Bisbal en Tenerife El mejor concierto al que nunca fui





Bisbal en Tenerife
El mejor concierto al que nunca fui
 

 
bisbal Pictures, Images and Photos
 
El pasado sábado 25 de septiembre aterrizaba en La Laguna, David Bisbal presentando la gira de su último trabajo discográfico, del que no conozco el nombre, ni tengo intención.

Sin duda alguna fue el mejor concierto al que nunca fui, y digo bien, porque no fuí; pero eso no quita para que pueda establecer una crítica sesuda y totalmente subjetiva de este acontecimiento.

Lo único que me diferencia de otros críticos musicales, es que yo no lo soy, y admito que no voy a los conciertos ni compro discos, a diferencias de aquellos que dicen hacer todo esto de manera compulsiva.

En fin, ¿ Quién ha dicho que para hablar de algo hay que verlo previamente ?.

El concierto comenzó con las luces apagadas, que tras darle a una palanca, se encendieron repentinamente, captando la atención inmediata, de los seguidores incondicionales, ahora llamados fans, para no gastar muchas palabras en un sólo concepto.

La explosión de luz y sonido y la aparición en escena del cantante con voz de corista, salido del famoso concurso de Karaoke nacional, OT, cautivó a sus seguidores y seguidoras, no vaya a ser que se enfade a ministra de igualdad , o de “igualdada”.

El concierto transcurrió con el derroche de energía al que nos tiene acostumbrados David Bisbal, que a mi entender, debería estar patrocinado por Duracel, ya que al lado de este hombre, los puñeteros conejos del anuncio, son caracoles.
El artista repasó sus grandes éxitos en medio de piruetas y patadas al aire, una fusión entre las artes marciales y la música, toda una proeza.

Cuando todo parecía que había terminado, la gente, sorprendéntemente pedía a gritos ! Otra, otra, otra …!, lo que provocó igualmente, de manera sorpresiva, que Bisbal y su banda de geniales músicos, volvieron al escenario a tocar un puñado más de canciones, para concluir con una acorde final mantenido en búsqueda del aplauso histérico del aforo, para cerrar el acto bajando la palanca, que habían subido al inicio del concierto, y apagando las luces en sólo intento.
 
Todo un éxito el huracán Bisbal....o no !.