VALORACIÓN DATOS PARO FEBRERO 2011, CCOO




VALORACIÓN DATOS PARO FEBRERO 2011, CCOO


Se cumplen los dos pronósticos que habíamos vaticinado: por un lado, se destruye empleo con la misma facilidad que con la que se han creado y, por otro, la reforma laboral ha empeorado sustancialmente las condiciones de acceso al mercado de trabajo, mientras que ha facilitado la salida del mismo.

En la actualidad existe una falta de rotación en consumo e inversión derivado del elevado endeudamiento que solo se soluciona con el tiempo necesario para acumular vencimientos. Adicionalmente asistimos a una restricción del crédito por crisis financiera y a un incremento en la morosidad bancaria la pérdida de empleo y la devaluación en el valor de determinados activos. Todo esto ha provocado un rápido deterioro de las cuentas públicas. De ahí que se debe apostar por políticas económicas de reactivación de la actividad productiva una vez cubiertas las políticas activas de prestaciones.

En consecuencia, CC.OO. Canarias no admitirá ningún recorte en la protección social de los trabajadores y trabajadoras ni recortes importantes de gasto público que afecten a la calidad y funcionamiento de los servicios públicos mientras se predican y practican nuevas rebajas fiscales con pérdida de progresividad fiscal. De igual forma, no se debe admitir que se destinen fondos a avalar a quienes se han incrementado sus rentas con la especulación inmobiliaria y ahora se intenta que, por segunda vez, se pague la inevitable depreciación de unos bienes que se habían inflado artificialmente, comparándose con un libre funcionamiento del mercado que hoy se repudia.

De igual modo, CC.OO. Canarias no secundará planteamientos de querer mejorar el bienestar de las personas y las familias con una mayor facilidad para el despido y una menor remuneración para el factor trabajo y todo ello acompañado de una mejor tributación para los beneficios y para las rentas más altas.

Por ello apostaremos por la coordinación institucional para impulsar medidas que aprovechen las capacidades y sinergias del conjunto de las administraciones para reorientar nuestro modelo productivo y el imprescindible consenso para impulsar una educación más cualificada y más útil.


Hay que atacar el grave deterioro que la cohesión económica y social va a experimentar en 2011 debido a la finalización de las prestaciones públicas por la situación de paro creciente junto a la destrucción de empleo consolidado causado por la caída de la actividad económica. Las familias en donde ninguno de sus miembros obtengan ningún tipo de prestación deben ser colectivo prioritario de atención.