Los beneficios de la manteca de karité



Los beneficios de la manteca de karité




¿Qué es la manteca de karité?

El karité es un producto natural que nace del Butyrospermum parkii, un árbol de la sabana que crece en el centro y el oeste de África, en países como Nigeria, Senegal o Burquina Faso.
 
Los frutos que produce este árbol parecen nueces y en su interior se esconden almendras blancas y naturalmente grasas. Cuando estas almendras se manipulan se convierten en una masa amarillenta: la manteca de karité. Cada año, un árbol produce una media de veinte kilos de masa.
La manteca de karité puede comprarse transformada en masa o directamente incorporada en productos cosméticos que se venden en tiendas especializadas, grandes superficies y demás comercios.

Las propiedades



Este producto posee numerosas propiedades reparadoras: además de suavizar la piel, le aporta flexibilidad y la hidrata en profundidad. Es rica en vitaminas A, D, E y F, está compuesta por látex y componentes que evitan que la manteca se convierta en jabón. Se trata de un cuidado natural con múltiples usos.
Los frutos que produce este árbol parecen nueces y en su interior se esconden almendras blancas y naturalmente grasas. Cuando estas almendras se manipulan se convierten en una masa amarillenta: la manteca de karité. Cada año, un árbol produce una media de veinte kilos de masa.
La manteca de karité puede comprarse transformada en masa o directamente incorporada en productos cosméticos que se venden en tiendas especializadas, grandes superficies y demás comercios.

Los usos cosméticos


Si decides utilizar la masa, comprobarás que el aspecto de la manteca nada tiene que ver con las cremas o leches que venden en las tiendas tradicionales. Se presenta en un producto bastante más consistentes y difícil de aplicar. Es normal, antes de aplicarla deberás frotar con fuerza la manteca entre las manos para calentarla y transformarla en aceite.
No intentes hacerlo con un secador o colocándola cerca del radiador y mucho menos introduciéndola en el microondas.


La manteca de karité y el cuidado del rostro

                     


Se trata de un producto excelente para el cuidado facial. Entre sus beneficios destacan la elasticidad, la hidratación y la protección de la piel. Puede utilizarse como bálsamo labial y es muy eficaz, sobre todo, en invierno. También es útil para la zona de la nariz, si la tenemos irritada debido a un constipando, en invierno, o a la alergia, en primavera.
En lo que se refiere a los hombres, la pueden emplear como tratamiento para después del afeitado, para calmar las pieles irritadas. Hay que prestar atención al resultado aceitoso que deja la manteca, no olvidemos limpiarlo con una toallita húmeda.

Para el cuidado del cuerpo



La manteca de karité está especialmente recomendada para pieles muy secas. Si la compras en forma de masa aquí tienes diferentes trucos para aplicarla:
- En el baño: añade al agua unas nueces de manteca. Una fina capa de producto te cubrirá el cuerpo. Es fantástico para relajarte y notarás una gran sensación de bienestar. Cuando salgas de la bañera tu piel estará suavísima.
- En masaje: como las leches hidratantes, la manteca de karité se puede aplicar dando un masaje para relajar los músculos. Dátela en brazos y piernas. Verás que el efecto es inmediato si tienes agujetas.
- Tras la depilación: aparte de su acción hidratante, la manteca de karité alivia la piel gracias a sus propiedades calmantes y relajantes.
- Antiestrías: si estás haciendo dieta o si estás encinta, aplícate manteca en las zonas en las que suelas perder peso o engordar, como las piernas, por ejemplo. Te servirá como acción para prevenir las estrías. Es una acción preventiva, no hace desaparecer estrías que ya tenemos.
 
Para el cuidado de las manos

 
Hay muchas marcas que han seleccionado el cuidado de las propiedades de la manteca de karité para crear una crema nutritiva. Cura las grietas e hidrata las manos en profundidad.

Para el cuidado del cabello

 
También es una solución excelente para conseguir un cabello sano, sobre todo si lo tenemos seco y apagado, pues la manteca le devuelve toda la vitalidad que le falta. Es fantástica para los rizados que, de forma natural, suelen ser más secos que otros tipos de cabellos.

Si buscas una acción hidratante: aplica una nuez de manteca la noche antes de lavarte el pelo. No es necesario que utilices demasiado producto porque luego te costará aclararlo. Debes ponértelo desde las puntas hasta las raíces y dejar que el cabello repose envuelto en una toalla caliente. Tras unos 15-20 minutos sécate el pelo para que no se manche la almohada. La manteca actuará toda la noche y el cabello absorberá la keratina.

Por la mañana, lávate la cabeza para retirar lo que quede de manteca. Probablemente tendrás que repetir el lavado varias veces. Nuestro consejo es que te laves el cabello con jabón de alepo, aplicándolo previamente sobre las manos. Pero no te preocupes si no tienes este producto en concreto, tú champú de diario también servirá.

¿Dónde comprar manteca de karité y a qué precio?

Internet es donde la encontraremos con más facilidad. Hay muchísimas tiendas online que ofrecen este producto. Pero presta atención y no compres en la primera web que encuentres. Asegúrate de la calidad del producto y de que lo adquieres en un sitio serio (en cuanto al pago online, las condiciones de entrega, etc.).
También la encontrarás en tiendas especializadas en productos biológicos, en algunas parafarmacias o incluso en grandes superficies.

Los precios pueden variar pero los 100 ml suelen estar entre los 10-20 €. En cualquier caso, dependerá del lugar en el que lo compres y de su origen.

La manteca de karité puede utilizarse durante todo el año. En invierno repara la piel seca y deshidratada. En verano, cuando el sol daña el cabello, corrige el efecto «paja» y alivia los posibles golpes de calor.