A la memoria del mejor de los clupeidos. Fran Campos



A la memoria del mejor de los clupeidos




http://s2.subirimagenes.com/otros/previo/thump_6103316cimg0725.jpg

 
Luctuosa noche la de este pasado miércoles en la capital tinerfeña. Si amanecía nuestra ciudad con la triste noticia del fallecimiento de Don Carnal, se acostaba con las pompas fúnebres por uno de sus más relevantes ciudadanos. El cielo tétricamente encapotado, como si también respetara el luto riguroso, lloraba sus propias lagrimas acuosas. Desconsoladas viudas cubrían sus hermosos rostros detrás de oscuros y tupidos velos, mientras eran penosamente sostenidas por nobles y gentiles caballeros siempre dispuestos a consolarlas en tan dura jornada.
 
http://s2.subirimagenes.com/otros/previo/thump_6103324cimg0761.jpg

El cortejo fúnebre recorrió nuestras entristecidas calles bajo el auspicio de melodiosas y delicadas melodías que insuflaban la solemnidad propia  del acontecimiento. La difunta sardina reposaba con su rostro angelical, casi con un hálito de vida, sobre el túmulo mortuorio custodiada por la excelentísima Cofradía del Chicharro, cuyos miembros, visiblemente afectados intentaban mantener la entereza en momentos tan duros. Apenas los licores espiritosos conseguían aliviar el pesar que embargaba a los hidalgos cofrades.
 
http://s2.subirimagenes.com/otros/previo/thump_6103325cimg0770.jpg

El séquito hizo uno de sus muchos altos en el camino frente a nuestro ilustrísimo ayuntamiento. Un lugar especialmente querido por el difunto Don Carnal, y donde probablemente trascurrieron los mejores momentos de su azarosa y breve vida. Allí, y solo allí, fue acogido como uno más. Como un igual entre los miembros del consistorio santacrucero. Tenían tanto en común con el difunto…
 
http://s3.subirimagenes.com:81/otros/previo/thump_6103327cimg0782.jpg

A lo largo del recorrido se apiñaban multitud de plañideras que, con gemidos y lamentos, hacían estremecerse de emoción al numeroso público que hacía acto de presencia en los laterales del circuito para rendir merecido homenaje a tan honorable personalidad.
 
http://s3.subirimagenes.com:81/otros/previo/thump_6103335cimg0793.jpg

La comitiva, que había iniciado su recorrido puntualmente a las 9:00 p.m. según el horario previsto, avanzó lentamente con parsimonia, como si el pueblo chicharrero no quisiera entregar al “Más Allá” definitivamente a aquel que tanto les había aportado y beneficiado en el pasado reciente. Pasada de largo la medianoche, el finado y sus acompañantes llegaron al fin a la pira funeraria. En ese desde ahora consagrado emplazamiento, y tal como había solicitado expresamente, Don Carnal recibió el abrazo purificador del fuego. Las llamas que acababan indoloramente los restos elevaban hacía el cielo la esencia de aquel cuya bonhomia le hace merecedor sin dudad de las más altas glorias postmortem, donde sin duda será bienvenido por sus seres queridos y sus muchos pretéritos admiradores.
 
http://s3.subirimagenes.com:81/otros/previo/thump_6103338cimg0795.jpg
Si usted ve a este hombre con la franja negra en la cara, llame urgéntemente al 112