Disparates a 110 por hora. Juan A. Velarde



 



Disparates a 110 por hora

20110226191246-110-velocidad-autovia.jpg
 

Existe un programa en La Sexta (si no me equivoco) que se llama Tonterías las justas. Pues bien, si algún día se quedan sin componentes en el espacio de marras podrían, perfectamente, contratar a los miembros del gabinete de Zapatero, un elenco de ministros, encabezados por su presidente, que son la inutilidad personificada. No es que improvisen, que lo hacen, sino que además se les ocurren los mayores disparates que la mente humana pueda imaginar. Si uno cree que se ha podido llegar a la cima del surrealismo más lacerante, desengáñese amigo mío. Estos sociatas de trapillo son capaces de llegar más alto en su carrera de despropósitos.

Imagínense ustedes la escena. Consejo de Ministros, a pocos minutos de tener que salir el vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Gobierno (¿los tres? No, es que es la misma persona, como la Santísima Trinidad, pero al revés, obviamente) y el salón donde están reunidos es una jaula de grillos insufrible. Que si 90, que si 100, que si 130, no, mejor 110, ¡adjudicado para el caballero! ¿Estaban rifando algo? No, en absoluto, es que como medida de urgencia, para que los españoles ahorremos en gasolina, nos van a bajar el límite de la velocidad máxima a los 110 kilómetros a la hora. Es una medida de urgencia, pensando en el bien de los españoles y de la Dirección General de Tráfico, Ministerio del Interior, Gobierno de España. Porque, ya lo dice el slogan, no podemos conducir por ti, pero sí sablearte el bolsillo, que no veas la de multas que te van a caer.

Porque, a todas éstas, esa es otra muy gorda. Sale RuGALcaba con esa mirada de Rasputín y dice muy hierático que, dado que el cambio de señales de 120 sería muy costoso, se van a encargar pegatinas para poner encima de ese límite original el nuevo, el de 110. Desconozco cuánto supone el ahorro, pero lo que no dice el muy ladino y hábil ministro es que el Ejecutivo se gastará una pasta gansa en radares móviles y fijos, precisamente, en esos puntos donde hasta el 1 de marzo se podrá ir a 120 por hora.

Millones son lo que piensa recaudar cual corsario este Gobierno porque se va a sorprender a más de uno, de diez, de cien y de 100.000 conductores pisando a fondo en esas grandes rectas. Ya verás tú la gracia que nos hará que lleguemos a casa, abramos el buzón y nos encontremos con un sobre de la DGT y la foto de nuestro coche a 115-125 por hora, dos-tres puntos menos del carné y quizá 500-600 euros de multa. Pero todo esto, por favor, es para que los conductores ahorren en gasolina.

¡Ah, y no me resisto a la última gracieta publicitaria de la Dirección General de Tráfico! Ahora resulta que las bicicletas (bueno los ciclistas) tienen más prioridades y derechos que los peatones. No, si esto tiene una deriva clara. Nos están conduciendo a un régimen comunistoide, tipo China. ¿Alguien ha pensado que los chinos le tienen realmente amor a las bicis? No, es que no pueden permitirse otro medio de locomoción. Aquí vamos a marchas forzadas a esa estampa de todos sobre dos ruedas (sin motor) y no se pase usted de 110 o de 30 en vías de un solo carril. Ya saben, no podemos conducir por ti, pero sí que pensamos por ti, bueno, por tu dinero…para pagarle el sueldo al Consejo de Ministros entero y al inepto de Zapatero.