Derrota 3-2 en Alcorcón Hundimiento total El CD Tenerife, muerto y enterrado, camino de la Segunda División B. Juan A. Velarde



 


Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores


Derrota 3-2 en Alcorcón

Hundimiento total

El CD Tenerife, muerto y enterrado, camino de la Segunda División B

Nino, en una acción contra el Rayo.

Nino, en una acción contra el Rayo.

Santo Domingo se convirtió en santa tortura para el CD Tenerife (3-2). Pese a adelantarse en dos ocasiones, el conjunto chicharrero se marcha de vacío de Alcorcón y, lo que es aún peor, con ocho puntos de distancia sobre el Tarragona, primer equipo fuera de la zona de descenso. El club madrileño no desaprovechó sus opciones de jugar el play-off de ascenso y eso que tiene la base de Segunda División B, donde jugará el año que viene la entidad que aún preside Miguel Concepción.

El Tenerife comenzó con intensidad el encuentro en Santo Domingo. A sabiendas de que se encontraba ante su última oportunidad virtual, el cuadro de David Amaral fue el primero en poner las primeras ocasiones de peligro en el partido. Nino fue el estilete de los canarios y sus acciones obligaron a Manu Herrera a lucirse en un par de ocasiones en los primeros minutos.

El Alcorcón parecía tocado y no era capaz de sacudirse la presión en mediocampo a la que le había sometido el Tenerife. No obstante, la intensidad de los visitantes fue decreciendo y a partir del minuto 25 fue el conjunto alfarero el que empezó a controlar la situación, especialmente con Quini, pichichi de los madrileños, que pudo haber adelantado a los suyos de tacón.

Sin embargo, sería el conjunto chicharrero el que pondría a los suyos por delante. A tres minutos para el descanso, Nino, de fuerte trallazo, sorprendía al meta local. Con el 0-1 parecía que se llegaría al término del primer tiempo, pero como a perro flaco todo son pulgas, en el tiempo de prolongación una falta de Ricardo en el área motivó que el árbitro decretase penalti y Quini, sin despeinarse, puso el 1-1.

La segunda mitad, tal y como se habían desarrollado los últimos minutos, podía presentar a un Tenerife alicaído, pero nada más lejos de la realidad. Las órdenes de Amaral tuvieron que ser de armas tomar en el vestuario y el equipo volvió a ponerse las pilas, presionando, aunque con mucho cuidado ante un Alcorcón que soñaba con acercarse a la zona de play-off. En el minuto 54, Iriome, de jugada personal, ponía el 1-2 en el marcador.

La segunda ventaja canaria podía parecer definitiva, pero si algo le ha caracterizado al Alcorcón a lo largo de la presente campaña es que es no se rinde bajo ninguna circunstancia. En el minuto 74', Jéremi, tras jugada personal de Montañés, lograba reestablecer las tablas en el marcador de Santo Domingo (2-2). Incluso, instantes después, la desgracia pudo ser peor para el cuadro de Amaral puesto que el colegiado pasó por alto un entradón de Kitoko que mereció ver la roja, pero se quedó sin tarjeta.

Pero como en una cinta de suspense, el desenlace del choque tenía que ser cruel para el Tenerife. A falta de seis minutos para el final, nuevamente Quini fusilaba a los blanquiazules (3-2) y ponía provisionalmente a los madrileños en zona de eliminatorias de ascenso, mientras que a los canarios los dejaba más hundidos en puestos de descenso y moralmente destrozados.








Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: