El efecto Negrín-Daswani. Juan A. Velarde





El efecto Negrín-Daswani

20110411123645-manojnaegrin.jpg

Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores

Le ha salido redonda la apuesta a Radio Club Tenerife con el fichaje del ex responsable de prensa del Parlamento de Canarias, Santiago Negrín, como jefe de Informativos, y el ascenso en la misma categoría, pero en Deportes, de Manoj Daswani. Sus parcelas reciben un respaldo incondicional del Estudio General de Medios y ello es debido, aparte de la acreditada profesionalidad de la que pueden presumir, porque si existe una cadena que se ha mantenido fiel a la parrilla, sin cambios estrambóticos en su programación local, esa es la Ser en Tenerife.

Le duela a quien le duela, la máxima competidora natural, la Cope, no da pie con bola. No sólo ha perdido el referente deportivo de no poder hacer las desconexiones cuando juega el máximo representativo futbolero, sino que sus espacios locales se modifican continuamente, amén de haberse quedado hace unos días sin la jefa de Informativos, Irene Rizo, que ha sido destinada a Guadalajara. Así no hay quien haga equipo.

A nadie se le esconde que en cualquier emisora regional, provincial o local del grupo Prisa el miedo ante el segundo EGM posterior al desembarco de toda la tropa deportiva en la emisora episcopal era más que evidente. En diciembre, sin ser algo tan notorio, ya se notó una ligera vibración en los cimientos y en la entrega de los datos de abril el terremoto ha sido mucho más perceptible, pero, curiosamente, en Tenerife no se está notando ese efecto en las emisiones locales.

Quienes estamos día a día inmersos en el devenir periodístico de la isla, sabemos que profesionales como Santiago Negrín no tienen que demostrar nada. Su prestigio le precede, ya sea en la Televisión Canaria o como jefe del gabinete de prensa del Parlamento de Canarias. Posiblemente, junto con Mara Cavallé, Negrín haya sido de los mejores responsables de prensa del hemiciclo, al menos bajo la óptica de lo que conozco y de la comparación con otros responsables de prensa de otras instituciones que, o bien jugaban a hacer su gabinete una extensión del partido gobernante de turno (Marlene Meneses en el Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife) o seleccionaban cuidadosamente los medios que podían cubrir los partidos del CD Tenerife, verbigracia el director de comunicación del CD Tenerife (Javier Armas).

De Manoj Daswani, poco más se puede decir. Una persona joven, activa, con veinte mil calderos al fuego (su blog, la jefatura de Radio Club, La Opinión, el AS). Su estilo desenfadado ha servido para dotar al Radio Club Deportivo de una frescura que se hacía más que necesaria. Lo cierto es que no son pocos los comentarios a favor sobre la libertad que tienen los oyentes a la hora de expresar lo que quieren, máxime en una temporada tan nefasta para el CD Tenerife. Antaño, la clave era tapar todo lo que se pudiera, no fuese a ser que el malogrado Javier Pérez descolgase el teléfono y pegase cuatro berridos a quienes tenían la osadía de meterse con las interioridades del club.

Lo dicho, hay que felicitar a los rectores de la Ser en Tenerife por haber tenido tan buen ojo, aunque, desde luego, también es verdad que apostaban sobre seguro con la profesionalidad de Santiago Negrín y las ganas perpetuas de trabajar e innovar de Manoj Daswani.








Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: