Los 'sinpa' carnavaleros. Juan A. Velarde



 



Los 'sinpa' carnavaleros

20110316183224-tranviadetenerife.jpg

De coña. Les reproduzco literalmente varios pasajes de la información que la compañera Eloísa Reverón publica en La Opinión de Tenerife sobre las personas que han viajado de gorra en el tranvía durante los pasados carnavales. Puede parecer una broma más propia del 28 de diciembre, día de los inocentes, pero no. Es una verdad como una casa. Eso sí, en días normales, rara es la vez que no se encuentra uno con los revisores de turno en el tranvía, ¿será para intentar recuperar las pérdidas de los carotas a base de trancar a algún jeta que ahora ya no tiene ‘bula melchoriana’ para colarse?

A lo que iba: “Tras resolverse el problema de inseguridad en el tranvía durante los Carnavales chicharreros, gracias al operativo especial que Metropolitano y la Policía han puesto en marcha, ya sólo existe "un punto negro" para este transporte en la fiesta chicharrera, el fraude. La empresa que gestiona el metro ligero reconoció que casi nadie paga el viaje, aunque no tiene todavía cuantificadas las pérdidas.

Además, admite que se ve imposibilitada para perseguir a los defraudadores, dado el uso masivo que los ciudadanos hacen de este transporte público durante las fiestas.

Ante esta situación, Metropolitano considera que la única baza que le queda es apelar a la conciencia ciudadana. Por eso, pide a la población que entienda que el tranvía no es gratis y que hay que pagar, como se hace con la guagua y con el taxi.

Durante el Carnaval el número de personas que no abonan el ticket es bastante superior al resto del año, pero no tenemos un ejército de revisores para controlar a los miles de pasajeros que utilizan el tranvía durante la fiesta. Lo único que nos queda es pedir responsabilidad a los ciudadanos y multar a los que los revisores localicen”. 

Claro, después de estos hechos perfectamente relatados por la compañera periodista, me cabe preguntar algo muy sencillo; ¿tendremos que ser el resto de ciudadanos los que le costeemos el vicio de no pagar a esos cuatro, cuarenta o cuatrocientos personajes? A mí me parece muy grave que una corporación como el Cabildo de Tenerife, aunque sea a través de la empresa Metropolitano, asuma como un hecho inherente que se te están colando en el tranvía, que aquí no paga ni Dios, pero luego, cuando sólo vamos 20 personas, concretamente en la estación de El Cardonal, se suban tres inspectores a pedirnos con premura el billete, ¿a qué jugamos?

Madrid, por ejemplo, dispone de un sistema similar de metro ligero, que además discurre por la superficie, y todas las estaciones disponen de un sistema de tornos o elementos similares para validar el bono o el billete sencillo. No voy a llamar a la rebelión de que ahora la gente no pague. No, no se trata de eso y yo soy el primero que cumple con el religioso acto de pagar hasta el último céntimo, pero me revienta enormemente que los políticos de turno se descuelguen con declaraciones de este cariz.

Posiblemente, habrá personas con estrecheces económicas que tengan que debatirse entre coger el tranvía o ahorrar el euro o euro treinta céntimos para comprar el pan. Al final, aunque suene triste decirlo, sale más a cuenta ser un jeta que ir de honrado por la vida, aunque también espero que esto cambie y que no siempre el mundo sea de los pillos y de los desahogados.