Nuestro sistema educativo. Un Alien

 


Tenerifeweek.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o lectores



 Nuestro sistema educativo



Un Alien
 

   Leo la noticia con avidez: un 62% de los padres no quieren que la escuela sea lugar para todo tipo de niños. Es decir, no quieren que en la escuela tengan cabida niños no normales, niños con algún tipo de minusvalía. Se esgrimen distintos argumentos:
La escuela normal no puede atender las necesidades especiales de estos niños, por parte de maestros.
Estos niños se verían abocados al fracaso si no están en colegios especiales, por parte de pedagogos y psicopedagogos. Más de una vez cuando están entre niños normales acaban con problemas de bebida e incluso drogas, añaden.
Yo quisiera que mi niño tuviese la atención que necesita, esgrimen los padres.
   La noticia, no se alarmen, ocurre en otro país. Me quedo pensando en nuestras escuelas normales. Esas escuelas nuestras donde caben todos los chicos: los sordos, los mudos, los ciegos, los deficientes mentales y los normales. Esas escuelas nuestras donde reina la integración global en detrimento de la verdadera ayuda a los alumnos. Porque ¿cómo se puede uno explicar que se haga hacer los mismos ejercicios a tal diversidad de minusvalías físicas o psíquicas? ¿Cómo se puede tener en clase a una persona que está a punto de perder la vista y estar obligado a juzgar si sabe leer o escribir unas letras que dentro de poco jamás volverá a ver, en lugar de orientarle hacia el braille?
   Vuelvo a releer la notica de esa otra gente con más sentido común que el de la gente de nuestro país. Y ahora leo con espanto: los niños no normales son niños introvertidos, con algún tipo de problema a la hora de aprender, niños que son un poco más lentos a la hora de aprender, niños con alguna dificultad para aprender lógica o matemáticas… ¿Qué pensarían en ese país si se les dijera que nuestros niños normales comparten pupitre con niños con verdaderas minusvalías físicas o psíquicas? Minusvalías que verdaderamente les impide llevar a cabo las tareas de otro individuo considerado normal. Y ahora sí, una vez más, tengo el cerebro cortocircuitado por la falta de lógica en este país.
 



 





Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje: