La corrupción llega al Consorcio de Bomberos de Lanzarote




La corrupción llega al
Consorcio de Bomberos de Lanzarote

 


Los opositores y su abogada Doña Almuedena Viota Mariñas, afirman en nota de prensa, que el Consorcio permite que un falso psicólogo sea el que decida quién entra y no entra en la oposición para la provisión de 16 plazas de Bombero conductor del Consorcio de Seguridad Emergencia, Salvamento, Prevención y Extinción de Incendios de La Isla de Lanzarote (publicadas en el BOP nº 98 de 13 de julio de 2008); dejando que los miembros del tribunal calificador se guíen por la falta de cualificación de un presunto intruso de la profesión de psicología. Y dejando en entredicho una evidente falta de ética al ser un dato que se conocía y se consintió durante el desarrollo de la suscrita oposición.

El Consorcio de Bomberos de la Isla de Lanzarote osa afirmar que los opositores no aptos en la fase psicológica “no tenían mérito ni las capacidades exigidas”. Sin embargo la corrupción llega hasta limites reales y temporales insospechados, ya que el Sr. Don Jaime Corcuera Soto, que ni es psicólogo ni licenciado en psicología (ley 43/1979 de 31 de diciembre Y ORDEN 24 MARZO DE 1980) y protegido por el meritado Consorcio de Bomberos, elimina bajo su criterio falto de cualificación alguna, a ciertos opositores bien preparados y que hoy en día, curiosamente o son bomberos por superar otras oposiciones; o eran bomberos en el momento de su eliminación por el seudo psicólogo.

Pero el intrusismo no se limita a la oposición para la provisión de 16 plazas de Bombero conductor del Consorcio de Seguridad Emergencia, Salvamento, Prevención y Extinción de Incendios de La Isla de Lanzarote (publicadas en el BOP nº 98 de 13 de julio de 2008), sino que abarca multitud de ellas anteriores, donde el suscrito personaje, licenciado en filosofía y letras y con incursiones en el campo de la psicología desde hace mas de 20 años, ha intervenido como psicólogo con lo que ello significa. Y aquí nos planteamos la duda de si por desconocimiento, por intrusismo o por negligencia la intervención de este seudo psicólogo ha dañado la vida y el futuro de multitud de jóvenes opositores que un día creyeron en la inalterabilidad y legalidad de las bases de una oposición.

El procedimiento judicial se sigue ante el juzgado de lo contencioso-administrativo nº 1 de las Palmas de Gran Canaria. Y durante el juicio, según manifiesta la letrada dña Almudena Viota Mariñas, “tanto el Consorcio de Bomberos como el Sr. Don Jaime Corcuera Soto intentaron enturbiar la realidad mostrando una verdad que no es; y teniendo que sobrellevar que el Consorcio proteja a un Sr. que afirme ser psicólogo, cuando la ley, la práctica y la realidad demuestran lo contrario”.