Desaparecidos en el Teide durante la represión franquista. El Zulo de Conciencia. Ángel Suárez


 

Photobucket


Desaparecidos en el Teide durante la represión franquista


Hacinados en  la prisión de Fyffe y las fosas comunes descubiertas


(*) Ángel Suárez

Muchos somos los que escuchamos a nuestros abuelos y abuelas, en largas sobremesas de  domingo, hablar de los “malos tiempos”, del miedo, de las represarias, de la ausencia de derechos fundamentales que hoy damos por sentados.

Cuánto costó, cuánta sangre se derramó, cuántas lágrimas lloraron nuestras abuelas por sus hijos y maridos, secuestrados en la noche, arrancados de sus casas, bajo la única acusación de “pensar diferente”, de no conformarse, de no callarse.

Cuando la izquiera y la derecha tenía sentido, cuando los rojos y los nacionales eran enemigos, cuando Europa ardía, y nadie aquí se enteraba.

Y es que ha llovido tanto desde entonces, que las gotas parecen haberse llevado lo malo y habernos traido una estupenda y eterna mañana de primavera, como diría Machado.

Hay quién dice que es bueno olvidar, pero yo al contrario, creo que lo mejor es recordar lo malo para evitar cometer los mismos errores en el futuro.
 

Los verdugos en Las Raices

Los niños de los 70, nos educamos en un sistema en el que se nos demonizó el Franquismo, con gran parte de verdad y una gran dosis de resentimiento.
Pues bien, siendo cierto todo lo que se nos contó de Francisco Franco, es bueno hacer lecturas contextuales y no aisladas.
En aquella época, la semilla del fascismo crecía en cada esquina, y nosotros sufrimos a uno de sus peores sembradores, el único gran dictador europeo que murió de viejo en su cama.

Hoy en día, por suerte, existen personas como los trabajados sobre el proyecto 'Indagación histórica y localización arqueológica de los desaparecidos en Tenerife: el caso de Las Cañadas del Teide', presentado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife al Ministerio de la Presidencia, que están investigando qué pasó con los desaparecidos y detenidos en Fyffe, como lo fue mi propio abuelo.    
Con el firme próposito de escribir las numerosas hojas en blanco que dejó la represión franquista en nuestra isla, poniendo nombres y caras, a aquellos que perecieron y sufrieron para que nosotrso disfrutemos hoy de todas estas libertades, que muchas veces no sabemos apreciar.

Otro día les cuento más cosas desde mi zulo de la conciencia.


(*) Director de Tenerifeweek.com