticias que esta mujer hubiese interpuesto denuncia alguna contra su esposo. Siquiera los cinco hijos, conocedores de las torturas psicológicas a las que su padre la sometía, fueron capaces de presentarse en comisaría.
Entiendo que cuando la vida de una persona está en peligro uno saca las fuerzas de flaqueza necesarias para defenderse como gato panza arriba. Seguramente, el marido de esta mujer adoptó una actitud mucho más que amenazante para que ésta agarrase un cuchillo, se lo clavase y lo dejase tieso por toda la eternidad. Ahí no me voy a poner con paños calientes porque, siempre según el testimonio de Pilar, era su vida o la de él.
Pero insisto en un hecho relevante, el de la ausencia de denuncias. Dicen que no es tan sencillo interponer denuncias por malos tratos, que el protocolo no siempre funcionar debidamente, que las medidas de alejamiento suenan a risa, que los chips localizadores se cotizan a precio de oro. Bien, pero vuelvo sobre lo mismo. No existen esas denuncias o, por lo menos, no se han hecho constar en el juicio, algo que sería una prueba más que fehaciente para que ni tan siquiera se hubiese tenido que llegar a la instancia judicial. Con eso hubiese bastado para archivar el expediente y que esta víctima de violencia de género no hubiese tenido que transitar por comisaría y los juzgados.
Me alegra sobremanera que Pilar lo pueda contar, que sus hijos no tengan que velar la pérdida de su madre, pero tampoco tiraría yo cohetes cuando, reitero, nunca esta mujer se presentó en los juzgados a interponer la correspondiente denuncia. Y no estamos hablando ni de 44 días ni de 44 meses, sino de 44 años de matrimonio y de unos hijos que acabaron por largarse de un hogar donde no se podía vivir. Perfecto, pero a mí hay algo que no me termina de hacer clic. Es como ese puzzle gigantesco donde falta por encajar una pieza.
 


 
Puerto de la Cruz, de mal en peor
 

El Puerto de la Cruz, una coqueta localidad del norte de Tenerife, se ha convertido, definitivamente, en el laboratorio de pruebas de todas las chapuzas municipales que usted pueda imaginar. No sólo es que la ciudad esté despanzurrada por los cuatro costados con obras de mayor o menor dimensión, sino que todos los proyectos pendientes de ver la luz pueden dormir tranquilamente el sueño de los justos. La excusa ideal es la tradicional, no hay dinero, pero bien que fríen y sofríen a los portuenses a impuestos para comprobar como la misma calle se levanta cuatro veces durante el mandato del de siempre, del que no gana elecciones, sino mociones de censura, el patricio romano Don Marcos Brito, y dos piedras.
Tuve ocasión de estar el pasado fin de semana en el Puerto de la Cruz y el espectáculo que pude presenciar fue de lo más variopinto. Los accesos a la ciudad, ya sea por la zona del Botánico o por Martiánez, cortados en algún momento del trayecto. La zona de la estación de guaguas (cerrada y sin construirse aún la nueva) parece el escenario apropiado para el disfrute de atracadores y otros bichejos de dos patas. La Policía, por supuesto, ni está ni se la espera.
La ciudad parece haberse quedado anclada en los principios de los años 90. No se ha hecho nada nuevo, algún que otro retoque como operación de cosmética electoral para intentar embaucar al votante, pero nada más. El gran proyecto del muelle permanece atascado en alguna gaveta, a pesar de que el presidente del Gobierno, Paulino Rivero, fue capaz de hacerse la foto con Marcos Brito para decir que sí, que los ciudadanos de esta zona disfrutarían de una instalación portuaria como Dios manda. ¡Chiquita cara la de estos personajes!
Y ya no vayamos a la resolución de problemas particulares, caso del famoso edificio Iders. Años de injusticia con unos vecinos que ven como pasa el tiempo y que nadie toma cartas en el asunto. Un municipio que vive del turismo y que en plena zona hotelera tiene que ver como existe una especie de queso gruyere a su alrededor que amenaza ruina y desplome inmediato. Aunque, bueno, también es verdad que hay complejos hoteleros que van camino del derrumbe, alojamientos desvencijados, obsoletos y que no consiguen atraer a los turistas a pesar de sus ofertas de a 15 euros la habitación. Así está el panorama.
Pero nada, en las siguiente elecciones ganará el partido A o el B, pero al final, en el supuesto de que vuelva a presentarse el señor Brito, será éste quien coja las riendas del municipio. Posiblemente estamos ante uno de los casos en España más disparatados. El candidato que jamás ha ganado unos comicios, pero, por hache o por bé siempre ha tenido bien agarrado el bastón de mando. No sé si tendrán que hacérselo mirar los vecinos-votantes o que la democracia ha llegado a tal punto de perversión que ya cualquier disparate es factible.
 
 

 
Los fans del 'simpatiquísimo'


Estaba callados, retirados en sus cuarteles de invierno, pero han vuelto exultantes. Me refiero a todos los seguidores de Frenando Alonso, ese 'simpatiquísimo' piloto asturiano que nunca reconoce los fracasos propios y tampoco comparte el éxito con los demás. Es como una especie de inventor de la ley del embudo, lo ancho para mí y lo estrecho para los demás, majetes.
En sí, no hay que dejar de aseverar algo que es bastante cierto, prácticamente todos los pilotos de la Fórmula 1 son más raros que un perro verde. Gente tosca, arisca, sobre todo cuando van engordando su palmarés. Alonso, al contrario que otros deportistas españoles, se ha convertido en el tío más inaccesible, a cobrar por entrevistas, a marcar un distanciamiento brutal, mirando siempre a la prensa por encima del hombro. Nada que ver, por ejemplo, con gente de la talla de Rafael Nadal, Dani Pedrosa, Pau Gasol o Iker Casillas.
Nadie va a negar la maestría de Alonso al volante, especialmente ahora que está en una, por no decir la mejor, escudería de la Fórmula 1. Ferrari, que nadie lo olvide, lo ha fichado para ser campeón, para reverdecer los laureles de otro 'humorista' del gran circo del motor, el teutón Michael Schumacher. Por tanto, el deber del asturiano era estar ahí y el mérito de haber recortado y superado la desventaja que llevaba en el Mundial es indudable, pero era su misión, máxime tras las nulas temporadas entre 2007 y 2009.
De todas maneras, si encima hay algo irritante en el titular del volante de Ferrari son sus aspavientos tras cada triunfo. Lo de hoy en Corea ha sido casi bochornoso. No entiende que aún quedan dos carreras, que debía de tener un poco más de humildad, que igual dentro de dos semanas es él el que se pega el patinazo en el circuito de Interlagos.
Cierto es que ahora Alonso lidera el Mundial, que todo pasa por estar en el podio en las carreras que quedan, pero la mala fortuna que tuvieron hoy los Red Bull se puede traspasar a Ferrari. Es más, el piloto español ya sabe la fórmula de como un Mundial que estaba ganado fue a parar, al final, al finés Kimi Raikkonen, que encima era el tercero en la pugna y con menos opciones que Lewis Hamilton y que el propio piloto asturiano.
 


 
Ignorante aldeano

Patanes, lamentablemente, tenemos a nuestro alrededor para parar un tren. Gente que se creen que hacen la gracia o que son graciosos, pero nada más lejos de la realidad. Son metepatas profesionales y encima, a veces, lo hacen de forma extremadamente grosera, confudiendo el culo con las témporas y la velocidad con el tocino. Eso es lo que le ha sucedido a un tal Maximino Martínez, presidente de la Federación Asturiana de Fútbol que se permitió el lujo de llamar "extranjero" a Pep Guardiola por el manido tema de los futbolistas que podrían acudir a la recogida del Premio Príncipe de Asturias.
Este señor, por tildarlo de alguna manera, cogió la primera alcachofa que vio al vuelo y se descolgó con estas manifestaciones cuando le preguntaron por la reticencia de los grandes clubes a dejar venir a sus estrellas: "Mourinho y Guardiola son casi extranjeros, uno es portugués y el otro catalán, por lo que igual no saben lo que significan los Premios Príncipe de Asturias".
En el caso del entrenador luso del Real Madrid no vamos a negar la evidencia, es extranjero y, además, es verdad que soltó un "innegociable" cuando se le cuestionó sobre si habría alguna posibilidad de que determinados jugadores estuviesen el viernes en la tarde en el Principado. Pero en el caso de Guardiola, el tal Maximino se equivocó de extremo a extremo. Si hay algo que ha definido a la perfección al técnico del Barcelona es su saber estar, su no poner peros a la presencia de jugadores en la Selección Española, su visita al combinado rojigualdo días antes de la final ante Holanda. En sí, Guardiola ha tenido un comportamiento que se ha situado en las antípodas del corrupto y secesionista Joan Laporta.
Evidentemente, si el presidente de la Federación Asturiana de Fútbol quería protagonismo, ya lo ha logrado, ha tenido sus minutos y sus líneas de gloria mediática, pero después de esto seguirá siendo el mismo mindundi, un don nadie fuera de su comunidad autónoma y que se ha creído provisto de licencia para soltar el exabrupto a los cuatro vientos. Sin lugar a dudas, ha actuado como un verdadero pueblerino, un paleto pertrechado del valor que confiere la ignorancia innata en la que debe manejarse a diario. Seguramente, estamos ante un personaje que no ve más allá de los Picos de Europa y que, a poco que le pregunten, igual cree que Galicia, Castilla-León o Cantabria son países que circundan su peculiar aldea global.
 

 
Sigan mamando

Existe una canción salsera, muy oída y pinchada en los Carnavales, que se titula Sigan bailando. Pues bien, ese tema experimenta en la vida de Tenerife una especie de remake por el que llevaría en suerte el estribillo de Sigan mamando. Y sí, tiene toda su razón de ser porque esta semana nos hemos podido enterar de dos informaciones que vienen a demostrarnos que determinadas instituciones están a la búsqueda del dinero fácil, de mamarse los cuartos de los ciudadanos, algo casi pornográfico en tiempos de crisis.
El primero de los casos lo protagoniza el siempre hipersurrealista Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, una suerte de corporación donde lo anormal es la moneda de uso común. Sale el otro día en rueda de prensa el concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el señor Norberto Plasencia, y anuncia todas las novedades para el Carnaval 2011. Todo genial, todo muy edulcorado, incluso las lamentaciones por el recorte de un millón y pico de euros en el presupuesto. Pero miren ustedes por donde, el precio de las entradas de los principales espectáculos sufren un incremento. ¡Qué casualidad!
O sea, señores ediles, en especial los responsables de Fiestas, que estamos en crisis, que la ciudad, tal y como decretó Miguel Zerolo, está en alerta social porque mucha gente no tiene ni que llevarse a la boca, y van ustedes y le meten una subida a las entradas. Me parece demencial de todo punto. El bono total para ver todas las fases de las murgas se incrementa en cinco euros y sólo ver la final pasa de 10 a 12 euros. Encima quieren crear una especie de zona VIP donde se triplicarían los precios, sitios que se reservarían a los touroperadores. Eso sí, los de siempre, seguirán mamando y acudiendo by the face a los espectáculos.
Y claro, como se ve que la cuestión de tocar el bolsillo a los menos pudientes está de moda, llega el Centro de Iniciatibas Turísticas de Santa Cruz de Tenerife y aboga por poner una tasa de cinco euros a quienes osen a llegar caminando hasta el pico del Teide. Sí, según el organismo encargado de potenciar el turismo (por eso la capital sufre una cerrazón permanente domingos y festivos), son unos 300.000 los aventureros que no se conforman con el viaje en teleférico o en contemplar el Teide desde los Roques de García. No. Estos pobres excursionistas quieren ir andando y, claro está, hay que atizarles en el bolsillo.
La excusa esgrimida por el CIT es de lo más peregrina y de lo menos original. Es que en Europa se cobra por todo, hasta por ir a mear, palabras literales de uno de los responsables de este centro. Miren, una de las cosas que me tiene hasta el gorro es esa falacia comparativa para lo que les interesa. Sí, habrá sitios donde te hacen pagar, pero también es verdad que hay unos guías cualificados que te preparan excursiones donde te explican un montón de cosas que sacian la curiosidad del más preguntón de la clase.
Y ojo, que parece que gravar a los senderistas es sólo una pequeña parte del gran plan establecido. Durante muchos años se viene rumoreando con la posibilidad de hacer pagar a turismos y guaguas que accedan hasta la zona del Parador Nacional. Dicen que con la transferencia de las competencias a los Cabildos, igual en Tenerife se plantean el cobrar a quienes también suban en sus vehículos. Si eso es así, espero que también, como mínimo, obliguen a bares y restaurantes de la zona a bajar sus precios, que en muchos casos se paga más del doble y hasta del triple por consumiciones que me tomo a precio de risa en el bar de Don Antonio. En definitiva, están empeñados en que bailemos al son del Sigan mamando. Ellos ponen la música y nosotros, como paganinis, los euros.
 


 
Improvisación infumable

Infumable. El Gobierno de España, al igual que otros asuntos, está jugando a la improvisación en el tema del tabaco. No sabe cómo arreglar el entuerto cometido por la entonces ministra de Sanidad, la prohibicionista y fundamentalista Elena Salgado, pero, desde luego, cada vez que a alguien en el gabinete de ZP se le ocurre una idea para paliar el desaguisado lo que hacen es enmierdar más la cosa hasta extremos insospechados.
Como diría mi amigo Lewis Rogers, sigamos la estrategia de Jack El Destripador, es decir, vayamos por partes. Parto de una base fundamental, que la ley aprobada a finales de 2005 debería de haber puesto los puntos sobre las íes desde el primer minuto. No fumar en locales cerrados, prohibido totalmente. Nada de zonas especiales ni zarandajas. En todo caso, aprobar y regular los llamados clubes de los fumadores donde, obviamente, se impediría la entrada a menores.
Pero claro, el Ejecutivo del talante llega y empieza a poner una serie de excepciones que sí con tantos metros hay que poner zonas separadas, que si tiene menos metros no hace falta, que si luego dejan cierta autonomía a las comunidades.¿Resultado? Una chapuza de tres al cuarto donde, al final, el empresario de un local de restauración que haya invertido sus miles de euros en construir un habitáculo para fumadores se lo puede ir comiendo con papas. No sólo es que no se pueda fumar ya, es que encima el Gobierno dice que no hay compensaciones económicas.
Evidentemente, nos hemos topado con un gabinete que es amigo de seguir la nada agradable metodología de la improvisación. Le estalla a la Salgado o a la Jiménez de turno una idea en una cabeza cargada de cubitos de hielo y alguien, muy diligente, la anota en una servilleta. Y claro, las propuestas que se gestan así, acaban pariendo auténticos disparates del gusto de Luces de Bohemia.
El esperpento de la reforma de la ley del tabaco aplica, por un lado, el prohibicionismo radical, pero por la otra parte incrementa el número de puntos de venta del nefasto producto. ¿En qué quedamos? Todo fundamentalismo es malo porque, en este caso, si bien hay que proteger nuestra salud, lo que no parece de recibo es que quieran legislar dentro de nuestras propias casas, de nuestras propiedades y menos tolerable es que a quien se le conminó a hacer una reforma en su local, ahora, cinco años después, le digan que se tiene que aguantar. Y eso por no hablar de las nulas ayudas estatales para aquellos que quieren dejar el pernicioso vicio del cigarrillo, vicio del que, dicho sea de paso, se beneficia a espuertas el Estado.
 

 
Todo calculado

¿Le cogió por sorpresa a Paulino Rivero la ruptura del pacto de Gobierno? Lo dudo. Casi estoy por asegurar que desde que compareció en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, y anunció a bombo y platillo el acuerdo al que había llegado con Zapatero, en su fuero interno sabía que quedaban horas, si acaso un par de días, para que la crisis controlada estallase. Y sí, digo controlada porque es como se está abordando la problemática del final de esta alianza.
El señor Soria decía, y no tengo porque dudar de su palabra, que no había podido contactar con el presidente canario para hacerle partícipe de la decisión. Quizá coincidió su intento de ponerse en comunicación con el mandatario cuando éste ya volaba desde Madrid a Tenerife, pero creo que toda la historia comienza desde primera hora de la mañana, en esa entrevista que le realizan a Soria y que, como bien relata mi compañero Gonzalo Castañeda, se le escapó lo de que se iba a romper el pacto. Después, vista la repercusión nacional y que su intentona de recapacitar era casi peor que seguir adelante, optó poner caducidad diferida al acuerdo.
Ahora queda por saber cómo se van a conformar las consejerías que deja vacantes el PP. Quizá, fíjense la ironía, la propuesta de Soria de que las áreas quedasen reducidas a seis podría darse ahora. Estamos a medio año para las elecciones. La realidad indica que en breve se va a pensar más en clave de campaña que en efectividad de cara a los ciudadanos. Hay determinadas áreas que pudieran asumirse temporalmente por los consejeros de CC que siguen en sus puestos. Total, el trabajo principal lo realizan los técnicos, así que tampoco habría que volverse loco en hacer nombramientos para tan escaso tiempo.
Por eso, Rivero tampoco ha considerado que la ruptura del pacto le cree un desasosiego mayúsculo. Tiene 72 horas para pensar lo que hará. Quizá no tenga que nombrar cuatro nuevos consejeros, quizá lo deje en la mitad y reunifique competencias. Si acepta las cuentas que mañana le presente José Manuel Soria, y todo hace indicar que así será, nada importante debería de cambiar de aquí a mayo de 2011. Lo más trascendental que queda, en el plano político, es aprobar en el Parlamento los Presupuestos y no parece que haya voluntad en el PP de cambiar un voto favorable, máxime porque serán sus números los que se debatan en la Cámara.
En definitiva, el PP saca el rédito de marcharse del lado de un partido que se ha echado en brazos del PSOE en Madrid y que será corresponsable del incremento del paro y de los recortes sociales, pero también Rivero puede aprovechar la tesitura para, si suena la flauta de una improbable recuperación, ponerse la medalla de campeón.
 

 
Ruptura consecuente

Día intenso en las Islas. La tormenta perfecta tras la escena del sofá de Rivero y Zapatero descargó en Canarias, como no podía ser de otra manera. El pacto de Gobierno entre CC y PP se rompe porque, entre otras cosas, no podía seguir ni medio minuto José Manuel Soria ostentando cargos de representatividad con un personaje que ha sacrificado el bienestar de los canarios y del resto de los españoles por un capricho personal.
Los ciudadanos de las Islas deben conocer de primera mano que el acuerdo al que el lunes llegaron el presidente canario y el mandatario estatal es, ni más ni menos, que las madres que ya no alcancen a dar a luz antes del 31 de diciembre se quedan sin los 2.500 euros, que hay una reforma laboral que recorta muchos derechos a los trabajadores, que crece la ficha financiera en materia de subsidios por desempleo porque el paro no va a parar de crecer y así un largo rosario de penurias para España.
Estamos hablando de los peores presupuestos de la historia moderna de nuestro país, de unas cifras aterradoras, pero que los nacionalistas canarios, en su cortedad de miras, apoyan para conseguir estar en el candelero. Estoy más que convencido de que en el fuero interno de CC anida la sensación de haber metido la pata hasta el fondo, pero ha habido que tirar hacia delante con todas las consecuencias.
La propia Ana Oramas, en un ejercicio de funambulismo político, ha precisado que la legislatura de Zapatero ha sido mala, pero que, pásmense ustedes, los presupuestos son buenos para Canarias. ¿Pero en qué, señora mía, en qué benefician a los canarios estas cuentas? ¿Van a poder facilitar la vida a más de 260.000 personas que no tienen empleo? ¿Van a poder establecer un cheque bebé canario? ¿Van a pagar ustedes las prestaciones a los desempleados que ya no perciben un euro de ayuda?
No. Aquí lo que cuenta es que se ha ¿logrado? que las aguas sean canarias (a lo mejor eran de Cabo Verde y no nos habíamos enterado) o que nos manden unos milloncejos para políticas activas de empleo que, por si no lo saben, es repartir una limosna porque, desde el mismo momento en el que el parné se acabe, el empresario subvencionado liquida al empleado que ha estado ahí gracias a convenios con el Servicio Canario de Empleo.
Soria ha sido coherente en su postura, quizá titubeante y poco claro durante toda la jornada hasta llegar a la Ejecutiva y exponer ante los suyos la estrategia a seguir. Si Rivero, como actor principal, y Oramas y Perestelo como egipcios votantes en el Congreso han apoyado estas cuentas estatales, no quedaba más remedio que abandonar por la puerta de emergencia más próxima este Gobierno. El PP puede sostener, si le apetece, a CC en la votación más importante que queda hasta agotar la legislatura, la Ley de Presupuestos de Canarias, pero siempre desde fuera. Ahora, quien debe responder del acuerdo en Madrid es Rivero y sólo Rivero.
 

 
No es 'Loro' todo lo que reluce

Nueva sorpresa con la que hoy nos hemos podido desayunar. La edición canaria de ABC lleva algunas semanas desvelando determinadas irregularidades acaecidas en el Loro Parque en relación al espectáculo de las orcas y que, lamentablemente, causó el fallecimiento de Alexia Martínez, uno de los adiestradores del show. No sólo la dirección del recinto evita ofrecer cualquier explicación al respecto, sino que ahora también se conoce que los empleados encargados de manejarse con estos cetáceos de más de 3.000 kilos no cuentan con la titulación necesaria.
Desde luego, ya era todo bastante oscuro y opaco por parte del emporio de Wolfang Kiessling como para que encima ahora la Inspección de Trabajo revele un dato tan grave y tan contundente. Resulta que los propios adiestradores reconocen que no cuentan con una preparación específica, sino que se les dan unos cursillos y un manual para que se lo aprendan. Y faltaría decir esa máxima de que Dios les coja confesados.
Hasta la fecha podíamos pensar que la ambición del Loro Parque llegaba a los extremos de incrementar su oferta de espectáculos y que había llegado a unos límites un tanto peligrosos al mantener un espectáculo que podía poner en riesgo (como así ha sido) la vida de los adiestradores y, aunque suene a sensacionalista, de alguna persona del público. Pero no, resulta que ahora nos enteramos por este informe que saca a la luz pública ABC en Canarias que los empleados no han recibido una formación específica.
Sinceramente, con el corazón en la mano, considero que no es lícito que Loro Parque mantenga abierta un minuto más esta atracción. No sólo ya es la negativa a reconocer su responsabilidad civil por la muerte de un trabajador, sino que además se les niega el derecho a una formación adecuada y, de esto también estoy convencido, en el estadounidense Sea World estarán echándose las manos a la cabeza por esta imprudencia cometida en Tenerife y que, de una u otra manera, tiene que ser conocida por la sociedad.
Entiendo que esta clase de informaciones no gusten en el Loro Parque e incluso en quienes tienen negocios con el imperio Kiessling. Turísticamente, es una mala noticia, pero considero que debe difundirse porque, frente a los millones de euros que ingresa anualmente Loro Parque (y sus empresas asociadas), la vida de una persona vale muchísimo más y ya es hora de que se cercene el oscurantismo que rodea a este negocio, que comenzó como algo simpático, pero que ha trocado en un monstruo de grandes tentáculos que trata de acallar voces a golpe de cheque o de amenazas de despido a sus trabajadores.
 


 
Un rincón de la comida verdadera

¿Busca usted un rincón en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife donde poder comer a gusto, a un precio competitivo y además disfrutar de un ambiente incomparable? Pues próximamente sus deseos se harán realidad en un nuevo local, El Mirador de la Noria, justo enfrente de la Iglesia de La Concepción.
Los amantes de la cocina de verdad, no ésa de alquimismo y de magia donde todo lo grande se convierte en pequeño, tendrán un lugar al que acudir y degustar platos de toda la vida, sin renunciar a los avances de la gastronomía, pero con la sensación de estar disfrutando de una comida o una cena hecha con la máxima de las atenciones, respondiendo a las expectativas del consumidor.
Porque, no nos engañemos, ahí está el verdadero secreto de un restaurante, ofrecer al cliente lo que demanda y nunca al revés. Estamos en una sociedad donde la crítica prevalece por encima de otros aspectos. Una obra de teatro, una película o una exposición parecen haber sido un fracaso si el experto de turno ha valorado negativamente la creación. En el mundo de la cocina, el aserto funciona exactamente igual.
Todos conocemos en Tenerife (y en cualquier rincón de la geografía española) restaurantes que, pese a estar abarrotados fin de semana tras fin de semana, no aparecen en las prestigiosísimas guías del buen gourmet, publicaciones algunas que, permítanme la licencia, tienen un curioso criterio, el de tener que plegarse a los gustos gastronómicos de su editor o, directamente, tener que pagar el correspondiente peaje publicitario para sostener la publicación de marras.
Sinceramente, no sé qué le han visto a fogones como los de El Bulli, donde el comensal debe atiborrarse de más platos de lo normal para satisfacer un hambre canina y su cartera quedarse más pálida que su dueño en pleno mes de enero. El caso es que siempre es una buena noticia que haya emprendedores como los responsables de El Mirador de La Noria que apuesten por ese tipo de cocina de toda la vida, con retoques modernistas, pero que consigan que el cliente salga satisfecho con las propuestas que, en pocos días, podrá empezar a degustar.
 

 
Estafados y reincidentes

Zapatero ha conseguido la prórroga necesaria para perpetuarse en el poder hasta el final de la legislatura. Ya le importa una higa si las cuentas para 2012 saldrán o no adelante. En teoría, con el apoyo del PNV más el último aporte necesario, el de Coalición Canaria (llamada popularmente Cortedad Cambiante, por su estrechez de miras y su espíritu camaleónico), los socialistas ya pueden dormir tranquilos puesto que el ejercicio económico previsto para 2011 contará con la bendición urbi et orbi de dos formaciones que han demostrado su irresponsabilidad manifiesta.
Alguien, cualquier afiliado del PNV o de CC, podría rebatirme, no sin razón, que esos partidos no están para velar por lo intereses generales, sino que antes deben mirar en beneficio de su comunidad. Correcto, nadie dice lo contrario. Pero, como bien dice un profesor mío, "Houston, tenemos un problema". Estas dos fuerzas (como ha habido otras antaño) no sólo están representadas en su región, sino que también han presentando candidatos para las Generales. Se supone que deberían llevar un programa articulado para todo el Estado. Pero nones, y como encima te descuides, más de una intenta deslizar el tema de la indenpendencia.
Lo curioso del caso es que aquí, en estos lares isleños, al PP se le tilda de partido incoherente por mantener el apoyo a CC en el Parlamento canario e ir en contra de los PGE en Madrid. Señores, no hay ninguna contradicción ni nada por el estilo. Los conservadores quieren sacar los mejores réditos para el Archipiélago, pero también tienen la amplitud de miras de ser un partido de corte estatal. Durante los ocho años de Gobierno de José María Aznar se demostró que era posible el bien general de España y, por ende, el beneficio para las autonomías
El problema viene sobrevenido cuando en Madrid manda un partido que no sabe buscar las alianzas adecuadas, que prefiere la gula de poder aun a cambio de perder sus señas de identidad, que es capaz de acuchillar al PNV en el País Vasco y luego plegarse a éste en el Congreso o que llega a los extremos, al paroxismo surrealista y esquizofrénico de pactar en Cataluña con ERC e IU y luego en Las Cortes darse un morreo pornográfico con Convergencia i Unio.
Así actúan Zapatero y toda su corte. Lleva seis años riéndose y tomando el pelo a unos y a otros. Porque encima, ya de paso, a partidos a los que reclama su apoyo (pero que no son tan necesarios), caso de CC, ya será la enésima vez que le hace el truco del almendruco. Se lo ha hecho con el Plan Canarias y ya verán ustedes como el tema de las aguas acabará en un naufragio de cesiones por parte de Rivero. Las amenazas de que debe haber un calendario cerrado para dar carta de naturaleza a las aguas canarias o, de lo contrario, habría un corte de mangas a los PGE de 2011 no se las cree el presidente canario ni mandándose toda la cosecha vitivinícola de Tacoronte-Acentejo.
 

 
ZPito del sereno

Nos toman por el pito del sereno. El Gobierno de Zapatero, con llorica Chacón a la cabeza, pretenden establecer una especie de protocolo para evitar que en lo sucesivo los ciudadanos tengan oportunidad de abuchear al presidente (al presidente socialista, claro está). Estos mismos que ahora quieren cambiar las reglas del juego democrático (llamar asesino a Aznar era de una libertad sensacional, según el PSOE), son los que en tropel acudían a distintos actos del Ejecutivo del PP para reventarlos. Y eso por no hablar de la fábrica de sms que salió desde cierto rincón socialista el 13 de marzo de 2004.
Me parece lamentable, y en eso hasta Felipe González les ha zurrado la badana a sus compañeros, que haya personajes como la Chacón o Corbacho que se arruguen ante unos silbidos, frente a unos abucheos que no dejan de tener su justificación. España está atravesando por uno de sus peores momentos económicos. Tenemos cinco millones de desempleados y una economía sumergida que haría las delicias del comandante Cousteau. ¿Y con este panorama qué desea su eminencia, el inquilino de la Moncloa? ¿Qué le aplaudan, qué le vitoreen? Me parece mucho pitorreo o un cinismo exacerbado.
Miren, parto de una base clara. Las pitadas durante el homenaje a los caídos estuvieron fuera de todo lugar, pero también en la misma escala que los insultos al presidente Aznar y a su ministro de Defensa, el señor Trillo, en unos funerales de Estado por la muerte de 62 militares. De hecho, hubo familiares que renegaron de aquellos que se tomaron la licencia de proferir aquellos improperios. Decían que, en todo caso, si alguien estaba disconforme con la política seguida por los conservadores, para eso estaban las urnas u otro tipo de actos menos solemnes.
Eso sí, nadie en el PP se atrevió a prohibir la entrada de medios o de personas en esta clase de acontecimientos. ZP lleva temiendo desde hace tres años el asistir a funerales de asesinados por ETA y también evita, en la medida de lo posible, acudir a la llegada de los féretros de los militares muertos en las guerras pacifistas de Afganistán. Incluso, trata de que los cuerpos lleguen a España a horas intempestivas para que se vea lo menos posible.
Este es Zapatero, un político más pendiente de cultivar su ego que de resolver los problemas que tiene España, pero también insisto en que la oposición, en este caso el PP, no debe ni tiene que conformarse con las encuestas. Hay que hacer labor de acoso y derribo (siempre dentro de los cauces legales) y proponer alternativas. Me consta que hay personas conservadoras tremendamente preparadas, pero el currículo hay que llevarlo a la práctica.
 

 
Las tempestades de ZP

El refranero español no sólo es prolijo en su contenido, sino que además dice verdades como puños. A Zapatero se le podría aplicar esa máxima del que siembra vientos, recoge tempestades. Nuestro presidente se divirtió durante mucho tiempo cuando al ex mandatario español José María Aznar era insultado y abucheado por doquier, incluso en los funerales de Estado por los más de 60 fallecidos en el accidente del Yak-42.
Nadie puede tener ahora vacíos de memoria. Sería imposible no recordar lo que pasó la tarde de 13 de marzo de 2004, cuando grupos perfectamente organizados por Ferraz se presentaron en las sedes del PP a insultar y, de paso, a intentar agredir a quien tuviese la osadía de estar por allí en aquellos momentos. Tampoco se puede borrar lo que aconteció el día de las elecciones, las reiteradas ocasiones en las que se llamó asesino al matrimonio Aznar. Todo eso era jaleado desde las filas socialistas y encima se permitían el lujo de dar lecciones de democracia. "Ha hablado el pueblo y cuando éste habla, hay que escucharlo", decían muchos socialistas por aquel entonces.
Pero han pasado más de seis años, el PSOE está en la poltrona y sus enseñanzas ya se han quedado en el olvido. Ahora no interesa lo que dicen los ciudadanos. Cuando los ataques dialécticos eran contra Aznar, lo democrático era marcharse del poder, pero cuando se arremete contra Zapatero, entonces sólo se trata de grupúsculos perfectamente organizados, de personas que viene a cumplir un guión, una tradición. ¿Una tradición? pregunto yo.
Héte ahí el quid de la cuestión. Que se esgrime el argumento de los chillidos contra ZP y la petición de dimisión como una tradición que ha habido siempre en el desfile del Día de la Hispanidad, pero eso es falso, es una tamaña falacia que no cabe por ningún lado. De siempre, esta jornada ha sido una verdadera fiesta, un desfile de varias horas de duración donde nuestros distintos cuerpos militares desfilaban frente a autoridades y ciudadanos. El respeto siempre fue la norma a seguir...hasta que llegó a escena ZP.
El propio presidente ya la lio en su momento cuando se negó en redondo a levantarse ante el paso de la bandera estadounidense. Allí, que podrán ser muchas cosas menos bobos, le tomaron la matrícula a ZP y de ahí que jamás un mandatario norteamericano en activo se haya prestado a venir a España desde entonces. Ni el repudiado Bush ni el vendehumo de Obama tienen a nuestro país como un socio fiable.
Zapatero y sus ministros se quejan como plañideras del mal trato que reciben cada 12 de octubre por parte de los ciudadanos, pero, tal y como expongo más arriba, que recuerden entonces cuando se sumaban al coro general de los ciudadanos que tildaban de criminal a José María Aznar. La desmemoria de estos dirigentes socialistas alcanza límites de inmoralidad y, como inicié el artículo, ZP no está sino recogiendo las tempestades de los vientos sembrados con anterioridad.
 

 
Chapuzas riverianas

¡Qué chapuzas! El Gobierno de Canarias, a pesar de que ayer a mediodía se procedía al entierro de Adán Martín Menis y el luto decretado por el presidente, Paulino Rivero, alcanza hasta el día de mañana, miércoles 13, celebró el lunes por la tarde su reunión ordinaria. Eso sí, el papelón de justificar la decisión del sauzalero le tocó al portavoz del gabinete, a Martín J. Marrero. Digan lo que digan, me ha parecido una falta de respeto y, sobre todo, el argumento esgrimido de que al fallecido es lo que le hubiese gustado hacer de estar en el lugar de Rivero, seguir trabajando. Eso, aquí y en la China Popular es una falacia más grande que un castillo.
La verdad es que lo del sentido común en las administraciones, lamentablemente, brilla por su ausencia. De hecho, el pasado domingo, minutos antes de la comparecencia de Rivero, observábamos como las banderas de los mástiles de Presidencia aún no ondeaban a media asta. El solícito jefe de prensa del presidente, José Luis Díaz, nos explicaba que se debía a una cuestión burocrática, que era necesario que Rivero firmase el decreto para adoptar tal medida.
Y miren, ¿qué quieren que les diga? Está muy bien eso de ponerlo todo negro sobre blanco, pero hay determinados aspectos que trascienden a la sensibilidad y eso de que a mediodía aún siguiensen las banderas ondeando como acostumbran de ordinario pues es una tamaña falta de respeto y de consideración. Hay cuestiones que tienen que ser burocratizadas de antemano, pero otras, como ésta, no hay que aguardar al puño y letra del señor presidente.
Entiendo, además, que el Consejo de Gobierno pueda reunirse cuando la situación así lo requiere, cuando estamos frente a una catástrofe, pero no tiene sentido que si se decretan tres días de luto en la Comunidad Autónoma de Canarias, llegue Rivero y decida que hay que reunirse. ¿No podía haber esperado al jueves, hombre de Dios?
Pero, encima, la reunión de presidente y consejeros fue, principalmente, para aprobar planes de empleo e inversiones en carreteras, algo que urge extraordinariamente al pueblo canario. A veces no sé si determinados políticos creen realmente que están conectados con los ciudadanos, pero el gesto de ayer indica claramente que van a lo suyo. No les importó una higa que minutos antes enterrasen a Adán Martín. Y encima aún alegan que ya bastante detalle fue el aplazar la reunión del Consejo de Gobierno para la tarde. ¡Consio!
 

 
¿Un espectáculo mediático?

Sorpresa y estupefacción. Con esas dos palabras me gustaría definir la encuesta que el pasado domingo realizó en su edición del mediodía la Cadena Ser a nivel nacional. La pregunta que realizaba la emisora del grupo Prisa a sus oyentes era que si consideraban que se estaba haciendo un espectáculo mediático con el rescate de los mineros chilenos atrapados desde hace algunas semanas en un galería del desierto de Atacama.
La verdad es que no soy quien para dar lecciones de deontología, pero la cuestión de marras me parece aberrante de todo punto. Espectáculo y vergüenza mediática, por ejemplo, es todo lo que rodea a Belén Esteban. Eso sí que es deleznable, que las televisiones, radios y revistas pierdan su valioso tiempo en desvelar los cuernos verdaderos y falsos que esta señora ha puesto y también se ha llevado. Pero, en cambio, que haya interés por el futuro de los mineros no sólo es deseable, sino que además nos están dando a todo el planeta una lección de saber sobrevivir en unas condiciones extremas.
El simple testimonio de cualquiera de estos trabajadores vale mucho más que cualquier desdén de la llamada pomposamente princesa de San Blas. Estamos ante personas que se han metido hasta las entrañas de la tierra para poder sostener a sus familias, personas anónimas que tienen vidas normales y que, a buen seguro, después del rescate, querrán seguir teniendo ese estatus de privacidad.
Aquí, en España, pretendemos convertir cualquier bobada en un fenómeno social. Gran Hermano, El marco, etcétera, son espacios donde gente sin necesidades básicas que cubrir, sin preocupaciones, no tiene reparos en mostrar sus miserias a millones de ciudadanos que tienen exactamente el mismo vacío ocupacional que les permite sentarse frente al televisor y observar las evoluciones de cuatro mamarrachos. Eso sí que es un espectáculo mediático, pero un espectáculo ridículo a todas luces.
Los mineros, en cambio, nos están dando una lección diaria de compañerismo, de no ponerse más nerviosos de lo necesario ante el paso de los días y la cercanía de su rescate. Si para la Ser estas personas están haciendo un espectáculo mediático, con su pan se lo coma. Sin duda, estamos ante la noticia más relevante del año, ante la supervivencia física y mental de unos héroes y de unos familiares que han mantenido un comportamiento exquisito, que jamás han negado una palabra o una declaración a cualquiera que se ha acercado hasta ellos en ese campamento de la esperanza y que en nada será del júbilo por ese feliz operación salida a la vida.
 

 
Fallece un hombre incansable

Día duro para Canarias. El fallecimiento del ex presidente Adán Martín ha supuesto un revés para las Islas que, no por esperado, nadie pensaba que pudiera producirse de forma tan repentina. El antecesor de Paulino Rivero demostró tener una resistencia vital a una enfermedad implacable. En 1999, cuando se le detecta el cáncer, comienza una dura lucha, casi en la intimidad, cuerpo a cuerpo contra la enfermedad.
Es más, Adán Martín fue durante la etapa 1999-2003 el vicepresidente del Gobierno canario y también ocupó la Consejería de Economía y Hacienda. Aceptó ese cargo con la condición de que si el mal iba a mayores, tendría que renunciar a sus ocupaciones. Pero la fortaleza del ex presidente fue superior a los dolores que pudiera sentir. Sus viajes a Barcelona fueron frecuentes, pero también eran realizados de la forma más discreta posible. La tenacidad, las ganas de trabajar de Martín le llevaron a pensar más en el interés de Canarias que en el suyo propio.
Decía hoy la ex alcaldesa de La Laguna y diputada nacional de CC, Ana Oramas, que el único defecto palpable del ex jefe del Ejecutivo era que llegaba tarde a todos los sitios, incluso a su propio fallecimiento, puesto que los médicos que lo atendieron hasta el último segundo habían diagnosticado que su fallecimiento no se extendería más allá de las primeras horas del sábado. Pero Martín decidió prorrogar la espera de la dama de negro durante casi 24 horas más.
Evidentemente, es un tópico hablar bien de alguien cuando ha fallecido y hoy amigos y adversarios políticos de Martín han coincidido en destacar los rasgos que pudieran unirle con el que fuera presidente de Canarias. Es verdad que el ex mandatario regional nunca fue un hombre de grandes titulares para la prensa, no se le conocen andanadas de grueso calibre. Simplemente, se dedicaba a actuar, a ejecutar. No daba avisos.
En 2005, en mitad de la legislatura, donde estaba apoyado por el PP, rompió el pacto de Gobierno. Un sábado de primeros de mayo, donde informativamente nadie lo esperaba, Martín hizo volar por los aires la alianza con los conservadores y un viernes, a última hora de la noche, presentaba el nuevo equipo que le acompañaría hasta mayo de 2007. Así era Martín, alguien con el que cualquier cálculo era imprevisible y que jamás recurrió a los fuegos de artificio para decorar sus acciones.
Tras celebrarse los últimos comicios autonómicos, el ex dirigente quiso retirarse de la vida pública, dedicarse a sus quehaceres privados, a culminar algunos proyectos que tenía pendientes desde entonces, incluso a dedicarle más tiempo a su compañera sentimental y mujer desde hace sólo unos meses, Pilar Parejo. Su vida como político le había restado tiempo para los pequeños detalles, para su vida privada. La pena es que con 66 años, a nueve días de los 67, todos sus sueños personales han quedado truncados.
Sin duda, se va un hombre bueno, afable en el trato personal, independientemente de consideraciones políticas, pero que jamás mostró un mal gesto o una mala palabra. Descanse en Paz y desde estas líneas, por supuesto, un sentido pésame para su esposa, familiares, amigos, allegados y, por extensión, a todo un Archipiélago canario que ha perdido a su primer ex presidente regional.
 

 
Santa pifia urbanística

La Comisión del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) ha procedido a anular el famoso Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife. Los reparos que el departamento de la Consejería regional de Medio Ambiente realiza al texto que el Consistorio aprobó a principios de este año era, nunca mejor dicho, una bomba de relojería, sobre todo en lo que se refería a la urbanización de determinados espacios del municipio chicharrero.
Debe ser que en el Ayuntamiento zeroliano hay más de un elemento (o elementa) con un complejo infantil. Quizá el trauma provenga de que no les dejasen jugar a las casitas o al Lego y ahora se estén tomando cumplida venganza construyendo allá donde les permite su entendimiento que, lamentablemente, parece bastante limitadito a tenor de los dislates que se han cometido en esta ciudad.
El PGO contemplaba seguir levantando calles y casas-edificios en lugares empinados, laderas, cercanías de barrancos como si no se hubiese aprendido de experiencias precedentes. Santa Cruz de Tenerife es un canto al disparate urbanístico allá donde uno ponga la vista. Tenemos el lujosísimo residencial Ifara, toda una oda poética de cómo enfrentarse a la furia de la naturaleza. Es, posiblemente, uno de los espacios más selectos de la capital, pero a la par uno de los más peligrosos el día que caigan chuzos de punta. Se han tenido que practicar costosísimas obras de encauzamiento del barranco que transita por medio de la urbanización, especialmente tras la gran riada del 31 de marzo de 2002, pero las lluvias de principio de este año demostraron que no se da abasto en cuanto las precipitaciones son más de las tolerables.
Y, claro, estamos hablando de Ifara, posiblemente, insisto, uno de los lugares más 'in' de Santa Cruz, pero vaya usted, por ejemplo, al Barrio de la Alegría, a María Jiménez, a Valleseco o a los altos de San Andrés. Le puede dar un ataque de risa o de pánico, a gusto de consumidor. Es caer cuatro gotas en esos núcleos y la pesadilla de esos vecinos no tiene fin. Y claro, como esto va según el principio de tanto tienes tanto vales el Ayuntamiento pasa un kilo de estos ciudadanos. Las obras de rehabilitación de barrancos y laderas va más lenta que un campeonato mundial de carreras de caracoles.
En sí, Santa Cruz de Tenerife es una ciudad mal hecha o, mejor dicho, mal construida. Por lo pronto, lo que más llama la atención a quienes la visitan o quienes deciden instalarse en ella es que vive de espaldas al mar. Todo el litoral está copado por un puerto mal aprovechado, con dos pequeños espacios de baño, bastante tercermundistas, dicho sea de paso, y una playa, Las Teresitas, que tendría que aparecer en los anales de un recinto ideal para coger infecciones en determinadas épocas del año y para acabar rebozado cual croqueta de guachinche cualquier día que usted asuma el riesgo de acudir a la misma.
En fin, aunque sea tarde y determinados disparates ya sean irreversibles, al menos me alegro de este tirón de orejas de la Cotmac, a ver si se aprenden a hacer las cosas con un mínimo de planificación, ¿o es que la concejal de Urbanismo no da más de sí, sólo está lista para viajar high level a Madrid y pegarse la vidorra padre, tal y como colgó alguien en una conocida red social?
 

 
Paripé zapateril de Barreda

El invento de las primarias socialistas en Madrid le está costando más de un disgusto a Zapatero. Lo que suponía, inicialmente, un triunfo sencillo y cómodo de Trinidad Jiménez (además pensaría él que nadie discutiría su decisión), ha pasado a ser una derrota de la elegida y de que muchos socialistas comiencen a escarbar el terreno bajo sus pies en busca de una caída progresiva. La estrella de ZP comienza a difuminarse, a apagarse lentamente y eso lo saben personas importantes en el partido.
Por lo pronto, el presidente de Castilla La Mancha, José María Barreda, ya ha pedido a ZP que ni se le ocurra presentarse por su feudo para hacer campaña en las autonómicas. Hay miedo y un fundado temor en el socialismo manchego a perder las elecciones en 2011. Y no es que el efecto de Dolores de Cospedal sea, precisamente, un factor relevante, sobre todo porque a este mujer le falta un poco de más malas pulgas a la hora de decir determinadas cosas. No basta con decir verdades como puños, sino además sacar el matiz necesario para reforzar el mensaje.
Pero bueno, volviendo al señor Barreda hay que decir que no es la primera vez que el socialista le planta cara a Zapatero. En ocasiones anteriores ya ha criticado ciertos aspectos de la política llevada a cabo por el inquilino de la Moncloa, el retraso en determinadas infraestructuras o el atraso con respecto a otras comunidades o ese famoso desequilibrio inversor entre las autonomías. Sin embargo, en esta oportunidad, Barreda juega duro, buscando quizá la baza efectista de hacer creer al electorado que votar al PSOE manchego no es respaldar a ZP. Eso de que pide a ZP que no atraviese el Tajo...está por ver, sobre todo conociendo a uno y a otro.
Lo que sí me ha sorprendido es que ahora el presidente castellano-manchego se acuerde de un sistema que sólo aplicó en sí mismo el ex mandatario español José María Aznar, el de limitar el tiempo de estancia en un cargo a no más de dos legislaturas o, lo que es lo mismo, a ocho años. Sí, claro que puede hacerse por ley, como en Estados Unidos, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Barreda busca desesperadamente desmarcarse de ZP y no dudaría en vender su alma al diablo con tal de no contagiarse de la sangría de votos que va a perder el socialismo en mayo de 2011. Lo que pasa es que ya muchos han calado a un mandatario más falso que un billete de seis euros.
 

 
Ecolojetas y políticos apocados

Mi buen amigo y director de Es Radio Pulso Tenerife, Gonzalo Castañeda, se emputaba (como se dice en Canarias) con los llamados ecologistas o ecolojetas por ese doble lenguaje que tienen en función de si una infraestructura se acomete en una isla o en otra. Todo lo que se hace en Gran Canaria cuenta con la anuencia o, cuando menos, el silencio de los defensores del entorno natural. En cambio, hacerlo en terreno tinerfeño supone una aberración, una atrocidad y hay que ver cómo saltan los colectivos Ven Pa'ca Magec y Patán, enemigos del progreso.
Pero es que es verdad, llevamos más de una década con varios proyectos que cuentan con sus respectivas presentaciones a bombo y platillo, con proyectos que cuentan en muchos casos con las fichas financieras y las ayuditas de Europa y, por una razón o por otra acaban viendo la oscuridad de la gaveta. En cuanto chirrían los del pañuelo palestino, aquí los Melchior, Zerolo, Rivero, etcétera, agachan la cabeza y esconden sus ideas hasta mejor ocasión.
Nadie pone en tela de juicio que vivimos en un territorio limitado, frágil, donde no podemos comernos más terreno porque es que nos saldríamos de la isla o habría que empezar a pensar en la posibilidad de hacer una carretera desde Guía de Isora a San Sebastián de La Gomera. Tenemos un sistema eléctrico que sólo ante la aparición de dos nubes se viene abajo, unas carreteras que están planificadas en algunos casos por Pepe Gotera y Otilio, un puerto de Granadilla afectado en sus trabajos de construcción por el escarabajo tocapelotas o unos trenes del sur y del norte que verán la luz cuando igual ya en otros lugares se pueda ir al espacio como el que toma la guagua para ir de Santa Cruz a La Laguna.
También es verdad que no toda la culpa es del ecologismo. Nuestra clase política, la que gobierna en la isla, es muy apocada, se arruga con facilidad, pero también es una postura que le conviene. Igual no es tan efectiva a la hora de poner en marcha y plasmar sobre el terreno esas ideas. A bote pronto, se me ocurre un ejemplo, los hospitales comarcales de Tenerife. ¿Cuánto tiempo llevan esperando su conclusión, cuatro, seis, ocho años? Volverán ahora con la matraquilla de que en esta legislatura venidera tendremos esos complejos...naturalmente hasta que pasen las elecciones.
Por tanto, a nuestros señores políticos les aconsejaría dos cuestiones fundamentales. Que se olviden del ruido de los altavoces ecolojetas mirándose en el espejo de lo que sucede en Gran Canaria y que dejen esa actitud calimera a un lado y comiencen a ser efectivos de todas todas. Porque, si bien te acobardas porque no te dejan hacer el trenecito, tampoco se trata de perder tiempo en construir algo tan esencial para los ciudadanos como unos hospitales. Que no es de recibo que casi 700.000 personas estén con el riesgo de hacerse varios kilómetros para ingresar en un centro de referencia (y que sea público, claro).
 

 
Tele Sucesos
 
¿Por qué, invariablemente, la Televisión Canaria da el almuerzo o la cena a sus televidentes con una retahíla de sucesos en el inicio de su informativo? Da lo mismo una muerte, un navajazo, una violación o un leve choque en nuestras carreteras. La televisión que pagan todos los canarios está al servicio de las noticias amarillistas, de una crónica de sucesos que, sin negar su interés y su enganche, no parece pertinente dedicarle un bloque tan extenso y menos aún que sea la apertura de todos y cada uno de los telenoticias.
Quien suscribe este artículo ha trabajado en un periódico local, La Gaceta de Canarias, y el orden ordinario eran informaciones políticas, económicas, sociales, locales, sucesos, deportes y finalmente la cultura. Por supuesto, cuando acaecían hechos extraordinarios como las inundaciones del 31 de marzo de 2002 o la tormenta Delta del 28 de noviembre de 2005, el esquema sufría la lógica alteración, pero lo normal es no revolver los intestinos de los lectores desde la primera página. Y pienso que las televisiones deben entrar en esa dinámica de respeto.
A mí me parece muy respetable que los responsables de la programación de los informativos, con la anuencia del señor Willy García, busquen un primer plano de las vísceras, pero la gente quiere enterarse de otras noticias, de hechos que realmente resulten reconfortantes, que se sepa, por ejemplo, que han hecho o dejado de hacer nuestros políticos. Por ejemplo, la información que se suele ofrecer sobre la actividad parlamentaria suele quedarse en la bronca, en el rifi rafe, en la propaganda del Paulinato, pero hay vida más allá de ese triángulo sucesos-Rivero-deportes.
La gran mayoría de los profesionales que trabajan en la Tv Canaria son excelentes periodistas, cámaras de primera, realizadores de tomo y lomo y presentadores que ya quisieran para sí muchas televisiones, pero a veces su labor se queda diluida por esas órdenes que reciben desde arriba y que ordenan los actos que se cubren, los que no y como debe hacerse ese seguimiento. Todo en la televisión está sometido a la dictadura del tiempo, pero muchos sabemos que ruedas de prensa de 1 hora no han llegado ni a los diez segundos de duración en función de quien se tratase.
Sería deseable, de una vez por todas, que la Tv Canaria, como el resto de autonómicas y la Televisión Española apuesten por un modelo de autogestión, sin políticos de tres al cuarto que mangoneen en las mismas. Por desgracias, desde la más grande a la más chica, todas están al servicio del presidente regional de turno. Lo que manda trillo es que salga el clon del humorista, don José Miguel Pérez, a decir que la Tv Canaria es la única sectaria. ¿Acaso está conforme con el pansocialismo del que hacen gala la TVE o la Televisión Andaluza?

 
 

 
Saavedra y sus fastos

Las Palmas de Gran Canaria vive al filo de la navaja por los aires de grandeza de su alcalde, el socialista Jerónimo Saavedra. El primer edil es capaz de echar la casa por la ventana para celebrar que su ciudad ha pasado el corte para quedar entre las finalistas a ser elegida capital cultural europea en el año 2016, pero en cambio le cuesta encontrar las perras para necesidades más perentorias que lucirse en los mingitorios culturales.
Saavedra sólo está interesado en la capa de barniz electoral que proporciona que Las Palmas de Gran Canaria compita con Córdoba, Segovia, Burgos, Zaragoza o San Sebastián para obtener en junio del año que viene esa mención. Salvo sorpresa, será la ciudad andaluza la que logre ese mérito. Pero eso es lo de menos para un alcalde que ha tenido la capital patas arriba y con un abandono rayano en la desesperación.
Y mientras el señor Saavedra está satisfecho con su nuevo juguete y empieza a buscar la financiación por aquí, por acá y por acullá, hay personas y entidades en Las Palmas de Gran Canaria que las están pasando canutas y el alcalde mirando a otro lado porque, sinceramente, no le interesan los problemas del pueblo llano. Él, tocado de un poder semidivino, no está dispuesto a rebajarse para escuchar a los pobres.
La ciudad grancanaria, como cualquier otro punto de nuestra geografía, está repleta de ciudadanos que no lo pasan bien. La desidia de la institución capitalina es solventada en gran medida por voluntariosas ONGs, pero éstas, obviamente, precisan del lógico empuje municipal a modo de subvención o de concesiones materiales para poder ejecutar su trabajo a la perfección.
Dice la oposición en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que lo sangrante es que en breve más de media docena de estas organizaciones pueden echar el cierre y una de ellas, Gull-Lasegue, especializada en la lucha contra la anorexia y la bulimia, fue distinguida hace pocos meses con la medalla de oro por parte del propio Saavedra. Esa es la política de este socialista pasado de vueltas y que pasa de todo. Se hace la foto de rigor, pero luego olvida que la concesión del premio implica el seguir trabajando codo con codo.
De todas maneras, tampoco me sorprende esta actitud de Saavedra. Su llegada a la poltrona sólo ha significado un retroceso alarmante en la ciudad, con todos los servicios básicos convertidos en un mírame y no me toques o con una política de enchufismos que llegan, incluso, al propio marido de la delegada del Gobierno en Canarias. Si el alcalde cree que puede presumir de éxito por seguir en la pugna de la capitalidad cultural europea, mejor que se lo haga mirar.
Las Palmas de Gran Canaria ha perdido más de tres años valiosísimos y no será sencillo volver a la senda correcta, pero ahora, sinceramente, es más que preocupante que estas organizaciones no gubernamentales puedan dejar en la estacada a sus trabajadores y, lo que es aún peor, a las miles de personas a las que atienen y ayudan a salir de problemas económicos y de integración social, amén de ese excepcional trabajo que hace una asociación como Gull-Lasegue con el drama de la anorexia y la bulimia.


 
ZP, ¿por qué no te marchas?

Si Zapatero fuese un político decente, hoy mismo tendría que estar planteándose su futuro al frente de la Moncloa. El fracaso de Trinidad Jiménez en las primarias de Madrid es el revés que debe llevarse al contado el presidente del Gobierno. Su apuesta fracasó, por poco, pero lo que cuenta es el resultado y Tomás Gómez se impuso contra viento y marea a toda la maraña oficialista, encabezada por el propio ZP y su cohorte ministerial.
Ahora nos quieren hacer ver desde las filas socialistas que existe una unidad que te desmayas, que hay un buen rollo que te lo fumas y que todo son nubes de algodón y pastillas de colores, pero la verdad es muy diferente. Ya sabemos como se las gastan desde Ferraz cuando no sale el resultado previsto. Aún me acuerdo de que le hicieron la cama a José Borrell tras imponerse al candidato oficial, Joaquín Almunia. En el partido no pararon hasta hacerle descabalgar y que fuese el ex ministro de Sanidad quien ocupase el primer lugar para las elecciones generales del año 2000. El fracaso en las urnas fue espectacular, pero para la dirección del PSOE eso era lo de menos.
Evidentemente, a Gómez no le van a hacer la 13-14 con el poco tiempo que quedan para los comicios en Madrid, pero a buen seguro que estarán preparando la guadaña ante el previsible batacazo que se pegarán los socialistas en la Comunidad madrileña. Las encuestas, auténtico leiv motiv del socialismo, fueron las que llevaron a ZP a promover e imponer a Jiménez a los socialistas de Madrid. En el Ayuntamiento capitalino, en cambio, nadie puso reparos a Jaime Lissavestsky, sobre todo porque no se conoce un trabajo de oposición sólida a tuneladora Gallardón.
Lo cierto es que la victoria de Tomás Gómez ha servido para que a Patxi López, lehendakari del País Vasco, le haya dicho su socio de Gobierno, el popular Antonio Basagoiti, que es posible enfrentarse a Zapatero sin que pase absolutamente nada. Esa especie de estrella que seguía a ZP en sus comienzos se empieza a apagar a una velocidad de vértigo y ya son también varias las voces que han planteado la posibilidad de un recambio para 2012. Quizá esas encuestas, esas a las que tanto seguidismo hace ZParo, sean las únicas que desoiga...porque le tocan a él, of course.


 
Mourinho, un arrogante tramposo

El Real Madrid comienza a tener un serio problema con Mourinho. El entrenador luso se ha convertido en un quebradero de cabeza para el madridismo porque está poniendo la imagen de la entidad a los pies de los caballos. Las salidas de tono del técnico merengue ya pasan la raya de lo permisible y no se puede tolerar que este personaje se crea con la licencia de dar lecciones a todo el que pasa por su lado.
Ya estuvo sembrado con la famosa frase de que los rivales regalan los puntos al Barcelona. Pues el ejemplo es que el Hércules se llevó los tres del campo azulgrana y esta mista tarde el Mallorca arañó un punto y estuvo a un palmo de haber logrado la victoria. ¿Insistirá el señor Mourinho en su discurso pobre, llorón y plañidero?
Pero lo de esta semana ya ha sido de traca. El lunes se permitió dar lecciones sobre periodismo. Según él, preguntarle por Pedro León era casi una indignidad, que lo importante para él era saber cuál era el equipo titular que sacaría ante el Auxerre. Y, al mismo tiempo que le dio el palo a la canallesca, aprovechó para darle un soberano soplamocos a su jugador, del que dijo que no era ni Zidane ni Maradona. Pero, pregunto yo, ¿entonces por qué se le fichó? Si esto lo hace Pellegrini, el biógrafo del madridismo más exacerbado, el señor director de Marca, Eduardo Inda, crucifica al chileno.
Y para terminar la semana de los dislates, el portugués también trató de engañar a los medios de comunicación sobre la cerrazón decidida verbigracia por el mismo a la hora de que los periodistas informasen sobre los entrenamientos del equipo. Radios, periódicos y cadenas habían denunciado la restricción de apariciones de técnico y jugadores, pero éste, con datos tramposos en su mano, espero a que alguien saltase en la rueda de prensa del sábado para dar una retahíla de datos que, sin ser falsos, sí dejaron ver que, en comparación con otras semanas, Mourinho dio órdenes de restringir las ruedas de prensa.
 

 
Listas tramposas

Curiosa la denuncia realizada esta semana por el periodista Manuel Artiles, director de Mirame Tv, en relación con la praxis de determinados partidos políticos (la mayoría, dicho sea de paso) de llevar en sus listas lo que yo denominaría banderines de enganche, señuelos para reclamar la atención del votante y que luego, una vez asegurado el caldero de votos, cambian la liebre por el gato. Y no es la primera vez que se produce en estas benditas islas y en todo el territorio nacional.
Una de las formaciones más habituadas a jugar con las voluntades populares es Coalición Canaria. Ponía Artiles sobre el tapete el caso de Ana Oramas. A menos de un año para que fuesen las elecciones generales (2008), la niña de CC gana indiscutiblemente los comicios municipales en San Cristóbal de La Laguna. Internamente, ya se sabía en la organización que supliría a Paulino Rivero en el Congreso de los Diputados, pero se ocultó hábilmente que no haría el doblete del ex alcalde de El Sauzal. Renunciaría a ser munícipe para irse a los madriles a hacer la política pura y pedigüeña que siempre ha caracterizado al nacionalismo.
Muchos laguneros se sintieron traicionados por la jugarreta planteada desde la calle Galcerán porque, independientemente de cómo lo pueda estar haciendo su sucesor, Fernando Clavijo, lo cierto es que nadie les advirtió del cambio de producto electoral sino cuando ya sólo quedaba agarrarse a los llamados hechos consumados.
En Santa Cruz de Tenerife también se ha empleado una estrategia similar, además por partida doble en el caso de Manuel Hermoso que, como vicepresidente del Gobierno canario, en primer lugar, aprovechó una moción de censura en mitad del mandato 1991-1995 para eregirse como presidente y dejar la alcaldía santacrucera en manos de José Emilio García Gómez. En 1995, con menos tapujos, optó a ambos puestos y al irse a la Presidencia, dejó en su lugar al hasta hoy primer edil del chicharrerismo más arraigado, Miguel Zerolo.
Como bien expone el periodista Artiles, a ver si los partidos se comprometen por escrito a no hacer estos cambalaches que, al fin y a la postre, sólo denotan una falta de confianza en los segundos de a bordo, a los que llevan como polizones en sus planchas y que, una vez recolocados en un puesto de más lustre el Martínez Fresno o la Pilar Parejo de turno, les dan categorías de concejales cuando ya las urnas están repletitas de apoyos.


 
Primarias sin guitarrista
 
Los socialistas canarios, murcianos y madrileños están a poco más de un día para definir sus candidatos como cabezas de lista a las elecciones autonómicas. Por estos lares, por las Islas, la batalla será entre los Pérez (José Miguel y Santiago). Por los avales, qué duda cabe, el favorito parece el clon de Manolo Vieira, aunque éste es más soso que el genial humorista. De todas maneras, hemos de esperar hasta el domingo para ver si se impone el modelo que busca el acercamiento a Coalición Canaria (propugnado por el aún presidente del Cabildo de Gran Canaria) o la ruptura de cualquier puente con los nacionalistas, que es la idea que persigue (como buen juanfernandista) Santiago Pérez.
Pase lo que pase, el resultado no se conocerá hasta las diez de la noche (como mínimo) y esperemos que quien gane no lo haga por un estrecho margen porque, se lo garantizo, la cara de recurso y pataleo que se le quedará al perdedor será de órdago a la grande. Lo que sí espero que tengan claro el uno y el otro es que esta elección no es para presidir ningún gobierno, sino para ser el número uno regional en los comicios del 22 de mayo. Y es que tanto proceso preelectoral puede confundir al más pintado y, por ejemplo, Pérez (el clon del humorista) ya estaba haciendo cábalas sobre como gobernar en minoría. ¡Quiero parao, amigo! De momento, en el caso de que usted triunfe el domingo, sólo va a tener el honor de ser el number one del puño y la rosa (o lo que quede de ellos) en el Archipiélago.
Sin embargo, a nadie se le oculta que la verdadera atracción de la jornada se halla a unos 2.000 kilómetros de Canarias, concretamente en la capital de España. La pelea entre Tomás Gómez (alias rebelde con causa y sólo ante el peligro) y Trinida Jiménez (la niña bonita de Zapatero) va a acaparar la atención de todos los medios informativos. Lo que suceda en esta realidad atlántica tiene su punto de interés a modo de aperitivo, pero se demostró que el proceso de primarias canario fue más un 'me lo pido' que un convencimiento real, aunque es verdad que al final Santiago Pérez obtuvo, por los pelos, los avales suficientes para saltar al ruedo o a la lona.
No obstante, los socialistas, al menos los de las bases, confían en poder tener un candidato que, como mínimo, sea serio, que no les deje colgados si no toca poder. Aún se lamentan de la escasa maniobra negociadora de Juan Fernando López Aguilar cuando impuso unas condiciones leoninas a Rivero para llegar a un pacto de gobernabilidad. Aquello fue el ejemplo de lo que nunca debe hacer un líder. La inflexibilidad por bandera no funciona y menos con alguien con las mismas o más ambiciones políticas que Aguilar. El ex alcalde de El Sauzal y hoy presidente canario no iba a permitir que con su apoyo gobernase en pleno el PSOE. Sí, eran cinco los diputados que le hubiesen hecho falta al PSOE para gobernar con mayoría absoluta. Una mínima diferencia sobre el papel, pero enorme a la hora de las negociaciones.
Por eso los socialistas quieren ilusión, trabajo y alguien que no coja la guitarra a las primeras de cambio y se mande a mudar a Madrid y luego a Bruselas donde, por cierto, el susodicho ya no da tanto la nota o los acordes no llegan con la misma intensidad que antaño cuando andaba en el puente aéreo del insulto entre la capital y Canarias.

 

 
Amojamado en su sillón

Miguel Zerolo es un fenómeno, una suerte de político pizpireta capaz de decir hoy una cosa, mañana la contraria y pasado mantener y defender con la misma vehemencia ambas posturas. El primer edil de Santa Cruz de Tenerife juega magníficamente al despiste, es un as de la ceremonia de la confusión y no le gusta un ápice que nadie le diga lo que tiene que hacer. Sabe perfectamente que en 2006, cuando estallaron casi al unísono los casos de Las Teresitas y Fórum Filatélico, se puso en sus reales sitios para desautorizar al mismísimo Paulino Rivero. El entonces candidato a presidente del Gobierno salió al paso de las informaciones que dejaban en mal lugar a Zerolo para decir que ya no iba presentarse a la reelección al Palacio de los Dragos. Craso error.
Y es que el alcalde coalicionero se siente autorizado o con los arrestos suficientes para volver a repetir candidatura si a él le apetece o le sale de los mismísimos. Tras 16 años ocupando la poltrona, amojamado en su sillón, ya no atiende a razones. Es curioso escucharle cuando afirma que él está a las órdenes del partido y, al mismo tiempo, hablar de que él no está cansado ni ha pensado firmar un plan de jubilación anticipado.
Está claro que si finalmente Zerolo salta por los aires (municipalmente, claro está), el Consistorio chicharrero sufrirá una renovación considerable en cuanto a las caras que ocupen las respectivas áreas de Gobierno, mande quien mande. Ya es hora de que gente como Toni Bello, Hilario Rodríguez, Norberto Plasencia y comparsas se vayan a sus casas. Ya son muchos años a la sombra de la concejalía de turno, de creer que esa es su empresa particular. Ya va siendo hora de que en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife entre una ráfaga de aire fresco, de que la ciudad empiece a notar una mayor actividad durante toda una legislatura, no sólo cuando queda medio año para las elecciones.
Zerolo ha envejecido, más mal que bien, en su atalaya, ha visto la vida pasar desde ese balcón municipal, pero la ciudad ha sufrido pocas transformaciones en relación la otra capital de Canarias. Alguien podrá rebatirme que ahí tenemos una esplendorosa avenida Tres de Mayo o Cabo Llanos o un plan de barrios muy efectivo (al menos de cara a esa primera capa de maquillaje). Sí, pero son unos cambios ínfimos para 16 años de mandato y más teniendo en cuenta que algo tan esencial como la remodelación de la playa de Las Teresitas, el proyecto culmen de la legislatura 2003-2007 se encuentra esperando el sueño de los justos en los tribunales de Justicia, esperando a que un ímprobo funcionario o un juez no contaminado por la esencias hipnotizadoras del zerolismo se atreva a poner negro sobre blanco sobre uno de los hipotéticos pelotazos urbanísticos más demenciales de la historia de esta urbe más pueblerina que metropolitana.
 

 
Crónica de un fracaso anunciado

Hago mío el título de mi tocayo y compañero de fatigas periodísticas, Juan Antonio Padrón Sabina, cuando habló de la crónica de una huelga anunciada. La liturgia que se vivió ayer en las ciudades españolas cumplió a rajatabla el guión preestablecido. Los servicios mínimos donde se habían establecido, es decir en la cosa pública, se ejecutaron con plena limpieza, aunque con algún problemilla a primera hora aprovechando la nocturnidad. Pero, en cuanto los primeros rayos de sol crepitaron en el azul cielo, los cuatro piqueteros se marcharon a sus cuarteles de invierno hasta juntarse con las maras a la hora fijada para cantar consigna que no fueran en contra de ZParo.
España, lamentablemente para ellos, para los sindivagos, no se paró, la actividad alcanzó las cotas de un sábado prenavideño, con gente entrando con total normalidad en supermercados, tiendas, supermercados, grandes superficies. Ellos quisieron amedrentar a todo el mundo, pensaron que la gente se iba, por decirlo finamente, a acongojar. Pero nada más lejos de la realidad. Los empresarios optaron en su gran mayoría por aperturar sus negocios, aunque más de uno vio como le habían hecho el ataque preventivo al meterle silicona en el cierre o los clásicos palillos de madera. Los cerrajeros, qué duda cabe, se hicieron de oro, en un claro error de estrategia de los propios piqueteros que, en realidad, deberían de haber impedido que estos saliesen en multitud a arreglar los problemas del resto de comerciantes.
Por supuesto, ninguno de los miembros de UGT o CCOO, o sea, los señores Méndez y Toxo, piensan dimitir tras el escandaloso ridículo. Haciendo una media entre la bajísima cifra ofrecida por la factoría socialista de Corbacho y la de los sindicatos, que tampoco era espectacularmente elevada, a mí me sale que, a lo sumo, el seguimiento de la huelga estuvo cifrado en un 35%-40%, un desastre a todas luces para los coaccionadores de los abuelitos y de los niños. Los que soñaban con dejar a España sumida en el caos, en la incertidumbre tienen que ver como sus bravatas han ido desde bajarse el trasero delante de una cámara de Intereconomía o agredir a un Policía Nacional en la empresa CASA.
Los afiliados a esas dos centrales, al menos los que tengan un poco de dignidad, este jueves 30 de septiembre deberían de colapsar el departamento de tramitación de bajas por la vergüenza que tuvieron que pasar ante un escaso seguimiento de la huelga. A muchos se les han tenido que caer los pelos del sombrajo cuando han visto y comprobado que las preocupaciones de sus líderes son las de comer a mesa y mantel a todo lujo o tostarse en un crucero maravilloso. Cuando se ven esas escenas, ¿creen que se puede convencer al resto de los españoles para que pierdan 60, 80 ó 120 euros de salario? Seguro que ellos no han perdido ni medio céntimo, pero sí el escaso crédito que tenían ante la ciudadanía.

 

 
Las soflamas de dos vividores


Estamos a escasas siete horas en Canarias de que comience la huelga general de 24 horas, una medida cobarde y solapada de los coqueros y ugetistas que, amparándose en que el Sena pasa por París, han aprovechado la protesta europea para hacer ver que aquí los sindicatos también reivindican. Pero la verdad es otra bien distinta. Los Méndez y Toxo que pululan por esta tierra nuestra son el ejemplo más vivo de la holgazanería perfectamente organizada.
¿O cómo sino explican ustedes que este par de haraganes sindicales puedan despalillarse, por ejemplo, grandes comilonas en los restaurantes o embarcarse en lujosísimos cruceros allende los mares? ¿Lo hacen con su dinero, con el de los afiliados o con las cuantiosas dádivas procedentes del ámbito gubernamental?
Tengo amigos que hace muchos años, en la España que salía de la catatonia franquista, creían en una lucha de clases, que la acción social podía llegar lejos, que era posible instaurar un sistema más justo, que el reparto de la riqueza no era una utopía. Sin embargo, vieron horrorizados como aquellos que predicaban unos postulados, una vez llegados a las esferas del poder, olvidaron sus principios y abrazaron la ambición y el capitalismo. Por eso, muchos de esos amigos acabaron apartándose de centrales sindicales como UGT y CCOO, porque estaban hasta el gorro de ver como estafaban a sus afiliados.
Y es que nadie le hace ascos a vivir mejor de lo que está, eso es de catón. Pero lo que resulta impresentable es que estos dos señores (y sus asociados) salgan a la escena pública a reclamar compromiso de la ciudadanía, que asuman sus tesis, pero que, al mismo tiempo que lanzan sus proclamas reivindicativas, estén poniéndose morados a dos carrillos en la mejor mesa y en la cubierta de unos lujosísimos restaurantes y cruceros.
Con esa estampa, resulta de todo punto imposible que los ciudadanos se crean las soflamas de estos caballeros que sólo juegan a repartirse los millones de las generosísimas subvenciones que reciben desde las instituciones. Eso sí, a la hora de las responsabilidades, ahuecan el ala y la voz y entonces ahí es donde sólo saben apuntar con el dedo acusador a los españoles, sobre todo si, como parece, dentro de unas horas les saldrá el tiro por la culata.


 
Sindicalistas de ayer y de hoy

El sindicalismo español de hoy (al menos el que representan UGT y CCOO) nada tiene que ver con las reivindicaciones y la acción de lucha de demostraron en etapas pretéritas los máximos exponentes de estas dos grandes centrales. La estrechez de miras de los Méndez y Toxo choca de pleno y de plano con las actitudes beligerantes, pero siempre dentro de un contexto negociador, de Fidalgo, Gutiérrez, Camacho o Redondo.
No creo que en la época de Nicolás Redondo o Marcelino Camacho se llegase al extremo de aguardar medio año para convocar una huelga general. Es más, los afiliados a esos sindicatos se hubiesen dado de baja masivamente. Llevamos mucho tiempo aguantando las veleidades de un Zapatero que se ha puesto el mundo por montera, que cree que puede hacer y deshacer a su antojo. Ha pensado que tenía de su lado a los sindicatos y a los asociados de la plataforma de la Ceja (los artistas), pero hasta estos, cuando han visto en peligro sus cuantiosas prebendas, piden ahora que el país se paralice.
Hace unos días, en un artículo en el que también abordaba el tema de la huelga, un lector opinaba que mi reflexión rayaba casi en el vómito. Entendía este señor que yo estaba en contra de la movilización del 29 de septiembre. Y sí, estoy en contra tal y como ésta se ha planteado, pero no estoy en contra de que a ZP se le haga llegar un mensaje muy claro por parte de la ciudadanía, de ese grupo de personas que tenemos un criterio propio, que no tenemos ni nos dejamos marcar la agenda por unos sindicatos cobardes y rastreros, que han permitido que el contador del paro haya rozado los cinco millones de personas y ellos, especialmente Méndez, mandándose homenajes gastronómicos. Eso es lo que no es de recibo.
España no es que merezca ya otro presidente, también merece figuras sindicales serias. Fíjense, por ejemplo, en los tiempos de Aznar, donde ya empezaba a despuntar Méndez, como eran las cosas. Sólo se le montó una huelga general, por las dos y media que le hicieron a González. Eran tiempos donde los sindicatos, con un componente claro de izquierdas, demostraron llegar a muchos más acuerdos con un gobierno de derechas.
Zapatero sólo ha planteado sus reuniones con los sindicatos (y con cualquier gato que pasara por su lado) como una política de maquillaje, de imagen. El mismo no negó el otro día que aquí lo importante es la foto. Eso, pura superficialidad, una capa de barniz de buenas intenciones, pero vacua en cuanto a los hechos. Esto es lo que hasta la fecha han tolerado y consentido los señores Méndez y Toxo, que nadie se lleve a engaño. Lo del 29-S es un paripé, una tramoya perfectamente diseñada para distraer, para hacer ruido. Unos y otros se necesitan, aunque tengan que hacer, por el momento un papelón de extras en 'Y si no, nos enfadamos', una hilarante película de Bud Spencer y Terence Hill.


 
Veleta Inda

Eduardo Inda, el director con el criterio más variable que una veleta, está ofreciendo un espectáculo semanal en Marca con sus reflexiones. La inquina que demostró desde el minuto uno con Manuel Pellegrini, se está convirtiendo en bálsamo y mermelada con José Mourinho. Al chileno no le pasó ni media, ni tiempos de adaptación ni pepinillos en vinagre. Al luso, por contra, le concede todo el crédito y habla en su blog como el gurú del madridismo y pide todo el tiempo del mundo para él. Increíble, pero cierto.
El señor Inda, la verdad sea dicha, lía bastante a sus lectores con los criterios adoptados cada día. El mega Real Madrid del año pasado estaba poco menos que obligado a mear colonia después de cada partido. Se empeñaba el director navarrico en adoctrinarnos sobre la necesidad de que este caballero, Pellegrini, se fuera de la entidad, que su crédito estaba más que acabado (a pesar de que llegó a la última jornada con opciones). Este mismo señor fue capaz de alabar que la final de la Champions la acogiera el Santiago Bernabéu y luego, con los merengues ya eliminados, y con un Barcelona que amenazaba con repetir presencia en la cita, trocó sus opiniones y hablaba de riesgo de desórdenes públicos. ¡Qué juego de cintura lingüístico!
Volviendo al tema de Mourinho, habría que investigar si el señor Inda es su jefe de prensa o su biógrafo de cabecera. A muchos madridistas les habrán podido dar gato por liebre, pero también hay otra parte que no van a caer en la trampa. Saben que Mou es del estilo Capello, entrenador tranquista, de jugar a mantener la puerta a cero y sacar los partidos por un golpe de inspiración. Pero esta falla, como la vida de las pilas, y te hace la puñeta como ante el Levante.
Por supuesto, si al final se logra la triple corona, Liga, Copa y Champions o dos de esos tres entorchados, el debate se cerrará aduciendo que aquí importa el resultado. Esa es la nueva inclinación de Inda, el tanteador, el lograr los fines sin importar los medios. El maquiavelismo más exacerbado que se ha podido conocer.
¿Cuántas editoriales no se hubiesen hecho desde el diario de la Avenida de San Luis si, por ejemplo, el autor de las palabras de Mou: "Los rivales regalan los puntos al Barcelona" hubiese sido Guardiola hablando del Real Madrid. Le hubieran crucificado. Pero Mourinho les hace gracia y hasta le ríen sus devaneos y sus declaraciones contrapuestas en relación a la oferta para entrenar a Portugal. Pero en fin, tampoco vamos a descubrir a Inda, un individuo que fue incapaz de descubrir la trama de corrupción de Ramón Calderón. Tuvo que ir a rebufo de un Tirachinas capaz de sacarle los colores al ex presidente merengue, amén de hacerle dimitir.


 
¡Qué fracasen los tres!

Los españoles deberíamos de rebelarnos frente al borreguismo y el seguidismo que nos pretenden imponer. La huelga general del 29 de septiembre no deja de ser una pantomima sindical, una suerte de fuegos de artificio en los que se pretende que nosotros seamos la pólvora a estallar. Los motivos para haber llevado a efecto esta jornada de paro mucho antes son prácticamente innumerables, pero haber esperado a esa convergencia europea para meternos en la harina de este costal pues no convence a nadie.
Desde luego, comparto la opinión generalizada de que no queremos hacerle el juego ni a los sindicatos, pero tampoco al Gobierno de ZParo. Los primeros quieren usarnos para esgrimir ante la opinión pública el exitazo de la huelga, el presidente, en cambio, busca que la jornada fracase para apuntarse el tanto de su reforma laboral, de la congelación de las pensiones y del recorte del sueldo de los funcionarios en un 5%. Ni uno ni otro son santos de mi devoción y no quiero que hagan bandera de mi intención de trabajar o irme a la huelga.
Obvio es que no podemos hacerlo, pero desde el plano teórico me gustaría hacer un llamamiento a la población en general para que se fuesen a la huelga...un día después. Este Ejecutivo se merece una jornada reivindicativa desde hace mucho tiempo y estoy convencido de que si el inquilino de la Moncloa hubiese sido alguien del PP, a estas alturas ya habríamos llevado decenas de algaradas y alguna que otra jornada de paro generalizado.
Y los sindicatos se merecen que el 29 de septiembre les vaya la cosa como esa parte del cuerpo donde la espalda pierde su casto nombre. Nos han estado hurtando la verdad de las cosas. Ellos, Méndez y Toxo, han estado callados mientras cobraban sus cuantiosas subvenciones. Sólo ladraron (pero poquito) cuando se les tocó el sueldo a los servidores públicos y ahora buscan al resto de los españoles para protestar por unas medidas que ZP va a aplicar sí o sí. Aquí no hay hoja de ruta ni calendario de movilizaciones. Habrá que esperar a que Europa vuelve a plantear una jornada general de paros para que nuestros sindivagos se sumen a las mismas.
Ojalá que tras el 29-S España pudiera disfrutar de esas ofertas tan sensacionales que a veces promocionan los hipermercados, una especie de tres por uno, que la marcha de Zapatero se llevase también las de los secretarios generales de los sindivagos UGT y CCOO.


 
Turismo socialista

Hay hechos en esta vida que, por mucho que se quiera adornar con la panoplia lingüística, no tienen vuelta de hoja. Dice el senador socialista por la isla de Tenerife Aurelio Abreu que los socialistas han hecho por el turismo más que nadie en toda la historia de la democracia. Y, digo yo, ¿por qué turismo? ¿Por el de Turquía, Egipto, Túnez, Marruecos o la República Dominicana? Desde luego, por el de España y más en concreto el de Canarias, nones.
Puede hablar y no parar desde su atril, señor Abreu, pero los datos son incontestables. A principios del nuevo siglo, entre el año 2000-2003, aquí nos visitaban de media 12 millones de personas y ahora cuesta Dios y ayuda llegar a esas cantidades. El trabajo que con denuedo está llevando el departamento autonómico de Turismo (aunque en franca controversia siempre con los patronatos insulares) no se ve apoyado por el Gobierno central, que parece estar más contento con el hecho de que sus nacionales veraneen o pasen sus días de asueto fuera de nuestras fronteras. ¿Tal vez para que así no se enteren por unas semanas de los desmanes que aquí se cometen? Puede.
España, en las últimas décadas, era un destino de prestigio, con playas maravillosas, con un floreciente turismo rural y cultural, pero hemos descuidado la gallina de los huevos de oro hasta el punto de que hoy estamos al nivel de la Italia de los años 80, cuando ya empezaba a huir el turista de los encantos transalpinos por los robos (legales y criminales) que tenía que aguantar día tras día. Por ejemplo, la cosmopolita Barcelona está entre las urbes con más sustracciones de carteras y cámaras de todo el planeta.
Por lo que respecta al Archipiélago, hablar de un turismo de calidad y de que usted pretenda colgarse una medalla me parece poco menos que pretencioso. Disponemos de una planta alojativa que raya en la obsolescencia, no hay visos de que la situación pueda revertirse y tenemos noticias semanales de hoteles que cierran sin remisión, el último en Santa Cruz de La Palma, o establecimientos que cuentan sus días para poner el candado mientras los trabajadores permanecen en sus puestos para evitar perder sus derechos adquiridos durante tantos y tantos años.
Fíjese, señor Abreu, si ustedes, los socialistas, hacen poco por el turismo que ahora, por ejemplo, quieren cargarse parte de los porcentajes del descuento establecido para que baleares, canarios, ceutíes y melillenses viajen de un lado a otro del país. Consienten que la compañía de bandera (con el seguidismo hipócrita de las otras) nos jeringue con el cobro de la segunda maleta, que se ponga precio a todo (hasta por estornudar), que se prohiba la rotulación en castellano en Cataluña o, lo más surrealista, que a un ciudadano de Tenerife le sea más barato viajar a Londres que a Madrid o que incluso a la vecina Lanzarote. Esas son las facilidades y las contribuciones turísticas del socialismo.


 
Avitaminosis comercial

Nos han engañado o, por lo menos, han intentado estafar con sus argumentos de medio pelo a los ciudadanos santacruceros. Las organizaciones de los pequeños y medianos comerciantes siempre han defendido la cerrazón a cal y canto de los establecimientos durante los festivos, incluso luchando por un horario partido. Han querido imponer responsables como Luis de Miguel, de Fedeco, el menú comunista de café para todos, que el grande no pudiera jeringarle económicamente el descanso al pequeño y así ha sido hasta la fecha.
Nos han vendido estos personajes que los habitantes de Santa Cruz de Tenerife no teníamos ganas de perder un fin de semana en centros comerciales, que aquí, a pesar de la directiva Bolkstein, se seguiría chapando todo (aunque con cierta manga ancha para los pequeños locales). El concepto liberal que aplican otras naciones como Estados Unidos, con recintos abiertos las 24 horas del día, sería incomprensible para señores como De Miguel, con unas miras más estrechas que la carretera de El Bailadero a Chamorga.
Es cierto, aquí nunca se han planteado un abierto hasta el amanecer y hasta el infinito, pero sí una mayor flexibilidad con aquellas personas que no disponen del tiempo necesario durante la semana. Los estudios lo demuestran. Permita usted la apertura de todos los locales comerciales de la ciudad y ya verá que el llenazo está asegurado. Madrid ya lleva un tiempo con esta medida en su núcleo histórico y nadie renuncia a la tentación de darse un garbeo. Bares y cafeterías están encantados de ese ir y venir de gente que, al final, acaba entrando a consumir.
Aquí, sin embargo, van con el argumento falso y mentiroso de que una medida así obligaría a los pequeños comercios, a esos establecimientos regentados por la propia familia, a no tener un solo día de descanso. Eso no es así. A nadie se le obliga a aperturar su negocio, lo que pasa es que quieren descansar y que la competencia, el Corte Inglés, el Saturn o el Carrefour de turno no hagan caja y eso es retrotraernos a tiempos inmemoriales.
La capital de la isla no puede dar la espalda de esta manera a su gente, pero tampoco a los turistas. Aquí han llegado 15.000 cruceristas un domingo y han visto con espanto como Santa Cruz de Tenerife era una especie de cementerio. Nada abierto. Eso sí, a 35 kilómetros, en el Puerto de la Cruz, los comerciantes de esa zona poniéndose las botas.
Por eso, medidas como la puesta en marcha por el consistorio, el Santa Cruz Sal2, celebrada el pasado sábado, no deja de ser una medida que tiene el mismo poder nutritivo de una papilla. La avitaminosis del comercio chicharrero es de tal envergadura que hacen faltan más iniciativas de este calado y, dicho sea de paso, que se aplique la ley Bolkstein en toda su amplitud. Se beneficiarían grandes y pequeños.
Hoy, no sólo se quiere evitar que el grande presente una facturación de lujo los domingos, sino que encima, en esa lucha empecinada por ponerle trabas al grande, los pequeños están cayendo como chinches y se cuentan a docenas los comercios que cada mes han cerrado en la capital.


 
Morir de prepotencia

Cádiz, Murcia, Alavés, Málaga, Burgos, Córdoba, Oviedo, Castellón, Granada, Rayo Vallecano, Racing de Santander o UD Las Palmas son formaciones con una gran historia tras de sí, incluso muchas de ellas con apariciones en competición europea, y que en algún momento han caído en el pozo de la Segunda División B o han tenido que pasar por el tormentoso proceso de la desaparición o de la refundación para poder subsistir. Su grandeza, en algún momento, les cegó a la hora de ver la crisis que se cernía encima de ellas y el palo de un descenso al pozo del fútbol español fue inexorable.
Tenemos muy frescos los precedentes de Castellón y Murcia, dos equipos hechos el año pasado para lograr, respectivamente, una cómoda permanencia y luchar por el ascenso. Sin embargo, especialmente en el caso de los pimentoneros, comenzaron a perder partidos como si no costara y cuando quisieron darse cuenta de la situación ya habían cedido mucho terreno. De hecho, los de La Plana bajaron con alguna que otra jornada de anticipación y los murcianos se vieron inmersos en la peor pesadilla, bajar en el minuto 95', merced a un penalti en contra ante el Gerona.
Tenerife vive en estas tres semanas de competición oficial un deja vú con respecto al Murcia. El cuadro blanquiazul, confeccionado para el retorno a Primera División, ya ha regalado 12 puntos, los que había en disputa y no sólo es que la empresa del ascenso se aleje, sino que voces autorizadas como Nino afirman taxatívamente que no se puede hablar de estar en la pugna por regresar a la élite si el equipo aún ha sido incapaz de lograr un solo punto. Más claro, el agua.
Por estos lares, lamentablemente, hay quien se cree que está ejerciendo sus funciones en un Real Madrid o en un Barcelona. Miguel Decepción, insistimos, está ausente del día a día del club. Habla a destiempo del entrenador, Gonzalo Arconada, tras el primer partido de Liga y ya le puso el sello de Saimaza a su cese, confirmado tras el varapalo frente al Celta. Este dirigente no se entera ni por activa ni por pasiva que su director de comunicación, Javier Armas Padilla, sigue ninguneando a determinados medios de comunicación. Tampoco parece escuchar la voz de la afición, incluso con claras insinuaciones de que se marche ya.
Ahora mismo, guste o no, debemos mirarnos en el espejo del Murcia. Ver qué sucedió allí hace un año para que, con un plantel de relumbrón, se acabase descendiendo a Segunda B. Muchos no contemplan esa opción, pero el Tenerife ya estuvo inmerso a mediados de los ochenta en esa categoría y ahora el retorno es mucho más complejo que hace tres décadas.
Es claro y meridiano que el apoyo a Arconada se agotó y todo lo que sea poner un relevo en el banquillo urge y de qué manera. No toda la culpa es del preparador, pero ya se sabe que es más sencillo degollar a uno que no a once. Y, por supuesto, nadie pone en tela de juicio que aún no podamos ascender, pero seamos prácticos y vayamos al partido a partido. O, por ejemplo, acuérdense del todopoderoso Atlético de Madrid en su primer año del descenso. Se iba a comer el mundo y en las tres primeras jornadas sumó un cero como una casa.


 
Los 'principios' de Odalys

Dicen que antes que pilla a un mentiroso que a un cojo. En el caso de la señora Odalys Padrón, que rima con follón, se dan ambas circunstancias. No sólo mintió hace medio año en la misma cara de Gonzalo Castañeda, director y periodista de Pulso Radio, sino que además puso en tela de juicio la deontología de otros medios informativos (pocos) que se hicieron eco de la noticia. Esta política se atrevió a darle un toque de atención y a intentar desacresditar al informador que en febrero de este año adelantó que Odalys 'follón' Padrón estaba en avanzadísimas conversaciones con el PSOE de Santa Cruz de Tenerife para pasarse a sus filas.
Los hechos son tozudos y, como diría el genial José María García, el tiempo es ese juez único, inexorable e insobornable que da y quita razones. El señor Castañeda ha vuelto a demostrar que tiene una industria de la razón ilimitada, mientras que la señora Padrón (que rima con follón) acredita que es experta en manejarse en escenarios de trolas, medias verdades y mentiras sujetas a un corto espacio de tiempo.
Ahora se nos presenta doña Odalys como el paradigma de la progresía chicharrera, la adalid que luchará contra las injusticias sociales. Todo lo que usted quiera, pero bajo esa capa de barniz comunistoide enrojecido sólo se descubre una peligrosa ambición de poder, de querer estar en el machito una y otra vez. La ideología que cuenta para usted es la del AMDG, A Más Dinero Ganar. Mientras le paguen por sus servicios, perfecto, cumplirá fielmente la misión por encima de cualquier ética política.
Y es que no deja de resultar gracioso y hasta oportunista que ahora la señora Padrón (insisto, que rima con follón) se nos revele como una socialista izquierdista de tomo y lomo. No sé si el efecto de haber estado casi ocho años bajo de égida de las dos ges, Guimerá y Guigou, habrá tenido algún efecto para curarse su ceguera y abrazar abiertamente el socialismo de José Manuel Corrales. Vamos, hasta lo que yo conozco, sus dos compañeros del PNC y luego de Ciudadanos de Santa Cruz tienen lo mismo de progresistas que el Rey de republicano.
Quizá, señora Odalys, lo único que usted ha sacado en común con sus ex compañeros de andanzas municipales es el amor al dinero. No hay que olvidar que esos mismos que se chotearon del lema del Yo cumplo, de Miguel Zerolo, presentando un Pinocho en su cartel electoral, son los que dos años después brindaron (alguno, en concreto, de forma literal y habitual) un apoyo al gobierno de concentración pergeñado por el propio alcalde (a cambio de un puestito, claro).


 
El dedo en la llaga

Manuel Alcaide, Diputado del Común, ha vuelto a poner el dedo en la llaga de la sensibilidad social con su último atisbo de propuesta que, a buen seguro, sólo se quedará en una declaración que no pasará de polémica. Dice este representante parlamentario que igual habría que plantearse que los funcionarios llevaran uniforme para controlar de alguna manera a aquellos que se pegan sus buenos escaqueos con cafelitos a mansalva o con compritas en los comercios. Ni que decir tiene que las palabras han sentado igual de bien que a un Cristo dos pistolas.
Los amiguetes del reduccionismo laboral (que no salarial) ya han salido a la palestra a arremeter contra Alcaide y los socialistas, cómo no, piden que se vaya de una vez por todas, que sólo sabe crear conflictos y que consideran esta medida de los uniformes tiene hasta tintes franquistas. Alguno ha dicho, incluso, que ha confundido la realidad con la serie de Cuéntame y las peripecias ujieriles de Antonio Alcántara.
Pero, miren ustedes, en el fondo del asunto no veo tan disparatado un cierto control a ese pequeño porcentaje de servidores públicos que aprovechan la más mínima ocasión para evadirse de sus obligaciones.
Es cierto que, quizá, lo del uniforme no sea ahora lo más adecuado, sobre todo porque no podemos estar gastándonos dinero en cuestiones banales, pero si es verdad que debemos establecer mecanismos de control para saber exactamente por qué la señorita o el señor de la mesa de tramitación de nuestro expediente lleva una hora fuera sin razón aparente y con una cola detrás nuestra digna de Doña Manolita en las previas del sorteo de la Lotería de Navidad.
Hace ya algún tiempo, en el Cabildo de Tenerife, se habilitaron unas máquinas dactilares para controlar las entradas y salidas de los funcionarios. Con la ley antitabaco en vigor, las excusas de los fumadores eran enormes para salir cada equis tiempo del edificio insular y echarse la caladita.
Una vez se puso en funcionamiento la maquinita de marras, unos optaron por burlar la ley yéndose a fumar al sótano, contraviniendo, por supuesto, los preceptos legales. Otro, directamente, reventaron el bicho de una soberana patada. "¿Quién se cree que es el Cabildo para controlarnos?" espetó algún que otro representante sindical.
Por eso, las afirmaciones o los deseos de Manuel Alcaide son compartidos por la gran mayoría de los ciudadanos. Lo que pasa es que meterse con la masa funcionarial no es políticamente correcto. Al PSOE canario le traen al pairo estas manifestaciones, pero ha visto un jugoso caladero de votos y no dudará en ganarse el favor de estos.
Sin embargo, no nos equivoquemos. Aquí lo que se trata es de que cualquier trabajador, ya sea público o privado, cumpla con las tareas encomendadas. El escaqueo en el sector no funcionarial suele pagarse caro, incluso con el despido fulminante. Los privilegios del funcionario son tener un trabajo fijo, un sueldo asegurado (aunque con ZP un 5% menos) y una estabilidad que para sí la quisieran 4,6 millones de españoles. A partir de ahí, está obligado a pencar sus 7-8 horas de lunes a viernes como un campeón. Con o sin uniforme.


 
Manos Unidas y Sarrautte

Manos Unidas ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en su lucha por combatir la pobreza del Mundo. La ONG se hace acreedora a un premio que, pese a todo, no paga la maravillosa labor humanitaria que realizan sus miles de voluntarios por cualquier rincón del planeta donde hay muchas bocas que alimentar.
Eso sí, por suerte para esta organización, en el jurado que tenía que fallar el premio no estaba la ínclita Esther Sarrautte. De haber estado ahí, es más que probable que ese reconocimiento no lo hubiesen tenido. Igual, incluso, hasta desalojan a la ONG de su local porque, según esta mediocre política del PNC (fuerza coaligada con CC), no existe en la isla ninguna fundación con las siglas ONG.
Esta concejal, incapaz de hacer su trabajo, cargó la tinta sobre los técnicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Me acuerdo de ese pleno, en noviembre de 2008, cuando cuestionado por Gullermo Guigou sobre el número de locales del que disponían las ONG en la ciudad, la señora Sarrautte dijo con todo el aplomo que le caracteriza (e incluso descaro) que no había encontrado ningún local gestionado por la asociación ONG, que sí había encontrado inmuebles en los que estaban la Cruz Roja, San Miguel, Cáritas, Manos Unidas, etcétera.
Es por eso que sostengo que la fortuna que ha tenido Manos Unidas de que personajes como esta concejal no tengan atribuciones más allá del Consistorio. De todas maneras, sería conveniente que alguien le explique a este persona lo que es una ONG y a lo que se dedica, principalmente porque hace algunas semanas, en un chat digital en La Opinión, aún mostraba lagunas sobre la misión principal de estas organizaciones no gubernamentales.
ONGs como Manos Unidas tiene de por sí una ardua labor de intentar llegar a los más desfavorecidos, tener que litigiar con regímenes dictatoriales y con la incomprensión de ciertas etnias locales como para que encima, en tu propia casa, tengas que aguantar a una politicastra que cree que ONG es una empresa al uso. Ese Premio Príncipe de Asturias fue toda una bofetada de realidad para quien pasó olímpicamente de realizar su trabajo como debía ser.


 
CC criminaliza a Gorrín

Coalición Canaria prioriza los cálculos electorales sobre las personas. Sólo de esta manera se puede entender la patada en salva sea la parte que se le ha propinado a Juan Gorrín, aún alcalde de Santiago del Teide y ya ex miembro de los nacionalistas. El partido no le retira su confianza porque sí, sino porque teme que las elecciones de 2011 se le pueda recordar que Gorrín era el regidor de la localidad tinerfeña cuando aconteció el suceso de la playa de Los Guíos que se llevó por delante la vida de dos mujeres.
Para los desmemoriados, que en la sede de Galcerán deben ser unos cuantos, hay que recordar que Gorrín aceptó en su momento un reto durísimo, tomar el relevo del malogrado Pancracio Socas, quien falleció repentinamente a puertas de la cita con las urnas en el año 2003. Fue un palo durísimo para Coalición y para todo el municipio sureño. Aun así, el nuevo candidato aceptó el reto y ganó las dos elecciones a las que se presentó. Sin embargo, hay alguien interesado en el seno de CC de hacerle responsable de las muertes de esas dos personas en una playa que, dicho sea de paso, estaba cerrada a los bañistas. Pero ya sabemos que el ser humano es así de complicado y de transgresor de las normas.
No soy habitante de este pintoresco rincón de Tenerife, donde se disfruta visualmente del impresionante acantilado de Los Gigantes, barrera natural con el norte de la isla, pero tengo que decir con meridiana claridad que jamás se le puede imputar a Gorrín un ápice de responsabilidad en este funesto asunto. El Ayuntamiento adoptó todas las medidas que en buena lid se pueden aplicar. Se situaron agentes locales en los primeros días del cierre, había un socorrista que tuvo que advertir a varios bañistas, incluso se habilitaron balizas y otras barreras con los carteles indicativos que desaconsejaban o, directamente, prohibían el baño en la zona. Pues como si nada, queridos amigos.
Pero nada, Coalición da por amortizado a su alcalde, lo echa como agua sucia del partido (ahora dirán que él se marchó por su propia voluntad) y sólo le falta tildarlo de criminal, una práctica muy habitual en nuestra política nacional, sobre todo cuando la progresía achaca a José María Aznar que es el autor intelectual del 11-M, de los muertos del Yak-42 y hasta de la Guerra Civil si me apuran.
Desde estas líneas le deseo toda clase de parabienes al señor Gorrín, al que la Justicia demostrará que nada tuvo que ver en la muerte de esas dos mujeres. Claro que todos sentimos ese desgraciado suceso, sin embargo no podemos echar en el saco del olvido de que su fallecimiento se produjo fruto de su propia imprudencia. Pero en España hemos llegado a unas cotas de paranoia al creernos siempre con derecho a indemnizaciones porque sí, por nuestra pretty face (cara bonita).


 
Deformación nada profesional

España vive con dos referentes opuestos, el de la efectividad y fiabilidad de Rafael Nadal y el de la improvisación y chapuzas varias del presidente José Luis Rodríguez ZParo. Sí, mientras el deportista se batía el cobre con Djokovic, el Mr.Bean de turno de la Unión Europea en el primer semestre soltaba por su cavidad bucal un disparate más de su recurrente metodología de la ocurrencia. Ahora, querido amigo, si usted está desempleado, pero está haciendo un curso de formación, sepa usted que está trabajando para el país (en minúsculas, el otro es el otrora diario de cabecera zapateril, hoy más tendente a crearle quebraderos de cabeza).
Evidentemente, no voy a pedir un cambio de papeles entre Nadal y ZP. Lo más probable es que el tenista manacorí sepa poco o nada de la gestión política (a él, además, no le pagan para que haga proselitismo), pero menos aún sabría de darle a la raqueta el inquilino de la Moncloa. Sin apenas estrenar la cancha de baloncesto de La Mareta el presidente se hizo un esguince, capaz de que con el artilugio en la mano se abre la testa o de da en salva sea la parte.
Lo que resulta evidente es que ZP va camino, como Nadal, de conseguir un récord histórico, pero en este caso no deportivo, sino el de mayor número de desempleados en nuestra santa nación. Entre la cocina y demás triquiñuelas contables, el paro ha llegado a estar en algún mes por debajo de los cuatro millones, pero sabemos que esas cifras no se corresponden con la verdad. Es más, no sé si en un alarde de originalidad o que directamente este señor se está cachondeando de los españoles, tuvo que estar en Oslo para soltar eso de que los parados en formación no son desempleados al uso.
Y digo yo, ¿qué es eso de un desempleado al uso? ¿Será algo así como cuando algún que otro artista de la ceja, el Bardem de toda la vida, hizo Los lunes al sol? O sea, si usted tiene la fortuna de encontrar un curso de formación (tercer contenedor, justo al lado del de los residuos de sueldos decentes), váyase dando con un canto en los dientes. No saldrá en la próxima encuesta del desempleo, pero a cambio podrá gozar de las ventajas de saber lo que es formarse. Sí, ya sé que le darán unos cursos que no tendrán posterior aplicación, ¿y lo entretenido que es? Además, no sea bobo. Ahora usted no paga nada, pero ya verá como ZP se pone manos a la obra para hacernos pasar por caja. Tal y como pintan las cosas, no lo duden.


 
Informáticos informales

¿Sirve de algo la aplicación de la Ley Electrónica si luego el servicio que presta es irregular o nulo a todos los efectos? Esto es lo que está sucediendo cada dos por tres en el Archipiélago canario con el servicio telemático que ofrece el Gobierno para realizar determinadas labores, entre ellas la renovación de la demanda de empleo. De nuevo, este fin de semana y lo que va de lunes los usuarios que ha pretendido renovar el documento se han visto imposibilitados por errores en el sistema informático.
No es la primera vez que sucede este problema. A mediados de marzo del presente año ya hubo problemas a lo largo de todo un fin de semana, a pesar de que se decía en la propia web del Gobierno de Canarias que el problema se subsanaría antes del mediodía. Al final, la deficiencia duró casi 24 horas más de lo inicialmente previsto.
Se supone que un servicio que se presta para que el ciudadano no tenga que perder tiempo en el desplazamiento a las oficinas de empleo tiene que funcionar a la perfección, que no se puede tolerar que un fallo informático afecte de tal manera a la Administración y, lo más importante, perjudique a los administrados, que son los que, con el dinero de sus impuestos, sostienen este conglomerado burocrático.
Desconozco si en el Servicio Canario de Empleo o en Gobierno de Canarias han contratado a Pepe Gotera y Otilio para mantener el sistema informático, pero los hechos demuestran que no podemos fiarnos de unos técnicos que o bien no tienen ni pajorera idea o, directamente, no existen, que los arreglos en los servidores se le adjudica a empresas externas que, frecuentemente, incumplen lo acordado en el contrato.
Sirva como anécdota, además relatada por expertos en la materia, que el propio Ejecutivo regional, en sus oposiciones de 2008, vio como tenía que impugnar varias preguntas del apartado informático porque, en algunos casos, estaban mal redactadas o con dos posibles respuestas válidas y, en otros, ya estaban desactualizadas. Si los mismos que plantean esas cuestiones teóricas son los que tienen que acometer los arreglos informáticos, aviados van los ciudadanos.


 
Atraco en Estambul

El baloncesto FIBA sigue estando en manos de auténticos estómagos agradecidos. Basta que llegue el equipo anfitrión a las semifinales y que el partido esté en un pañuelo para que los árbitros sepan perfectamente qué pitar, cuándo hacerlo y sobre todo a favor y en contra de quién. Los serbios, que nos derrotaron con el triplazo de Teodosic, se vieron atracados anoche por los colegiados. Turquía tenía que pasar sí o sí y como Serbia no llegó a disponer de rentas excesivamente altas, al final pasó lo que tenía que pasar.
Lo cierto es que no era descabellado pensar que al rival de los turcos, que perfectamente hubiéramos podido ser nosotros, le iban a quitar la cartera, el reloj, la ropa y hasta la dentadura. Ya hace nueve años, coincidiendo con un europeo, España sufrió los rigores en cancha otomana de unos jueces de cancha excesivamente congraciados con los turcos. No sólo se nos machacó desde el minuto uno, sino que además, cuando ya se había producido la reacción de los nuestros, se produjo un descanso con una duración anormal.
Hoy, qué duda cabe, los Estados Unidos pondrán las cosas en su sitio. Guste o no, Turquía ya se puede dar por satisfecha con el rol de subcampeona. A igualdad de condiciones arbitrales, los locales no tienen nada que rascar, pero incluso con ayudas arbitrales no sería lógico que los estadounidenses tengan problemas para alzarse con el entorchado mundial y que, además, defenderán dentro de cuatro años en España, que albergará el Mundial 2014.
De todas maneras, urge un cambio inmediato de los directivos que presiden la FIBA. No es de recibo que a los aficionados se nos haya hurtado una final más interesante como la que podría haber sido el Estados Unidos contra Serbia. Los turcos (salvo que los hechos dentro de unas horas me contradigan) no tienen caché ni peso para luchar por el oro.
Los norteamericanos, hasta con los ojos vendados, son superiores en todos los parámetros. Seguro que más de un jugador del quinteto yanqui estará casi celebrando el favor FIBA porque los balcánicos hubiesen sido más molestos, con un juego de transiciones muy rápidas y que les hubiesen creado más problemas que los que tendrán ante Turquía. Pero este negocio es así y mientras nadie se rebele...
 

 
Zerolismo

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife precisa de un cambio sustancial. Savia nueva que sepa darle un runbo diferente al adormilamiento que viene padeciendo la capital chicharrera en los últimos años. El Consistorio, la ciudad entera está bajo los efectos del zerolismo, una especie de cloroformo narcotizante, que ha sido capaz de paralizar y frenar cualquier crítica de la oposición e incluso de su socio de Gobierno (el PP), más decapitado que nunca por cuestiones que algún día, eso espero, alguien ofrecerá con todo lujo de detalles.
Pero a lo que iba. El fenómeno del zerolismo, tras 16 años (4 legislaturas) de amojonamiento en la poltrona, no resultará sencillo de sustituir. Es más, cuando el propio alcalde ve que en Coalición Canaria le quieren dar la jubilación (con la posibilidad, eso sí, de ir de número dos al Parlamento de Canarias), entonces se produce la reacción en contra. El primer edil siempre ha manifestado (con la boca chica) sus deseos de mandarse a mudar del Palacio de los Dragos. Pero basta que alguien le ponga la alfombre roja que facilite su salida para que, entonces, sopese permanecer otros cuatro años más. Dos décadas, ni más ni menos.
La presente legislatura de Zerolo se ha caracterizado, especialmente, por la desidia a la hora de arreglar los problemas costeros. La capital ha vivido con el alma en un puño ante el cierre durante cerca de año y medio del Parque Marítimo César Manrique y los líos judiciales en relación con la playa de Las Teresitas.
Posiblemente no exista en todo el planeta Tierra una ciudad con costa que haya mostrado tanto desinterés por su litoral. Los santacruceros han recibido (y lo siguen sufriendo) un trato de tercera categoría a la hora de buscarse su ocio estival. Las Teresitas no deja der ser un recinto artificial cuyo entorno y entrada son un buen ejemplo de lo que pudieron ser las pruebas atómicas en el atolón de Mururoa. El Parque Marítimo sufrió el abandono, entre otras razones, por un quítame allás esas pajas (y alguna que otra falda).
Y como la ciudad no tiene otros problemas, un paro lacerante, miles de ciudadanos agolpados en el comedor del albergue municipal de los Verodes o un cierre constante de negocios diario en las principales arterias, ahora la gran obsesión del alcalde, Miguel Zerolo, es pleitear con el alcalde de La Laguna, el socio independentista Fernando Clavijo, por el futuro estadio del CD Tenerife.
Ahora quieren construir en el barrio lagunero de Taco un gran recinto deportivo para albergar los encuentros del CD Pierderife. Eso, como no basta con el Heliodoro Rodríguez López, ahora otra instalación más, aunque tiene toda la pinta de que los amiguetes constructores de la Fuerza de Canarias pretenden hacer negocios inmobiliarios con los actuales terrenos donde juega el cuadro blanquiazul y que son de titularidad cabildicia donde gobierna, fíjense ustedes, Coalición Canaria.


 
Ante la crisis, nacionalismo exacerbado


Ante la crisis, nacionalismo, y cuanto más radical y exacerbado, mejor que mejor. Esta parece ser la consigna, el dogma de fe de determinados elementos en Coalición Canaria que venden patrioterismo barato y estigmatización española para eludir las responsabilidades propias. La gran mayoría de las competencias están transferidas desde hace varios años a las comunidades autónomas y muchas de ellas no han sabido gestionarlas. Más bien, destrozarlas.
Canarias, en el ranking competencial, es de las regiones con uno de los techos más altos, pero también la que demuestra una mayor incompetencia a la hora de ofrecer resultados positivos. Somos de las peores en materia educativa, con unos niveles de fracaso escolar que se pone a la altura de las enseñanzas que pudiese impartir Belén Esteban.
En turismo, unos ineptos totales. El sector que tiene que ser el motor económico de las Islas se ha visto ninguneado por los presidentes canarios y los planes cambian a capricho. Al final, hoteles cerrados, abandonados, con plantillas a las que no se paga y, lo peor de todo, una desatención al cliente que provoca, lógicamente, la huída en masa de decenas de cientos de miles de visitantes hacia otros destinos más competitivos y con el plus de una atención de calidad.
¿La sanidad? Esa mejor que ni la toquemos. En Tenerife, por ejemplo, aún están por verse hechos realidad los grandes complejos sociosanitarios del Sur y del Norte. Los hospitales de referencia, Nuestra Señora de La Candelaria y el Hospital Universitario, viven en medio de obras perennes, de grandes inauguraciones de la nada, de complejos acristalados donde la nadería es lo único que se puede presentar. No hay más.
Gran Canaria, por el sectarismo de Román Rodríguez (todo para su isla) es la única que ha mejorado en ese aspecto. Las islas menores viven del milagro constante. Cualquier intervención delicada precisa de medios de transporte urgente para poder llegar sano y salvo a las dos grandes islas. Y más de una vez el helicóptero de turno estaba siendo empleado en fines nada relacionados con el aspecto sanitario. A buen entendedor...
Podemos seguir con la creación de trabajo, con un Servicio Canario de Empleo saturado, incapaz de solventar el tapón de más de 250.000 desempleados y con un presidente de Gobierno, Paulino Rivero, que anuncia la creación de 80.000 empleos y luego los rebaja a 50.000. Me recuerda a Felipe González con sus 800.000 puestos de trabajo bajo el brazo. Mentiras acreditadas, pero aquí no pasa nada.
En definitiva, la clave es consumir nacionalismo plañidero, vender la idea de que vivimos acogotados por una España vil y cruel que nos somete cual señor feudal. Pero ese caldero de votos cautivos va perdiendo diámetro y profundidad. El discurso sólo lo compran cuatro amiguetes de Cubillo y algunos jóvenes que aún se creen el cuento de la descendencia de los guanches. Guste o no, a todos esos que defienden un origen tan noble, que vayan desengañándose. La Historia acreditó el exterminio casi por completo de la raza guanche. No quedó ni Cathaysa, la niña guanche de la canción de Pedro Guerra.


 
Indecencia millonaria

"Presidente Chávez, quiero ir a cantar a su país. ¿Me lo permite? Me da su palabra de que no le pasara nada ni a mi publico ni a mi gente ni a la empresa ni a mí? Si usted me da permiso y nos da su palabra de que nada va a pasar yo cierro mi gira en Venezuela. Usted tiene la palabra".
Estas palabras escritas en la cuenta que tiene en Twitter Alejandro Sanz demuestran hasta que punto uno de los amigos del clan de la ceja (o de la caja, mejor dicho) es capaz de rebajarse hasta la humillación con tal de no perder una parte del pastel pecuniario que le reporta poder actuar en el país bolivariano.
Y es que hay que recordar que Sanz, hace ya más de un lustro, se mostró, sorprendentemente, en contra de los preceptos dictatoriales del mandatario venezolano. Sus declaraciones en contra del referéndum para perpetuar su figura en el poder motivaron que, en el año 2007, al artista se le impidiese actuar en Caracas, a pesar de estar todo el papel vendido. Se alegaron problemas de seguridad, pero a nadie le quedó duda de que el motivo real de la suspensión de la gala fueron sus manifestaciones en contra del dictador, del gorila rojo.
La decencia por la que apostó Alejandro Sanz se ha visto enturbiada ahora, bien por la amnesia, bien porque existe un apego desmedido al color del dinero. De acuerdo que no se debe de mezclar la política con el arte (en cualquiera de sus expresiones), pero es que siempre ha sido el clan de la ceja los que se han postulado en favor de unos y, al mismo tiempo, arremeter contra los otros. Seguro que al cantante madrileño-andaluz le han explicado que Chávez es uno de los baluartes a los que hay que apoyar y que no se puede estar enfrentado al régimen por un quítame allá esas pajas.
Sanz demuestra, como otros músicos de la facción cejatera, que su modus vivendi es el de a más dinero ganar y no mirar con quien. El cantante no tiene escrúpulos en arrodillarse ante la egregia figura del dictador bolivariano con tal de asegurarse unos pesos. Algo así le sucedió en su momento a Víctor Manuel que, por muy rojo que siempre ha demostrado ser, no se anduvo con melindres a la hora de elogiar en un tema al caudillo, al General Franco. Esa es la conciencia política de estos personajes del mundo de la canción, cantar loas a quien mejor les pague. Una indecencia que les reporta millones.


 
Peña: El pan como unas tortas


Fernando Peña Suárez, el fiabilísimo socio de Pedrojota Ramírez en Canarias, ordenará a sus herederos que el día de su muerte coloquen este epitafio en su lápida: "El hombre que se hizo a sí mismo y así hizo las cosas, un pan como unas tortas". Este personaje va regando de perlitas todas sus actuaciones. Al contrario que los cuatro héroes del Equipo A, no dude en evitarlo o su dinero puede correr serio peligro.
Desde luego, casi dos años después del cierre de El Mundo-La Gaceta de Canarias, aún no sé que es lo que pudo ver el perspicaz equipo directivo de Unidad Editorial para confiar su proyecto insular a semejante haragán. Fíjense que aún quedan vistas pendientes entre el empresario y El Mundo, también están por resolverse varios juicios de cantidad, denuncias por supuestas faltas y así un largo etcétera que motivaron la huída y borrado colectivo de memoria de un Pedrojota al que le han metido uno de los mayores goles por la escuadra.
Pero, si surrealista ha sido todo lo que ha acontecido con la defunción del diario, no se pierdan ahora el penúltimo episodio. Si Santiago Segura dio vida a Torrente como el brazo tonto de la ley, Fernando Peña se convierte ahora en el tonto de oficio al representarse a sí mismo en los juicios. Hay que recordar que entre las grandes consecuciones de este empresario de pan y de la construcción (Paybo y Salatín) está el no haber pagado un solo euro a los abogados que le han representado en diferentes vistas.
Una de las primeras que se puso como guardiana de Corps de los intereses fernandianos fue una tal Margarita. Persona más pleiteadora e ir casi en contra de la lógica legal para perjudicar a unos trabajadores a los que se puteó desde el minuto 1 de la entrada de este empresario jamás se había visto. Eso sí, cuando Peña ya no la necesitaba se desprendió de ella sin pagarle los emolumentos pertinentes. Ahora, curiosamente, está en la cola de los acreedores. ¡Qué cosas!
Lo dicho, como este personaje no puede (o no quiere, más bien) costearse un abogado (le debe 62.000 a Garrigues), ahora ha optado por presentarse a las vistas como autorepresentado. Eso sí, menos mal que no se le permite que se coloque una toga. Este tipo sería capaz de ponérsela y todo. Se limita en su exposición de los hechos a leer un papel (vaya usted a saber quién se lo ha redactado) y se queda tan ancho.
A este paso, al ex socio de Pedrojeta en Canarias sólo le quedará ponerse como administrador concursal o, mejor aún, pedir que le coloquen en la lista de acreedores. Capaz es todavía de justificar que este extinto proyecto le ha hecho perder dinero.


 
Rashidi, ¿un nuevo estafador en nuestro balompié?

Si fuese aficionado del Puertollano, estaría tentándome la ropa. Leo en Marca.es que el equipo de la provincia de Ciudad Real ha sido adquirido por una especie de jeque de los Emiratos Árabes, Kami Rashidi, de procedencia iraní y con nacionalidad española, que promete poner en cuatro años al equipo en la Primera División del fútbol español. Asegura que tiene millones para lograr tal empeño, aunque de momento tendrá que luchar porque los del Sánchez Menor salgan del agujero más complicado de nuestro balompié, el de la Segunda División B.
Toda generalización acarrea injusticias, pero es que hemos visto como en nuestro fútbol han llegado auténticos fanfarrones multimillonarios que han cogido diversos clubes y cuando se han cansado del juguete, lo han devuelto a sus socios para el arrastre. En otros casos, ni rastro de la entidad, desaparecida por deudas, impagos y morosidades varias.
En España hemos sufrido a personajes como Dimitri Piterman, un millonario ruso que, inicialmente, cogió al Racing de Santander hasta que fue desalojado de ahí antes de que llevase a la quiebra económica y deportiva a la entidad cántabra. Después, como todos sabrán, se fijó en el proyecto del Alavés. Como Atila, dejo al cuadro de Mendizorroza hecho, nunca mejor dicho, unos zorros. Hoy transita el equipo con más pena que gloria por la Segunda División B.
Al margen del estafador de la estepa, nuestro país ha sido un objetivo ideal para auténticos cantamañanas de la Pampa. Leganés, Badajoz o Xerez han sido víctimas de empresarios argentinos que vinieron prometiendo el oro y el moro y lo único que dejaron fue una ruina más que evidente y riesgo de desapariciones o refundaciones de los equipos.
Marcelo Tinelli se hizo con la mayoría de las acciones del Badajoz a finales de los 90 y estuvo tres temporadas en la entidad pacense. Sus ansias de intentar poner al equipo en Primera duraron poco. Su mejor clasificación, una decimocuarta posición. Al final, cómo no podía ser de otra manera, los blanquinegros acabaron descendiendo a Segunda B, luego a Tercera y al final se tuvieron que refundar, como pasó en su momento con otros históricos como el Burgos, Málaga o Almería.
Leganés también conoce de las andanzas de un timador profesional como Daniel Grinbank, el que quería hacer del cuadro madrileño un referente y ponerlo en la élite. Nunca hizo oficial la compra del club pepinero y el clan de los argentinos que trajo para el plantel, con Carlos Aimar como técnico, se quedó tirado como una colilla mientras el supuesto empresario hacía las maletas rumbo a Buenos Aires. El daño fue irreversible y el Lega también sucumbió al fantasma del descenso.
Finalmente, el Xerez conoció a otro caradura procedente de Argentina, el empresario Federico Souza. Cierto es que en el caso de la entidad andaluza lo de tener presidentes y dueños impresentables ha sido moneda de uso común. Desde los que pasaban de pagar al plantel a los que, directamente, acababan siendo conocidos por sus devaneos con el mundo de la prostitución y las drogas.
Souza, dentro de esta media, sólo se limitó a prometer y una vez metido, ya se sabe, nada de lo prometido. Su único acierto, Néstor Gorosito, un técnico que hizo creer a una plantilla de medio pelo que era posible la permanencia (pese a estar a más de 15 puntos de la salvación) y estuvo a un paso de conseguir la hazaña. Una vez certificado el descenso a Segunda, el empresario levantó el chiringuito y que ahí se pudran los jerezanos.
Por eso, que echen las campanas al vuelo los buenos aficionados del Puertollano. Los proyectos empresariales, especialmente los deportivos, dependen de muchos factores, pero en especial de que la pelotita quiera entrar en la red. Además, dicho sea de paso, me gustaría ver esos 25 millones de euros que pretende invertir el señor Rashidi. Me sé de un tal Fernando Peña, empresario del pan y de la construcción en Tenerife, que prometió invertir cuatro millones en el proyecto de El Mundo-La Gaceta de Canarias. Aún están esperando a que ponga el primer euro. Estafadas cien familias y, también, el avispado Pedro J.Ramírez.


 
Pajinadas mentales

Los 20.000 euros de la señora Leire Pajín no se corresponden con los favores y las portabobadas que le toca decir a la secretaria de Organización del PSOE. La pajiniana, la de chafado acontecimiento planetario, es una especie de kamikaze que sale a los medios de comunicación a decir las tontadas que, obviamente, previamente le han escrito (quizá el inefable Pepiño Blanco, que hasta hace bien poco era el ariete oficial de la oposición).
Dice ahora la señora Pajín que el Partido Popular está aprovechando la crisis para ganar votos, que lo de Melilla ha sido un ejemplo de deslealtad por parte de Aznar y de una formación conservadora que también ha intentado sacar tajada y así podríamos seguir hasta el infinito planetario. No cabe duda de que los socialistas tienen una doble vara de medir ideal. Una, cuando están en la oposición y hacen de la algarada y la bronca su moneda de uso común. Otra, cuando mandan. Ahí, entonces, quieren que los demás sean responsables, moderados y que no les enmienden la plana. ¡Qué didáctico y constructivo! ¡Qué morro, hombre ya!
Me da la sensación de que en la sede de Ferraz están carente de The Memory o la partida que tienen está más caducada que un yoghourt Clesa. A ver, líder de las pajinianas, ¿es que ya no se acuerda de cuando ZP encabezaba las pancartas del Nunca Mais, del No a la Guerra o se puso del lado de los sindicatos cuando la reforma laboral que le costó el puesto de ministro a Aparicio, el hoy alcalde de Burgos? ¿O quizá tampoco visione en su mente el viaje de Zapatero a Rabat cuando la crisis diplomática de 2001, cuando éste sólo era líder de la oposición?
Entiendo y puedo entender que en la política todo vale y vale todo. Aun así, creo que existe una forma distinta de moverse en estos ámbitos y no se puede estar permanentemente mudando de criterio. Lo que entonces era bueno, según ustedes, no puede dejar de serlo años después. Además, hay sustanciales diferencias. Mientras el presidente de honor de los populares fue a Melilla, es decir a territorio español, ZP se postró ante Mohamed VI en feudo alauita. Tampoco nadie del PP se ha hecho la foto de oportunidad con los sindicatos o sindivagos.
Esa es la gran diferencia, que ustedes, señores socialistas, sólo saben utilizar a la gente para sus fines personales. Dentro de unas horas, veremos en Rodiezmo la escenificación (por ausencia) de un engaño masivo. El compadreo de ZP con Méndez y Toxo duró lo que duró. Ahora, ante la huelga del 29-S (otra trola, otro paripé) usted huye, señor Zapatero. Pero estoy convencido de que por detrás ya tiene pactado algo. Ahora sólo hace falta que Pajín le diga cuando se producirá un nuevo cruce interestelar para comunicar la buena nueva.
 

 
'Spanoverla'

Telecirco, Telemorbo, Teleca.. y otra serie de apodos y nombretes que ha recibido el canal de Paolo Vasile en estas últimas horas tras la emisión de la primera parte de Vuelo IL 8714 reflejan el enfado y la indignación monumentales que existe en la sociedad española y, muy en particular, en la canaria.
La trivialización de los hechos, centrarse en aspectos que no pueden quedar demostrados y que sólo llevarán a la confusión final, ha sido la línea argumental de la productora a la que le da lo mismo si hubo 4, 54 o 154 fallecidos. Lo importante, lo relevante, era poner sobre la mesa que la cadena de Fuencarral podía emitir una cinta capaz de jeringar la seriedad de una investigación que sigue en curso.
Un avispado lector me hacía llegar un oportuno comentario. Si el famoso accidente del Concorde ha tardado una década en conocerse los primeros resultados de la investigación, ¿cómo es posible que en dos se conozcan las causas de un siniestro aéreo que se produjo en 2008¿ ¿Seremos en España unos craneos privilegiaos, que diría Valle Inclán? Mucho me temo que no, pero en la sede de Fuencarral se han querido pasar de listos.
La chapuza de Telemorbo fue tal (y ellos lo sabían) que a continuación de la serie colocaron lo que sí debió haber sido emitido en prime time, el documental sobre las voces de la tragedia. Pero no, la investigación en esa cadena sólo está especializada en sacar a flote toda la porquería fecal de los más bajos fondos. Hacer un espacio riguroso, serio, de investigación como Dios manda supone quedar relegado a horas intempestivas.
Supongo que a estas horas ya habrá presentadas en los juzgados varias denuncias por la emisión de un film que sólo ha contribuido a generar confusión entre la audiencia y, lo más importante, entre quienes tendrán que tomar una decisión judicial y técnica. Se ha contaminado sobremanera cualquier pesquisa, aunque siempre están los listos que arguyen a que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, rápidamente surgieron al amparo de la actualidad películas sobre el hecho.
Cierto. Lo que sucede es que las producciones fueron más bien relatos documentales y no hay que olvidar un hecho claro y meridiano. Se supo a los pocos minutos que el secuestro y posterior estrellamiento de las aeronaves había sido obra de un atentado perpetrado por las huestes de Bin Laden. Claro que había que investigar, pero la existencia del documento visual permitía un hilo conductor sobre el que basarse.
Aquí no. Aquí nos hemos centrado en lo anecdótico, en datos sueltos, deslavazados y la conclusión es que todo fue obra de un mecánico chapuzas, que encimo tuvo los santos testículos de apagar el móvil y de un piloto que estaba pensando más en el ERE de la compañía. Por favor, seamos serios. La vida de 154 personas no puede quedar tratada así, como si no importase el dolor de los familiares. Todos esperan una explicación, pero desde luego esta no va a venir de la sede de Fuencarral.


 
Nerviosismo coalicionero

El nacionalismo canario está nervioso, al menos el de Coalición Canaria. La formación presidida por Claudina 'Pocoyó' Morales ha tenido a bien tirar de las orejas a un grupo de entusiastas que pretendían escindirse de CC. Es más, este partido, Renovación Nacionalista Canaria, le da un soberano palo a los coalicioneros y estos, raudos y veloces, ya han saltado para recordar la cercanía de las elecciones y de que cualquier intentona por montar el pollo le puede costar la pérdida de varios escaños.
Desconozco cuáles han podido ser las presiones (y las llamo así porque no se podría entender de otra manera la llamada de Sebastián Díaz Herrera a Periodista Digital para desmentir una información y pedir su derecho a réplica, que por supuesto le será concedido, como no podía ser de otra manera) desde la calle Galcerán, pero han tenido que ser muy duras para intentar tachar al medio de mentiroso y de inventarse las informaciones.
Pues no. Uno no juega a eso, a inventarse lo que no existe. Cierto es que los datos obtenidos para confeccionar una información sobre Renovación Nacionalista Canaria se apoyaron en unas reflexiones de Cristóbal Hormiga, secretario de organización, colgadas en la propia web del partido, bajo el título ¿Con quién gobernar?
Hormiga, en uno de los párrafos, afirma que "a nuestros nacionalistas, les hace falta estar un tiempito en la oposición, para que entiendan cuales son los verdaderos objetivos de los canarios, y recuperar una credibilidad que perdieron hace algún tiempo. Aunque sospecho que CC en la oposición, no duraría ni un minuto, a ello ninguno de sus actuales mandatarios están acostumbrados, y sería muy difícil el recorrido espinoso que tendrían que recorrer".
Esto es lo que posiblemente haya molestado en el entorno de CC y que haya propiciado las llamadas a la redacción en Madrid y luego a Canarias por parte de Sebastián Díaz Herrera. Y miren, lo entiendo. Comprendo, aunque no he estado en la trinchera política, los nervios que deben pasarse a pocos meses de las elecciones y cuando te estás jugando la Presidencia de Canarias.
No debe ser un plato de buen gusto encontrarse cada poco tiempo con 100, 200 ó 500 militantes que optan por coger la puerta para marcharse de un nacionalismo cada vez más embrutecido y rodeado de un perfume independentista y secesionista que tira para atrás.
Los coalicioneros no están para muchas bromas. Tienen varios desagües por donde se les van a manos llenas los votos. Entre Nueva Canarias, a nivel regional, el CCN o los Dimas Martín and company, a CC le están saliendo muy caros los divorcios y ya en 2007 se llevó un susto morrocotudo, salvado en última instancia por los apoyos del PP a la persona de Paulino Rivero.
 

 
El muñeco de la hipocresía

El cinismo, la hipocresía, la caradura y la desvergüenza del presidente del Gobierno de lo que queda de España, José Luis Rodríguez Zapatero, llega lejos, tanto como para viajar hasta Pekín con el muñequito Miguelín, un monstruoso bebé de varios metros y que, según el babieca de Moncloa, representa el futuro de nuestro país. Hay que echarle rostro al asunto, pero la jeta del jefe del Ejecutivo parece de hormigón armado. No se descompone un ápice.
Puesto a poner un ejemplo de lo que representamos en el panorama internacional, ZParo no pudo haber llevado hasta la Expo china una muestra de su peor catadura. Y no es porque la economía nuestra se encuentre en pañales, que lo está, sino por la propia representación de un niño que, aparte de habernos costado a los españoles más de medio millón de euros, encima es una contradicción a las políticas de Herodes que ha puesto en marcha el Gobierno del Zapafiestas este.
Para quien necesite un refresco mental, ZP ha impulsado la barra libre del aborto. En España no sólo es que sea un chollo poder cercenar las vidas que están concibiéndose en el vientre materno, sino que además ya se acabaron las ayudas a las familias que opten por concebir un bebé. Se ha optado por las medidas del revés del pepino, castigar a quienes apuestan por la reproducción y darle, en cambio, todos los medios a aquellos que piensan que la creación de la vida es un juego y que se le puede dar al botón del Cancel o del Reset como si no pasara nada.
Lejos de parecidos del muñequito de la hipocresía con ZP, nuestro aún presidente del Gobierno sigue insultado la inteligencia de los españoles. Sólo a él se le podía ocurrir representar nuestro futuro económico con el símbolo de un gran niño. Aplicando sus mismas medidas abortivas, eso quiere decir que nuestro porvenir en el terreno de la economía está forzado a acabar en la vía muerta, en el depósito de cadáveres o, peor aún, en el cubo de los non natos.
Lo del bebé, por si queremos profundizar aún más, no deja de ser una alegoría de nuestra inmadurez e irresponsabilidad a nivel internacional y la peligrosa obcecación de un mandatario que, al igual que el recién nacido, no es capaz de ver el peligro. El problema es que cada vez que ZP ha metido los dedos en el enchufe los que nos hemos electrocutado hemos sido nosotros.

 
 
 
Desvergüenza televisiva

Hoy me tomo la licencia de reproducir la reflexión realizada por Echedey Hernández Arteaga, un bloguero de los muchos que hay en Canarias y que acierta de lleno con su comentario en : PINCHE AQUÍ
Sí, es un desdoro para Telecinco apostar por el morbo de una serie que se va a recrear en unos hechos que aún están siendo investigados. La cadena, sin embargo, quiere rentabilizar ya la millonaria inversión realizada y mañana nos enfrentaremos al día de la deshonra, de la ignominia y de la desvergüenza más acerada.
Expone Echedey Hernández que "mañana 1 de septiembre de 2011 Telecinco va cruzar la línea que separa el entretenimiento del morbo gratuito. Bueno, es mi opinión. Lo reconozco, no soy objetivo".
"Quizás porque soy canario. Tal vez porque he cogido muchas veces un avión a ese destino y a esa hora. A lo mejor porque conozco personalmente a familias que vivieron la tragedia. Probablemente porque no veo razonable que se comercialice con el dolor. Seguramente porque soy persona y tengo mis valores".
"No puedo concebir el momento en que algún iluminado pensó que podía ser buena idea plasmar lo que pasó. Tampoco veo con claridad que guionista se pudo prestar a relatar la historia. Como el colectivo de actores ,siempre conocido por luchar contra desigualdades y ponerse del lado de los desfavorecidos, pueda participar de este espectáculo".
"No puedo percibir que beneficio económico puede compensar el daño que la emisión puede causar en una persona.  No entiendo por qué lo hacen. Y total ¿para qué? ¿para crear expectación? ¿para innovar? ¿para ganar unos euros? ¿para qué mañana todo sea una cifra de audiencia?"
"¿Y si es buena?, ¿Si es buena veremos el 11-M? ¿Por qué no hacen una miniserie que se que se llame 11-J el día que fuimos campeones del mundo? Cada uno que haga lo que quiera, yo personalmente tenía que escribir este post y desde luego no voy a ver la miniserie".
Sólo una coletilla que añadir a la excelente reflexión de este columnista. En este país llamado España la Justicia parece actuar con más celeridad para impedir los testimonios del supuesto amante gay del novio de la Duquesa de Alba, los líos judiciales de Isabel Pantoja o que Belén Esteban destape no se qué contubernio judeo-masónico.
Sin embargo, cuando se trata de hechos de mayor relevancia, como un suceso que le ha costado la vida a 154 personas, entonces se mira hacia otro lado, se permite la barra libre del morbo y del amarillismo. ¿Y dónde está el código ético que iban a poner en marcha todas las televisiones de España? Posiblemente también se estrelló a la par que el avión de Spanair.


 
Paralelismo chileno

La odisea que están viviendo 33 mineros en Chile, atrapados en una galería desde hace algunas semanas, sugiere un necesario paralelismo con lo acontecido en 2007 con los jóvenes que se adentraron en una cueva de Los Silos y que trajo el falta desenlace de media docena de fallecidos. Las motivaciones, por supuesto, resultan bien diferentes. Nuestros hermanos chilenos se vieron sorprendidos por un derrumbe en el fragor de sus labores. Los excursionistas, sin embargo, se vieron presos por las emanaciones del gas y por su propia inconsciencia e imprudencia.
Pero no, no es éste el paralelismo que pretendo resaltar, sino el de la actuación de las autoridades en uno y otro caso. Mientras el hecho acaecido en Tenerife contó con una inoperancia inicial desesperante y decisiva por parte de las autoridades (recordar la surrealista conversación entre uno de los senderistas y el bombero torero de la centralita), los mineros de Chile han contado con el apoyo inmediato de todo aquel que fuese necesario para intentar solventar su situación. Hasta la NASA se ha puesto manos a la obra para asesorar en todo lo posible a quienes tienen que ejecutar las operaciones de rescate.
En muchas ocasiones, en demasiadas diría yo, nos creemos el ombligo del mundo, que en España todo se hace a las mil maravillas y no siempre este aserto resulta cierto. Es verdad que hemos avanzado una barbaridad en las últimas décadas, pero aún nos falta algo esencial, la coordinación. Todo está excesivamente protocolarizado. Llamar al 112 supone todo un ejercicio de paciencia para el comunicante. Da lo mismo que estén apalizando a una mujer o que haya unos jóvenes atrapados en una cavidad rocosa. Lo que le importa al servicio que dirige en última instancia el señor José Miguel Ruano son los detallitos, no el hecho en sí.
Desde luego, si estos mineros de Chile hubiesen tenido la mala suerte de haber estado en España, concretamente en las Islas, estoy casi convencido de que su rescate no habría tenido la misma celeridad que en el país andino. Cuando se trata de salvar vidas humanas hay que dejarse de tanto protocolo de actuación y ponerse manos a la obra cuanto antes. En muchas ocasiones nos perdemos en la maraña burocrática y dejamos a un lado los sentimientos, la agonía de unas personas que lo están pasando francamente mal.


 
España, en contra de los buenos principios

Ya estamos como hace un año o como hace dos meses y medio. La España cestística del Mundial comienza igual que la que ganó en 2009 el Europeo de Polonia o la futbolística en tierras sudafricanas. Los proyectos triunfadores de los combinados rojigualdos tuvieron similar arranque, derrotas inesperadas y ayer, para no fallar a esta tradición, nos apuntamos la primera en la frente, aunque, paradójicamente, parece que puede tener sus beneficios.
Los franceses, todo hay que decirlo, nos pintaron la carita. No supimos gestionar rentas por encima de los diez puntos, estuvimos más fallones que nunca desde la línea de tiros libres (eso va por rachas y, sobre todo por cuestión de confianza) y el equipo en sí pareció como deslavazado, como si después del partidazo jugado frente a los Estados Unidos nos fuesen a respetar los otros 22 equipos que toman parte en el Mundobasket, excepción hecha de los norteamericanos.
Lamentablemente, viendo como tornaban las cosas en el segundo cuarto, más de uno se acordó de lo acontecido con Serbia o con el paralelismo futbolístico con Suiza. Son de esos partidos donde, sin saber dar con la explicación correcta, lo cierto es que ves como te la van a meter doblada. Sólo falta saber el cuándo y Francia lo hizo de la manera más inteligente, cuando ya empezaba a pesar la presión del final del encuentro. Y, por supuesto, España ’ayudando’ con fallos masivos.
De todas maneras, siempre hay motivos para la esperanza y el resto de nuestros rivales de grupo no parecen grandes amenazas, si exceptuamos a los lituanos. Aun así, mejor no confiarse. Esta tarde-noche tenemos enfrente a los pizpiretas neozelandeses que, sin ir más lejos, le plantaron batalla a Lituania.
Eso sí, no todo es negativo. Dando por hecho que Estados Unidos será líder de su grupo, en el supuesto de que España quede segunda, el duelo entre españoles y yanquis no se produciría hasta la mismísima final. Pero todo esto son hipótesis complicadas de manejar y ya se sabe que jugar a futurólogo e intentar afrontar un partido haciendo las cuentas de la lechera...suele conducir al fracaso más espectacular.

 
Imprevisible Atlético
 
El Atlético de Madrid ha vuelto a contradecir a la historia. Cuando todos los pronósticos estaban con el Inter de Milán, los rojiblancos se han hecho con una Supercopa que, si bien no clasifica para ninguna competición, aporta lustre, prestigio y unos cuantos millones a las maltrechas arcas del cuadro del Manzanares. Los 6.000 aficionados que se desplazaron hasta Mónaco regresaron con los bolsillos bastante perjudicados, pero llena su alma de alegría y de satisfacción.
Y es que, ¿por qué no decirlo? El cuadro de Quique Sánchez Flores fue mucho mejor que el once italiano. Por tercera vez en pocos meses el entrenador del equipo madrileño volvió a ganarle tácticamente a Rafa Benítez. Ya lo hizo en las semifinales de la Liga Europa dejando en la cuneta al Liverpool y ayer fulminó a un Inter megacampeón que pareció tomarse con menos interés esta competición o que los atléticos le pusieron un empeño digno de encomio.
Independientemente de las motivaciones, lo cierto es que el Atlético de Madrid se plantó en el Luis II con una plantilla donde todo el mundo sabía perfectamente desarrollar su rol. Hasta Perea completó un buen encuentro. Sólo un penalti tan tonto como discutible, cometido por Raúl García, puso la clásica nota de los despistes rojiblancos. Pero anoche todos los astros estaban conjuntados y conjurados en favor de los colchoneros y De Gea detuvo la pena máxima lanzada por Milito. Antes Reyes y el Kun ya habían cimentado y casi certificado el triunfo.
Ahora, con este título honorífico en las vitrinas, la plantilla tiene que salir a morder desde el minuto cero de la temporada liguera. No hay que volverse loco ni desorbitar las cosas. Seamos conscientes de que a fecha de hoy existen dos naves siderales imposibles de alcanzar. El Real Madrid y el Barcelona juegan en otra dimensión. El Atlético de Madrid, al igual que el Valencia, el Sevilla o el Villarreal pelearán por entrar en la Champions y, por qué no, por esperar el tropiezo de alguno de los dos megagalácticos.
Los fichajes realizados para la presente campaña, Fran Mérida, Luis Filipe o Godín, junto a la preservación de los cracks Forlán y Agüero y los nacionales De Gea, Reyes o Domínguez, pueden dar muchas alegrías a la parroquia rojiblanca. Esperemos que esta Supercopa no deje una resaca importante. El lunes, a las 10 de la noche, hay que estar sobrio para no sucumbir ante el concierto de gaita de los gijoneses.

 
El timo de las primarias socialistas

Los socialistas canarios no se aclaran. Después de dejarse mangonear hace cuatro años por la Ejecutiva nacional, federal o como demonios se denomine al máximo órgano con el nombramiento unilateral de Juan Fernando López Aguilar, ahora hablan de democracia interna y de que las primarias son la mejor medida de que en el PSOE impera la libre discrepancia, algo que no hay en otras formaciones (el PP, por supuesto, que es su verdadera obsesión).
Lo que sucede es que una mentira contada mil veces (o un millón) no tiene porque convertirse en verdad. En realidad, seguirá siendo una gran mentira, pero disfrazada de lo que ustedes quieran. Su hombre para las elecciones autonómicas era José Miguel Pérez, al que eligieron como secretario general, con un estrecho margen sobre el tapado de López Aguilar, Manuel Marcos. Nadie en el partido había alzado la voz e incluso el propio portavoz parlamentario, Francisco Hernández Spínola, destacó que su apuesta era por el actual secretario general.
Sin embargo, el juanfernandismo sigue metido como un virus maligno en el disco duro del socialismo canario. Santiago Pérez, el malhumorado de La Laguna, se postula ahora como posible rival del otro Pérez, de José Miguel. Fue hablar el comandante y todo el mundo a jalear las primarias como la gran solución, un hallazgo de incalculables valores democráticos, claro que sí.
Por eso, el PSOE en las Islas ha ido montando su discurso sobre mentiras y falacias. Las encuestas tan favorables que esgrimía el señor Spínola no deben ser tan buenas porque, insisto, con la marca no se ganan las elecciones. Se supone que los encuestados deben conocer quién será el candidato de cada formación y si estaban tan arriba sería por Pérez (José Miguel), digo yo. O es que la gente vota socialismo porque sí. Miren lo que pasó a nivel nacional con Almunia, al que no apoyaron ni los suyos.
Y miren, si lo de la democracia interna está genial, que haya primarias en todos los partidos sería lo mejor para que los afiliados puedan decantarse por A o por B e incluso po C y D, pero no vale agarrarse a este argumento cuando hace sólo unas semanas se descartaba cualquier posibilidad de convocar en las Islas unas primarias. Pero ha sido ver lo que ha pasado en Madrid y aquí, tan originales como siempre, copiamos un modelo que no vale, sobre todo porque en la capital de España ese proceso ha sido forzado por Zapatero y por un Tomás Gómez que no ha querido bailarle el agua al presidente del Gobierno.


 
Había una vez...un dircom (blanquiazul)

El CD Tenerife ha experimentado cambios notables desde la llegada a la presidencia de Miguel Concepción. La entidad, con una adecuada gestión económica por parte de este empresario palmero, ha conseguido reducir considerablemente la deuda que le acuciaba y que, sin ir más lejos, le impidió reforzar convenientemente al equipo para su reentré en Primera División. Y aun así estuvo a un gol, como quien dice, de haberse podido quedar en la máxima categoría del fútbol español.
Sin embargo, para llegar a completar la cuadratura del círculo, el presidente blanquiazul debería tomarse en serio la profesionalización del departamento de comunicación. Al menos, sugiero desde estas líneas, que su responsable, Javier Armas Padilla, se tome una cápsula o una ampolla de The Memory o que deje de practicar el insano ejercicio del ninguneo (o del sectarismo, como prefiera).
El dircom (o el circo) del CD Tenerife ha obviado todos y cada uno de los mensajes de correo electrónico enviados por Periodista Digital de cara a acreditarse para la presente temporada, algo que no ha sucedido, por ejemplo, con la UD Las Palmas, donde todo han sido atenciones para este diario, tratado del mismo modo que el resto de los medios de comunicación.
Desconocemos cuál es el motivo, aunque ya en el mes de julio, cuando realizamos las gestiones para poder tener información de primera mano, especialmente en lo relativo a las ruedas de prensa de presentación de jugadores, datos sobre el calendario de pretemporada o la programación semanal de entrenamientos, nos imaginábamos que el dircom blanquiazul nos iba a ningunear.
Textualmente, el único correo que recibimos del señor Armas Padilla rezaba que "en cuanto a las acreditaciones para la temporada 2010/2011 habría que esperar a ver qué criterio se iba a aplicar". Sí, debe ser que el interés mediático por el CD Tenerife a nivel nacional es tal que Paco González, en la Cope; Manolo Lama ¿en la Ser?; Edu García, en Radio Marca; y Javier Ares, en Onda Cero, van a poner siempre como partido de la jornada los que dispute en el Heliodoro el cuadro blanquiazul. Es más, creo que van a poner en el estadio 200 asientos más para la legión periodística que va a venir de la Península y de medio Mundo.
Pero bueno, allá cada quien con sus filias y sus fobias. Los lectores tendrán información de primera mano sobre los partidos que disputen los dos representativos canarios en la Liga Adelante y desearemos fervientemente que asciendan a Primera, la llamada pomposamente Liga BBVA. Al menos, en este aspecto, no escribiremos al dictado de un dircom con actitudes despreciativas y que, aunque él no lo sepa, cuando aboga por ese comportamiento está manchando la imagen de la entidad.


 
Termitas sobre ruedas


Santa Cruz de Tenerife viene sufriendo con especial virulencia desde hace algunos meses la llamada plaga de las termitas sobre ruedas. Se trata de comandos perfectamente organizados que destrozan todo el pavimento que encuentren a su paso. Las aceras temen la llegada de estos individuos, jovenzuelos y talluditos, que rompen con su fuerza todo lo que al resto de los ciudadanos nos cuesta un ojo y medio de la cara.
El problema, como casi siempre, lo encontramos en la pasividad de un Ayuntamiento que es incapaz de poner coto a estos destructores urbanos. Hace ya algunos años, recién inaugurado el Corte Inglés de Tres de Mayo, comenzaron a aparecer como hongos una serie de patinadores que, poco a poco, se hicieron con el dominio de una plaza anexa a este centro comercial. Lo que era un lugar para pasar una tarde apacible para las parejas, para los padres y los abuelos con sus hijos y nietos, se convirtió en el escenario del gamberrismo exacerbado. No sólo se conformaron con usurpar ese espacio a los santacruceros, es que lo llenaron de pintadas, además de dudoso gusto, amén de la guarrada visual que suponía para cada persona que transitaba por la zona.
Como nadie les puso coto, la pandilla terminator se plantó en los aledaños del Teatro Guimerá. La llamada Plaza de la Isla de la Madera (y no precisamente en honor a las tablas de los patinadores) se deterioró en poco tiempo. Ahí sí, gracias a las protestas vecinales, sobre todo porque no dejaban dormir a los habitantes de los edificios colindantes, se procedió a poner señales de prohibición expresa para patinar. Eso sí, tocó rascarse el bolsillo para adecentar de nuevo la zona.
El comando sobre ruedas se desplazó unos 300 metros, un poco antes de la plaza Weyler, para proseguir con su misión destructiva. Menos mal que, aprovechando las obras del barranco de Santos, al final el Ayuntamiento les habilitó un pequeño recinto para su actividad, aunque ahora limitada hasta las diez de la noche para que no interfieran el descanso de los vecinos.
Y claro, se cree el Consistorio que ya puesto un límite en esa zona puede echarse a la bartola. Su prohibición no parece afectar, por ejemplo, a los miles de ciudadanos que residen en torno a la plaza de Los Sabandeños. Aquí tienen que soportar el ruido de las tablas durante varias horas, a veces incluso por encima de la medianoche. Además, dicho sea de paso, este lugar no está habilitado para esa práctica ¿deportiva? Lo único que están consiguiendo estos gamberretes es cargarse las aceras y destrozar los nervios de los vecinos que no pueden conciliar el sueño.

¿Y la Policía Local? Ni caso. Las llamadas que se hacen a la comisaría que está en Tres de Mayo, a unos cientos de metros de esta plaza, son mecánicamente atendidas por un agente que responde la misma retahíla, "si hay alguna unidad libre, mandaremos un servicio". Por supuesto, que el comunicante espere de brazos cruzados, no viene ni Cristo. Otra cosa es cuando hay partido del CD Tenerife, entonces ya sólo faltaría hasta el concejal de Seguridad, Hilario Rodríguez, pero él, a buen seguro, estará cómodamente en el palco presenciando el encuentro, siempre y cuando no esté repartiendo piñazos y tonicazos a diestro y a siniestro, que todo es posible.

 

Independentismo de asadero


Paulino Rivero cree que las declaraciones que hace aquí no tienen trascendencia más allá de los límites geográficos canarios. Su tibieza ante los acontecimientos acaecidos en la frontera española de Melilla con los activistas marroquíes y las insinuaciones sobre que no debía haberse provocado a Mohamed VI con la visita de Aznar a territorio español no han sentado nada bien en las ciudades autónomas. Pero la partida no ha hecho más que empezar.
La próxima visita del presidente canario a los fastos del Día de Ceuta puede ser aprovechada para darle un buen tirón de orejas a un mandatario que se ha extralimitado en sus afirmaciones. Ya son varios los medios de comunicación que se han hecho eco de las palabras de Rivero y, de paso, le han afeado el hecho de no haber condenado los editoriales independentistas de El Día.
Pero, claro está, ¿qué puede hacer Rivero sino posicionarse a favor de los socialistas ahora que se está cocinando el reparto de las perritas para los presupuestos de 2011? El dirigente nacionalista siempre ha jugado a la estrategia de unirse a quien más le pueda dar. En las Islas está al cobijo del PP, que es quien le sostiene en el poder. En Madrid, ordena a Oramas y a Perestelo que voten con el PSOE o, en el mejor de los casos, que se abstengan.
El jefe del Ejecutivo insular también ha coqueteado con el independentismo más tabernario y cutre que se pueda encontrar. Es una especie de secesionismo de asadero (en Gran Canaria) y chuletada (en Tenerife). Un folclore que no pasa más allá de ondear la enseña estelada y de cantar a voz en grito la famosa "ayy, mamá, bandera tricolor, con siete estrellas verdes...". Por eso, esas derivas pseudoantiespañolistas le llevaron la pasada semana a posicionarse en contra del ex presidente Aznar.
Menos mal, todo hay que decirlo, que a Rivero no le pasó como al compañero de pupitre de ZParo, el insigne José Antonio Alonso. El sosainas socialista del Congreso cayó en el mismo error (o no) de Moratinos y aseguró que el ex mandatario español había ido a provocar a Marruecos. Doble falsedad. Ni fue a provocar ni fue a Marruecos, sino a Melilla. Pero vamos, cualquier día de estos nos enteramos de que el Gobierno de lo que queda de España embala en una caja las ciudades autónomas, el Archipiélago canario y da en concesión por 800 años Andalucía. Todo es posible. Y Rivero aplaudiendo con las orejas...mientras el PSOE le unte de falsas promesas millonarias.


 
Inconsciencia e indolencia


La mente humana es inescrutable. La elección, la disyuntiva, escoger entre A o B es un acto que sólo responde a unos parámetros tan subjetivos que desprecian, incluso, la posibilidad de fenecer a la hora de decantarse por acometer una empresa para la que ni se está preparado ni se tienen las guías necesarias para, al menos, poder culminar con éxito el camino trazado. Claro que, a veces, también hay que añadir en este potaje la indolencia y la falta de profesionalidad de quienes tienen que velar por aquellos ciudadanos intrépidos e inconscientes.
Toda esta retahíla viene al caso de las conversaciones, ahora desveladas, entre uno de los excursionistas y los bomberos cuando la famosa tragedia de la Galería de los Cochinos, en el norte de Tenerife. Aquel suceso se cobró la vida de seis senderistas de los cerca de treinta que se adentraron en un túnel que, supuestamente, conectaba con el otro lado de la montaña. Lamentablemente, lo único que se encontró fue la muerte y la desesperación durante cerca de 24 horas. El rescate fue muy dificultoso no sólo por lo recóndito del paraje, sino porque además la pésima actitud del bombero que estuvo al teléfono dejó bastante que desear.
Efectivamente, nadie en su sano juicio hubiese emprendido una ruta cuyo organizador se ve imposibilitado para acudir. Aun así, el resto de excursionistas se fía de las indicaciones que éste les da vía telefónica. Craso error. Quienes somos amantes del senderismo, sabemos que cualquier ruta, por muy sencilla que sea y por mucho que se conozca la zona, puede entrañar serios peligros. Y si no se conoce el lugar, mucho más. Estas personas optaron por la imprudencia, máxime cuando la galería por la que transitaron no se correspondía a la descripción inicial.
Fuera de la inconsciencia de estos jóvenes, algunos por encima de los 30 años y a los que se supone un cierto conocimiento y manejo de las situaciones, también hay que poner el acento en la cierta actitud pasota del bombero que atendió la llamada. Tal y como se ha podido demostrar, pierde varios minutos con preguntas y reflexiones bobas. A pesar de que le dicen la zona por donde se encuentra la galería, el ¿profesional? del rescate se empeña en que su interlocutor, al estilo GPS, le dé las coordenadas concretas. No le sirve como referencia que están en Los Silos y que la gente del lugar les puede orientar.
Más de dos horas perdidas desde la llamada hasta la llegada de un primer equipo de reconocimiento. Se dio pie a que las operaciones reales ya comenzasen con la noche encima. A las 18.30, que es cuando comienzan a llegar los efectivos, ya es prácticamente de noche y hasta las primeras horas del día no se tiene conocimiento real del número de fallecidos, entre otras razones porque se pidió discreción a los miembros que intervinieron en la operación. Ellos sabían en todo momento que cuando se adentraron en la galería ya se había producido las primeras muertes, pero la presencia de familiares y amigos de las víctimas invitaba a la cautela para evitar mayores problemas.
En definitiva, tres años después se sabe que la imprudencia de un grupo de adultos al penetrar por un lugar equivocado se suma ahora a la indolencia de un bombero torero que no supo reaccionar, sino que tiró de protocolo, como si en vez de vidas humanas estuviéramos hablando de un lindo gatito que se ha quedado atrapado en un árbol.


 
Sopena: Una fábrica de bilis


La libertad de expresión, consagrada en nuestra Carta Magna, es interpretada torticeramente en España por un personaje que dice ser periodista, pero que no es otra cosa que un sectario de marca mayor, un mala baba andante y que destila bilis en cada palabra que pronuncia. Este cabalero, por llamarle de alguna manera, se hace llamar Enric Sopena y es director de un invento digital llamado El Plural. Lo de la pluralidad se refiere a que los ataques a la derecha, al cristianismo y a los valores tradicionales de nuestra sociedad van a pares, como los donuts.
Sopena es uno de los invitado a la tertulia que se celebra sábado tras sábado en La Noria y sus intervenciones están cargadas de un odio exacerbado hacia todo aquel que ose a llevarle la contraria. La tiene semanalmente contra Isabel Durán, Alfonso Rojo y Miguel Ángel Rodríguez, pero anoche ya traspasó los límites de lo éticamente respetable.
Uno puede estar en franca y abierta disensión contra las opiniones que vierten el resto de contertulios. Como todo en la vida, a cada cual le gusta un color, un equipo de fútbol, una comida, un tipo de hombre o de mujer y, por supuesto, cada persona abraza un tipo de ideología o se identifica más que una que con otra. Pero espetarle a Miguel Ángel Rodríguez que Aznar es un terrorista de Estado es, como poco, para que ya los propios abogados del ex presidente español hayan puesto una querella por injurias.
Sopena se ha pensado que insultar sale tan barato que al final es gratis. La escalada de improperios de un amargado de la vida ha ido superando cotas hasta llegar al término de lo denunciable en los juzgados. Si Aznar es terrorista de Estado, siempre según su criterio, ¿qué podemos decir de la etapa de Felipe González y la cúpula de Interior con toda la parafernalia de los GAL y el mangoneo a troche y moche de los fondos reservados? Pero nada, eso es cosa de poca monta para un periodista venido a menos y que parece estar haciendo méritos a ver si la izquierda más rancia de este país le busca un acomodo en algún departamento de comunicación para seguir echando esa bilis y esa mala leche que no parecen tener fin.
Y, de remate, para concluir su gloriosa actuación sabatina, se permitió el lujo de llamar racista a Isabel Durán. Por activa y por pasiva le demostraron los tres conterturlios del llamado sector conservador-liberal (si se les puede tildar así, of course) que la visita de Aznar a Melilla no fue una provocación porque, guste o no, fue a España. No así Zapatero cuando la crisis del embajador, que cogió su petate y se marchó hasta Rabat. Claro, igual Sopena está confundido como Moratinos, que fue capaz de confundir Melilla y Ceuta con territorios marroquíes coincidiendo con una visita de los monarcas españoles a las ciudades autónomas.


 
Yes, I am musulmán

Barack Obama ha logrado que su repetitivo, machacón y hasta odioso Yes, we can, se haya convertido en una especie de Spanglish. El estribillo sería ahora Yes, I am musulmán. Y también un patán de primera categoría porque no puede entender bajo ningún prisma que el presidente de los Estados Unidos pueda estar siquiera de acuerdo en la construcción de una mezquita en la zona de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Mr.Obama no sólo es que apoya la idea, es que pretende financiarla con los impuestos de todos los estadounidenses. Evidentemente, como no podía ser de otra manera, ya ha chocado de plano y de pleno con la mayoría de la sociedad yanqui.
Obama, como Zapatero, es muy proclive a abrazar la religión del buenismo, de buscar una alianza de paz entre las diferentes creencias y no le importa humillar el común de los pensamientos o creencias religiosas de sus conciudadanos con tal de congraciarse con el infiel. Justamente, eriir una mezquita en el solar donde se alzaban majestuosamente las Torres Gemelas es como tratar de aplicar alcohol en una herida recién abierta. La insensibilidad y la falta de tacto del presidente norteamericano suponen, hasta extremos insospechados, una de las mayores torpezas cometidas a lo largo de su mandato (y eso que apenas lleva año y medio en la Casa Blanca).
Sin embargo, los Estados Unidos no son como España. Los experimentos que no funcionan suelen tener una vida muy corta, a lo sumo cuatro años y hay quien sostiene que,si ahora mismo hubiese la oportunidad de adelantar los comicios en la nación de las barras y estrellas, Obama estaría ya empaquetando sus pertenencias y saliendo por la puerta de servicio de la residencia presidencial.
Y es que el actual mandatario yanqui parece haberse fijado en los peores ejemplos de Zapatero para aplicarlos en su gestión. Mintió a los ciudadanos con la historia de la retirada de las tropas en Irak y ahora se ha limitado a hacer una especie de paripé dejando sólo a 50.000 unidades en territorio hostil. Con el aborto, tres cuartos de lo mismo o una pésima gestión de la seguridad interna.
De nuevo los Estados Unidos vuelven a ser un foco bastante apetecible para la comisión de un atentado, pero este caballero parece no enterarse. Abraza a los herederos de los autores de los peores atentados que ha sufrido el país. Exactamente lo mismo que hace Zapatero en España, negociando pornográficamente con ETA y haciéndole el juego a los marroquíes en el affaire melillense. Si a ambos les tira la chilaba, que funden el partido, Yes, I am musulmán



 
Patinazo mundial con Las Gaviotas

El Mundo, a través de su suplemento digital especializado en viajes, Ocholeguas, se ha columpiado de extremo a extremo al calificar la playa de Las Gaviotas como la mejor referencia que el turista se puede encontrar en Tenerife. Pero, hombre de Dios, ¿quién hizo el sesudo análisis? ¿Steve Wonder o el director general de la ONCE? Es que no hay por donde coger el diagnóstico y está claro que se ha hecho a golpe de click, sin pasar por la zona. Una simple presencia y transitar por esa carretera cambiarían la valoración de esta zona de baño.
No voy a negar que Las Gaviotas se encuentra en una zona del litoral de Anaga bastante pintoresco, incluso propicio para pintar algunas marinas. Pero fuera de eso, hay que vivir la experiencia desde el que va en su coche hasta los que se muestran más valientes al apostar por el transporte público, línea 245 de Titsa, con frecuencias de 120 minutos (así que mejor que no se te escape la guagua o te toca patear tres kilómetros y medio hasta Las Teresitas).
La simple bajada a la playa ya supone un reto a la paciencia humana. Carretera (por llamarla de alguna manera) estrecha, con socavones en varios puntos y con un riesgo, incluso, de salirse por el acantilado. Una vez se supera este primer escollo, llega el segundo problema, el aparcamiento. En cuanto llega el buen tiempo, muchos nudistas de la capital, porque esencialmente se trata de un espacio consagrado a que los bañistas hagan desnudos integrales, se apuntan a esta playa y si van en su propio coche corren el riesgo de no hallar sitio en las pocas plazas de parking seguras que hay en la zona. ¿Solución? Aparcar en los márgenes, aun a riesgo de que luego alguien se quede bloqueado, algo que tampoco es difícil de que ocurra.
Pero para valientes con distinción honorífica son los que apuestan por la guagua. Para que sea rentable su estancia en ese punto deben permanecer al menos cuatro horas. Teniendo en cuenta que la frecuencia de paso de la línea 245 es cada dos horas, entre que bajan y suben ya consumen alrededor de los 40 minutos. Encima muchos no van livianos, sino cargados de todo el supermercado playero, tablas de surf incluidas. En pleno verano, con el sol dando de plano, se corre el peligro de una defunción por insolación antes de llegar al 'salvador' chiringuito.
Porque, esa es otra, ¿se han fijado ustedes en ese pedazo de barraca? No reúne condiciones higiénico-sanitarias comprobables, no existe ninguna fosa séptica reconocida y menos aún un puesto de primeros auxilios. Pero aun así, El Mundo vende un producto que está más pocho que un melón en pleno mes de diciembre.
Columpiarse de esta manera le hace un daño tremendo al prestigio de Tenerife. Estaremos todos de acuerdo en que la isla del Teide no destaca, precisamente, por su oferta de playas de calidad, pero anunciar en un medio de esa relevancia que Las Gaviotas es la número uno supone todo un insulto a la inteligencia. ¿No le han explicado a los responsables del suplemento que durante varios años el propio Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se hizo el 'longui' cada vez que le exigían que reparase una carretera que fue hecha por el promotor de un complejo de apartamentos que está a medio camino entre el desvío y la playa?


Montañas mágicas y otras corruptelas

La corrupción en el Archipiélago canario ha aflorado como setas en un monte húmedo. Se mire donde se mire, podemos encontrar casos dignos de una producción cinematográfica hollywoodiense. Grandes creaciones en las que la trama principal versa sobre lo mismo, el mamoneo de millones de euros (o de pesetas, en tiempos pretéritos) sin que al final nadie sea responsable de nada y, obviamente, tampoco se produzcan dimisiones en masa.
Lo paradójico del caso es que muchos de esos protagonistas de grandes escándalos que han costado millones al erario canario son los que, por ejemplo, han puesto el foco sobre el famoso caso facturas en Santa Cruz de Tenerife. Los viajes al PP han sido tremendos, con primeras planas por apenas unos miles de euros. Sí, la malversación de fondos públicos, aunque sea un solo céntimo, tiene que ser castigada, pero hay que ir a todos los escenarios, no quedarse con una mera producción de barriada.
Por ejemplo, Cinematografía Canaria (CC) es candidata a los mejores galardones por su film Montañas Mágicas, una cinta rodada íntegramente en Fuerteventura y que cuenta como el Ejecutivo nacionalista tendrá que desembolsar millones de euros por la chapucería de las montañas de Tindaya y Tebeto. El gabinete de Paulino Rivero tendrá que pagar los disparates cometidos por los anteriores directores, todos de la misma productora, CC, y que responden a los nombres de Manuel Hermoso, Román Rodríguez y Adán Martín.
En La Gomera, por ejemplo, despunta con donaire y gracejo el señor Casimiro Curbelo. Este socialista de pro está en el top de filmes de risa y corrupción con Recalifica como puedas, una película que versa sobre las aviesas intenciones de la corporación insular de cambiar la calificación a determinados terrenos. Casualmente, por supuesto, todos ellos relacionados con consejeros de la institución o de amiguetes de los mismos.
Tenerife, por ejemplo, también cuenta con otro talento en ciernes, el alcalde de Guía de Isora, el protosocialista Pedro Martín. Con el apoyo de Sogecable produjo una cinta de auténtico culto, A Abama no viene Mr.Obama. El argumento es sencillo. Un hotelero prisaico mangonea con la anuencia municipal la playa al resto de vecinos y habitantes de Tenerife.
Gran Canaria, desde la llegada del tándem José Miguel Pérez-Román Rodríguez (PSOE-NC), asiste con estupefacción a las grandes producciones basadas en la etapa de los faraones egipcios. Sólo de esa manera se pueden entender filmes como El palacio inacabado, que versa sobre la multiplicación presupuestaria de unas reformas que apenas iban a costar unos eurillos o los Cien Mil Hijos de San Pérez, obra con un gran reparto entre asesores y jefes de prensa al dictado de la causa nacionalsocialista de izquierda.
Y Lanzarote también opta al premio del Óscar corrupto con el film Bacalao al PIL-PIL, protagonizada, dirigida, producida y hasta doblada al guanche por el omnipotente y todopoderoso Dimas Martín. Pese al título humorístico, la cinta cuenta la vida de un hombre poderoso en la isla de los Volcanes que, a pesar de ser pillado en diversos casos de malversación de fondos, irregularidades urbanísticas y hasta compra de votos, desde la cárcel ha seguido moviendo los hilos de sus negocios más sucios.



Cobardía socialista

La progresía española debe estar en estos momentos como el bicho del pantano. José María Aznar está en Melilla apoyando a los ciudadanos de ese rincón de España que se han visto desamparados por un Gobierno zapateril que ha demostrado tener menos cintura que Ronaldo (no confundir con Cristiano). La ausencia de cualquier apoyo explícito desde el Ejecutivo de Zapatero una semana después de los primeros incidentes refleja la tibieza con la que se toman las cosas en Moncloa.
Eso sí, los cejateros permanecen impasibles ante los abusos y las burlas de los Mohamed Boys, pero se movilizan si es el PP el que va a Melilla. Y ahora, con la presencia del ex presidente español, ni les cuento. Seguramente será el momento en el que se pongan las pilas Zapatero y, por qué no decirlo, el gallego de la oposición, Mariano Rajoy, al que de nuevo le vuelven a pillar fuera de juego (por mucho que fuese en su nombre Esteban González Pons).
Por supuesto, no vamos a exigirle a Rajoy una responsabilidad que no tiene en este aspecto, más que nada porque no gobierna, pero los Arriola de turno siguen sin enterarse de qué va la feria y se dejan comer el terreno de una manera espectacular. En una situación contraria, con el PSOE opositando, se hubiese desplazado a la Ciudad Autónoma hasta el bedel de Ferraz. Eso es lo que tiene el partido del puño y la rosa, que no deja escapar ni media ocasión cuando tiene que hacer tareas de demolición.
Pero vamos, lo sangrante, lo hilarante y lo vergonzoso del asunto es saber dónde se han metido Zapatero y Moratinos. ¿Se les habrá tragado la tierra o tal vez la TDT, la radio o internet no llegan con nitidez hasta sus lugares de un reposo que, dicho sea de paso, dijeron que no se iban a tomar? Menuda cara. La solución a todos los males es mandar a Rubalcaba...a Rabat el día 23. De milagro no mandan a multiusos Blanco o a la ignota Beatriz Corredor.
Lamentablemente, los episodios que se están produciendo en Melilla tienen un alto porcentaje de reproducirse en Ceuta y, lo que es peor, que los Mohamed Boys se animen a coger la patera y se presenten en Canarias. La Península está a tiro de piedra de estas dos ciudades, pero el Archipiélago se encuentra a casi 2.000 kilómetros.
Conociendo el percal de Moratinos y compañía, capaces son de negociar una soberanía compartida de las Islas con Marruecos. Si el actual Gobierno de España ha demostrado tener una alarmante nulidad para dar un golpe sobre la mesa, mejor no pensar lo que puede ser cuando nuestros vecinos del norte africano se planteen ambiciones mayores (que se las plantearán, sin duda).
Lo gracioso es que estos ineptos socialistas que nos gobiernan son los mismos que se tomaron a chacota la demostración militar en el islote de Perejil. Es que esa es la vía, dureza, valentía y firmeza. Pero sigan ustedes por esa vía de la diplomacia cobarde que igual un día nos encontramos parte de nuestro territorio invadido. Si ZP consintió fotografiarse con un mapa donde la Canarias, Andalucía, Ceuta y Melilla eran marroquíes, todo es posible con este Ejecutivo del disparate zapateril.



 
Subvenciones mediáticas


Quienes acusan al Gobierno de Canarias, más en concreto a José Manuel Soria como vicepresidente, de torpedear publicitariamente a la prensa que no es dócil con el régimen establecido (término acuñado por ciertos medios) es que aún no se han enterado de la película. Algunos consideran que como los montes andaluz, extremeño, catalán o castellano-manchego son todos orégano (es decir, se puede amenazar con la tarta publicitaria a quienes no canten las alabanzas del PSOE), aquí se aplican el mismo cuento para acusar al tándem Coalición Canaria-Partido Popular.
Lo peor del caso es que algunos se creen estas letanías, las asumen como un discurso propio y cargado de razón. Pero lo único que contienen son falacias y medias verdades, que suelen ser peor que una mentira en toda regla. Guste o no, el Ejecutivo que ahora preside Paulino Rivero ha sido bastante generoso con medios que, incluso, le han zurrado la badana hasta extremos insospechados.
Aquí el problema estriba en que hay periódicos, emisoras de radio o televisiones que tienen en nómina a auténticos vividores de la publicidad institucional. No son todos, por supuesto, son un pequeño porcentaje el que se ha montado para poder trincar de la teta oficial y cuando ve que no le alcanza con la papilla gubernamental entonces berrea, patalea y se pone como el bicho del pantano.
La experiencia personal vivida en La Gaceta de Canarias, cuando el fracasado panadero-constructor venido a editor de pacotilla Fernando Peña asumió la ¿compra? del rotativo, me da la licencia de asumir como cierta la sentencia de que el Gobierno canario jamás dejó de poner publicidad en sus páginas a pesar de los ataques furibundos que día tras día se le metían a Rivero y Soria.
Las diatribas no tenían base, sólo se fundamentaban en un aserto tan lógico como la negativa del presidente regional a darle cuatro millones de euros al proyecto mediático de Peña. Eso sí, quien tenía la responsabilidad de poner freno a ese vodevil prefirió usar la táctica del avestruz. Metió tanto la cabeza en el hoyo que acabó saliendo en la dirección de otro medio de comunicación.
Si La Gaceta de Canarias cerró no fue, precisamente, por la falta de publicidad institucional, sino por una pésima, malévola y facinerosa conducta de un empresario panadero al que nadie, ni director, ni subdirectores ni responsables comerciales fueron capaces de poner coto a sus  desmanes diarios. Peor aún, asumieron como propias las ideas socialistas porque, según el caballero, hombres fuertes de la progresía estaban detrás del proyecto.
Distinta es la situación vivida en Castilla-La Mancha con la revista ECOS. Allí sí que se ha cercenado la publicidad de la Junta porque no pasa por el aro de las alabanzas a Barreda. Las críticas a la gestión del mandatario socialista no han pasado por alto y los censores mediáticos del gobierno izquierdista pasaron la correspondiente factura.
Eso sí, cuando la cosa acontence en Galicia con medios de corte independentista que han cerrado o están a punto de hacerlo, entonces la historia es diferente. De nuevo vuelven las acusaciones de que la Xunta los ha dejado morir por inanición publicitaria. Nada de eso. Vivieron muy bien a la sombra del PSOE y del BNG recibiendo cuantiosas prebendas y subvenciones.
Y claro, acostumbrarse a la papita suave es sencillo, pero cuando hay que levantarse a diario para tocar en las puertas de la iniciativa privada (a la que has desdeñado durante cuatro años) entonces vienen las pegas y, al final, los despidos en masa porque el empresario no puede pagar, pero se pinta todo de color de rosa...es decir, la culpa no la tiene un editor, sino el Gobierno por no sostener al medio. Hay que tener jeta.



 
¿Mayoría absoluta para Alarcó?


La columna Superconfidencial de Andrés Chaves trae un comentario que, cuando menos, merece ser expuesto con amplitud. Dice el periodista en su diatriba diaria que "Coalición está preocupada porque no encuentra un candidato para Santa Cruz mejor que Miguel  Zerolo  y porque Antonio  Alarcó  y el PP se acercan muy peligrosamente a la mayoría absoluta en el Cabildo. Y ellos lo saben".
Chaves añade que "el "Palicán", agrupación no oficial de jóvenes ociosos de Coalición Canaria -y no tan jóvenes-, liderada por José Manuel Bermúdez e integrada por sus paniaguados, y por los paniaguados de Paulino, ha concluido, en una reciente reunión, que hay que "buscarle algo" a Antonio Alarcó, senador del PP, para cortarle las alas. "Buscar algo", en el argot de CC, significa encontrarle algún fallito para dejarlo en la cuneta. Va a hacer difícil: Antonio es profundamente honesto".
Estamos de acuerdo en que no deja de ser una mera opinión de un periodista con cierto peso en la prensa canaria y que al final lo que pueda decir mengano, fulano o zutano no tiene más vida que la que dura la propia columna. Pero es más que relevante que Chaves, conocido especialmente por sus apoyos a la causa nacionalista (el artículo en sí no deja de ser una advertencia a CC) subraye la posibilidad (real o no) de que el PP no sólo obtenga el triunfo en las urnas, sino que además éste se produzca rozando la mayoría absoluta.
Bien es cierto que la gestión de Alarcó, en contra de la de Ángel Llanos, ha sido más callada, ha salido a la palestra mediática cuando correspondía. Quizá, incluso, ha tenido menos presencia de lo deseable, pero cuando lo ha hecho ha sido por motivos de peso. Su salto a la arena política no le ha restado un ápice de la profesionalidad que tiene como reputado profesional sanitario.
Quizá ese carácter tranquilo, reservado, sin estridencias ha provocado que, sin que los rivales políticos se diesen cuenta, haya ido diseccionando un plan perfecto para alcanzar un éxito electoral que, permítanmente la licencia, dudo mucho que se pueda dar. Aunque los ciudadanos, tal vez, ya estén hastiados de la fórmula de la coca cola nacionalista, es decir de CC.

 
Hipocresía política

La hipocresía de determinados políticos no conoce límites. Son personajes avezados en ponerle una vela a Dios y otra al diablo. Tenemos una amplia pléyade de profesionales de la ambigüedad, de jugar con las cartas marcadas o con ases en la manga. Creen que el común de los ciudadanos es bobo, que no se da cuenta de las cosas. Hombre, quienes ya compran el discursito de serie vienen ya convencidos. Pero hay una mayoría que empieza a estar harta de los bandazos que pegan nuestros representantes. No casa que hoy tu partido apoye en Madrid la ampliación de la ley del aborto, la barra libre para que se puedan cercenar la vida en el seno materno sin pedir responsabilidades y mañana te mates por estar en primera línea en la basílica de Candelaria.
Así actuaron en el día de la Asunción de la Virgen el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero o el presidente del grupo parlamentario socialista, Manuel Marcos Pérez. Ambos dirigentes pertenecen a formaciones que en la capital de España han abogado permanentemente por desproteger la vida del feto humano, por desfavorecer a la Iglesia Católica (amparándose en el artículo 16 de la Constitución Española) para respaldar a los amiguitos de la Alianza de Civilizaciones y por presumir de un ateismo fuera de lo común.
Sin embargo, lo que su mano derecha (o izquierda) vota en la capital de España nada tiene que ver con lo que hacen en su tierra. Estos señores no conocen lo que es la desvergüenza. Van al templo como si fuesen los más creyentes del planeta (reservándoles el sitio, claro) y se chotean moralmente de quienes verdaderamente tienen fe y devoción para recorrer 20, 50 o más de 100 kilómetros de peregrinación para estar en Candelaria con la Madre amada.
Y fíjense si estos representantes de tres al cuarto temen que parte de la población empiece a darse cuenta de su falsedad que en el tramo que va desde el ayuntamiento de la Villa Mariana de Candelaria hasta la basílica (apenas 400 metros) fueron megaprotegidos por Guardia Civil, Policía Local y Nacional. Y no sólo eso, muchos peregrinos que regresaban del templo, y necesariamente tenían que tomar esa misma vía, vieron y comprobaron como algún que otro miembro de la seguridad les pedía que dejasen paso a las autoridades...¡¡¡qué tenían prisa porque el acto religioso ya iba con retraso!!!
Ya está bien (y hasta indecentemente permitido) que los representantes elegidos en las urnas se tomen la licencia de marcar la agenda del obispo de la Diócesis Nivariense (en esto la Iglesia tiene también su parte de culpa y de responsabilidad), pero que encima pretendan ir bajo palio, como si fueran santos de estampita a los que no sólo hay que venerar, sino dejarles el camino expedito para que no se junten con lo que ellos deben considerar el populacho ya es ir demasiado lejos. Insisto, estos son los representantes de CC y PSOE en las Islas, partidos que se declaran en contra de la pervivencia del feto y que tratan de torpedear día tras día las relaciones Iglesia-Estado. A ver si el pueblo va tomando nota.

 
Catetismo español y zapateril

Sería sumamente tópico caer en la famosa parodia de la película de Berlanga y su famoso "americanos, os recibimos con alegría". La visita reciente de la mujer de Barack Obama, Michelle, ha dejado al descubierto una España que no ha evolucionado desde los años de la posguerra. El catetismo, el paletismo y los comportamientos rayanos en la babosería más infecta han salido a la superficie durante la estancia de la esposa del presidente estadounidense en Marbella, Granada, Ronda y Palma de Mallorca. Me da la sensación de que alguien no sabe valorar las cosas en su justa medida o de que había tantas ganas de que viniese Barack a España que el hecho de que ya viniera su mujer ha puesto a más de uno trempante.
La progresía española, es misma de la chapa-pin-pegatina del No a la Guerra y del patear todo lo que oliese a Estados Unidos, tiene una habilidad excepcional para el travestismo ideológico. Si Bush era el demonio satanizado, Obama es elevado a los altares como un angelito negro de los que cantase Antonio Machín y sus maracas. Y eso, como auténticas maracas se han vuelto algunos con una visita que ni siquiera se puede calificar de Estado. Pero eso le da lo mismo a la servidumbre zapateril. El caso es vender la breve estancia de la señora Obama como un ¿éxito internacional?
Seré claro. ¿Quién es en el concierto internacional Michelle Obama? Nadie, señores. Es, con todos los respetos, una mindundi de tres al cuarto. No representa a nadie, igual que la señora de Zapatero, Sonsoles Espinosa; o la esposa del primer ministro británico o el marido de la canciller alemana tampoco son nadie en la escena política. Tienen el protagonismo que tienen por ser las parejas de estos mandatarios, pero nada más. Ni pinchan ni cortan.
El gran problema que siempre ha tenido la izquierda española, su contradicción permanente es que odia y admira a partes iguales el estilo de vida norteamericano. Sus discursos son una cosa, plagados de revolucionarismo comunistoide hasta la médula, pero los hechos demuestran lo contrario. Recuerden a Javier Bardem chapita-pin-pegatina en ristre. Mucho elevar la voz contra el imperialismo yanqui, pero no dejó pasar el primer avión para montarse en el tan denostado dólar y hacer su carrera en la meca del cine mundial, Hollywood.
Desde luego, si la presencia de Michelle ha llevado a toda esta parafernalia, mejor ni pensar lo que se hubiese podido hacer de haber venido la familia al completo. Zapatero hubiese sido capaz de poner su lengua como suerte de alfombra roja para que su admirado Barack (el mismo que en su primera visita a Europa pasó de venir a España) pisara encima de ella. Así son algunos de catetos y de contradictorios.



 
Regreso al pasado más oscuro

Las Palmas de Gran Canaria lleva casi cuatro años sumida en el caos más absoluto. El Gobierno progresista de Jerónimo Saavedra sólo ha traído a la capital miseria, pobreza, suciedad, retrasos intolerables en los servicios básicos para la ciudadanía. El tirón electoral del guitarrista ha provocado efectos irreversibles en una ciudad que era la envidia de España. Una gran urbe al estilo de Madrid, pero con el atractivo del mar a tiro de piedra.
Los socialistas volvieron a engañar a los habitantes de Las Palmas de Gran Canaria. La aplicación del programa electoral se ha basado en la política de hacer las cosas a salto de mata. Es más, casi ha habido una obsesión enfermiza por cargarse de raíz todos los proyectos diseñados por el Partido Popular. La fructífera etapa de José Manuel Soria (1995-2003) y Pepa Luzardo (2003-2007) dio paso a un período de oscuridad, de disparates variados y de la pérdida de oportunidades de promoción cultural.
Porque, ésta es otra. Saavedra, el gran cultureta, el intelectual de trampa y cartón tampoco ha hecho grandes cosas por la ciudad. Su misión consistió en rematar los trabajos que ya se había encontrado iniciados. Y el Carnaval, lamentablemente, ha ido sufriendo una regresión intolerable. La última perla fue la del plagio permitido, consentido y financiado del cartel de 2011. Aseveran los progres, tirando de manual, que no tiene ni pizca (ni pluma) de parecido con el póster de Eurovisión 2009. Los diseñadores gráficos lo tienen muy claro. Hubo copia y no se reprodujo tal cual de auténtico milagro.
Pero si hay una muestra clara de la desidia de la gestión municipal de Jerónimo Saavedra esa es la que ven los grancanarios y los turistas en la playa de Las Canteras. Después del denuedo del equipo de Soria por rehabilitar la zona, acabar con la prostitución y los puntos de trapicheos diversos, así como los robos a determinadas horas, llega el PSOE y vuelve a poner este rincón a su gusto.
Las Canteras, a día de hoy, se ha convertido en un lugar con solares abandonados, obras a medio hacer, luminarias que revuelven los estómagos más tolerantes. Ante eso, Saavedra se limita a encogerse de hombres, a poner cara de masón y, por supuesto, culpar al Partido Popular y, de paso, a quien hasta hace algunas semanas había sido su socia ¿leal? en el Consistorio, la oligofrénica Nardy Barrios. No es de extrañar que de esta mezcla haya quedado una urbe que ha regresado al pasado.


 
Amaños tolerados

¿Está amañada la Segunda División? Hay pruebas que la Liga de Fútbol Profesional y la Federación Española no quieren ver, pero que emiten un olor a corrupción más putrefacto que la de cualquier túmulo. No se quiere meter mano en el asunto por una cuestión esencial. Porque seguramente empezarían a destaparse tantos cambalaches que igual muchos de los equipos participantes en la división de plata acabarían desapareciendo.
Lo cierto es que las sospechas de compras de partidos, de jugadores tendentes al cheque fácil a cambio del esfuerzo nimio o nulo comenzaron a cobrar mayor intensidad en noviembre de 2008. Jesuli, que militó en el CD Tenerife, denunció en los medios de comunicación que en la última jornada de la Liga (2007/2008) el conjunto blanquiazul salió casi de paseo ante el Málaga, lo que propició el ascenso del once andaluz y, de paso, que la Real Sociedad se quedase un año más en Segunda.
Rápidamente, como si alguien hubiese visto fantasmas, se cerraron todas las investigaciones y el caso quedó diluido como un azucarillo en el agua. Había que dar carpetazo a la cuestión, sobre todo porque a esas alturas, iniciado ya un nuevo campeonato, no tenía demasiado sentido (al menos para los comités) meterse en terreno resbaladizo.
Pero claro, cuando no se corta el problema de raíz, sino que apenas se podan dos o tres hojas, éste vuelve a reaparecer, incluso con más intensidad.  Hace un año, en el partido entre la UD Las Palmas y el Rayo Vallecano, amarillos y franjirrojos acordaron un empate a cero que valía a los primeros para mantener la categoría y a los segundos para que su portero lograse el Zamora.
Las denuncias, ríanse ustedes, tuvieron que venir de las propias casas de apuestas por internet porque hubo jugadores de uno y otro equipo que apostaron fuertes sumas de dinero a ese resultado, 0-0. No metieron a un testaferro, no. Lo hicieron ellos mismos.
Así las cosas, como nadie hace nada para fulminar esta corruptela deportiva, es ahora el Hércules de Alicante quien se inmerso en una supuesta compra del portero del Córdoba para que se dejase meter cuatro goles. Lo peor del caso es que hay pruebas evidentes que, de momento, nadie quiere coger. Es una papa caliente con todas las de la ley y, claro está, supondría tener que reelaborar el nuevo calendario.
¿Y que pasaría si se actúa de oficio y se demuestra que el presidente herculano sobornó al meta cordobés? Pues que igual, por un lado, ambos equipos perderían sus respectivas categorías, pero al mismo tiempo se destaparía una caja de Pandora imposible de controlar. Y mejor no descender a las profundidades abisales de la Segunda B.


 
¿Huelga frustrada?

¿Qué le ha prometido ZP a los controladores aéreos para que, de momento, aplacen su anunciada y tan temida huelga? Pues seguro que algo más que un triste plato de lentejas, que es por lo que más de uno suele venderse. Pero, ¡ay amigo! con el gremio de los vigilantes del aire hemos topado. Contra estos no se puede estar mareando la perdiz demasiado tiempo, no vaya a ser que les dé un mareo y los chicos nos cojan una baja médica en Barajas, el Prat y Palma de Mallorca.
El desgobierno de España ya no sabe cómo articular más trucos de magia, de ilusionista de barrio para evitar la que se nos viene encima. Por lo pronto, para el primer impacto de los controladores, pero ZP y Pepiño Blanco son conscientes de que no pueden engañar a todos al mismo tiempo. Tarde o temprano los argumentos tramposos acaban descosiéndose por donde menos se piensa. Si la segunda quincena de agosto parece navegar ahora en aguas (o en cielos) tranquilos, me temo que el final de la misma o el arranque de septiembre puede venir calentito.
El problema, como casi siempre, es que al Gobierno le ha faltado cintura negociadora. Cuando ha querido darse cuenta de que le iban a meter un gol por toda la escuadra con la huelga, admite ahora que tal vez hay reivindicaciones que puedan tomarse en consideración. Bien, pero para eso hemos tenido que pasar varias semanas de apuros, de agobios, de millones de pasajeros que estaban con el alma en un puño porque no sabían si a partir del 16 de agosto su vida iba a transcurrir en una terminal, como aquella película de Tom Hanks.
Zapatero, al igual que ha sucedido con otras cuestiones, ha buscado el famoso acuerdo al precio que sea y como sea. El parapeto de responsabilizar a los controladores de destrozar las vacaciones de los españoles sólo iba a colar un día. A partir de ahí, por elevación, se cargarían las tintas contra AENA, luego contra Fomento y, finalmente, contra el inquilino de la Moncloa.
Posiblemente, independientemente de la morterada que cobren a final de mes los vigilantes de los cielos, si no se diesen tantas subvenciones chorras o se creasen ministerios tan inútiles como incapaces sus titulares (Igualdad y Vivienda) igual no había que estar con la tijera o la podadora en la mano. Aunque me da que los ciudadanos cada vez tienen más claro a quien podar de raíz, ¿lo adivinan?

HÁGANOS LLEGAR SUS ARTÍCULOS Y OPINIONES
tenerifeweek@gmail.com





Noticias/opiniones
de otro planeta



Educación: profesorado y familia


Un Alien

   Leo con atención y me asombro: en mi planeta los profesores deben saber, conocer aquello que van a impartir antes de enseñarlo a sus alumnos.
   Miro a mi alrededor, a este planeta llamado España y constato una vez más que los profesores de primaria no tienen obligación de conocer las materias que enseñan. En su formación de profesores se presupone que eso ya lo saben. ¿Por qué? Porque han pasado por el sistema educativo español. Ese sistema educativo español donde las editoriales tienen un gran poder en parte debido a la falta de entendimiento del profesorado de las materias. Ese sistema educativo español donde un profesorado mal formado no tiene defensas para poder actuar y enseñar a su alumnado. Ese sistema educativo español donde para convertirse en profesor basta un examen y ahí te las arregles. Ese sistema educativo español donde los directores de colegio no tienen mayor poder sobre su comunidad educativa a la hora de elegir su profesorado. Ese sistema educativo español donde no se prima el trabajo y el esfuerzo de los alumnos.
   Pienso en mis pobres alienigenitas: ¡qué raro debe ser tener padres que te piden una y otra vez que te esfuerces y trabajes cuando a los demás niños no se lo piden! ¡Qué raro que no hacer nada esté castigado!
   Ese sistema educativo donde la familia está en contra del colegio. Vuelvo a pensar en mi planeta, donde la familia está a favor del colegio. ¿Cómo van a aprender los niños en España cuando en casa se les pone en contra del profesorado y del colegio? Y miro a mis pobres alienigenitas y pienso ¿cómo no se van a sentir raros cuando les digo que lo que dice el profesor va a misa? Si es que a sus compañeros sus padres no les dicen eso. ¿Cómo no se van a sentir raros cuando los padres son los que intentan mandar sobre el profesor para que sus hijos no trabajen tanto?
   Leo que en otros mundos los mejores alumnos se convierten en profesores. Que los mejores profesores están en las edades tempranas. Que los alumnos entran más tarde en el colegio pero aprenden antes que en todos los demás planetas. Que la clave está en la formación del profesorado. Que para ser profesor hay que ser mejor aprendiendo previamente, que hay que ser bueno investigando para poder averiguar cuál es el problema del alumno, que la familia tiene que apoyar en todo momento al colegio y por tanto al profesorado, que familia y profesorado trabajan juntos por el hijo-alumno que hay que formar.
   Y me siento hiper-extra-super-alienígena una vez más.



EL CASO "GÜRTEL" ES UN JUEGO DE NIÑOS COMPARADO CON EL DE "AENA"

Merece la pena conocer la versión no gubernamental (o sea, de la otra parte, ambas "objetivas", claro) para tener una visión más completa del asunto "controladores".
Reconocereis que esta "fijación" del Gobierno no es normal, salvo que haya algo más de fondo....
 
Y si fuera cierto...¡¡rezad pecadores de la pradera, se acerca el apocalipsis aéreo!!
 
¿SABÍAS QUE AENA TIENE UN "AGUJERO NEGRO" POR INVERSIONES EN INFRAESTRUCTURAS DE 12.000 MILLONES DE EUROS?
(Parece mucho, ¿verdad? Pues son más: son casi 13.000 millones).
¿Sabías que sólo los intereses de esa deuda ya alcanzan los 800.000 euros diarios?
 
¿Sabías que, antes de la llegada de este gobierno al poder, no sólo no había tenido nunca déficit alguno, sino que siempre había generado grandes beneficios?
¿Sabías que las inversiones en infraestructuras de este gobierno han correspondido a obras adjudicadas siempre a las mismas tres empresas afines al PSOE, una de ellas del ministro Blanco ("Grupo San José")?
 
Esto último no creo que extrañe a nadie.
Lo que sigue, en cambio, sí que debería preocuparnos (y mucho):
 
¿SABÍAS QUE, A CONSECUENCIA DEL ABULTADO DÉFICIT, Y POR PRIMERA VEZ EN SU HISTORIA, ESTE AÑO -2010- AENA NO TIENE DINERO PARA PAGAR A SUS ACREEDORES EXTRANJEROS, Y QUE LA BANCA EXTRANJERA PUEDE EJERCER SU DERECHO DE EMBARGO SOBRE NUESTRA RED DE AEROPUERTOS NACIONALES?
 
¿Sabías que -del montante de la deuda- 9.000 millones fueron financiados por bancos españoles y 3.000 millones directamente por bancos extranjeros; pero que los bancos españoles -para mantener su liquidez- al ver que el montante aumentaba, fueron emitiendo deuda y obligaciones que vendieron en el mercado internacional (lo cual es una práctica habitual en banca)?
 
¿Sabías que apoderarse de la red de aeropuertos de un país turístico es un negociazo muy apetitoso, y que poderosas corporaciones estadounidenses y del Reino Unido ya han iniciado acciones para asumir la deuda de Aena (so pena de que sus bancos ejerzan apremio de embargo) y quedarse así con la mayor tajada que puedan sacar?
 
¿Sabías que -probablemente por eso- empresas americanas "de consultores" (como las que trabajan en Irak haciendo el trabajo más sucio) trabajan con Fomento y con Aena (McKinley), y que han diseñado sus "Planes de Actuación", obligándoles a una hoja de ruta para quedarse con la gestión de nuestros aeropuertos "legalmente", a cambio de evitar el escándalo público de un embargo internacional que acabaría con este gobierno?
 
¿Qué seguridades y promesas dio Salgado en secreto en Londres (a los representantes de qué empresas) para que el Financial Times dejase de tildar a España como "país con riesgo de insolvencia"?
¿Te suena ahora a cuál de las más jugosas "insolvencias" se refería? ¿Y por qué precisamente el Reino Unido estaba tan interesado en hacer pública nuestra "insolvencia" (si no nos doblegábamos a las pretensiones de sus empresas sobre nuestro patrimonio, claro)?
¿Por qué crees que -entre otros motivos- tuvo que intervenir el Rey para pedir a las fuerzas políticas un consenso "ante la gravedad de la situación"?
 
¿Sabías que la red de aeropuertos nacionales es una propiedad pública, patrimonio de todos los españoles, y que ahora (con el "Plan de Privatización") la vamos a perder?
¿Sabías que nuestros aeropuertos no nos habían costado a los ciudadanos españoles ni un céntimo porque se pagaban en su totalidad con las ganancias de Aena (que, a su vez, provenían de las compañías aéreas que vuelan a -y sobrevuelan- nuestro país)?
 
¿Sabías que el sueldo de los controladores tampoco le ha costado un céntimo al contribuyente porque se paga en su totalidad también con esas ganancias?
¿Sabías que los propios controladores habían ofrecido a la comisión "negociadora" de Aena, en abril de 2009, reducir sus retribuciones un 25% (y así consta en acta) y Aena lo rechazó "por no considerarlo interesante" (y nueve meses después, el Sr. Blanco se pavonea diciendo que va a bajarles el sueldo un 25%, como si fuese idea suya)?
 
¿Sabías que el plan de privatización de Fomento incluye a las Comunidades Autónomas, para que -salvo Madrid y Barcelona- se queden con los aeropuertos pequeños (no rentables), que tendrán que ser financiados a partir de ahora con dinero de los contribuyentes (cuando hasta ahora ningún aeropuerto -grande ni pequeño- nos costaba dinero a los contribuyentes)?
¿Sabías que para los grandes aeropuertos rentables el paquete accionarial reservado a las corporaciones locales es ridículamente pequeño (ni siquiera da para satisfacer a los "poderes económicos" locales) y los inversores extranjeros se llevan "la parte del león"?
 
¿Sabías que Fomento pretende tranquilizar a la opinión pública declarando que conservará "en todo momento" la titularidad de los aeropuertos, cuando tal cosa no sirve a efectos prácticos para nada y lo que hace es perder -total y absolutamente- cualquier capacidad de gestión sobre los mismos, ahora y para siempre?
 
¿Sabías que el gobierno tiene "intimidado" al Partido Popular en todo este asunto porque la política de fuertes inversiones en infraestructuras comenzó cuando Álvarez Cascos era ministro?
¿Sabías que, en realidad, dicho argumento no tiene ningún peso porque, cuando el PP perdió las elecciones, dejó en Aena las cuentas claras y había superávit contable en Caja?
¿Sabías que el gobierno tiene de su lado a los nacionalistas catalanes en todo este proceso porque les tiene prometida una jugosa parte en el reparto de la "tarta" de El Prat?
 
¿Sabías que cuando el ministro de Fomento dice que "no tiene nada en contra de los controladores" está diciendo la verdad porque -en realidad- sólo los está utilizando como pantalla de humo para que la opinión pública no se percate de lo que está sucediendo entre bambalinas hasta que sea demasiado tarde?
¿Sabías que, por eso, Aena necesita que los controladores se pongan en huelga o que, cuando menos, parezca que lo están (huelga "encubierta") para que el foco mediático siga sobre ellos y toda su arriesgada campaña de distracción siga funcionando?
¿Sabías que, por eso, en el departamento de RR.HH. de Aena nos obligan a programar los turnos de los controladores -sobre todo para Semana Santa- intencionadamente mal para que falte personal, o se saturen los sectores, y haya que poner demoras y se cree un caos?
 
¿Te explicas ahora cómo es posible que al frente de Fomento, en vez de poner a un ingeniero de carrera -que hubiese sido lo normal-, hayan puesto a un hombre sin estudios pero que ha sido durante años el portavoz del PSOE, "ingeniero" de la comunicación, experto en ocultar y manipular información a su conveniencia, maestro en campañas de prensa, en campañas de difamación, en campañas de "acoso y derribo" mediático?
 
Ya sé que todo esto te puede parecer uno de esos típicos mensajes "en cadena", pero comprenderás que en realidad la situación es mucho más seria:
 
Si no lo reenvías a todas aquellas personas que -a tu juicio- deberían conocer esta información, es que te importa un bledo el futuro de tu país..
Si no lo reenvías a todas aquellas personas a las que quieres, es que no te importa que -sin necesidad alguna- nosotros (y nuestros hijos) vivamos en un país aún más esclavizado por los intereses extranjeros.
Si no lo reenvías, nunca faltará un millonario, inglés o americano (en las Bahamas o en su mansión de la "City"), riéndose cada vez que se acuerde de lo listo que fue al apoderarse, con un potente paquete de acciones, de los rentables aeropuertos de un país de los "PIGS", gracias a que la opinión pública de ese país estaba manipulada y aborregada.
 
Ah, por cierto: ya lo hizo Angela Merkel en su día, ahora lo acaba de anunciar el Reino Unido: suben el IVA (al 19% y al 20%) para "hacer frente al déficit público".
Si el Estado va a tener que pagar los aeropuertos "no rentables" (mientras los inmensos beneficios que generan los rentables van a parar a manos privadas), ¿cuánto crees que falta para que nos suban el IVA a nosotros también?
 
PARA NUESTRA PRINCIPAL INDUSTRIA NACIONAL, EL TURISMO, LA RED DE AEROPUERTOS ES UN SECTOR ESTRATÉGICO DE INTERÉS NACIONAL:
EN NINGÚN CASO DEBERÁ PERMITIRSE QUE LA CONTROLEN INTERESES PRIVADOS.
¡MENOS AÚN, INTERESES EXTRANJEROS!
Si el turismo es cosa de todos los españoles, nuestros aeropuertos también.
----
USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos)
Delegación Torre de Control Palma de Mallorca
José Teófilo Guerrero Pozo



Aviso del Ministerio británico de Salud sobre las lámparas de ahorro de energía
 


Un lector

Este tipo de lámparas que son llamadas de ahorro de energía o lámparas de bajo consumo, en caso de romperse nos exponen a un serio peligro. Tanto que todo el mundo deberá salir de esa habitación ¡por lo menos durante 15 minutos! y evitar machucar los vidrios rotos.
 
Porque contienen mercurio, que es venenoso y causa jaqueca, desorientación, desequilibrios y diferentes problemas de salud cuando es inhalado.
 
A muchas personas con alergias les causa problemas de piel y otras dolencias graves tocando apenas esta substancia o bien al inhalarla.
 
Además de eso, el ministerio alertó sobre no limpiar los restos de la lámpara rota con la aspiradora, ya que desparramaría la contaminación para otros lugares de la casa en cuanto se usara nuevamente la misma.
 
Las lámparas deberán limpiarse por medio de escoba común y ser mantenidas en una bolsa sellada, y arrojada luego afuera de la casa en la basura para materiales peligrosos, usando guantes de goma para protegerse del contacto con los vidrios y el mercurio.
 
El mercurio es peligroso, más venenoso que el plomo o el arsénico.



Noticias/opiniones
de otro planeta



 Nuestro sistema educativo


Un Alien

   Leo la noticia con avidez: un 62% de los padres no quieren que la escuela sea lugar para todo tipo de niños. Es decir, no quieren que en la escuela tengan cabida niños no normales, niños con algún tipo de minusvalía. Se esgrimen distintos argumentos:
La escuela normal no puede atender las necesidades especiales de estos niños, por parte de maestros.
Estos niños se verían abocados al fracaso si no están en colegios especiales, por parte de pedagogos y psicopedagogos. Más de una vez cuando están entre niños normales acaban con problemas de bebida e incluso drogas, añaden.
Yo quisiera que mi niño tuviese la atención que necesita, esgrimen los padres.
   La noticia, no se alarmen, ocurre en otro país. Me quedo pensando en nuestras escuelas normales. Esas escuelas nuestras donde caben todos los chicos: los sordos, los mudos, los ciegos, los deficientes mentales y los normales. Esas escuelas nuestras donde reina la integración global en detrimento de la verdadera ayuda a los alumnos. Porque ¿cómo se puede uno explicar que se haga hacer los mismos ejercicios a tal diversidad de minusvalías físicas o psíquicas? ¿Cómo se puede tener en clase a una persona que está a punto de perder la vista y estar obligado a juzgar si sabe leer o escribir unas letras que dentro de poco jamás volverá a ver, en lugar de orientarle hacia el braille?
   Vuelvo a releer la notica de esa otra gente con más sentido común que el de la gente de nuestro país. Y ahora leo con espanto: los niños no normales son niños introvertidos, con algún tipo de problema a la hora de aprender, niños que son un poco más lentos a la hora de aprender, niños con alguna dificultad para aprender lógica o matemáticas… ¿Qué pensarían en ese país si se les dijera que nuestros niños normales comparten pupitre con niños con verdaderas minusvalías físicas o psíquicas? Minusvalías que verdaderamente les impide llevar a cabo las tareas de otro individuo considerado normal. Y ahora sí, una vez más, tengo el cerebro cortocircuitado por la falta de lógica en este país.
 



Noticias/opiniones
de otro planeta



Sanidad, alfabetización, respeto y derechos

Un Alien

Escucho la radio y me maravillo, me siento fuera de órbita. En una especie de feria hay jóvenes hablando sobre adelantos técnicos para el cuidado de los mayores:

• Una alfombra que al pisarla se ilumina la habitación señalando el camino al baño, para los despistados medio en sueños.
• Una especie de portero con grabador de mensajes, donde uno deja un mensaje: “Matilde acuérdate que Antonio pasará mañana a verte”.
• Una red telefónica por la que enviar imágenes de heridas de modo que el médico le dice al enfermero que atiende en casa lo que hay que hacer en ese momento.
• Una base de datos a la que conectarse para decir cómo se siente uno en su enfermedad o con el tratamiento, de modo que los médicos puedan modificar el tratamiento en el momento.
La pregunta del periodista: “¿los mayores están preparados para usar estos adelantos?” Respuesta de los jóvenes inventores: “los mayores están acostumbrados a usar internet y manejar ordenadores, no habría ningún problema”. Estos jóvenes hablan de una generación que no ha crecido con los ordenadores, aunque desde luego no era analfabeta ni en letras, ni en ciencias, ni en tecnología. Por supuesto, la radio era la radio nacional de otro país. Y esto me lleva a pensar en la analfabetización ciencio-tecnológica de nuestro país: antiguamente analfabetos de letras, ahora analfabetos ciencio-tecnológicos. Y esto fue ayer.
Hoy, el día después de escuchar la noticia del otro mundo, fui a hacer un análisis de sangre en uno de nuestros centros sanitarios públicos. Por supuesto la primera cola se deshizo en cuanto se abrió el centro y todo el mundo se sentó aleatoriamente esperando a que la enfermera colocara los números para coger turno. Algunos de los que llegaron durante esa espera preguntaban quién era el último y otros no. Y si no, alguien señalaba quién era el último, no te fueras a colar luego para coger número. El caso es que hasta hubo una señora que recalcó el hecho de que había que preguntar quién era el último, porque, claro, siempre pasaba lo mismo: nadie hacía caso de la cola. Y esto se lo comentaba con crudeza a una mujer que no había preguntado quién era el último.
Y llegó por fin la enfermera y colocó los números. Y pasó lo que había predicho la señora: todo el mundo se abalanzó sobre los números sin tener en cuenta el orden de llegada. Por cierto la mujer que no había preguntado quién era el último fue de las primeras en coger número a pesar del escarnio público que había sufrido hacía sólo cinco minutos. Pero es que no se libró nadie de la marabunta que se abalanzó sobre los números. Los que habían protestado por los que no parecían querer guardar la cola se abalanzaron igualmente, la dignidad perdida, la ley de la jungla prevaleciendo.
Eso sí, hubo alboroto en el gallinero: un señor protestó diciendo que era culpa del sistema, la enfermera se defendió diciendo que ella sólo hacía su trabajo y el señor contestó que iba a protestar por este trato tercermundista. “Tercermundista”, qué gran palabra. El trato tercermundista no era del sistema, el trato tercermundista era el que la gente tiene entre sí, eso era el tercermundismo, el que la gente no supiera guardar la cola como los ingleses, el que nadie, ni siquiera los gritones y protestadores de turno sean capaces de respetar a sus congéneres.
Además, ahora me pregunto ¿realmente este señor ha llenado una reclamación, una protesta? Los alemanes, de los que tanto se despotrica por ser cuadrados, rellenan hojas de reclamación cada dos por tres. Pero no se les oye despotricar estentóreamente entre sus congéneres. Rellenan la reclamación o denuncia y van hasta el final con ella, porque quieren exigir sus derechos, poniendo a trabajar a toda una maquinaria administrativa y legal. Y así consiguen que los sistemas les funcionen, porque son constantemente revisados por los usuarios. Aquí nos damos unos gritos unos a otros y nos quedamos tan anchos. Porque el grito te quita el cabreo momentáneamente. Pero no movamos un dedo: eso sí que es peligroso hasta para la
salud.



LA CRISIS SEGÚN ALBERT EINSTEIN....


No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mis mo sin quedar 'superado'. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.



Noticias/opiniones
de otro planeta


El comienzo del curso escolar

Un Alien

Comienza el nuevo curso. Los padres y los niños abarrotan los centros comerciales buscando desesperadamente ese par de tenis que necesita el crío para poder ir al colegio, los cuadernos en los que escribirá sus ejercicios, los libros en los que estudiará. Y por fin están las criaturas en el colegio y los padres trabajando tranquilos porque “alguien cuida” de las crías.
Mientras tanto nadie mira qué es lo que van a hacer los niños en el colegio. Pero sí están preocupados por en cuántas actividades se podrá meter el chiquillo este año para que esté ocupado y no me dé el coñazo. Por tanto, los colegios preparan la correspondiente retahíla de actividades diversas con las que podrán entretener a las
fierecillas salvajes: deportes a mansalva, música, danzas, actividades artísticas de toda índole. Y quizás se escape por ahí una clase de refuerzo por si hay que “ayudar” al proyecto de ser humano a hacer su trabajo: sus deberes. Por si fuera poco el horario escolar estará lleno a su vez de estas actividades artísticas y deportivas, por no hablar de todas las fiestas que los alumnos prepararán con el profesorado a lo largo del año: más manualidades, música y danza.
Y de repente leo una noticia: “la escuela no es responsable de salvar vidas”. Una afirmación proveniente de los directores de colegio. Una afirmación hecha para defender la labor de las escuelas. Y ¿por qué ese titular? Parece ser que hace unos cinco años enseñar primeros auxilios en el colegio se volvió obligatorio. Pero un estudio hecho por las asociaciones sanitarias ha mostrado que no se está enseñando, y claro los directores de los colegios han defendido las obligaciones de la escuela: “La escuela no es responsable de salvar vidas”, dicen unos ya en los titulares.
“La prioridad de los colegios es enseñar lengua, matemáticas y ciencias naturales”, aclaman por mayoría. “Se tendría que discutir hasta qué punto es obligatoria la enseñanza de los primeros auxilios como parte de las enseñanzas del colegio, en las horas del colegio, teniendo en cuenta que lo principal del colegio son lengua, matemáticas y ciencias naturales”, gritan otros. “La obligación de la escuela es enseñar a las criaturas a estudiar y a desarrollarse”, se comenta en los corrillos. Por supuesto, la noticia ha sucedido en otro país. ¿Se imaginan a los directores de colegio defendiendo las prioridades del colegio aquí?



Un estadounidense en España




El Pulpo del Garaje

Es curioso este video de un estadounidense que, en su primera salida de su país visitó España. Con el vídeo de tres minutos pretende expresar lo que sintió en su estancia en Sevilla, Cádiz, Madrid y Barcelona. 
En su comentario del vídeo expresa asimismo su profundo respeto y envidia por el estilo de vida de España. Tanto este comentario como el propio vídeo revelan, a mi parecer, que este visitante ha percibido de España una sensación análoga a la que cualquier occidental, incluidos los españolitos que viajan, sentimos en un país tercermundista o en desarrollo. En el texto aparece la palabra “eerieness”, que viene de inquietante y fantasmagórico. Mucho colorido, bailes tradicionales, carnaval, y una extraña admiración por lo normal, que se aprecia como extraordinario: una mujer que lleva a sus niños al colegio, un hombre con una bombona de gas al hombro, un semáforo(!), una manzana rodando por el suelo. ¿Por qué destaca algo tan cotidiano y normal? Porque se ve a España como un sitio exótico, pobre, en desarrollo y se piensa que esas acciones normales suponen algo extraordinario para la población de este país. Como suele ocurrir, se le atribuye, en compensación una “envidiable” alegría de vivir, que se refleja en la permanente fiesta en la calle. Es la actitud del viajero occidental en la India, por poner un ejemplo, o la típica escenificación de un pueblo de México o un barrio chino de cualquier ciudad de EE.UU. en tantas películas de Hollywood.
Lo fácil sería achacar esta actitud condescendiente a la altanería y al imperialismo americano. Pero eso sería tan falso como injusto. La fama que rezuma en este vídeo nos la cosechamos nosotros en este país que, por muchos G20s o G7s a que sea invitado, no dejará de ser eso que vemos en el vídeo: un país que no tiene remedio y nunca saldrá del estatus de “en desarrollo”, y al que los que ya están desarrollados siempre verán así. ¿Por qué? Eso lo dejamos para otra ocasión: como avance dos palabras: mediocridad y funcionariado.



Noticias/opiniones
de otro planeta



Las nuevas tecnologías
 

Un Alien

Y aquí estoy con mi mini portátil (netbook) en la biblioteca, aprovechando que han puesto wi-fi y que por lo tanto me puedo poner a trabajar usando una conexión a internet gratis. Apenas llego me veo que apenas queda un sitio libre de los 46 sitios reservados a tal fin. Me maravilla ver a tanta gente joven con un megaportátil en las mesas. Y pienso ¡qué chicos más espabilados! Pero entonces me fijo que cada quien está dentro de su propia red social online: tuenti, facebook, twitter, messengers de Hotmail, Yahoo. Toda esta gente joven no se ha venido a estudiar o trabajar, no, se han venido a chatear,  a ver el último vídeo musical, película, fotografía de los amigos, todos conectados al portátil mediante auriculares, cual conexión encefálica entre los caballos y los navi de Avatar. A veces los ves en grupo, chateando en grupo, viendo el capítulo de manga en grupo, viendo un vídeo musical en el portátil de la amiga, mientras ésta se decide por fin a hacer un ejercicio de geología. Algunas intentan ligar con uno o ver cómo se liga. Otro presume de aplicaciones ante sus amigas. ¿Qué pasó con la plaza, el quiosco, el banquito de reunión, el polideportivo, el ligar frente a frente, o frente con frente?
La biblioteca se acaba de convertir en un lugar de ocio del ciberespacio, más que de trabajo y estudio.
Y de repente se sienta delante de mí un crío que ha traído un mochilón. Ya le había visto en días anteriores. Es un crío, no tendrá más de doce años. Apenas se le empieza a asomar una pelusilla que se convertirá en bigotillo. Y el crío abre el mochilón y saca su megaportátil. Lo abre, lo enchufa y empieza a navegar. ¿Es que este crío no tiene nada mejor que hacer que pasarse horas muertas en la biblioteca navegando por el ciberespacio? ¿Es que no hace deporte? ¿Es que no hace la tarea del colegio? ¿Es que no juega con nadie?
Y luego están los pobres, los parias que ocupan los 5 puestos de ordenadores de la biblioteca. Y entre tanto paria joven un crío paria, un crío todavía menor que el del megaportátil, un crío que tendrá unos nueve años, que ha puesto el Google y se dispone a adentrarse en la maraña de Internet.
Y yo aquí con mi miniportátil (netbook) me quedo pensando que el tamaño importa, que yo no soy nadie con mi aparatito que uso para trabajar. Que para venir a la biblioteca se necesita un portátil con procesadores de doble núcleo, 4 Gigas de RAM, pantalla de un mínimo de 15 pulgadas, disco duro de unos 250 Gigas, auriculares y un enchufe de los gordos redondos como mínimo, no como mi pobre enchufe plano. Que el portátil se ha convertido en un nuevo símbolo de moda y de estar a la última, y que no importa si sólo se está usando un 5% de su capacidad o si sólo se usan un par de programas (los del sistema operativo, el Internet Explorer y todas sus aplicaciones). Las nuevas tecnologías convertidas en el único centro de ocio, una especie de bebida alcohólica sin la cual no puede haber diversión. 

 
 

Volver a Portada