Experiencias paranormales. Un Alien

 



Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores



Noticias/opiniones
de otro planeta



Experiencias paranormales



Un Alien

 

El despertador suena. Son las siete, si me levanto más tarde no llegamos al trabajo ni llevamos a los niños al colegio. Me despierto con legañas en los ojos. Me aseo, me visto, preparo un poco el desayuno. Apenas un segundo después de despertar a los niños un ruido ensordecedor inunda la casa. Son las siete y media de la mañana y el teléfono está sonando.

Me dirijo rápidamente al teléfono pensando que el colegio habrá cerrado sus puertas debido a una inundación, que a algún familiar le ha pasado algo. Descuelgo y preguntan por mí, con mi nombre y apellidos. Y pienso que los pesados de los anuncios por teléfono de las compañías telefónicas se están pasando. Que ya que empiezan a trabajar tan temprano por lo menos podrían pensar que en Canarias es una hora menos. Pero me equivoco. No es de ninguna compañía telefónica, es de la Consejería. Empiezo a pensar que no me he despertado y que estoy teniendo una pesadilla. Me dicen que el papel que había pedido ya puedo pasar a recogerlo. Para variar no es una pesadilla, es hasta un buen sueño. Le agradezco la llamada y le digo que pasaré a buscarlo a lo largo de la semana.

Cuelgo el teléfono. La vida sigue igual a mi alrededor. Era una voz femenina, madura. Miro el reloj: son las siete y treinta y tres minutos. Me han llamado de la Consejería. Camino por el pasillo como si todavía estuviera durmiendo, soñando. Entro en la cocina: ¡me han llamado de la Consejería! Los niños ni se inmutan, apenas han tenido tiempo de llegar a la cocina. Me preparo el desayuno. Me han llamado para anunciarme que ha llegado mi papel. Me llevo de forma mecánica la cuchara a la boca. No estoy soñando, los niños llegan al desayuno. ¡Qué servicio más extraordinario!

Llevo a los niños al colegio, me voy a trabajar y sigo mi rutina con cierto estupor en el semblante. Una persona, una funcionaria de la Consejería estaba en su puesto de trabajo antes de que yo llegara al mío, antes de desayunar yo. Un poco más y me pilla en la cama.




 





Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: