Lugar de encuentro de diferentes culturas. Elmar Wellencamp




Lugar de encuentro de diferentes culturas





http://s2.subirimagenes.com/fotos/previo/thump_61645241casonacatalinatacor.jpg

La Casona de Santa Catalina: Una casa histórica tacorontera

 
Hace una semana el municipio de Tacoronte tiene una nueva atracción. Inaugurado por el presidente insular y bendito por el cura de la iglesia vecina, la recientemente acabada casona en el barrio histórico, completamente restaurado hace dos años, abrió las puertas.
Anteriormente propiedad del obispado, el Cabildo compró el edifico hace once años para instalar un centro de cultura y lugar del intercambio cultural, un sitio a lo “que cada uno aporte sus conocimientos, a través de un respeto entre las culturas”, subrayó Ricardo Melchior en su discurso inaugural.

http://s3.subirimagenes.com:81/fotos/previo/thump_61645341casonacatalinatacor.jpg       http://s2.subirimagenes.com/fotos/previo/thump_61645441casonacatalinatacor.jpg

“Es una casa abierta a todos los que quieran participar. Pretendemos que las personas que escogen nuestra Isla para pasar muchos años de su vida puedan encontrar un espacio donde se canalicen las aportaciones que cada uno pueda hacer”.

La Casona de Santa Catalina está ubicada frente a la Iglesia de Santa Catalina y forma parte de un conjunto de otras notables casas de alto y bajo en las que destacan sus ventanas de guillotina, tanto en la Calle Calvario como alrededor del convento del Cristo,.

La fachada del edificio, construido por el clérigo de la iglesia en 1702, destaca por su balcón de estilo clásico canario en la planta superior.

A la casa alta de piedra y barro, cubierta de tejas y generosamente equipada con madera de tea, pertenece un pequeño parque que destaca por su gran diversidad de árboles y plantas.

Luces indirectas al borde de los caminos conducen a los paseantes por el laberinto nocturno y dan al jardín un aspecto muy  romántico.
 
http://s3.subirimagenes.com:81/fotos/previo/thump_61645551casonacatalinatacor.jpg

Un ascensor en un torre de vidrio junto de una palmera grande da accesibilidad a  ambas plantas. Los trabajos de rehabilitación del dicho inmueble han tenido un coste superior a los 500.000 euros, que han sido aportados íntegramente por la Corporación insular.

Se realizó entre otros la eliminación de enfoscados y suelos para permitir excavar en el  interior y exterior con la finalidad de la colocación de grava y llevar a cabo una impermeabilización que solucione las humedades. Los trabajos incluyeron también una restauración de la cubierta de todas las instalaciones y la eliminación de las construcciones auxiliares existentes en el jardín.