¿Qué es un Eyeliner?


 

¿Qué es un Eyeliner?
 

violeta


Se trata de un producto cosmético con el que pintarnos la línea de los párpados. Con esta herramienta y trabajando las pestañas o las pestañas falsas aportaremos a la mirada el karma y la sensualidad de las divas italianas. Recuperaremos la esencia de la feminidad. Se trata, en fin, de un elemento indispensable para conseguir con éxito un maquillaje
a la última.

Si piensas que aplicarlo es realmente complicado, sigue nuestra guía paso a paso y aprenderás a dominar esta técnica a la perfección.

Le elección

El color

El eyeliner suele ser negro. Clásico y glamuroso, este color se adapta a cualquier ocasión, tanto al día como a la noche. La ventaja de dicho color reside, sobre todo, en que daremos profundidad a la mirada con un solo trazo. Si lo prefieres de cualquier otro color, evita un tono parecido al de tus ojos. En materia de maquillaje, si combinamos el color de nuestros ojos con un color de maquillaje similar restaremos gracia al rostro y endureceremos los rasgos. Así pues: los ojos azules no pueden maquillarse con un tono azul ni los verdes con cualquier tono verde, etc. Pero sí podemos combinar los castaños con un azul o un verde. En invierno, los ojos claros es mejor maquillarlos con colores ciruela, marrón o incluso azul marino.


La textura

El eyeliner se pude encontrar en lápiz o kohl. Hay que asegurarse de que ambos estén afilados para poder trazar una línea lo suficientemente fina. También existe en formato líquido, rotulador o pincel. La ventaja de dichos formatos es que no forman grumos.



Maquillaje de día


Esta herramienta se puede utilizar con total normalidad para el maquillaje de diario y con ella conseguiremos corregir pequeños defectos. Sin embargo, también se trata de un utensilio que demasiadas mujeres consideran complicado de aplicar, temen equivocarse al trazar la línea y, por lo tanto, prefieren no arriesgarse. Aquí tienes algunos consejos y trucos útiles.


Para un resultado óptimo, lo ideal es empezar por arreglar bien las cejas con la ayuda de un cepillito. Éstas son, efectivamente, el pilar a la hora de maquillar la mirada. Para el día, elije, por ejemplo, un rotulador. La aplicación de éste dependerá de la forma de los ojos.
 

-Si son redondos: acentúa la parte exterior.

-Si son alargados o con forma de almendra: alarga el trazo hasta el lagrimal espesando la zona del medio.

-Si, sin embargo, son demasiado pequeños: trabaja la parte inferior y superior del exterior del ojo.

Para conseguir un trazo perfecto, afila un poco la mina con la ayuda de un sacapuntas o sírvete de un pañuelo. Un truco: si utilizas un pincel biselado, humedécelo ligeramente con agua.

Hay muchas mujeres que siguen la línea natural del ojo. ¡Craso error! Así sólo acentuaremos los defectos. Lo mejor es perfilar desde el interior hacia el exterior, realzando el párpado para evitar miradas caídas. Lo que buscamos es abrirla. En cuanto al grosor, difumina ligeramente el trazo con un pincel o un pincel esponja y no olvides difuminar también el ángulo externo. Si quieres un efecto aún más carboncillo e intenso, añade un toque de luz con un poco de sombra irisada, aplícala con el dedo o con un pincel.

Resultado: glamuroso y moderno al mismo tiempo.

Maquillaje de noche

El eyeliner aporta muchísima intensidad al maquillaje de noche. Si buscas una mirada ahumada y con efecto carboncillo, trabaja la arcada con una sombra oscura y difumínala con un trozo de algodón o un pincel. No olvides trabajar con el dedo el ángulo externo. Para no recargar la mirada, te aconsejamos que tomes la sien como punto de apoyo. Ahora, humedece un poco el pincel y prepara el trazo con un poco de sombra, insistiendo en el ángulo externo del ojo. Así facilitarás la aplicación del eyeliner líquido. Para que no gotee, seca el pincel.

Un truco: dibuja la línea con un solo trazo y evitarás temblores. Agita previamente el eyeliner para que los pigmentos luzcan correctamente y estira bien el párpado para que no se formen pliegues ni demarcaciones poco agraciadas. Cierra los ojos y deja que el eyeliner se seque, sobre todo si tienes los párpados pequeños.

Resultado: el ojo se agranda y se ve de lo más sexy. Ahora sólo tienes que aplicarte un poco de máscara y te verás perfecta.