Get down Motherfunkers! Sir Joe Quarterman en Tenerife. Fran Campos






 

Get down Motherfunkers!

Sir Joe Quarterman en Tenerife.





http://s3.subirimagenes.com:81/otros/previo/thump_6025065joe-quaterman-009.jpg

 


Finalizando su breve gira española, Sir Joe Quarterman ofreció un maravilloso concierto el 26 de febrero en el renovado Cine Víctor. Rescatado del habitual olvido de muchos artistas que destacaron en los setenta, Joe Quarterman renació, curiosamente, gracias a la inclusión de uno de sus más populares singles “(I Got) So Much Trouble in My Mind”  en el exitoso y multivendedor videojuego “Grand Theft Auto: San Andreas”. El tema sonaba en una de esas ficticias emisoras temáticas que ejercían de banda sonora de las correrías delictivas del protagonista del videojuego. Esta masiva exposición a un nuevo público, aparte de la inyección económica para el artista casi en semiretiro, promovió una puntual reaparición que culmina con un nuevo y oportuno disco, “They Want Funky Music” y una nueva posibilidad de girar en vivo.




En esta ocasión el veterano músico se hace acompañar por un joven grupo inglés “Jezebel Sextet” que cumple más que correctamente con su misión. Talentosos y rememorando honrosamente los grandes combos que produjeron tan buena música en su edad dorada. Sonido añejo que no antiguo.

 

El desconocimiento casi absoluto de un artista en muchas ocasiones puede limitar la acogida de su música entre el público que acude a su concierto. Otra veces, como en esta ocasión, el fenómeno es radicalmente a la  inversa. Solo conocer un par singles perdidos en el túnel del tiempo que pululan por la red duplicó la entusiasta reacción ante un secreto escondido en la ingente producción funky de su década de eclosión. Sir Joe es un claro ejemplo de que la historia de la música solo encumbra a un  mínimo porcentaje de los que lo intentan. Por el camino quedan miles y miles de nombres con igual o mayor talento que muchos otros con más “estrella”.



Sir Joe Quarterman combina elementos jazz, ritmos funks y corazón soul; y lo hace de manera natural, sin que la combinación chirríe. El espectáculo además juega con estos elementos. División del concierto en dos partes con sus respectivas aperturas instrumentales por parte de la banda. Una primera parte con toques más souleros que deriva en muchas ocasiones en solos jazz y el frontman ejerciendo de director de orquesta a la antigua usanza. La segunda parte deriva en una celebración funky, con un “groove” constante y la repetición rítmica tan característica de este estilo. El vocalista se deja seducir por el entramado sónico mientras enfatiza sus mensajes.  Incluso la vestimenta utilizada por Sir Joe jugaba con esas referencias y esos estereotipos de referencia.

 

El Cine Víctor se convierte en un escenario prodigioso (a pesar de la jodienda de tener que permanecer sentado) para el evento. La gente celebra ruidosamente los bailes y las arengas de la figura que se muestra calido y cercano. Mucha gente no puede evitar moverse a la cadencia del sonido en los pasillos del lugar. Parece que el histórico recinto capitalino vuelve a tener vida después del triste abandono al que fue sometido en el pasado reciente.