Mascarilla para los puntos negros



Mascarillas caseras para los puntos negros



Los puntos negros suelen ser el resultado de la acumulación de suciedad y grasa en los poros abiertos de la piel. Por eso mismo, recurrir a algún truco de belleza casero puede ser una buena opción, para intentar cerrar dichos poros y depurar esas imperfecciones

Receta casera de mascarilla de piña para los puntos negros



Ingredientes:

    * Una cucharada de zumo de piña natural

    * Una cucharada de miel

Preparación:

Tan sencillo es preparar esta mascarilla como mezclar bien el zumo de piña con la miel hasta que se integren uno con otro.
Luego tendrás que aplicar con un algodón o pincel sobre tu rostro, haciendo especial énfasis en las zonas donde tus poros están abiertos y los puntos negros aparecen por doquier. Una vez trascurridos 15 minutos, enjuaga con agua tibia.



Receta casera de mascarilla de limón para los puntos negros



Los puntos negros (también conocidos como barritos o espinillas) son antiestéticos y una preocupación para aquellos que los padecen habitualmente. Pero no es cuestión de alarmarse: este truco casero que te proponemos a continuación es perfecto para que tu cutis quede limpio y sin esos barritos.

Ingredientes:

    * Un litro de infusión de manzanilla

    * Un limón

    * Azúcar


Procedimiento:

Debes comenzar este tratamiento contra los puntos negros de la nariz preparando el litro de infusión de manzanilla. Claro está, directamente en una cacerola, coloca algunas cucharadas de flores (o saquitos de té) en el litro de agua. Cuando rompa hervor, simplemente colócate para que los vahos den en tu rostro y, de esa manera, lograr abrir los poros y limpiar el cutis.


Una vez que ya has pasado varios minutos así, tienes que exfoliar tu rostro empleando azúcar con zumo de limón. Permanece con la mezcla durante 15 minutos en tu rostro.



Ya para ir finalizando este truco casero contra los barritos, lo ideal es enjuagarse el rostro con mucha agua fría. Es que esto servirá para que los poros se cierren y, de esa forma, evitar que rápidamente se formen en tu rostro de nuevo.